Posts Tagged historia

Cañada Strongest, colores del coraje

La mayor victoria llegó de la mano y coraje del equipo que más y mejores soldados aportó a la guerra

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Bajo *

23:59 / 23 de mayo de 2017

En Cañada Strongest el soldado boliviano se cubre de gloria. Ataca igual que el tigre que defiende los dominios de su selva. Arrolla como el viento que nadie detiene. Se descuelga de los riscos andinos para bajar a las llanuras de-sérticas; abandona el valle manso para hollar la tierra estéril de las arenas blancas; sale de los bosques tropicales para escurrirse dentro del monte chaqueño, poblado de enemigos.

1934 es el año de la ofensiva de Paraguay en la absurda Guerra del Chaco. Campo Grande, Alihuatá y Campo Vía han caído en manos enemigas. El presidente Salamanca ha destituido al general Hans Kundt. Los coroneles David Toro y Ángel Rodríguez, ambos stronguistas, se hacen cargo de las operaciones. Estigarribia quiere tomar Santa Cruz y Tarija y quedarse con los campos petrolíferos. Cañada Strongest es el último escollo.

Llega mayo. La batalla de Cañada Strongest tiene tres frentes. El eje principal es la Novena División Boliviana, cuya tenaz resistencia desbarata la embestida paraguaya, atacando su retaguardia. Nuestra victoria, una notable maniobra de flanco, es netamente táctica y representa el triunfo de los movimientos sorpresivos e inteligentes sobre la fuerza bruta.

La heroica aviación boliviana destruye baterías de artillería. El capitán Santiago Alfredo Pascoe Moscoso, hincha de The Strongest, sale el 21 de mayo en su avión Curtiss-Wrigth Osprey de Puerto Suárez rumbo a las líneas enemigas. Una tormenta le obliga a un aterrizaje forzoso y muere en la población de San Lorenzo (Viejo), hoy Roboré.

Los siguientes días reina el silencio y las horas pasan con angustia. El miércoles 23 llegan las primeras buenas noticias: “Nuestras tropas rechazaron los ataques del enemigo en Cañada Strongest”, titula La Razón. Esa misma noche, un teletipo de la británica agencia Central Press confirma la victoria: “En los momentos más álgidos de la batalla, los comandos divisionarios paraguayos huyeron cobardemente, dejando abandonados a su propia suerte a sus combatientes”.

En Villamontes es noche de fiesta. En La Paz, las pizarras de los periódicos contagian la euforia. Una imponente marcha recorre las principales calles del centro. Los “hurras al Strongest” y los “viva Bolivia” se confunden en la noche embriagada de fervor patrio.

El 24 de mayo el júbilo reina ya en toda Bolivia. Los periódicos se agotan: “las armas bolivianas obtuvieron un gran triunfo en Cañada Strongest”. Los festejos se extienden por Oruro, Santa Cruz, Trinidad, Cochabamba, Tarija, Sucre, Larecaja, Chulumani… hasta el último rincón donde ha llegado el radiograma de Villamontes. Las ondas de radio Illimani replican la hazaña de los soldados stronguistas que pelearon multiplicándose en bravura. Cuenta la leyenda que debajo de sus casacas lucían la oro y negro.

Las señoras y señoritas socias del club The Strongest se dirigen al general Peñaranda y al coronel Bilbao Rioja en sendas misivas: “Corazones de madres, esposas e hijas de stronguistas, agradecemos con exaltación fervorosa de patriotismo el laurel conquistado. Definitivamente, el club se ha incorporado a la historia de la guerra por la acción de Cañada Strongest”.

En pleno retroceso de Bolivia, llegó la mayor victoria de la mano y coraje del equipo que más y mejores soldados aportó a la guerra.  El score final es contundente sobre el field de batalla: más de medio millar de bajas enemigas y 1.380 prisioneros, entre ellos 67 oficiales paraguayos, más de la mitad de los capturados en toda la contienda. Nunca The Strongest se confundió tanto con la patria, nunca antes ni después un club de fútbol había vencido en las trincheras.

Un día como hoy, hace 83 años, Cañada Strongest fue orgullo, fue valor, coraje, arrojo y sacrificio de soldados que jamás dejaron de ser stronguistas; de gualdinegros que atacaron y vencieron, que alzaron orgullosos su bandera y su fusil, que surcaron los cielos para defender nuestra tierra, que escribieron una de las más luminosas páginas de gloria, teñida de los más vivos colores del coraje, el amarillo y el negro.

* es periodista y director de la edición boliviana del periódico mensual  Le Monde Diplomatique. 

FUENTE: http://www.la-razon.com/opinion/columnistas/Canada-Strongest-colores-coraje_0_2714728600.html

Efemérides históricas de un 24 de Mayo de 1934, datos para recordar sobre una guerra absurda y cruenta entre dos pueblos hermanos que fueron manipulados por los intereses económicos petroleros ingleses.

Honor y gloria a los caídos en la defensa de nuestros recursos naturales y todo nuestro respeto al enorme compromiso y sacrificio de muchos de los integrantes del Club The Strongest en esta contienda bélica.

Xel

, , , , , , , ,

No Comments

Encapuchados acribillan en Culiacán al corresponsal de La Jornada: Asesinan a Javier Valdez

“Hacer periodismo es caminar por una invisible línea marcada por los malos que están en el narcotráfi co y en el gobierno. Uno debe cuidarse de todo y de todos”, expresó Javier Valdez cuando recibió el Premio Internacional de Libertad de Expresión en 2011, otorgado por el Comité para la Protección a los Periodistas. El organismo demandó ayer investigar con celeridad el asesinato. El homicidio captó la atención de numerosos medios de comunicación en el mundo, como la BBC, The New York Times, El País, Le Monde y The Telegraph, quienes destacaron los trabajos sobre el crimen organizado del reportero

Blanche Petrich

Periódico La Jornada
Martes 16 de mayo de 2017, p. 3
Javier Valdez Cárdenas, periodista prolífico, destacado corresponsal de La Jornada en Culiacán, escribió apenas en marzo, en su columna Malayerba, que publica el semanario que fundó con otros colegas, Ríodoce, un párrafo que resultó trágicamente profético:

Se lo decían los amigos, los familiares, los compañeros del gremio. Cabrón, cuídate. Estos güeyes no tienen madre. Son unos malditos. Pero él seguía escribiendo críticas y denuncias en su columna, en uno de los diarios de la localidad: apedreando con sus teclas, sus palabras, el ejercicio del poder político, la corrupción, la complicidad entre criminales y servidores públicos, la policía al servicio de la mafia.

Hoy le tocó a él. A media calle, el sombrero Panamá que portaba siempre como rúbrica, quedó volcado al lado de su cabeza inerte.

Amenazas de grueso calibre

En semanas recientes recibió amenazas de un calibre diferente al acostumbrado; él y su esposa Griselda realmente se preocuparon. Viajó a la Ciudad de México para consultar con los directivos de este periódico y con el Comité de Protección para Periodistas, con el que tenía lazos estrechos, sobre lo que procedía hacer.

Le propusieron salir del país durante una temporada, por protección; quizá alguna capital latinoamericana donde pudiera seguir escribiendo sobre sus temas y recuperar el aliento. Se estaban analizando los detalles para dar ese paso. Los gatilleros le ganaron la carrera.

Javier Valdez nunca quiso acostumbrarse a recibir una tras otra las noticias –duras como martillazos– de los colegas que caen abatidos en las regiones del país donde el Estado ha perdido el control frente al crimen organizado.

A mediados de 2015 decidió meterse de lleno en una investigación para un nuevo libro de su larga bibliografía, Narcoperiodismo, la prensa en medio del crimen y la denuncia. En esa ocasión el trabajo lo llevó más allá de las fronteras de Sinaloa.

Fue a Tamaulipas, donde, solía platicar, fue bajar 50 escalones en el infierno después de Culiacán. A Veracruz lo definió como la conjunción de todos los males. Y fue a Chihuahua, entidad tan acostumbrada al peligro, un año antes de que asesinaran a su colega Miroslava Breach.

A propósito de ese golpe, escribió en Twitter: A Miroslava la mataron por lengua larga. Que nos maten a todos, si esa es la condena de muerte por reportear este infierno. No al silencio. Y Nuevo León, Coahuila, Ciudad de México, porque estaba empeñado en descifrar el mensaje oscuro en el asesinato de Rubén Espinosa en el multihomicidio de la Narvarte.

Acababa de cumplir 50 años. Tenía dos hijos, Tania Penélope y Francisco Javier; un nieto adorado, Javier, y una compañera que lo cobijaba como un árbol, Griselda Triana. Le encantaban los boleros, que escuchaba con deleite en el bar El Guayabo, el rock, el jazz y por supuesto el aguachile.

Optimista irredento, siempre convenció a su amada Griselda de permanecer en Sinaloa a pesar de los nubarrones y las tormentas, como aquella que en 2009 llegó en forma de un granadazo lanzado en la redacción de Ríodoce.

