Posts Tagged historia

La derecha latinoamericana se corroe

Por Emir Sader

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. (Imagen: EFE)

El retorno eufórico de la derecha a los gobiernos latinoamericanos produjo la derrota espectacular de Mauricio Macri, el estado de excepción de Lenín Moreno en Ecuador para intentar contener la ira popular en contra de su paquete neoliberal y la proyección de Bolsonaro como el más ridículo y grotesco jefe de Estado del mundo. Esos eran los personajes que iban supuestamente a sanear las finanzas públicas, recuperar el prestigio internacional de nuestros países, terminar con la corrupción, superar a los gobiernos populistas y lograr estabilidad, desarrollo y bienestar social.

Han pasado pocos años, no muchos meses, para que los heroicos personajes de la restauración neoliberal sean personajes ridiculizados –Macri, Lenín Moreno, Bolsonaro. ¿Quién da algo por ellos? Quien cree que Macri va a dar vuelta las elecciones argentinas? Quién cree que Moreno va a lograr salir indemne de la crisis ecuatoriana actual? Quién cree que Bolsonaro es el futuro de Brasil?

La derecha llegó al poder en países que habían vuelto a crecer, habían disminuido la desigualdad y tenían buenas relaciones de cooperación con sus vecinos. Países que lograron estabilidad política, convivencia pacífica y democrática entre las fuerzas políticas, sociales y culturales, con un Estado garante de los derechos de todos.

Basta mirar cuál es la situación de países como Argentina, Brasil y Ecuador, entregados a la recesión, al desempleo, a la miseria, a la pérdida de apoyo y de legitimidad de sus gobiernos. La derecha ha hecho todos sus esfuerzos, legales e ilegales, para frenar a los gobiernos de izquierda y volver a la presidencia de esos países.

Lo que era Ecuador de Rafael Correa y lo que se ha vuelto en manos de alguien elegido en base al éxito de aquél, para luego traicionar todo para lo que fue elegido, hacer lo que la derecha planteaba y tirar al pais al borde del caos, con ocupación militar de las calles de Ecuador!

Lo que era Brasil de Lula, país respetado a escala mundial, con un presidente que ha dejado su mandato con el 80 por ciento de referencias negativas en los medios, pero con el 87 por ciento de apoyo de la población. Brasil crecía y distribuía renta, saliendo del Mapa del hambre. Y lo que es en manos de un presidente que nadie respeta, que ha tirado el país a la miseria y a la violencia desenfrenada.

Néstor y Cristina rescataron a Argentina de la peor crisis de su historia, logrando que el país vuelva a desarrollarse y a generar empleos. Lograron superar el endeudamiento con el FMI y que el país vuelva a ser respetado en el mundo. En comparaciín con el país que Macri no tiene vergüenza de entregar de vuelta a las fuerzas democráticas, un país que cumple tres años de estanflación, con el pueblo sufriendo miseria y hambre.

Pero hay una lógica en la locura de lo que la derecha hace en esos países y quiere hacer en otros. Su rol es, antes que nada, buscar quitar legitimidad y apoyo popular a los liderazgos populares más importantes que esos países han tenido. Esos líderes han sido transformados en los principales enemigos de las oligarquías locales y de la política norteamericana, porque con sus politicas han conquistado la confianza de sus pueblos y el prestigio internacional, privilegiando los procesos de integración regional y no los tratado de libre comercio con EE.UU.

En segundo lugar, buscaron sustituir políticas económicas que han privilegiado el desarrollo del mercado interno con el retorno de las políticas de ajuste fiscal, que promueven los intereses del capital financiero. Retoman el modelo neoliberal, vigente en el capitalismo mundial, a pesar de que ha llevado a las grandes potencias a una profunda y prolongada recesión. Sacar el modelo antineoliberal es terminar con un ejemplo de política económica alternativa, que prueba que no hay un solo camino, como el Consenso de Washington y el pensamiento único tratan de imponer.

La derecha latinoamericana retomó los gobiernos de países como Argentina, Brasil, Ecuador, y ha demostrado que no han aprendido nada de su fracaso anterior y del éxito de los gobiernos progresistas. Fracasan de nuevo, fracasan más, son y serán derrotados de nuevo.

FUENTE: https://www.pagina12.com.ar/223961-la-derecha-latinoamericana-se-corroe

*****************_*****************

Como nunca en toda nuestra historia latinoamericana, el verdadero rostro de nuestras oligarquías vende patria está desnuda y sin el maquillaje mediático de una prensa canalla que se encargó de esconder y ocultar al delincuente de cuello blanco. Es la era de la información y las redes sociales. Que ha democratizado el acceso a la información y esta rompiendo el monopolio mediático, la dictadura de medios privados mercenarios.

Hoy, esa prensa canalla, que incluso tiene sus representantes en nuestra ciudad, por más que quieran ocultar o maquillar lo que ocurre en Venezuela con el bloqueo económico comercial y criminal por parte de EEUU, con Bolsonaro destruyendo y despedazando Brasil, con Macri que echó a la basura a la Argentina, Perú con 2 presidentes a cual más neoliberal, Chile con su propio títere que no sabe a donde tirar para salir adelante, Colombia es un narcoestado y cada vez peor, Paraguay al borde de la recesión y Ecuador con un traidor tullido vendiendo su soberanía a los gringos y al FMI que le ordenaron implementar el paquetazo económico con represión y estado de sitio ante la reacción social y popular.

Mientras tanto en el medio del continente, Bolivia resistiendolo todo y firme bajo la batuta de uno de los mejores gobiernos de todos los tiempos.  Como dice Atilio Borón, un experto en política internacional, en estas PRÓXIMAS ELECCIONES los bolivianos apostaremos por:

SALTAR AL VACIO y trampa neoliberal o SEGUIR con el crecimiento y FUTURO SEGURO.

Xel

Octubre 9, año 84 DFC

, , , , , , , ,

No Comments

El Mar de la China meridional: 5 países en disputa (VIDEO)

, , , , , ,

No Comments

La oligarquía boliviana

Por: René Zavaleta Mercado

…Era, en efecto, no sólo una clase opresora sino también una clase extranjera. Por su origen, por sus intereses, por sus supuestos mentales, la oligarquía boliviana fue siempre ajena en todo a la carne y el hueso de las referencias culturales de la nación. Los latifundistas y el gran capitalismo minero, vinculado directamente con el imperialismo, eran sus expresiones fundamentales. En cuanto a los primeros, sus intereses se fundaban en el despojo y la explotación de lo más tradicionalmente nacional, que son los campesinos indios. Antagónicos con relación a lo más diferenciado y original del país, a lo que en última instancia lo define, los latifundistas no podían negar en lo económico, al explotarlos, sin negarlos también en lo cultural, y así se hacen antinacionales sin dificultades, porque su propio arraigo había sido más bien contingente. Antinacionales como lo era el Superestado minero; por sus intereses económicos, ambos grupos se sirven sistemáticamente de la pedagogía antiboliviana y resultan culturalmente extranjeros.

Con sus burócratas y sus políticos, que a veces trabucaban un oficio con el otro, con la trama larga y ancha de sus intereses, de sus francachelas y sus corruptelas, el Superestado crea lo que se llamó la rosca, apelativo que es un bolivianismo que sugiere la clandestinidad de un círculo de conjurados, el privilegio de un encierro calificado y antinacional. Toda la burguesía boliviana se hizo, en mayor o en menor grado, antinacional. Los importadores porque, de hecho, no eran sino intermediarios de ventas de las manufacturas del imperialismo, y los otros sectores, como el industrial y el minero (los llamados mineros chicos y también los medianos nacionales), porque, aunque pudieron ser la raíz de una burguesía verdaderamente nacional, llegaron tarde, mucho después del Superestado, y jamás pudieron, por consiguiente, evadirse de las alternativas de un poder en el que no influían y al que, por el contrario, estaban sometidos. En la misma medida en que la burguesía y los latifundistas se hacen antibolivianos, las clases nacionales se radicalizan y, definiéndose, crecen.

Fragmento de la Formación de las clases nacionales, extraído de La formación de la conciencia nacional, 1967  

FUENTE: http://escuelanacionaldeformacion.blogspot.com/2019/08/la-oligarquia-boliviana.html

El nombre más popular para este tipo de bolivianos es: vende patrias!

(buena sugerencia de libro para leer sobre la otra historia de Bolivia)

Agosto 6, año 84 dfC y 194 dfB (Desde la fundación de Bolivia)

, , , , , , ,

No Comments

República Laica – reflexiones sobre la laicidad en nuestra sociedad

Un aporte muy valioso de la UNAM cátedra extraordinaria Benito Juarez sobre el tema de la Laicidad en México y por supuesto en nuestras sociedades.

Si queremos construir una nueva sociedad para una nueva Bolivia, unos cimientos sólidos para la Patria Grande del continente ó un nuevo Camiri, pienso que debemos comenzar por aquí.  Porque muy poco importará resolver el problema económico del país si por dentro nuestra sociedad continua carcomiendose con la lacra Colonial y su ideología que retro alimenta el machismo, el patriarcado, la homofóbia, la misoginia, la pederastia, la discriminación, las violaciones, el feminicidio, la desigualdad, la intolerancia y finalmente el retraso en nuestro desarrollo. La cuestión es fundamental, la discusión y reflexiones son y serán de primer orden si queremos realmente cambiar profundamente y mejorar nuestra sociedad.

Espero que Uds. puedan compartirlo y difundirlo.






, , , , , , , , , , ,

No Comments

“Bolivia vivía de la caridad mundial y de ayudas internacionales humanitarias”

Entrevista a Ignacio Ramonet

Hoy Bolivia, es un modelo para todo proyecto de izquierda en el Continente. Un proyecto político que llega en el buen momento histórico conducido por el líder idóneo. Con inmensa inteligencia política, Evo supo sumar fuerzas progresistas -sociales, campesinas, obreras, universitarias, intelectuales- para constituir una mayoría de cambio que se impuso naturalmente (Ignacio Ramonet)

Entrevistar a uno de los más grandes periodistas como es Ignacio Ramonet, para mí es muy y gratificante. Me regocijo de sus respuestas. Admiro la nobleza y grandeza de espíritu, y su humildad lo agigante a este gran ser humano.

María Eugenia Claros.- Bolivia cumplirá 194 años de vida este próximo 6 de agosto. Pasaron 65 presidentes entre militares golpistas, intelectuales, letrados alejados del pueblo y hasta un periodista que formó parte de la entrega de los recursos naturales de Bolivia a las transnacionales, para lo cual utilizaron el eufemismo de capitalización. En todo este marco político, Bolivia estaba empobrecida al extremo de llegar a la mendicidad. En 2005 gana las elecciones Evo Morales, de esta manera, Bolivia está gobernada por el primer indígena que llega a Palacio, sustentado por las organizaciones sociales. ¿Quécriterio te merece todo este andamiaje político en Bolivia?

Ignacio Ramonet.- Si, la historia de Bolivia es trágica. Probablemente es el país en el que más golpes de Estado militares se han dado en todo el mundo. Y en el que más “caudillos bárbaros” han gobernado. Entre ellos, el tristemente legendario Mariano Melgarejo, suerte de Caracalla andino, arquetipo de los dictadores incultos que gobiernan mediante el asesinato, el terror, el racismo y la fuerza.

Las inmensas riquezas del subsuelo boliviano siempre han suscitado la codicia y la avidez de las grandes potencias imperialistas. Que han hallado en el país gobernantes dispuestos a ‘vender la patria’ y a masacrar la resistencia del pueblo. ¡Cuántas matanzas, de mineros, de campesinos, de indígenas bolivianos a lo largo de los últimos dos siglos! Consecuencia: una población empobrecida –se decía que el boliviano era “un mendigo sentado en un trono de oro”- analfabetizada, atrasada… Un país mal gobernado, considerado como “el más pobre del continente americano”, viviendo de la caridad mundial y de las ayudas internacionales humanitarias… Un escándalo.

Aunque también ha habido momentos históricos en los que Bolivia ha sido un faro de esperanza para toda América Latina. En particular con la revolución obrera de 1952 y después también con la –breve- experiencia de gobierno popular, campesino, obrero, universitario y militar del general Torres, en 1970, casi simultaneo con la llegada al poder del gobierno de Unidad Popular de Salvador Allende en Chile.

Hay que decir asimismo que Bolivia es el país en el que muere y se sacrifica el Che Guevara en 1967… Y que esa muerte en mártir, esa experiencia guerrillera del Che en Bolivia va a tener consecuencias, fermentando una reflexión profunda en las fuerzas progresistas locales.

Todo esto, esa singular historia trágica de Bolivia no determinaba necesariamente la victoria electoral de Evo Morales en 2005. Al contrario. Hay algo milagroso por consiguiente en esa victoria tan improbable. Y a la vez es el resultado lógico de un proyecto político que llega en el buen momento histórico conducido por el líder idóneo. Con inmensa inteligencia política, Evo supo sumar fuerzas progresistas -sociales, campesinas, obreras, universitarias, intelectuales- para constituir una mayoría de cambio que se impuso naturalmente. Lo que parecía imposible en el país más complejo, ¡Evo lo consiguió!

MEC.- ¿Actualmente, cómo ven a Bolivia fuera de nuestras fronteras?