A diferencia de muchos otros esforzados periodistas de los estados, dos premios internacionales obtenidos en 2011 le brindaron un relieve inusual. Fue reconocido con el María Moors Cabot y el Premio a la Libertad de Prensa que otorga el Comité para la Protección a Periodistas. En esa ocasión a él y a sus compañeros culichis se les vio lucir smoking y corbata negra en Nueva York.

En octubre del año pasado, a propósito del lanzamiento de su libro, habló de su infancia en una entrevista con este diario.

Javier nació y creció en el viejo barrio Rosales, de Culiacán, que entonces tenía calles sin pavimentar y predios que funcionaban como canchas de beisbol. Contó que siempre fue consciente de una línea invisible que dividía irremediablemente a familias comunes y corrientes, como la suya, y los otros, los gomeros, serranos hoscos, todavía muy pocos, que bajaban de la montaña con la pasta de opio y se quedaban a vivir en la capital sinaloense, pero sin integrarse jamás con sus vecinos. Eran los años 70.

Esos forasteros rudos fueron sustituidos hacia sus años de adolescencia por otros vecinos, verdaderos villanos dignos de escalofrío. Valdez tiene vivo el recuerdo de uno de esos: un tipo violento que andaba por sus rumbos con una Uzi 9 mm terciada y mataba gatos y perros a su paso. Era policía y también narcotraficante, y todos sus vecinos lo sabían. Ahora está en la cárcel. Los niños de entonces ya empezaban a distinguir el miedo como compañero cotidiano.

Cuando cumplió 20 años y empezó sus pininos en el periodismo, esa línea invisible volvió a trastocarse. A los narcos del barrio ya se les empezó a reconocer como eso, como narcos. Y comenzaron a ejercer entre los jóvenes cierta atracción fatal. Empezaba ese coqueteo, ese guiño de la sociedad culichi hacia los narcotraficantes, y la convivencia ya no podía deslindarse, ya estábamos con ellos. Ya eran parte de nuestra vida.

Entonces tuvo su primera experiencia amarga: Era muy morro y trabajaba en una marisquería. Uno de esos cabrones, un bato de sombrero, botas, cinturón piteado, quería que le citara con engaños a una jovencita porque le gustaba. Me amenazó con que si no lo hacía me iba a matar. Yo le platiqué a los dueños. Me dijeron que no me preocupara, que no iba a pasar nada. Y no pasó. Pero ahí conocí el abuso, no sólo contra mí, sino contra la muchacha esa. Y me percaté que yo, frente a una situación de abuso, brinco, me encabrono, me dan ganas de correr y contárselo a alguien. Pero también me di cuenta que no todos reaccionan así, a muchos les vale.

De ahí su salto al periodismo. La ocasión se le presentó con una plaza que se abrió en el Canal Tres, local. Y luego un periódico que ya desapareció, donde publicaba una columna, Con sabor a asfalto, que narraba historias de la ciudad, de lo colectivo, con la gente como centro de todo. Y luego su paso por el Noroeste.

Desde entonces escribió crónica con gran naturalidad. De su habilidad con esa forma de relato, el periodista peruano Gustavo Gorriti ha expresado, en un arranque de admiración que muchos en el gremio comparten: Javier es a la crónica lo que Chejov al cuento.

Aprendimos a punta de chingadazos

Pero quizá un paralelo más cercano sea Elmer Mendoza, también sinaloense, que vivió esa misma generación, esa misma sociedad donde se ametrallaba a un cortejo en pleno entierro; donde había vendettas entre bandas de narcos. “No sabíamos qué era una AK-47 ni mentábamos a los cuernos de chivo, pero sí veíamos cotidianamente las metralletas. Con todo, cuando (Felipe) Calderón detonó su absurda guerra, descubrimos que tampoco nosotros estábamos preparados para narrar la maldad. Aprendimos a punta de chingadazos que no bastaba contar los muertos; había que contar sus vidas, sus amoríos, sus sueños; escribir también desde la perspectiva del gatillero, del delincuente, de la enfermedad que todo esto estaba provocando a la sociedad”.

Así empezaron sus columnas Crónicas de Asfalto y después Malayerba, que aún se publicaba en Ríodoce. Cuando la violencia se disparó, él no se detuvo, convencido de que contar esas historias ya no era suficiente, que había que explicarlo. Fue entonces cuando, confesó, se sintió rebasado. “Empezamos a medir nuestras palabras. De pronto, cuando estás más clavado con una cobertura y su seguimiento, llega alguien y nos dice: ‘ya bájenle’. Puede ser una amenaza, puede que sea gente preocupada por nosotros. De cualquier modo nosotros frenamos”.

De ese método de revisar con lupa cada historia, de siempre preguntarse ¿de parte de quién? ¿Fue el narco, cualquiera de los cárteles, el Ejército, la Marina, un sicario, un jefe policiaco, un servidor público? Muchos periodistas de todo el país le aprendieron a Javier Valdez. Por eso es reconocido como maestro.

Parte de su bibliografía incluye Miss Narco, Los morros del narco, Levantones o Con una granada en la boca. Queda ahí resonando su voz y su pluma.

FUENTE: http://www.jornada.unam.mx/2017/05/16/politica/003n1pol

–> El holocausto nacional: acerca de por qué México es el país mas violento del mundo

Para reflexionar sobre la desigualdad que genera el enriquecimiento ilícito del narcotráfico y sus serias consecuencias que incluso puede destruir a todo un país como México y transformarlo en un narco estado, ni qué decir de Colombia y aquí cerca, el norte de Argentina. Nadie, ningún país esta libre de esta amenaza que se está infiltrando poco a poco.

Lo que no se dice es que el flagelo del narcotráfico se sostiene porque hay y existen consumidores y el mayor consumidor de drogas del mundo es Estados Unidos, erradiquen sus narices, pinches gringos!

La única solución sensata es legalizarla y controlar su consumo como se lo hace con el alcohol y el cigarrillo, hasta un día eliminarlo de nuestras vidas.  Siendo uno de los primeros negocios que genera mas ganancias y que además es un medio para el imperio genocida gringo para generar recursos para sus actividades criminales clandestinas, esta muy lejos semejante decisión.

En su libro: “El Rey de la cocaína”, mi vida con Roberto Suarez Gómez de Ayda Levy su esposa, revela un documento sorprendente.  La famosa carta dirigida a Ronald Reagan en la que Roberto Suarez quiere pagar toda la deuda externa de Bolivia al gobierno de Estados Unidos fue escrita aquí en Camiri, un 1ro de Septiembre de 1982 (pag. 114-115), que tal?

Xel

, , , , , , ,

No Comments

¿Es hora de disolver la Organización de Estados Americanos?

Definitivamente sí. Y las razones proceden de esta institución misma denominada por analistas serios como Ministerio de Colonias, debido fundamentalmente a su forma vasalla de proceder en América, obedeciendo en la mayoría de decisiones al gobierno estadounidense.

Su origen es la Conferencia Internacional Americana de Bogotá en 1948 con el objetivo de desarrollar la democracia y la libertad continental, a partir de la orientación eficaz de Washington. No obstante, destaca en su historia el silencio ante las dictaduras militares, los golpes suaves, respecto a las desapariciones forzadas y a los asesinatos de periodistas, líderes políticos y sociales, su apoyo al neoliberalismo, el narcotráfico, las bases militares y las guerras económicas, en un proceso intervencionista y golpista. La primera bandera de la extrema derecha en la OEA fue el derecho a la libertad de expresión, enriquecido con un arsenal mediático de comunicación privada donde manipulan la realidad con total impunidad.

Cabe resaltar su posición en Punta del Este, Uruguay, en enero de 1962, donde el Comandante Ernesto Guevara denunció a USA por su constante desestabilización de la revolución cubana y los intentos de invadir el país; asimismo, por la política de domesticación de América Latina, posición que condujo a la expulsión de Cuba del organismo y al rompimiento de relaciones diplomáticas con ella de todas las naciones miembros, excepto México.

Este permanente beneficio que obtienen las élites americanas de la OEA se subraya por el mutismo cómplice en el derrocamiento del presidente de Guatemala, Jacobo Arbenz, la invasión a Playa Girón en abril de 1961 y el desembarco de marines estadounidenses en República Dominicana en 1965 (1).

Destaca nuevamente la “neutralidad” frente a la invasión inglesa a Las Malvinas (1982), el asesinato del Primer Ministro de Grenada, Maurice Bishop, en 1983, mirando hacia otro lado en los conflictos bélicos de Centroamérica y ante la invasión a Panamá en 1989. La OEA calló al conocer la Operación Cóndor, plan organizado por la CIA para destruir soberanía e instaurar dictaduras afectando a Chile, Argentina, Uruguay, Brasil, Bolivia, Paraguay, Ecuador, donde el asesinato, desaparición y mutilación, fueron herramientas de represión que desarticularon la oposición democrática.

Venezuela parece ser en este siglo el principal país a desestabilizar pues la Organización de Estados Americanos no condenó el golpe de estado  y caos programado en abril de 2002, ni en el 2014, ni la violencia bachaquera, proponiendo la activación de la Carta Democrática Interamericana de la OEA con el fin de aislar a dicha nación avalando la brutal guerra económica que propicia conflicto, escasez, acaparamiento, contrabando, liderazgo violento, paramilitarismo e invasión (2).