IR.-La imagen de Bolivia se ha modificado completamente. Ahora se habla de “milagro boliviano” para subrayar el excepcional salto económico del país y para insistir en sus avances y progresos en materia de desarrollo tanto material como humano. La erradicación del analfabetismo, la generalización de la educación de calidad, los progresos en materia de salud pública, la importancia de las infraestructuras viales (carreteras, puentes, aeropuertos, etc.), el considerable aumento del nivel de vida, el control de las riquezas nacionales, las libertades democráticas garantizadas, el respeto a la dignidad humana, la regresión del racismo anti-indio, la valoración de las culturas locales, etc.

La figura de Evo Morales se impone, a escala internacional, como la de uno de los mejores gobernantes del mundo. Pero, además, su figura moral se compara a la de dirigentes míticos como, por ejemplo, Nelson Mandela.

MEC.- El desenlace político en Argentina y en Brasil, ciertamente es un retroceso para quienes lucharon por mejores días. El 20 de octubre próximo son las elecciones nacionales en Bolivia. ¿Estaremos frente a una pulseta entre la oligarquía boliviana- junto a la derecha internacional-, y las aspiraciones de un pueblo digno? ¿Cuál es tu percepción?

IR.- Son elecciones decisivas. Bolivia se ha convertido en un baluarte de las fuerzas progresistas en América Latina. También es una vitrina excepcional de cómo las izquierdas pueden gobernar respetando la democracia y garantizando el éxito económico. Esto es casi único en el continente. Porque sabemos cómo el imperialismo ha asfixiado económicamente otras experiencias como la del Chile de Salvador Allende, la Cuba de la revolución, y la Venezuela del chavismo. Las fuerzas conservadores de todo el continente, con la ayuda sin duda de Washington, desean que esa experiencia se termine y están movilizadas para cortarle el camino de la reelección a Evo. Todos los progresistas de Bolivia, cualesquiera que sean sus desacuerdos o discrepancias, deben mantenerse unidos en esta batalla. Con una sola consigna: Evo presidente.

MEC.- ¿Será Bolivia un referente de ruta para América Latina?

IR.- Ya lo es, como acabo de decir. Más que nunca. El éxito espectacular de los gobiernos progresistas de Evo Morales en estos últimos 13 años convierte a Bolivia en un “modelo” para todo proyecto de izquierda en el Continente. Y las cosas están cambiando. Ya ha habido la victoria del candidato social-demócrata, torrijista, Nito Cortizo, en Panamá en mayo pasado… En octubre próximo también hay elecciones en Argentina y, después del fracaso estrepitoso de Macri, el peronismo social puede regresar al poder. En Brasil, las recientes revelaciones sobre la farsa judicial que condujo a encarcelar injustamente a Lula pueden permitir la salida de prisión del ex presidente con las consecuencias que ello tendría en términos de movilización popular contra Bolsonaro…

MEC.- ¿Será que Evo reivindica el poder de los movimientos sociales en el mundo?

IR.-Para los movimientos sociales en el mundo, el presidente Evo Morales es efectivamente el gran referente… Por su talante democrático y, repito, por sus resultados económicos y sociales que son indiscutibles. Así como por la manera ejemplar, en términos de respeto de las libertades y de la democracia, con la que ha gobernado estos últimos trece años… Ningún otro presidente en el mundo representa a los movimientos sociales populares mejor que Evo Morales.

MEC.- ¿Cómo se proyecta Bolivia en el contexto internacional?

IR.-Hoy Bolivia es una potencia. Por la importancia de sus recursos naturales estratégicos para las tecnologías del futuro (entre otros, el litio y las tierras raras). Por el peso cada vez mayor de su economía en el contexto latinoamericano. Por su situación geográfica central en el corazón del subcontinente. Porque es la “torre de agua” de América del Sur. Por sus ambiciosos proyectos como, sobre todo, el Corredor Bioceánico Central de Integración. Nada se puede pensar sobre América Latina sin tener en cuenta a Bolivia. Esto, desde el punto de vista del pensamiento estratégico, es absolutamente nuevo.

MEC.- Finalmente, ¿cuál será el futuro de América Latina, frente a toda la agresividad propinada por un imperio herido de muerte?

No creo que el imperio esté “herido de muerte” infelizmente… En el actual contexto geopolítico mundial, marcado por la rivalidad económica entre Estados Unidos y China, América Latina –y específicamente, sus inmensos recursos naturales- seguirá siendo un gran ‘objeto de deseo’ de los amos del mundo… No es nuevo. Es lo que ocurre desde el siglo XVI…

América Latina, y en particular sus gobiernos progresistas, deben movilizarse en favor de una mayor integración regional. Más integración es fundamental. Constituir una Unión de los Estados Latinoamericanos (UEL) es la urgencia absoluta para salir por fin de la dependencia y de la explotación. Solo así será posible constituirse, colectivamente, en una potencia global que hable de ‘tu a tu’ con los grandes imperios predadores.

Gracias Ignacio, admiro tu humildad. Hasta siempre.

-María Eugenia Claros Bravo es directora del periódico Visión Z, Bolivia


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formación Política 

y Twitter: @escuelanfp 

FUENTE: http://escuelanacionaldeformacion.blogspot.com/2019/07/bolivia-vivia-de-la-caridad-mundial-y_12.html

A escala mundial, la mayoría de los gobernantes son ladrones, criminales, racistas y vende patrias (excepciones son contadísimas) por más pruebas que se presente de esto, los medios, la prensa canalla a su servicio se encargará de decir otra cosa.  A esto debo agregar que también la mayoría de instituciones internacionales han sido creada por y para beneficio de esta mafia organizada.

En ese contexto, ya podrán imaginarse lo extremadamente complicado que es llevar adelante una revolución socialista en países como Cuba, Venezuela y Bolivia. Por décadas expoliaron sus riquezas y no dejarán de desestabilizar y boicotear a sus gobiernos tal como lo vienen haciendo ahora. A la cabeza de esta mafia organizada criminal obviamente que esta Estados Unidos y los clanes familiares u oligarquías locales de cada país son solo uno de los últimos eslabones de la cadena del saqueo.

Xel

Julio 16, año 84 DFC (Jallalla a los chuqutas!)

, , , , , , ,

No Comments

¿Boomerang Lava Jato? Investigación afecta al juez que condenó a Lula

A mi no me queda ninguna duda sobre un futuro similar en Bolivia en caso de que algún ‘vende patria’ títere del imperio genocida gringo vuelva al gobierno.  Harán una persecución feroz y despiadada contra sus opositores (MAS, mov. sociales), sin que importe nada, al igual que en Brasil con el juez Moro, aquí son capaces de eso y de mucho más para incriminar a Evo Morales.

El caso terrorismo ocurrido en Santa Cruz, expone con claridad las debilidades de nuestra justicia y la impunidad y poder que tiene la oligarquía en Bolivia, no pueden hacerles nada, hasta hoy.  Ya podrán imaginarse lo que harán cuando estén en el poder. Si pudieron rifar (capitalizar) y destruir el país una vez, claro que lo volverán a hacer.

Xel

Julio 13, año 84 DFC (Felicidades por otro año Camiri 🙂

, , , , , , , , , , ,

No Comments

Es la hija del general Bachelet. Nada más

La hija del general Bachelet (© REUTERS / Chris Wattie)

Prudente silencio hice ante el anuncio de la visita a Venezuela de Michelle Bachelet en su condición de alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

A pesar que tuve el natural impulso de escribir sobre el tema dado los antecedentes políticos de la funcionaria internacional, me abstuve por respeto a muchos amigos en el país y el exterior que forjaron expectativas a partir de la supuesta honorabilidad y respetabilidad de la susodicha, lo cual auguraba neutralidad e imparcialidad en el informe que habría de elaborar.

Es menester decir que, como hijo de un hombre que fue preso y torturado en democracia en Venezuela y en dictadura en Chile, que además tengo decenas de amigos y amigas que pasaron por la prisión, la tortura y la desaparición forzada en varios países de la región, repudio y rechazo la práctica de violación de los derechos humanos venga de donde venga. La alta comisionada, la autoridad superior en esta materia en el mundo, debería también observar esta compostura en el cumplimiento de sus responsabilidades.

De esta manera, no me voy a referir al informe que hizo, el cual ni siquiera voy a leer, pero, como le dije a todos los que quisieron escucharlo, ese informe estaba hecho antes que Bachelet llegara a Caracas, agregando el hecho que, dada la trayectoria de la mencionada funcionaria, muy probablemente el mismo había sido elaborado en Washington.

Hoy, eso ha quedado demostrado cuando el Gobierno de Venezuela ha dicho que el 82% de los datos del informe provienen de fuera del país. Tengo serias dudas de que ese trabajo haya podido hacerse después del viaje de la comisionada a Caracas. No, ya estaba elaborado.

Es decir, no se trata de si el informe dice o no dice la verdad, sino de cuánta veracidad pueda tener un reporte de una oficina que tiene una pésima reputación y de una funcionaria que carece de credibilidad en materia de derechos humanos dadas las continuas violaciones de los mismos mientras fue presidenta de Chile, sobre todo en la brutal represión al pueblo mapuche.

Otros argumentaban que nada podría ser peor en materia de lealtades imperiales que las del antecesor de Bachelet en tal responsabilidad, el príncipe jordano Zeid Raad Hussein, de conocida subordinación a Washington, donde hizo una larga pasantía como embajador de Jordania primero y representante de su país en la ONU posteriormente.

Pero, como dice un sabio dicho popular en Venezuela “deseos no empreñan”, me impresionó la inocencia de tantas personas que todavía tienen a Bachelet como un adalid de los derechos humanos cuando su impronta muestra todo lo contrario.

Parece increíble que alguien pueda pensar que Bachelet pueda ser imparcial respecto de Venezuela cuando ella fue activa y entusiasta fundadora del grupo de Lima, un anexo de la OEA creado para propiciar el derrocamiento del Gobierno venezolano. En el colmo de la desfachatez, en algún momento, cuando se le inquirió sobre tal asunto, echó toda la culpa de sus actuaciones en esta materia a su canciller, Heraldo Muñoz, a quien según dijo “no puedo controlar”.

Fiel a esa forma de actuar y pensar, una vez más Bachelet le ha hecho asumir la responsabilidad sobre el actuar de su oficina a los funcionarios colocados en sus puestos “por mi antecesor” a los que supuestamente tampoco puede controlar.

Bachelet es de esos extraños personajes que en política podrían caracterizarse de “extremo centro”, es decir, no opinan, no se comprometen, dejan hacer, echan la culpa a otros y no asumen responsabilidades, al parecer características afines a la política chilena si nos atenemos a que dos veces fue elegida presidenta de la nación austral, pero tal identidad en ella no es natural, es asumida concientemente por instrucciones superiores que estudiaron su perfil y entendieron que era esa la forma más adecuada para colocarla en las más altas instancias de Gobierno.

En junio de 2014, cuando Zeid Raad Hussein fue elegido para el cargo, los abogados especialistas en derechos humanos Javier El-Hage y Roberto González escribieron un artículo en el periódico madrileño El País en el que al describir esa responsabilidad dentro de la estructura de la ONU decían que: “…hasta ahora las acciones del alto comisionado han sido en el mejor de los casos tímidas, por lo general carentes de norte democrático y a veces incluso reñidas con los ideales que persigue. Esto se debe a que la OACDH sufre, aunque en menor medida, del mismo problema estructural que padecen otros órganos de la ONU como el Consejo de Seguridad y el Consejo de Derechos Humanos, cuyos pronunciamientos y acciones concretas están altamente influenciados por dictaduras con poder de veto y membrecía mayoritaria”.

Si nos atenemos al historial de los dos últimos altos comisionados, estas opiniones resultan ampliamente atinadas.

En el caso de Michelle Bachelet, después de ser una insignificante militante política en el partido socialista de Chile, según un artículo publicado en el desaparecido periódico santiaguino La Nación, el 16 de enero de 2006, se marchó a Estados Unidos a cursar “…un diplomado sobre estrategia militar en la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos (ANEPE) al que asistieron doce alumnos: seis oficiales de las Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad, y seis civiles donde, por su buen rendimiento, obtuvo el primer lugar de la promoción, y gracias al patrocinio de la Beca Presidente de la República continuó en 1997 un curso superior sobre defensa continental en el Colegio Interamericano de Defensa, ubicado en Washington DC, Estados Unidos. A su regreso en 1998, Bachelet trabajó un año como asesora del Ministerio de Defensa Nacional”.

Curiosamente, a partir de ese momento inició su fulgurante despegue político que la llevó —en tan solo 8 años— a ser elegida presidenta de Chile. Todo indica que difícilmente ha podido desprenderse de la tutoría que el Pentágono ha ejercido en ella.

Según la organización Mapuche Meli Wixan Mapu, en octubre de 2018 había en Chile 20 presos políticos mapuche injustamente condenados por la Ley Antiterrorista aprobada en ese país el 16 de mayo de 1984, cuando no había Parlamento durante la dictadura de Pinochet. Bachelet no hizo nada por eliminarla en sus dos Gobiernos, al contrario, profundizó la represión contra el pueblo mapuche durante sus dos gestiones.

Hay que decir que desde 2001, durante los Gobiernos de la posdictadura, en la mayoría de los cuales participó el partido de Michelle Bachelet, fueron asesinados 19 mapuche, de ellos dos, Johnny Cariqueo Yáñez en 2008 y Jaime Facundo Mendoza Collío en 2009, fueron exterminados durante el primer Gobierno de Bachelet. Luego, dos más, José Mauricio Quintriqueo Huaiquimil en 2014 y Víctor Manuel Mendoza Collío en 2014, lo fueron en el segundo Gobierno de la ahora funcionaria internacional, sin que ella hiciera absolutamente nada por aclarar los homicidios.