Tres hechos son importantes de analizar: uno, en junio de 2009 la Asamblea General de la OEA, celebrada en San Pedro Sula, Honduras, eliminó la resolución que en 1962 expulsó a Cuba de ese foro, sosteniendo la incompatibilidad del marxismo-leninismo con el Sistema Iberoamericano y que el alineamiento con el bloque comunista quebrantaba la unidad y solidaridad del hemisferio, lo que corrobora la ideología intransigente de Washington. Dos, la OEA fue, es y será un instrumento de dominación imperialista y ninguna reforma podría cambiar su naturaleza, ni su historia, por eso Cuba jamás regresará, ha escrito Fidel Castro.

Tres, América Latina debe apostar por mecanismos regionales de integración donde la complementariedad, el respeto y la solidaridad sean sus principios para las relaciones entre los pueblos. Posiblemente la actitud más digna sería el desacato a todas sus resoluciones por representar a un solo país, Estados Unidos, lo que demostraría a quien está supeditado políticamente en tanto órgano de poder, denunciando persistentemente su atroz historia de “infidelidades” con la verdad, la democracia y la justicia social en América.

Tal vez la Carta Democrática debería aplicarse a países que han sufrido una cruenta represión o guerra civil como México, Colombia, Honduras, Paraguay, entre otros; aplicarla a gobiernos neoliberales que auspician los golpes “suaves” o violentos como Honduras, Paraguay y Brasil; aplicarla a la violación de los derechos económicos como en Perú, Argentina o Chile; aplicarse a las cruentas dictaduras de los setenta, las que nunca fueron excluidas de este órgano.

En lo que concierne a Almagro, reconocido funcionario de ultra derecha que ostenta el cargo de Secretario General, no es necesario hablar ya que su rol persecutor de Venezuela se ha convertido en su principal tarea, obviamente compartiendo las indicaciones entregadas por el Pentágono y llevando al límite la función de dicha organización como instrumento ideológico de las grandes élites dominantes en América Latina. Como ha sido comprobado, no ha sido la OEA un organismo autónomo y soberano que haya realizado fuertes acciones en apoyo a los gobiernos populares. Por el contrario, siguiendo las órdenes del gobierno estadounidense siempre ha atacado a las naciones que han iniciado proyectos de independencia social.

Cabría preguntarse si la postura de la Asamblea Nacional de Nicaragua, que por unanimidad rechazó la iniciativa de ley Nica Act 2 que impulsa el Congreso de USA para controlar el financiamiento de entidades bancarias multilaterales, sería aceptado por los representantes en la OEA, especialmente bajo el argumento de la Casa Blanca según el cual en esta nación centroamericana no existe democracia y es un país vulnerable ante el lavado de dinero. La respuesta es evidente.

  1. http://www.radiorebelde.cu/noticia/la-oea-su-traicion-pueblos-america-latina-audio-20170223/
  2. http://www.elespiadigital.org/index.php/noticias/politica/16815-la-oea-y-el-pentagono-tras-el-fracasado-golpe-en-venezuela

FUENTE: http://www.hispantv.com/noticias/opinion/339315/disolver-oea-neoliberalismo-eeuu

Como siempre, soy claro y taxativo en este asunto, Bolivia tiene que salirse de la OEA ahora.  El gobierno plurinacional boliviano nunca tendrá otra oportunidad de deshacerse de las garras injerencistas gringas de la OEA.

Tal vez se haya considerado el retiro y que no se lo haya ejecutado tiene que ver con el único impedimento de una resolución de la OEA favorable a nuestras aspiraciones marítimas años atrás.  Pero sabemos que en los hechos, eso no cuenta. Vaya uno a saber si esa resolución pasada, no fue otra cosa que una jugada diplomática para ponernos “la soga al cuello”ante la OEA y los gringos.

Xel

, , , , , ,

No Comments

Corea del Norte: Razones y sinrazones de una crisis

Atilio Borón
Politólogo y sociólogo

La escalada de tensiones en la península coreana pone, objetivamente, al mundo al borde de una catástrofe de incalculables proyecciones. Tal como muchos observadores lo han repetido, Corea del Norte (nombre oficial: República Democrática Popular de Corea) no es Libia, no es Irak, no es Afganistán y tampoco es Siria. A diferencia de estos cuatro países, Pyongyang tiene una capacidad de retaliación que ninguno de aquellos jamás poseyó. Y, como lo recuerda periódicamente Noam Chomsky, Estados Unidos sólo ataca a países indefensos, nunca a los que tienen capacidad de respuesta militar. En estos días, a estas horas, un tremendo operativo naval se está desplegando a escasos kilómetros del litoral norcoreano. Y la prensa hegemónica internacional -en realidad, la prostituta favorita en el lupanar del imperio, en donde se revuelca con los “intelectuales bienpensantes” y los gobernantes y políticos coloniales- no ha dudado en satanizar y ridiculizar al gobierno norcoreano y, por vía indirecta, humillar a su pueblo. Sería conveniente, por lo tanto, mirar con objetividad algunos datos y construir un retrato alejado del maniqueísmo que ha hecho de Corea del Norte la encarnación misma del mal y de Estados Unidos y sus aliados, dentro y fuera de la región, una suerte de ángeles virtuosos sólo interesados en la democracia, la paz, la justicia, la libertad y los derechos humanos. Dado que conocemos al imperio desde sus entrañas, como decía Martí, sabemos que lo último es una escandalosa patraña.

Pero, ¿qué hay de Corea del Norte?

Para comenzar hay que reconocer que ese belicoso régimen de la península coreana no ha invadido ni amenazado ni agredido a país alguno desde que lograra, a sangre y fuego, su independencia con la derrota del Japón en la Segunda Guerra Mundial. Había estado bajo la feroz ocupación nipona desde los tiempos de la Guerra Ruso-Japonesa de 1905. Pero tal como ocurriera en Cuba en 1898, los norteamericanos se apoderaron de la victoria coreana y avanzaron hacia el norte para derribar al gobierno revolucionario. Lo que siguió fueron tres años de guerra contra un pueblo heroico que se había desangrado, como Vietnam, en su lucha contra el opresor japonés. Y el país quedó partido en dos. La historiografía oficial y la canalla mediática se han preocupado por impedir los crímenes de guerra perpetrados por Washington y sus aliados en esos años, y simultáneamente, presentar a Corea del Norte como un desastre absoluto y a sus líderes, los anteriores como el actual, Kim Jong-Un , como un psicópata descerebrado que le apasiona jugar con el modesto arsenal nuclear que tiene su país.

Días atrás Mike Whitney, un estadounidense especializado en el análisis de la política internacional, publicó un excelente artículo en el periódico digital Counterpunch que arroja luz para entender en toda su complejidad los acontecimientos “en pleno desarrollo”, como dice nuestro Walter Martínez, en la península coreana. En esa nota, sugestivamente titulada “El problema es Washington, no Corea del Norte” Whitney recuerda que en los 64 años transcurridos desde la finalización de la Guerra de Corea el gobierno de Estados Unidos hizo todo lo que estuvo a su alcance para castigar y humillar a Corea del Norte. Provocó letales hambrunas; le impidió a Pyongyang la llegada de capitales extranjeros y de acceder a mercados externos y créditos internacionales que jamás les negó a regímenes criminales como los de Pinochet, Videla, Stroessner, Somoza y otros de su calaña; le impuso tremendas sanciones económicas y como si lo anterior fuera poco instaló –con el consentimiento del gobierno cliente de Corea del Sur- baterías de misiles y bases militares a lo largo de la frontera en el Paralelo 38. Pese a estas brutales presiones –infligidas por supuesto en nombre de la democracia y los derechos humanos- Corea del Norte no sucumbió a la extorsión mafiosa de Washington y no hay señales de que vaya a hacerlo ahora. En lugar de ello, desarrolló un pequeño arsenal de armas nucleares como único disuasivo a un eventual ataque de Estados Unidos y sus gendarmes regionales: Corea del Sur y Japón.

Como asegura nuestro autor, si hay un país que necesita armas nucleares ese país es Corea del Norte. Y pone un ejemplo bien didáctico: ¿cómo reaccionaría la Casa Blanca si un gobierno enemigo desplegara portaviones y una flota de mar en las costas de California al paso que hiciera ejercicios militares conjuntos en la misma frontera mexicana con la anuencia del gobierno de ese país? Obviamente que los estadounidenses se sentirían amenazados y tratarían de prevenir lo peor haciendo gala de su poderío retaliatorio. Y precisamente eso es lo que está ocurriendo. Y si Kim Jong-Un no corrió la misma suerte que Gadaffi y Saddam Hussein es por dos razones: primero, porque su país no reposa sobre un mar de petróleo y, segundo, porque tiene capacidad militar suficiente, aún después de un ataque, “para reducir a cenizas a Seúl, Okinawa y Tokio”. ¿Suena exagerada esta aseveración de Whitney? Leamos lo que dijera la semana pasada Max Baucus, ex embajador de Estados Unidos en China durante la administración Obama. Preocupado por el estilo de “macho duro” que quiere imponer Trump en las relaciones internacionales Baucus dijo estar seguro que “el Pentágono y el Departamento de Estado y todos su asesores le han explicado al presidente que un ataque misilístico iniciado por Estados Unidos tendría consecuencias absolutamente desastrosas y cataclísmicas, y creo que Trump es lo suficientemente inteligente como para no querer tal cosa.”

Pero, ¿no estará sobreactuando Pyongyang en relación a la amenaza que representa Estados Unidos? Eso es lo que dicen algunos de los voceros vergonzantes del imperio. En este sentido, un informe reciente sugestivamente titulado “Los estadounidenses se olvidaron de lo que hicieron en Corea del Norte” permite colocar el asunto bajo una luminosa perspectiva. En esa nota, que me voy a permitir citar en extenso, se afirma que “durante la Guerra de Corea EEUU arrojó más bombas en Corea del Norte de las que había arrojado en el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. Esto incluía 32.000 toneladas de Napalm a menudo deliberadamente lanzada en contra de objetivos militares y civiles por igual, devastando al país muy por encima de lo que hubiera sido necesario para terminar la guerra.” En este mismo informe el periodista norteamericano Blaine Harden afirma que “a lo largo de esos tres años exterminamos un 20 por ciento de la población norcoreana”, según lo atestiguara el Jefe del Comando Aéreo Estratégico de EEUU Curtis LeMay, un criminal serial que redujo Tokio a cenizas cuando Japón estaba totalmente derrotado. Dean Rusk, que a su vez fue Secretario de Estado del progresista John F. Kennedy y del conservador texano Lyndon Johnson dijo también con indisimulado y criminal orgullo que “bombardeamos cada cosa que se movía en Corea del Norte y cada ladrillo apilado sobre otro”. Una vez que no quedó nada en pie en ninguna ciudad las valientes tropas de Estados Unidos “se dedicaron a bombardear plantas hidroeléctricas y represas para el riego, a los efectos de inundar los campos y destruir las cosechas”, provocando tremendas hambrunas. En Enero del 1953, cuando las fuerzas de la resistencia coreana estaban diezmadas y los que quedaban vivos exhaustos los estadounidenses bombardearon durante dos días ininterrumpidamente a Pyongyang …. Al final del ataque quedaban en esa ciudad apenas unos 50.000 habitantes, de los 500.000 que antes había.” El número de víctimas fatales durante la guerra superó los dos millones de habitantes, sobre un total de unos diez millones. Si Corea del Norte no sucumbió fue por la ayuda, principalmente alimentos, recibida de China y la Unión Soviética mientras que los Estados Unidos convirtieron a ese país en un páramo: sin comida, sin cosechas, sin electricidad, sin nada.

Mucho después, en una carta enviada al Washington Post, el ex presidente James Carter manifestó que “Pyongyang ha enviado consistentes mensajes a Washington indicando que está preparada para firmar un acuerdo que ponga fin a sus programas nucleares, sometiéndose a las inspecciones de la Agencia Internacional de Energía Atómica y también para firmar un Tratado de Paz que reemplace al precario “cese del fuego” transitorio que se estableció en 1953. El problema es que Estados Unidos no quiere negociar absolutamente nada con un régimen que si bien no derrotó a las tropas americanas como ocurriera en Vietnam las obligó a un vergonzoso repliegue y a firmar un armisticio. Es que la Roma americana, como decía Martí, no negocia con nadie aunque la realidad es otra. Pero no lo hace con países o pueblos considerados inferiores. Herederos del racismo xenófobo de Hitler, los grupos dirigentes norteamericanos comparten el mismo desprecio hacia las naciones del Tercer Mundo. Y es esta misma arrogancia que convierte a Estados Unidos en un “estado canalla”, que viola sistemáticamente la legalidad internacional. Por ejemplo, desoyendo el dictamen de la Corte Internacional de Justicia en la demanda entablada por el gobierno de Nicaragua contra Estados Unidos por el minado de los puertos nicaragüenses, la agresión militar a su país a través de los contras y los atentados y sabotajes realizados en su territorio. La condena de la Corte fue taxativa, obligando a Estados Unidos a indemnizar al país centroamericano por todos los daños causados por su accionar. Washington desconoció el dictamen y, en 1992, una vez derrotado en las urnas el sandinismo, el gobierno títere de Violeta Barrios de Chamorro se hundió en los cloacas de la historia al retirar su demanda ante la Corte y de ese modo “perdonó” la deuda que Estados Unidos tenía para con su país.

La soberbia y la barbarie imperiales, al igual que su patología belicista, siguen siendo factores determinantes de la política exterior de Estados Unidos. Pero sus socios y laderos en Extremo Oriente, en su nerviosismo, le han transmitido un mensaje muy claro a Trump: un ataque a Corea del Norte provocaría una catástrofe de proporciones en Corea del Sur y Japón y las víctimas civiles, que seguramente se contarían por decenas de miles, superarían con creces a las militares. Será tal vez por eso que Trump sorprendió a propios y ajenos cuando hace unas pocas horas (esta nota se escribe al anochecer del 1º de Mayo de 2017) anunció en una entrevista con la Agencia de noticias Bloomberg que “Si fuera apropiado reunirme con él –se refiere a Kim Jong-Un- lo haría absolutamente. Me sentiría honrado de hacerlo. Siempre y cuando ocurra bajo las circunstancias correctas. Pero lo haría”. Si se iniciaran las negociaciones que Corea del Norte viene reclamando hace largo rato las chances de evitar una tragedia termonuclear (cuyas consecuencias se sentirían en todo el planeta y no sólo en el Sudeste asiático) se incrementarían sensiblemente y este planeta se convertiría en un lugar un poco más seguro para vivir. Habrá que ver como reaccionarán los “halcones” que pululan en Washington y los mercaderes de la muerte del “complejo industrial-militar” ante la sorprendente declaración del presidente de los Estados Unidos, y si este será fiel a sus dichos. Ojalá que así sea.

Fuente: Atilio Borón https://puntosinapsis.wordpress.com/2017/05/06/corea-del-norte-razones-y-sinrazones-de-una-crisis/

Exactamente, el problema no es Corea del Norte, el problema es Estados Unidos y su ambición por comerse el mundo sin importar el mañana.  Si alguien se atreve a decirles NO, tumban gobiernos o les hacen la vida imposible, tal como viene ocurriendo con Venezuela.  En el caso de Corea del Norte, todo tiene que ver con China, uno de sus mas recientes y poderoso adversario que esta superando a Estados Unidos en todos los campos, incluso el militar.

Por eso, ayudaron a Corea del Sur económicamente por tanto tiempo imponiendo su agenda injerencista con presidentes títeres.  El régimen de gobiernos que impusieron se corrompió tanto que entró en crisis política y sumado a la tensión manipulada con Corea del Norte, amenaza en las próximas elecciones (9 de Mayo) con desbaratar todo el plan de control gubernamental que ejercían los gringos sobre Corea del Sur al emerger un candidato favorito que va en contra de los intereses de los gringos genocidas. Los gringos están nerviosos y preocupados de perder Corea del Sur y ser expulsados junto con sus bases militares y misiles.

Xel

, , , , ,

No Comments

Un regalo de los dioses

Por Laura Esquivel Para Tierramérica

Hace mucho siglos allá en Teotihuacán, surgió el Quinto Sol y con él una nueva era para la humanidad. En aquel entonces, los dioses se preguntaron.

Hace mucho siglos allá en Teotihuacán, surgió el Quinto Sol y con él una nueva era para la humanidad. En aquel entonces, los dioses se preguntaron “¿Qué comerán los hombres?” Y dijeron: “¡Que descienda el maíz, nuestro sustento!” El encargado de cumplir la orden fue Quetzalcóatl, quien de inmediato descendió a la tierra en busca de la semilla prometida.

Lo primero que hizo fue averiguar el paradero de la hormiga roja, pues ella era la que conocía el sitio exacto donde se encontraba escondido el maíz. Se hizo el encontradizo con ella y con gran insistencia la interrogó hasta que a la hormiga no le quedó otra que guiarlo al Tonacatépetl, el “Monte de Nuestro Sustento”. Entonces, Quetzalcóatl se transformó en hormiga negra, se introdujo dentro del monte y sustrajo la semilla del maíz. Enseguida se la llevó a Tamoanchán, el lugar donde viven los dioses, quienes comieron abundantemente de ella y luego compartieron con Oxomoco y su mujer Cipactónal, la pareja náhuatl equivalente a Adán y Eva, “para que se hicieran fuertes”.

Después de haber puesto el alimento en los labios de la pareja, los dioses dijeron “¿Qué haremos con el Monte de Nuestro Sustento?”, pues se habían dado cuenta de que unos cuantos granos de maíz no eran suficientes para asegurar la vida de los hombres de la nueva era. Quetzalcóatl, asumiendo que la mejor forma que había de controlar el cultivo de maíz era teniendo sus granos al alcance de la mano, regresó a la tierra, ató al Monte de Nuestro Sustento y se lo quiso llevar al Tamoanchán, pero el monte no se quiso mover.