Estos hechos hacen que Michelle Bachelet sea considerada como una feroz represora por parte del pueblo mapuche. Desde su llegada al Gobierno en 2006, ordenó la represión a comuneros y comuneras mapuche de la localidad de Quepe, de la Comuna de Freire, en la región de la Araucanía, que protestaban por la instalación de un aeropuerto en ancestrales territorios mapuche usurpados por la fuerza a sus legítimos propietarios. En agosto de ese año, fue asesinado Juan Lorenzo Collihuin Catril, de 71 años, su asesino: un sargento de carabineros que fue absuelto del caso por la Fiscalía Militar.

El 30 de octubre de 2007, Juan Patricio Queipul Millanao, de solo 13 años de edad, fue herido en el tórax por 6 disparos hechos por Carabineros con sus escopetas antimotines.

El 3 de enero de 2008, fue asesinado por la espalda Matías Catrileo Quezada, de 22 años, por el cabo 2° de carabineros, Walter Ramírez, sin que las autoridades realizaran investigación alguna para hacer justicia. El día 30 de ese mes de enero, Patricia Troncoso, quien se encontraba en huelga de hambre por 112 días tras ser condenada junto a otros comuneros mapuche a 10 años y 1 día bajo la ley antiterrorista de Pinochet que sigue imperando en Chile, concluyó su ayuno.

La noticia habría pasado inadvertida sino hubiera sido porque, acompañada por la madre de Matías Catrileo, le escribió una carta a Bachelet en la que le decía: “Yo quiero preguntarle(…) Usted que fue prisionera política, que fue torturada, siente hoy el placer de torturarnos a nosotros. ¿Qué siente usted señora presidenta? (…) ¡Qué lástima que usted se haya olvidado de todo lo que significa la prisión política y la muerte de tantos seres! Usted, con la actitud soberbia de su Gobierno, de sus representantes, hoy en día nos torturan condenándonos a una muerte silenciosa”.

En otro ámbito, durante la realización en agosto de 2007 de protestas convocadas por organizaciones sindicales descontentas con la política neoliberal de Bachelet, la represión ordenada por ésta dejó unos 50 heridos y 372 detenidos. Los actos estuvieron acompañados de incidentes debido a la fuerte acción de la policía.

El presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Arturo Martínez, llamó al Gobierno a analizar la violencia, a su juicio “inusitada”, con que actuó la policía. La jornada comenzó cuando miles de manifestantes que salieron pacíficamente a las calles fueron reprimidos con fuerza por carabineros, que detuvieron en pocas horas a un centenar de personas.

Continuando con su política de represión al movimiento popular, durante los primeros meses del año 2008, en las ciudades más importantes del país, los estudiantes secundarios y universitarios desarrollaron movilizaciones exigiendo la derogación definitiva del marco legal de educación creado por la dictadura.

La respuesta del Gobierno de Bachelet fue ponerse de acuerdo con los partidos pinochetistas para aprobar una nueva ley que en los sustancial dejaba todo igual, toda vez que no modificaba su carácter neoliberal y perpetuaba el beneficio de los que lucran con la educación en Chile. Para ello, Bachelet jugó el papel de articuladora entre las partidos de derecha que estaban dentro y fuera del Gobierno: Democracia Cristiana y los pinochetistas Renovación Nacional (RN) y Unión Democrática Independiente (UDI) en la oposición, así como con la desprestigiada y mafiosa Iglesia católica, el Opus Dei y otros actores que se han enriquecido con la educación en el país.

Mientras tanto, la presidenta ordenó reprimir con dureza las movilizaciones estudiantiles a fin de ablandar a los líderes, para cooptarlos y desarticular el movimiento, lo cual fue de alguna manera logrado. En el camino, las fuerzas represivas bacheletistas agredieron brutalmente a un periodista que reportaba los hechos.

Vale la pena recordar también que a finales de diciembre de 2010, un cable de WikiLeaks hizo público que un documento obtenido de la Embajada de Estados Unidos en Chile fechado el 7 de febrero de 2008 afirmaba que la entonces expresidenta Bachelet había pedido apoyo de inteligencia a Estados Unidos para dar seguimiento a la “radicalización” del conflicto mapuche y sus posibles contactos con “otros grupos terroristas extranjeros”.

Con ello, Bachelet mostraba ya no solo su talante represivo, también permitió constatar su verdadera identificación nacional al estar dispuesta a ceder la soberanía de Chile autorizando al Gobierno de una potencia extranjera a inmiscuirse en los asuntos internos del país, a fin de reprimir a un pueblo que lucha por sus legítimas demandas.

En fechas más cercanas, ya durante su segundo Gobierno, la organización proestadounidense Amnistía Internacional, ante la desfachatez por el desconocimiento del Estado chileno de los derechos humanos, se vio obligada a recomendar al Estado de Chile una serie de políticas en favor del respeto de los derechos humanos.

Precisamente, hicieron mención a la aplicación de la Ley Antiterrorista. En este sentido, la secretaría general de esa organización, Irene Khan, afirmó en 2008 que: “Los pueblos indígenas son muy discriminados y marginados en Chile, y se ven a sí mismos como víctimas de una estrategia económica que está destruyendo su vida y su sustento”.

A este respecto, Hernando Silva, coordinador jurídico del Observatorio Ciudadano, al referirse a la aplicación de esta ley en los gobiernos de la posdictadura dijo que : “La criminalización de la protesta social indígena, que ha sido un fenómeno que surgió principalmente durante el Gobierno de Ricardo Lagos, fue una tónica que se repitió durante el Gobierno de Michelle Bachelet, por cuanto se utilizaron figuras penales excepcionales para desvirtuar los procesos de reivindicación de derechos de las comunidades mapuche”.

El tiempo transcurrió y el olvido se hizo eco del pueblo chileno que reeligió a Bachelet en 2014 para un nuevo período presidencial de cuatro años. Uno de sus planes emblemáticos fue una vez más la represión del pueblo mapuche. Para esto diseñó la denominada Operación Huracán, que configuró acciones nunca antes vistas, ni siquiera en tiempos de la dictadura. La disposición de montajes de operaciones de falsa bandera al más puro estilo del Gobierno colombiano de Álvaro Uribe, que condujo a acusaciones de líderes mapuche para justificar la más brutal represión contra ellos, fue el sello más importante de este segundo Gobierno de Bachelet.

El funcionario que dirigió las operaciones, alto dirigente del partido socialista de Chile, realizó reuniones con autoridades judiciales, policiales, con fiscales y abogados para construir una trama a objeto de criminalizar a los líderes mapuche. En lo más alto de la cúpula de este criminal entramado se encontraba el ministro del interior y la propia presidenta Bachelet, tal como lo denunció Rodrigo Román, abogado de la Defensoría Popular en declaraciones a la Radio de la Universidad de Chile.