Oxomoco y Cipactónal se preocuparon mucho y acudieron a Nanáhuatl, el sol de Teotihuacán en busca de consejo. El sol, a su vez, pidió ayuda a los Tlaloques, los dioses de la lluvia que viven en lo alto de las montañas. Los Tlaloques llegaron provenientes de los cuatro puntos cardinales: los azules del sur, los blancos del oriente, los amarillos del poniente y los rojos del norte. Todos bajaron para fecundar con su lluvia al maíz. En cuanto llegaron, Nanáhuatl lanzó su poderoso rayo sobre el Monte de Nuestro Sustento y éste se abrió para siempre. De él salió maíz de todos los colores, blanco, azul, amarillo y rojo; los frijoles, la chía, los bledos y todo aquello que constituye nuestro sustento.

Y fue así que Quetzalcóatl, con la ayuda de Nanáhuatl y los Tlaloques, puso en manos de los hombres los dones de la tierra para que se alimentaran y se hicieran una raza fuerte.

Es muy probable que esta leyenda sea más antigua que la propia era del Quinto Sol, sin embargo, hasta nuestros días la gente sigue venerando al maíz como un regalo de los dioses. Como parte de esa veneración, el campesino actual, antes de iniciar la siembra en la milpa, realiza un rito propiciatorio a los cuatro vientos y después de la recolección del maíz siempre guarda la mejores mazorcas como sedimento para que vuelva a dar la cosecha. La mazorca en sí representa el alimento que guarda la vida y, por lo tanto, los campesinos cuelgan en los portales de sus casas mazorcas de todos los colores para que veneren el principio de la abundancia. Esta tradición que data de tantos siglos sigue estando muy viva entre los campesinos, pues es evidente que todo su bienestar está dependiendo de la cosecha del maíz y de frijol, otro de los alimentos básicos en la dieta del mexicano y que también fue robado del Monte de Nuestro Sustento.

La leyenda de Quetzalcóatl robando el maíz para dárselo a los hombres, aparte de poética, es rica en simbolismo. Hace una referencia obvia al mito de Prometeo, pero también nos habla del agua como agente mediador entre el cielo y la tierra. La participación de la lluvia aparte de tener un evidente sentido fertilizador, en muchas tradiciones es considerada como símbolo del descenso de las “influencias espirituales”. Por su parte, el maíz, sustento del nacimiento de la cultura mesoamericana, al provenir de la tierra, de esa oscuridad maternal y germinal, y transitar hacia la luz del sol, simboliza la toma de conciencia de los seres humanos en su camino de lo primigenio a la iluminación y a la espiritualidad. Tal vez por eso se piensa que al ingerir un alimento de origen divino uno puede entrar en comunión con los dioses. De ahí que el maíz esté siempre presente en las grandes ceremonias de la comunidad. Sobre todo en aquellas en las que se festeja la vida y la muerte donde la presencia del alimento les garantiza la presencia del dios. Los mexicanos somos hijos del maíz, lo mamamos desde la cuna. A las mujeres parturientas, por cuarenta días se les da atole de maíz y tortillas tostadas, porque se considera que éste es el alimento más preciado para su nutrición. En la vida adulta uno lo puede comer de las más variadas formas, desde el atole fresco hasta el pan de elote, desde tostadas y tlacoyos hasta sopes y gorditas, desde tamales hasta pozole. La generosidad del maíz alcanza para todo, hasta para alimentar a los animales con las sobras. Nada se desperdicia, las hojas sirven para envolver los tamales, el rastrojo mezclado con arena para construir el techo de pequeñas cabañas para guarecerse de la lluvia y el viento en la milpa. Otro de sus usos es el adivinatorio. Los granos de maíz se utilizan en la predicción del futuro, lanzándolos al aire e interpretando la forma en que caen al piso. Me pregunto qué dirían ahora los dioses si supieran que los científicos han robado la semilla de maíz a los hombres para convertirla en una semilla transgénica y poder hacer negocio con ella. Qué sentirían al ver que el maíz pasó de ser un alimento que se produce generosamente en la tierra a un alimento estéril fabricado dentro de los laboratorios. Y también me gustaría saber cómo ven los campesinos la llegada de este tipo de maíz. ¿Estarán bien informados de que se trata de un maíz que no se reproduce? ¿Qué su siembra amenaza la sobrevivencia de variedades de maíz que sólo se encuentran en nuestro territorio? ¿Qué el cultivo de organismos vivos modificados produce una intensa homogeneidad biológica y que con ello los cultivos se hacen en extremo vulnerables a la aparición de plagas? De saberlo ¿dejarían de considerar al maíz como un regalo del Dador de la vida? Porque antes la semilla de maíz llevaba la vida dentro, ahora lo que lleva es un nuevo gen, extraño, profano, implantado dentro de un laboratorio. Ya de nada le sirve ofrecer su siembra a los cuatro vientos, ya de nada le sirve guardar las mejores mazorcas como sementera para la nueva cosecha, ya nada tiene sentido. ¿De qué sirve venerar al maíz en cada una de sus ceremonias rituales: en el nacimiento de sus hijos, en los bautizos, en las bodas, en los velorios, si el maíz no es el mismo, si ya perdió su carácter sagrado? Ahora el principio de la abundancia está en manos de los dueños de los laboratorios y ellos son los que ponen precio a la semilla y deciden qué tipo de maíz debemos comer.

Tengo muy claro cuál fue la intención que empujó a los dioses en su generoso deseo de compartir el maíz con los hombres, lo que no me queda bien claro es la intención de los científicos en su búsqueda de una semilla “mejorada”. ¿De quién fue la idea? ¿De dónde nació el deseo de convertirse en dioses, en generadores de nuevos genes? Creo que vino de la idea equivocada de que la ciencia y el pensamiento positivo nos ofrecerían felicidad. Hemos llegado a un punto culminante del error de la modernidad. La carrera del milenio con su pérdida paulatina de valores espirituales y trascendentes le ha restado sentido a los actos personales y colectivos, les ha arrebatado su sacralidad. La ciencia se ha convertido en la nueva religión, ofrece a sus seguidores ampliarles el espectro de la vida, pero aún no les garantiza que ese tiempo sea en años de calidad. A los agricultores les ofrece semillas transgénicas que cuentan con su propio plaguicida biológico, lo que por un lado permite reducir costos y evitar el uso de insecticidas químicos, pero por el otro contribuye a que las plagas a la larga se hagan más resistentes. Y no sólo eso, en un estudio coordinado en México por los doctores José Sarukan y Jorge Larson, ambos directivos de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, se demostró que el ADN contenido en los alimentos transgénicos permanece en el intestino por un tiempo mayor al que se pensaba antes, con lo que su material genético puede ser transferido a las bacterias que ahí se alojan y crear cepas modificadas con resistencias que podrían convertirse en un serio problema de salud pública. Por su lado, la Sociedad Internacional de Quimioterapia manifestó hace poco que los genes de resistencia a antibióticos representan un riesgo inaceptable para el ser humano. Tal parece que lo importante es la velocidad y la cantidad con que se reproduce y no los resultados. Y mientras crecen los debates sobre el avance de la ciencia en este campo, el joven mercado mexicano de transgénicos continúa en crecimiento y en 1998 la superficie mundial sembrada con maíz modificado genéticamente alcanzó las 7 millones de hectáreas. Si bien es cierto que a través de la biotecnología se obtienen semillas con resistencia a la sequía o al exceso de humedad y a los suelos ácidos o alcalinos -lo que las convierte en semillas que cuentan con mejores características industriales y nutritivas- debemos reconocer que lo hacen tomando muchos riesgos. En México por ejemplo hay centenares de variedades criollas de maíz y parientes silvestres de éstas, como el teocintle. Si el teocintle recibiera genes de resistencia a herbicidas, podría convertirse con el paso del tiempo en una maleza difícil de controlar. Para colmo, se ha comprobado que los herbicidas de amplio espectro eliminan plantas esenciales para la conservación de los suelos, junto con otras que sirven de alimento a la mariposa monarca. El desarrollo de la estructura naciente de la biotecnología amenaza con destruir estructuras agrarias y ecológicas mundiales y centralizar el control de las reservas mundiales de alimentos en manos de un reducido grupo de compañías. Actualmente el mercado internacional de semillas es controlado en un 32 por ciento por diez compañías: Dupont, Monsanto Norvartis, Groupe Llimagrain, Advanta, AgriBiotech Inc., Savia, Sakata KWS AG, Takii. Todo esto nos lleva a la conclusión de que los beneficios de las semillas transgénicas sólo son a corto, no a largo plazo. Pero esto parece que a nadie le importa. La carrera del progreso y la modernidad así lo determina.

La idea de que sólo existe lo que la ciencia puede comprobar dentro de un laboratorio, nos obliga a creer que no hay nada más allá de lo que podemos tocar con las manos. Que el tiempo es lineal. Que tiene principio y fin. Que tenemos que aprovechar la vida, pues es corta. Que hay que vivir lo más que se pueda. Que el mundo es nuestro y podemos hacer con él lo que queramos. Que la vida no entraña un misterio. A veces la arrogancia del hombre me asusta. Y me pregunto si ya antes de la llegada del Quinto Sol la naturaleza se había sentido amenazada y previendo una catástrofe ecológica, se había cerrado las puertas del Monte de Nuestro Sustento, para que nadie pudiera atentar contra los bienes de la tierra. Desgraciadamente ahora ya no puede hacerlo, es demasiado tarde. Si Quetzalcóatl regresara a la tierra en busca de la semilla de maíz, ¿dónde la iba a encontrar? ¿Dentro de un laboratorio? Quizá en lugar de hormiga se tendría que disfrazar de obrero para poder robársela. El mayor problema es que Quetzalcóatl ya no existe en la memoria de la gente. Los dioses están en el olvido. Nadie va a venir a rescatar al maíz. Y entonces la pregunta obligada es: ¿Qué va a pasar con las mariposas monarca? ¿Morirán irremediablemente? ¿Y nosotros? ¿Qué tipo de transgénica cultura produciremos? ¿El maíz mejorado generará una civilización más fuerte? ¿La globalización logrará acabar con el hambre? ¿O este sólo es un pretexto que tienen los cárteles biotecnológicos para controlar la alimentación mundial? No lo sé. Lo único que creo es que con el cambio de la siembra “científica” del maíz el hombre pasó de sembrador de certezas a sembrador de dudas.

* Artículo exclusivo para Tierramérica de la escritora mexicana, autora del best seller “Como agua para chocolate”.

FUENTE: http://www.semana.com/nacion/articulo/un-regalo-dioses/46682-3

El tema de la alimentación para un mundo cada vez mas hambriento y cuya población sigue creciendo descontroladamente será un problema de la misma magnitud, es decir planetaria, que todos tendremos que afrontar muy pronto.

Ya no se trata solo de valores y memoria ancestral.  Esto va mas allá, hace rato que hemos roto el equilibrio natural y también el de nuestra propia sobrevivencia en este planeta.  Nadie quiere hablar de control de natalidad, nadie quiere ponerle un límite a sus instintos de reproducción animal, miran adelante, ven el foso que nos espera, pero aún así, no se detienen, es “la especie humana”.

En algún momento tendremos que averiguar a cuantas bocas puede alimentar la tierra que pisamos en Bolivia, cual será ese límite de población en función de nuestra capacidad de producir alimentos sin depender de nadie.  En países como China, Japón, India y muchos países superpoblados estos problemas son fundamentales.

Relacionado: ALIMENTACIÓN: Los 8.000 años del maíz

Xel

, , , , , , , ,

No Comments

Manual de Estados Unidos para un cambio de Gobierno

¿Qué tienen en común Chile y Venezuela? Más de lo que crees.

Estos son los siete pasos del manual estadounidense para acabar con una Revolución.

Los que hayan estado informados por medios alternativos sobre la situación política y social de Venezuela saben que existe un golpe de estado en proceso, la oligarquía local vendepatria de venezuela en alianza con los gringos genocidas quiere tumbar al gobierno de la revolución bolivariana para luego hacer sus negocios privados con los recursos naturales. La receta golpista de los gringos que aplicaron con el gobierno chileno de izquierda de Allende y la que hoy esta en proceso en Venezuela, es la misma. CHile Venezuela y los lacayos del imperio.

Las informaciones que brindan los medios hegemónicos masivos en complicidad golpista suelen centrarse en todo aquello que ataque y desestabilize al gobierno bolivariano, siempre cuentan la versión de los golpistas de la derecha y nunca la otra versión del gobierno y menos aún hacen un análisis de toda la situación o se preguntan de por qué quieren tumbar al gobierno y los que repiten semejantes mentiras, los hace parte del Cartel mediático internacional de la mentira y cómplices del golpe de estado.

Sin embargo el gobierno bolivariano de Venezuela con Nicolas Maduro resiste, “No han podido con Maduro“, Good bye OEA! y la principal razón por la que los golpistas no pasarán tiene que ver con que Venezuela es y fue la cuna de la libertad del continente, allí comenzó todo, en el ejército de Bolivar, un ejército compuesto por el mismo pueblo, Venezuela tiene un ejército que es el mismo pueblo en uniforme que no puede traicionarse a si mismo, pese a los millones de dólares que andan ofreciendo a sus generales y oficiales para que lo hagan; todo lo contrario con el resto de FF.AA. del resto del continente que esta compuesto por los hijos de los oligarcas desde siempre y son una institución clasista, elitista y por lo tanto, un instrumento golpista al servicio de las mismas oligarquías, es la historia de nuestras FF.AA. en Bolivia por ejemplo: el sometimiento a la CIA para el asesinato del Ché, la alta traición a la patria con el caso de los misiles chinos y el montón de golpes de estado militares patentizan esa mancha sobre la confianza pueblo-FF.AA..  Menos mal que con la llegada de Evo Morales al gobierno, poco a poco las FF.AA. están recuperando su autoestima y dignidad.  Es un proceso que llevará tiempo y dependerá de las nuevas generaciones de oficiales comprometidos con la verdadera defensa de la patria mas que de sus propios intereses.  En Venezuela no hay tal cosa, (ojo, que traidores siempre habrán) todos defienden la revolución bolivariana porque entienden que se trata del mismo pueblo.

Xel

, , , , ,

No Comments

El cine como aparato de propaganda del Pentágono

En 2004 el periodista David L. Robb escribió el libro “Operación Hollywood” en el que documenta las relaciones del Pentágono con Hollywood y la industria del cine. A cambio de dinero, el ejército presta helicópteros, tanques, instalaciones o portaaviones y, además, cambia, elimina y añade textos a los guiones originales, así como personajes, escenas, localizaciones…

Las películas del Pentágono son muy conocidas: Top Gun, Forrest Gump, Armageddon, Jurasic Park III, Superman, Black Hawk, Transformers… Si el Pentágono invade cualquier país con sus tanques, Hoolywood invade cualquier pantalla con sus películas. Muchas personas escriben contra las agresiones militares, pero muy pocas sobre las agresiones ideológicas. Simplemente, porque no las consideran agresiones.

En cada película la colaboración del Pentágono está valorada en varios millones de dólares, que es lo que cuesta alquilar un helicóptero de guerra, hacer volar un avión, reproducir un portaaviones nuclear en un estudio… Un acuerdo financiero con el Pentágono es imprescindible para rodar una película de presupuesto elevado.

Es mucho más que censura; es la promoción activa de un cierto tipo de cine, que tiene poco que ver con el arte. En 1927 “Wings” (Alas), de William Wellman, fue la primera película rodada en colaboración con la Fuerza Aérea. Con el tiempo, en el Pentágono se creó un departamento espacial para gestionar la colaboración entre la ideología y la milicia.

En la posguerra el departamento estuvo a cargo de un oficial, Don Baruch, que en 1949 firmó, junto con John Horton, también militar, el primer acuerdo de colaboración del Pentágono con la patronal de la industria cinematográfica.

Strub con su jefe, el criminal Donald Rumsfeld

Para apreciar la intervención del Pentágono en una película hay que mirar a donde nadie mira: los títulos de crédito que aparecen al final. Entonces es posible que encuentre el nombre de Philip M. Strub, que no le dirá nada al lector.

Desde 1989 el oficial Strub dirige el departamento de relaciones del Pentágono con la industria cinematográfica. Empezó a finales de los sesenta de relaciones públicas con la Marina y hoy es un personaje influyente en Hollywood, más que Julia Roberts, Schwarzenegger o Stallone. Cuando alguien quiere la colaboración del Pentágono para una película, lo primero que tiene que hacer es poner el guión encima de la mesa de Strub para que de el visto bueno al proyecto. Sin él la mayor parte de las películas más conocidas de Hollywod de los últimos años no hubieran llegado a las pantallas del mundo entero.

Las películas de interés para el Pentágono son aquellos que contribuyen al reclutamiento de la carne de cañón, la tropa que luego envían a las guerras. La obra maestra de propaganda es “Top Gun”, de Tony Scott, que convirtió a Tom Cruise en una estrella del cine. “Top Gun logró que América amara la guerra”, tituló el Washignton Post (*). Cuando se estrenó en 1986, la Marina instaló mesas de reclutamiento en algunos de los principales cines que la proyectaban para aprovechar el tirón de los jóvenes que salían de verla, y no les fue nada mal: tras el éxito de “Top Gun”, obtuvieron la mayor cantidad de reclutas en muchos años.

Naturalmente que la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos prohibe este tipo de prácticas, pero allá ocurre como acá: todos los días se limpian el culo sucio con ese tipo de papeles.