Román afirmó que Bachelet no había sido afectada porque estaba protegida por “los ricos, los poderosos y los medios”, recordando además que “una de las ofertas de campaña de Bachelet para llegar al ejecutivo fue la no aplicación de la Ley Antiterrorista”, pero “lejos de no aplicarla, ha invertido cuantiosos recursos para condenar a los peñis [hermanos en mapudungun, la lengua mapuche] sobre conductas terroristas”.

Continuando con su estela de represión, en septiembre de 2016, la lideresa mapuche Juana Calfunao fue condenada a 5 años de cárcel por negarse a aceptar la construcción de un camino que pasaba por su propiedad. Desde hace más de 20 años, la comunidad Juan Paillalef, a la que pertenece la lonko [jefe/a de una comunidad mapuche] mantiene un conflicto con el Estado debido a que se opone a la ruta trazada para tal vía que “dividiría a su comunidad y destruiría espacios sagrados donde se realizan ceremonias y rogativas, y además, su construcción no ha sido consultada de forma previa, libre e informada como lo determina el Convenio 169 de la OIT” según un reporte del portal digital chileno eldesconcierto.cl.

En marzo de 2011, Calfunao encaró a la expresidenta Michelle Bachelet en el Parlamento Europeo en Bruselas por la aplicación de la Ley Antiterrorista.

Bachelet siempre guardó silencio como presidenta y lo sigue haciendo en su nueva función de proteger a los amigos de Estados Unidos desde la ONU, mientras utiliza su cargo para atacar a los que lo adversan, actuando de la manera servil y rastrera que la caracteriza.

Incluso, inmersa en una patología conocida como Síndrome de Estocolmo, se ha encargado de proteger a los militares incursos en la violación de derechos humano durante la dictadura no moviendo un dedo para que fueran eliminadas las cárceles cinco estrellas donde asesinos, violadores y torturadores pasan su maravillosa existencia en condiciones materiales óptimas. Es de suponer que esto también sea parte del acuerdo con el Pentágono, toda vez que hasta Sebastián Piñera, sin haber cambiado mucho, ha tomado medidas en este ámbito.

Así, en el desempeño de su más reciente responsabilidad, Bachelet guarda absoluto silencio frente a las brutales violaciones de derechos humanos de las monarquías árabes aliadas de Estados Unidos, no opina sobre los ataques de Israel al pueblo palestino, no se inmuta ante el desastre humanitario que Arabia Saudí está produciendo en su guerra contra Yemen, tampoco se ha enterado que en Colombia todos los días asesinan activistas sociales, de derechos humanos y desmovilizados de las FARC.

Ha asumido mudez absoluta ante los crímenes del Gobierno de Honduras, no se ha dado cuenta que todos los meses la policía de Estados Unidos asesina a ciudadanos negros solo por esa condición, ni ha hecho mención a la brutal represión y exterminio de migrantes en Estados Unidos y ha emitido una débil voz en la imprescindible condena a la ilegal detención de Lula.

Ella sabe que la sola evocación de cualquiera de esas flagrantes violaciones a los derechos humanos le haría perder su cargo, por eso prefirió asegurarlo al aceptar entregar el informe que Washington hizo sobre Venezuela.

Resulta curioso darse cuenta de que, a diferencia de los otros tres presidentes de su alianza política que le precedieron, los que entregaron el poder a otro miembro de esa coalición, Bachelet en dos ocasiones traspasó el bastón de mando al pinochetismo en nombre de Sebastián Piñera y que, en ambos casos, Estados Unidos le consiguió un puesto en un organismo internacional para asegurarle una huida económicamente provechosa. Uno inocentemente podría preguntarse: ¿para quién trabaja?

Ella ha cumplido su parte y con Venezuela lo ha hecho con creces, con el mismo ímpetu, dedicación y esfuerzo con los que participó en la fundación del Grupo de Lima, creando condiciones nuevamente para justificar una intervención militar en Venezuela. Debe saber que, si ello ocurriera, deberá ser acusada como una criminal de guerra, cómplice del genocidio que sobrevendrá.

Quiero repetirlo, no me interesa el informe que haya hecho Bachelet, no tiene ninguna validez, toda vez que fue elaborado antes de su visita al país, además según dicen los que lo leyeron, no incorporó ninguna de los datos que aportó el Estado venezolano, es decir fue un juicio sin derecho a defensa.

No se trata del informe, incluso si todo lo que ahí se dijera fuera verdad, el problema es si esa oficina posee real autonomía e imparcialidad para hacerlo y si la persona que lo conduce tiene la autoridad ética y moral para dirigirla. Evidentemente, no. En esa medida es que carece de valor el informe que ha hecho. La impronta de su vida política anula la validez del informe.

Ella actuó como lo que es, una persona sin opinión que funciona a favor de quien le paga, nunca ha tenido criterio propio para nada, alejada de cualquier ética o compromiso con la humanidad. Hasta cuando su hijo, funcionario en La Moneda bajo su mandato presidencial, realizó actividades fraudulentas que la justicia está investigando, dijo que no sabía nada. Nunca sabe nada, otros saben por ella, otros piensan por ella.

Estimados lectores y lectoras, cree usted que con semejantes antecedentes, una persona puede hacer un informe de manera imparcial y objetivo sobre algo, sobre cualquier cosa, no solo sobre derechos humanos. Imposible, la deleznable naturaleza de las acciones que ha realizado a lo largo de su vida política la retrata y la desnuda.

Recuerdo cuando en Viena en el año 2006, en el marco de la Cumbre Unión Europea-América Latina, el presidente Chávez se reunió con ella por primera vez, al preguntarle si tras la reunión emergía alguna instrucción para el Gobierno, el comandante solo dijo: “Ella es la hija de mi General Bachelet”. Solo eso es. No le da para nada más.

Sergio Rodríguez Gelfenstein

 Sergio Rodríguez Gelfenstein

FUENTE: https://t.co/lu2gdzJyw9

Muy buena lectura y descripción sobre la expresidenta de Chile Michel Bachelet.  Su trayectoria política no es casual, es así como Estados Unidos construye a sus presidentes lacayos.  Mucha experiencia y muchos presidentes títeres y dictadores así los tuvimos en Bolivia hasta la llegada de uno genuino como Evo Morales.

Y aunque Uds. no lo crean, a nivel local en nuestras ciudades grandes y pequeñas, también funciona así el ascenso al poder de cualquier ‘don nadie’, claro que con otras modificaciones y protagonistas.

Lo importante es conocer aquella información que se nos oculta premeditadamente, saber quienes son los enemigos y esbirros del imperio genocida.

Quizá ahora entiendan un poco que los problemas que tiene Venezuela comienza en el Pentágono, en EEUU. Y también los problemas que ha enfrentado la Bolivia Plurinacional.

Los $10 millones de dólares que se trajo el nuevo candidato títere de la Casa Blanca para las elecciones en Bolivia, no son grátis sin duda. Y C.Mesa ya adelantó que le abrirá las puertas al imperio genocida gringo, coincidencia?