(*)  https://www.washingtonpost.com/opinions/25-years-later-remembering-how-top-gun-changed-americas-feelings-about-war/2011/08/15/ gIQAU6qJgJ_story.html 

FUENTE: https://movimientopoliticoderesistencia.blogspot.fr/2017/04/el-cine-como-aparato-de-propaganda-del.html

No es solo Hollywood, también están en las pantallas chicas de la televisión con los canales de contenido histórico, documentales, ficción, comics, musicales, diversión etc. están en todo. No es dificil identificar ese material con propaganda gringa, SI VEZ MAS DE UNA VEZ LA BANDERA DE EE.UU. DURANTE CUALQUIER ESCENA DE PELÍCULA, DOCUMENTAL O SERIE DE TELEVISIÓN, ES PROPAGANDA MILITAR MADE IN PENTAGONO.

En estos días bajo la producción de Sony Pictures, multinacional gringa donde el pentágono tiene también metida sus garras, lanzaron una serie biográfica sobre la vida del Comandante de la Revolución Bolivariana Hugo Chávez Frias realizada en Colombia y con actores colombianos para asi desprestigiar y atacar al difunto comandante que aún después de muerto sigue dando batalla al imperio genocida y sus lacayos vendepatrias.  Chávez Vive! la lucha sigue!

Asi que ya están avisados y prevenidos ante las mentiras que divulga el imperio genocida a través de sus medios masivos.

Xel

, , , , , , ,

No Comments

¿De qué democracia hablamos?

Los hipócritas de siempre levantan su voz moralista contra el gobierno de la Revolución Bolivariana en Venezuela. Lo acusan de romper las reglas de la democracia. De obviar la autonomía de poderes y de otras atrocidades que el sentido común va absorbiendo a fuerza de pantalla y titulares delincuenciales.

Ya no dirán que en un acto valiente, siguiendo las inquietudes de la Fiscal General del Ministerio Público Luisa Ortega Díaz, el Tribunal Superior de Justicia rectificó, con nuevas sentencias, aquéllas que le otorgaban temporalmente la potestad de legislar ante una Asamblea Nacional en estado irregular y la que quitaba la protección de fueros a los integrantes de dicha Asamblea. No lo dirán porque tan sólo interesa lo que sirva para demonizar… e intervenir.

Tampoco explican estos prestidigitadores de la verdad, que las sentencias cuestionadas se fundamentan – así lo indica la sentencia 155 – en que “El llamamiento realizado por los diputados de la MUD en la Asamblea Nacional a que organismos internacionales y otros países intervengan en los asuntos internos y apliquen sanciones en contra de nuestro país constituyen actos de Traición a la Patria, delitos tipificados en el Código Penal Venezolano y así lo reconoció la Sala en su decisión.” ¿Qué Estado permitiría que uno de sus poderes acuda a estados extranjeros para que tomen medidas en su contra? ¿O que dirigentes se reúnan con mandatarios y secretarios para solicitar el derrocamiento anticonstitucional de su presidente?

La oposición ha indicado que las sentencias ahora rectificadas tenían como motivo real que el Tribunal legitime contratos que según la Constitución deben pasar por el Congreso. Según información de Reuters del 31 de marzo, la petrolera rusa Rosneft facilitaría préstamos necesarios para hacer frente a pagos de la deuda externa, a cambio de crudo. Y estas transacciones “de interés nacional” deben ser aprobadas por el Congreso, en situación completa de bloqueo hacia medidas de gobierno vitales para el funcionamiento económico.

¿Con qué derecho se critica a un estado soberano que intenta cumplir con obligaciones contraídas? Si no lo hiciera, se lo criticaría por faltar a su palabra. Peor aún, ¿con qué derecho se acusa a un estado que depende en buena medida de sus ingresos petrolíferos de querer garantizar el flujo de recursos necesario para su economía? ¿Sería moral sucumbir a la extorsión de una oposición empeñada desde el mismo día de la elección de Nicolás Maduro en hacer caer su gobierno? ¿Es eso el fundamento de la democracia?

La pregunta por el derecho no tiene respuesta. Pero sí la tiene si se pregunta por el interés de los que acusan. No están movidos por el bienestar de una población “en crisis” como suelen argumentar, sino por el deseo de estrangular la economía venezolana creando un cerco financiero. Los motiva cortar la conexión de recíproco interés con “los rusos”, avivando motivos extraídos del libreto de la guerra fría. Los mueve el deseo de recuperar el estado puntofijista que perdieron.

Los impulsa el anhelo imperialista, cuya fascinación macabra por el supuesto “destino manifiesto” de los EEUU hace pisotear los derechos y los destinos de los demás. Esta irracionalidad manifiesta, lejos de ampararse en legalidad y designio democrático alguno, conecta – en versión puritana – con la maldición divina de hacer del pueblo de Israel una colectividad “elegida”, condenándolo en perspectiva histórica a una diferenciación perenne. No por nada el país mediooriental es su principal aliado y su comunidad, una de las más influyentes en las finanzas y la política de los EEUU.

Pero, ¿por qué motivo calificamos a los gobiernos cuestionadores de la Revolución Bolivariana como hipócritas? ¿De qué democracia hablan?

20 países han convocado una reunión urgente en la OEA sobre “la situación en Venezuela”. Más o menos los mismos que aprobaron un insolente escarnio público al país caribeño en la sesión del 28 de marzo, pero no lograron los números (2/3 o 24 naciones) para sancionarlo. La reunión se realizó el lunes 3 transgrediendo todas las formas. En una abierta muestra de golpismo institucional se suplantó al representante de Bolivia Diego Parry, legítimo presidente del consejo a partir de abril, quien había desconvocado la reunión por inconsulta, por la representante de Honduras. A su vez, la canciller argentina se arrogó la representatividad de los demás estados del Mercosur, no presentes y propuso que la OEA acompañe (tutele) el proceso de “restauración del orden democrático en Venezuela. Nada raro en el contexto de esta organización creada y manejada desde el Departamento de Estado de EEUU.

Pero ya que con tal ardor se proclama y exige democracia, observemos lo que sucede en alguno de esos países que frenéticamente reclaman respeto por ella.

En Honduras, el presidente Juan Orlando Hernández anunció que buscará un nuevo mandato en las elecciones de 2018. Sin embargo, la Constitución de Honduras en sus artículos 42 y 239 reprueban e impiden que quien haya sido primer mandatario ocupe de nuevo el cargo. Incluso prevé la cesación inmediata del cargo de quien “quebrante esta disposición o proponga su reforma, así como aquellos que lo apoyen directa o indirectamente”, quedando todos ellos inhabilitados por diez años para el ejercicio de toda función pública.

Es casi de mal gusto recordar que el parlamento hondureño destituyó a Zelaya en junio 2009 por promover una cuarta urna de consulta popular sobre la posibilidad de cambios constitucionales, lo cual la oposición interpretó como ambición de reelección.

Hablando de reelecciones, enmiendas constitucionales y componendas parlamentarias, en el Paraguay – otro de los promotores de sanciones contra Venezuela en OEA y Mercosur – también está prohibida la reelección. Sin embargo una mayoría de 25 senadores aprobaron un proyecto de enmienda constitucional para posibilitarla. Según el periódico La Nación de Paraguay, la sesión durante la cual se aprobó la iniciativa se llevó a cabo en una oficina para obviar la oposición del presidente del Senado en el recinto del Congreso. El mismo grupo modificó el martes pasado el reglamento interno de la Cámara para permitir que cualquier proyecto de ley se analizara rápidamente.

Hablar de componenda y de corrupción parlamentaria es retratar la situación de Brasil. Prueba breve de ello es la reciente condena a quince años de prisión a Eduardo Cunha, ex presidente de la Cámara de Diputados y agente número uno del juicio político a la presidenta electa Dilma Rousseff. Los delitos cometidos incluyen el soborno, el lavado de dinero y la evasión fiscal. Para una imagen completa, el diario chileno El Siglo informaba en nota del 26/5/2016 que de 513 diputados que votaron por sacar a Dilma, 303 están procesados o condenados y que un 55% de los miembros del Senado están investigados por delitos financieros y comunes.

Y la referencia a un medio chileno no es fortuita. Resonantes han sido en ese país los casos de financiamiento directo de parlamentarios, soborno de funcionarios, emisión de comprobantes fiscales falsos y otras delicatesen a cambio de políticas favorables a los grandes consorcios financieros, industriales y mineros como Caval, Penta Corpesca. Una lista detallada de las finezas de los principalísimos de la política chilena puede encontrarse en el artículo “La pequeña lista del Chile Corrupto, desde la Dictadura hasta nuestros días” en el sitio de Radio del Mar.

Otro gran crítico de la situación de la democracia y los derechos humanos en Venezuela es México. Con respecto a estos últimos, es imposible comentar nada que no sea de público conocimiento respecto a las diarias violaciones de los Derechos Humanos en ese país. En términos de corrupción política, bastaría con hacer referencia a la potestad de gobierno del partido PRI durante 70 años y las dictaduras feudales instaladas en casi todos los Estados componentes.