Xel

Julio 7, año 83 DFC

 

 

Read the rest of this entry »

, , , , , , , ,

No Comments

Bernie Sanders explica la política externa de los EEUU

Cada vez que escuchen a Evo rajar contra el imperio gringo EEUU y algún vendepatria diga lo contrario, metanle este video,…a los ojos.

Este material tiene alto valor educativo porque Bernie Sanders no es cualquier político de EEUU. Debería impartirse en todas las aulas de historia de Bolivia.

Y si el facho vendepatria que odia visceralmente al presidente Evo Morales se enojara:


 

Xel

Mayo 30, año 83 DFC

, , , , , , , , , ,

No Comments

Resolución de conflictos en el CIADI: El chantaje de las inversiones

  • Recuperamos y compartimos este artículo cuya fuente original parece que no funciona, Casi siempre así terminan todas las iniciativas de voces alternativas que denuncian y luchan contra el sistema imperante, un monstruo de mil cabezas que en estos días por el aumento en el precio de la energía fósil puede generar el ataque del cartel de transnacionales del sector sobre nuestro continente:
  • ¡La era dorada de la energía estadounidense ya está en marcha, protégete Latinoamérica!
  • En este artículo se menciona al CIADI para defender los intereses de esas transnacionales.  Buscando sobre qué es el CIADI y que relación tiene Bolivia con este organismo del Banco Mundial, encontré que Bolivia fue el pionero en denunciar ó salirse de ese tratado injusto para los Estados y sus pueblos un 1ro de Mayo 2007, (siendo efectivo 6 meses después) por el actual presidente Evo Morales.
  • Cada vez que escuchen a cualquier empresario mencionar que en Bolivia no se respeta ni existe las condiciones para las inversiones privadas vengan de donde vengan, deben recordar este artículo.
  • “Bolivia sí respeta las inversiones pero se cansó de jugar con ‘árbitro pagado’ a favor de las multinacionales.”
  • Xel

Resolución de conflictos en el CIADI: El chantaje de las inversiones

Por Carlos Alonso Bedoya/ Red del Tercer Mundo

El neoliberalismo es un sistema de contratos para asegurar ganancias. La “ideología de la inversión” no permite distinguir lo conveniente de lo lesivo y con una serie de candados legales impide que los pueblos afectados por una actividad privada obtengan justicia. El Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) es uno de sus principales instrumentos.

Tratados de Libre Comercio (TLC), Tratados Bilaterales de Protección de Inversiones (TBI), Convenios de Estabilidad Jurídica (CEJ) proliferan hoy en el mundo con la finalidad de garantizar que los inversionistas trasnacionales no se vean perjudicados por decisiones soberanas de los Estados donde operan, así se trate de un acto de justicia.

Este complejo tramado legal está diseñado, en primer lugar, para que un inversionista pueda repatriar utilidades a sus países de origen o paraísos fiscales sin condición alguna, es decir sacar su plata sin la exigencia de requisito de desempeño alguno, como garantizar un determinado número de puestos de trabajo nacionales o el pago de más impuestos si hay ganancias extraordinarias.

Y como la aplanadora mediática nos ha convencido de entrar en una carrera por captar inversión extranjera, los países comenzaron a competir para ver quién da más con tal de atraer inversionistas, así sean especuladores financieros.

Read the rest of this entry »

, , , , , , ,

No Comments

La rebelión boliviana de mayo del 36

Puso fin a 37 años de dominio liberal

Los gráficos y la Federación Obrera del Trabajo encendieron la chispa de la rebelión, avivada por los partidos de izquierda y los militares nacionalistas.Los trabajadores bolivianos, en mayo de 1936, declararon un histórico paro nacional. No fue una huelga más. Fue un volcán social que cristalizó la pugna entre el viejo Estado liberal y el revitalizado movimiento sindical. Los gráficos y la Federación Obrera del Trabajo (FOT) encendieron la chispa de la rebelión que, luego, fue avivada por los partidos de izquierda y los militares nacionalistas. Al final, José Luis Tejada Sorzano abandonó la silla presidencial.

Ese hecho dio inicio al periodo de los gobiernos nacionalistas militares del coronel David Toro y el teniente coronel Germán Busch (1936-1939).

La creación de los ministerios de Trabajo y de Minas y Petróleos, la sindicalización obligatoria, la creación de la Confederación Sindical de Trabajadores de Bolivia, la fundación del Banco Minero, la nacionalización de la Standard Oil Company, la promulgación de la primera Constitución Social, la dictación de la Ley General del Trabajo y la entrega al Banco Central del 100 por ciento de divisas procedentes de las exportaciones mineras fueron algunas normativas impulsadas y respaldadas por los insurrectos.

CRISIS

El levantamiento de mayo fue un suceso que sintetizó una serie de luchas que se exacerbaron acabada la contienda del Chaco.

Tres años de conflicto armado, la pérdida de 240.000 kilómetros cuadrados, el luto por la muerte de al menos 50 mil bolivianos y la llegada de excombatientes con daños físicos y psicológicos sumergieron al país en una situación de crisis.

Frente a ese contexto, el movimiento obrero y popular reorganizó sus filas. Sus reivindicaciones, en el fondo, fueron impulsadas por el desempleo, los bajos salarios, los despidos masivos y el aumento del costo de vida.

GÉNESIS

La cadena de protestas de los trabajadores comenzó en 1935 y culminó con la dimisión del liberal Tejada Sorzano, el 17 de mayo de 1936. Al respecto, Herbert Klein en su libro Orígenes de la revolución nacional realizó una cronología de los hechos.

La FOTO, en respuesta a la inflación y el alza de precios, en noviembre de 1935, solicitó al gobierno el aumento del 100 por ciento de salarios y rebaja de los precios de alquileres y de los artículos de consumo.

En diciembre, los mineros de Corocoro se movilizaron pidiendo aumento de sueldos. A la par, se activó una intensa convulsión social en todas las industrias y regiones del país ante la falta de trabajo y la subida de precios.

Las huelgas aumentaron en ritmo y proporciones, a inicios de 1936. En marzo, las obreras de la fábrica de tabacos demandaron jornales más altos.

DEVALUACIÓN

La crisis se agravó. El gobierno en vez de apagar la hoguera social, le echó más leña: dictó un “decreto de cambio único”. El peso boliviano se devaluó. Los trabajadores, los excombatientes, los inválidos, viudas y huérfanos de guerra fueron los más afectados. Y la bronca estalló.

En ese marco, la FOT, dirigida por Waldo Álvarez, envió al Poder Ejecutivo un pliego de peticiones que contempló la rebaja y libre importación de artículos de primera necesidad; el aumento del 100 por ciento de salarios; la rebaja de alquileres; la prohibición del trabajo nocturno; la suspensión del estado de sitio; garantías para la libertad de reunión, asociación, prensa y organización sindical; hogar para los mutilados e inválidos de guerra, y trabajo para los excombatientes.

El diario La República, el 15 de abril de 1936, informó que “la FOT preparaba un gran mitin”. Por falta de autorización de la prefectura, la protesta no se realizó.

Los dirigentes de la FOT, ante ese hecho, intentaron dialogar con el presidente. La República, el 25 de abril, relató que no se llegó a ningún acuerdo y que el jefe de Estado arguyó que la situación del país era “crítica”.

REBELIÓN

Las huelgas se agravaron el 1 de mayo. Los trabajadores judiciales de Cochabamba se movilizaron. Durante cuatro meses no percibían salarios. El matutino El Diario anunció que dieron un plazo de cinco días para el correspondiente pago, caso contrario el paro sería inminente.

El Sindicato Gráfico, el 10 de mayo, declaró huelga general. Su pliego de peticiones, que principalmente exigió el aumento salarial en un 100 por ciento, no fue atendido. Como nunca antes, todos los periódicos cerraron sus puertas entre el 10 y el 18 mayo. Los periodistas se sumaron a la lucha.

Frente al peligro de una revuelta, el gobierno expidió “un llamamiento militar” para “encuartelar al pueblo”. Luego, decidió “destruir de un sólo golpe al pueblo y al Ejército”. Se ordenó al jefe de las fuerzas armadas “hacer fuego sobre el pueblo si éste se mostraba partidario de la huelga”, narró La Calle, el 24 de junio de 1936.

Sin embargo, el Ejército acordó con los sindicalistas no intervenir en los problemas, mientras no ocurran actos de violencia. De ese modo, los propios huelguistas patrullaron la ciudad de La Paz para mantener el orden.

COMITÉ REVOLUCIONARIO

Esa protesta fue respaldada por la FOT, la Federación Obrera Local, el Partido Socialista (PS) y el Partido Republicano Socialista (PRS). La huelga, por ende, se radicalizó. El incremento de salarios se convirtió en una consigna general.

Cabe mencionar que la alianza formal entre el PS y la FOT fue concretada recién el 15 de mayo, en casa de Rodolfo Soriano. El pacto fue firmado por el entonces secretario de Gobierno del PS, Carlos Montenegro, Waldo Álvarez, Luis Gallardo y otros. “De allí salió vigoroso y unido el núcleo popular de la revolución, el mismo que dos días después llenó las calles de La Paz afirmando la nueva situación”, reveló el periódico La Calle, el 17 de mayo de 1937.

Inmediatamente, se formó un “Comité Revolucionario” integrado por Enrique Baldivieso, Carlos Montenegro, Carlos Romero, Víctor Alberto Saracho, Rodolfo Costas, Alberto Miranda, Max Atristain, José Unzueta, Rodolfo Soriano, Luis Iturralde Chinel, Armando Arce, Luis Ernst Rivera, César Méndez Baya, Arturo Prudencio, Víctor Méndez Baya, Rodolfo Subieta, René Calderón Ballivián, Walberto Aranibar, Walter Portillo, José Maceda, José Quisbert, Francisco Salgado, Lorenzo Flores, Nicolás Ballester, José Tamayo, Florencio Candia, Natalio Antezana, Augusto Guzmán, Enrique Costas, Antonio Campero Arce, Alberto Mendoza López, Miguel Ángel Céspedes, Armando Montenegro, Augusto Céspedes, Guillermo Alborta, N. Soria Galvarro, Felipe Tovar, Roberto Soriano, Rigoberto Armaza Lopera, Mario Diez de Medina, Nazario Pardo Calle, Prudencio Tovar, Moisés Álvarez, Jenaro Medrano, Adolfo Varela, Esteban Tórrez, German Sarabia y Tomás Pérez.

BANDERA ROJA

En ese marco, la noche del 16 de mayo el “Comité Revolucionario” comenzó una serie de tomas. Primero, ocupó el Club de la Unión, “local de la aristocracia cuya fortuna era mayor a medio millón de pesos”. En el lugar se izó una “bandera roja”. En seguida, cercó la alcaldía y colocó “un cordón de tendencia política (…) estableciendo un ensayo pintoresco de organización bolchevique”; esos espacios fueron los cuarteles de reunión de los partidos de “extrema izquierda”, rememoró La República, el 19 de mayo.

Pablo Estefanoni, en su investigación Los inconformistas del centenario, relató la manera cómo el escritor Alcides Arguedas detalló ese hecho en su Diario íntimo. Sucede que ese 18 de mayo, Arguedas fue con su hija, a las once de la mañana, al paseo del Prado. Al pasar, “vieron flamear la bandera roja” en el Club de la Unión, donde se podía leer la inscripción “Comité Revolucionario”, escrito –según Arguedas– “con tinta sobre una banda blanca de percal y con letras irregulares, letras de artesano primario que no tiene ni la costumbre ni el gusto de escribir y trazar caracteres”.

DESENLACE

Una comisión de militares, la mañana del 17 de mayo, le exigió a Tejada Sorzano su dimisión. Él firmó su renuncia. Acto seguido, se dictó un decreto que designó una Junta Mixta de Gobierno. Germán Busch fue designado “presidente provisional”, hasta el retorno de David Toro, quién fue posesionado como jefe de Estado, tres días después.

En la tarde, el nuevo régimen negoció con los insurrectos. Waldo Álvarez, en su libro Memorias del primer ministro obrero, afirmó que Busch aceptó todas las demandas del pliego de peticiones.

Las federaciones obreras, el 18 de mayo, ordenaron que “todos los empleados, trabajadores del comercio, la Industria, bancos, ferrocarriles y transportes, vuelvan a sus respectivas labores de inmediato”.

La normalidad retornó al país.

LEGADO

El levantamiento fue recordado por varios años. El 17 de mayo fue declarado “feriado nacional”. En 1937, se desarrolló un programa de festejos. Una diana a cargo de la banda del Ejército, un “match interdepartamental” de fútbol (Ingenieros Oruro vs. Alianza), la inauguración del Museo Militar, la concentración “socialista” y las verbenas populares fueron algunos de los eventos que matizaron el homenaje.

Por su parte, el gobierno autorizó la emisión de estampillas conmemorativas. La Calle, el 7 de mayo de 1937, informó que se acuñarían “monedas de nikel” de 10 centavos destinadas a rememorar la “revolución”.

Las conquistas de mayo hicieron temblar a la oligarquía liberal y fueron un referente para la insurrección obrera y campesina de abril de 1952.

Grecia Gonzales Oruño es Comunicadora Social

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

FUENTE: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=255976

Días vibrantes y revolucionarios en Bolivia, aquellos cuando Camiri apenas tenía meses de haberse fundado. La importancia de la guerra del Chaco en todo estos cambios fue crucial.

Xel

, , , , , , , , ,

No Comments