A simple título de actualización, relata la agencia Bloomberg, que una pieza esencial en la victoria electoral de Enrique Peña Nieto fue el hacker colombiano Andrés Sepúlveda, quien robó estrategias de campaña, manipuló redes sociales e instaló spyware en sedes de campaña de la oposición. Y qué decir de la construcción de imagen que hicieron los monopolios mediáticos Televisa y Azteca para posibilitar ese triunfo.

En Guyana, otro de los países promotores de la “reunión especial”, en 2015, el entonces presidente Donald Ramotar disolvió el parlamento para evitar una moción de desaprobación de su gobierno.

En la Argentina de Macri, el nuevo adalid del republicanismo, se gobierna mediante decretos ignorando leyes vigentes, como la de servicios de comunicación audiovisual o la obligación de convocar a paritaria nacional docente. La justicia es maniobrada para perseguir (o proscribir) candidatos peligrosos como la ex presidenta Fernández de Kirchner. Un expediente similar al que en Brasil se utiliza para evitar que Lula pueda ser candidato en 2018. En la provincia de Jujuy se ha encarcelado a Milagro Sala y otros militantes sociales para impedir la oposición popular.

En Colombia, este sábado el Centro Democrático, partido del ex presidente Álvaro Uribe, realizó en 20 ciudades una marcha contra la corrupción del gobierno. Fue una marcha pacífica, porque nadie pudo tirar la primera piedra.

¿Y qué hay del gran país del Norte, defensor a sangre y fuego del orden democrático, aunque los países bombardeados queden en ruinas y absoluto caos? En ese país, el tráfico de influencias es legal. El lobby de las grandes corporaciones sobre los parlamentarios es la práctica ordinaria que garantiza que todo quede encarrilado de acuerdo a las apetencias empresariales. De modo similar, el dinero invertido en uno u otro candidato presidencial en las sucesivas rondas que debe atravesar es el que define cuál de los postulantes es el más indicado para defender los intereses de los aportantes. ¿Democracia? Sólo en los cuentos de hadas de Walt Disney y las producciones cinematográficas de Hollywood.

El modelo bolivariano, junto con el modelo boliviano de democracia, por el contrario, han incorporado un elemento muy interesante, esencial para la democracia. Este elemento es la participación popular. En el caso venezolano, se ha comenzado a construir un poder comunal, que delibera y decide sobre una gran cantidad de temas ligados a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos involucrados. En el caso boliviano, esta participación adquiere ribetes culturales, posibilitando que las comunidades ganen autonomía y puedan ejercer democracia desde su propia historia, hasta hace muy poco tiempo pisoteada por un modelo de estado foráneo.

Pero la mejor pregunta que podemos hacernos es sobre el tipo de democracia que queremos. Preguntarlo puede ayudar a superar el estado de confusión mediatizada en el que obscenas mentiras prevalecen por sobre todo apego a la verdad. Más todavía, todo ello puede colaborar a un necesario debate sobre una forma de institucionalidad política que desde sus conflictivos inicios, entre el siglo XVII (Inglaterra) y XVIII (Francia, EEUU), siempre fue combatida con distintos argumentos por el poder, monárquico-eclesial-aristocrático primero, latifundista-oligárquico después, finalmente corporativo-financiero en la actualidad.

Democracia imperfecta y en proceso histórico, que tardó un largo tiempo en abolir la esclavitud e incluir a las mujeres como sujetos activos de la comunidad. Democracia que durante largo tiempo estuvo confinada a los reducidos ámbitos de los hombres de negocios y apenas en el siglo pasado logró conquistar uno de sus requerimientos mínimos, el voto universal. Democracia que desde entonces balbuceó entrecortada por regímenes militares y por el aplastamiento de la compra de votos, de la persecución política, de las prometedoras mentiras de campaña y las subsiguientes traiciones al mandato. Democracia que hoy está acorralada por el poder de la propaganda que sofoca todo intento de genuino intercambio de ideas. Democracia que hoy sufre la manipulación de las significaciones y el desgaste que consultores mercenarios generan mediante campañas sucias, provocando en las poblaciones el efecto de hastío y desidia política.

Seguramente que intereses ajenos al bienestar de las mayorías, lejos de cooperar, no hacen sino dificultar la profundización democrática. La enorme concentración de poder económico y mediático en manos corporativas es lo primero que habría que discutir si se quiere hablar honestamente de democracia. ¿Se habilitará también una sesión en la OEA para hablar de eso?

http://www.alainet.org/es/articulo/184563
Faltó mencionar la insolente injerenCIA colonial que realiza el reino de España en Venezuela porque esa derecha gobernante y corrupta española no podía fallar a sus socios de la derecha latinoamericana en esta operación delincuencial para apropiarse y saquear los recursos petroleros de Venezuela donde porsupuesto ya está repartido el botín entre los vendepatrias y las transnacionales foráneas.
Es una buena descripción panorámica sobre la actualidad política y el sistema de gobierno imperante en nuestro continente, la democracia, que sabemos no es el único ni el mas perfecto sistema de gobierno, al contrario, es uno de los peores.  Pero, que le vamos hacer, es el sistema de gobierno de moda, impuesto a nuestros pueblos desde afuera y para muchos hasta es sagrado, porque no se puede hablar de sus debilidades ó te crucifican y satanizan en un acto que contradice precisamente los preceptos democráticos.
En cuanto a una propuesta como sistema de gobierno mas natural con nuestra idiosincracia coincido con las reflexiones sobre la situación política de América que hacía al respecto Simón Bolivar en su Carta de Jamaica.
Xel

, , , , , ,

No Comments

Lenín Moreno gana las elecciones presidenciales en Ecuador

El candidato oficialista Lenín Moreno ha logrado una ligera ventaja al hacerse con el 51,15% de los votos frente al 48,85% que cosechó el opositor Guillermo Lasso, del partido Creando Oportunidades (CREO). El triunfo de Moreno apuntala los logros de las fuerzas progresistas en la región.

Moreno, candidato de Alianza País y exvicepresidente de la República, será el nuevo presidente de Ecuador tras imponerse al opositor Guillermo Lasso con el 51,15% de los votos.

FUENTE: https://mundo.sputniknews.com/americalatina/201704031068050730-moreno-elecciones-victoria/

LIDERES DEL CONTINENTE FELICITAN LA VICTORIA DE LENÍN MORENO EN ECUADOR:
Felicidades Ecuador Triunfó la RevoluciónCiudadana..Felicitaciones PresidenteRafaelCorrea..CompañeroPresidente Lenin Moreno Victoria Heroica
El pueblo unido de  triunfó ante el imperio y sus sumisos. ¡Felicidades hermano @Lenin!
Acabo de felicitar telefónicamente al nuevo presidente electo del Ecuador, compañero @Lenin
Felicito al compañero @Lenin Moreno por victoria obtenida 
Gran noticia para la Patria Grande: la Revolución volvió a triunfar en Ecuador.

La derecha derrotada, pese a sus millones y su prensa.

Delcy Rodríguez @DrodriguezVen

Ecuador orgullo de la Patria Grande! La espada invencible de Bolívar por América Latina! Felicitaciones @MashiRafael y @Lenin Moreno!

FMLN Oficial 

¡FELICIDADES Presidente Electo Cro. Lenin Moreno! Secretario General del FMLN  Gonzalez. @Lenin@35PAIS @VamosLenin 

Julian Assange‏ @JulianAssange

Invito cordialmente al Señor Lasso que se retire del Ecuador en los próximos 30 días (con o sin sus millones offshore) #AssangeSILassoNO

Durante su campaña presidencial, el banquero Guillermo Lasso prometió que retirar el apoyo a Assange sería una de sus primeras medidas. Recordemos que el periodista y hactivista Australiano Julian Assange lleva 5 años asilado en la embajada de Ecuador por haber publicado los trapos sucios del imperio genocida y sus socios europeos.

**********************_***********************

Ecuador no solo eligió a su nuevo presidente, eligió a un presidente cantante,…y en silla de ruedas.  Se viene una nueva ola de fuerzas progresistas?  Temblad vendepatrias!  Cavad mas profundo para esconderos!

Ni modo gringos genocidas, tendrán que postergar sus planes de saquear las riquezas naturales y posponer los planes de reinstalar de nuevo una base militar gringa en Manta, Ecuador.  La revolución ciudadana continua!

Un gran abrazo y felicitaciones al pueblo ecuatoriano por saber elegir lo que es mejor para todos.

Xel

, , , , , , , ,

No Comments

Chile refuerza las condiciones de la ‘no-negociación’

Por: Elisa Medrano Cruz
Este martes 21, con la entrega de la réplica boliviana en el juicio que el país le sigue a Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, Bolivia concluye la fase de los alegatos escritos que le toca; hasta el 21 de septiembre, el Gobierno chileno tendrá para presentar su dúplica, la respuesta escrita al texto que la diplomacia boliviana hizo llegar a las oficinas de la CIJ.
Llegados a este punto, y tras la derrota que significó para Chile que la CIJ rechace su objeción de competencia de esta máxima Corte para conocer la demanda boliviana, se puede ver en el discurso chileno un afán por distintas vías de quitar la base, jerarquía y valor a los compromisos que hizo su Estado en sentido de abrirse a una negociación que posibilite un acceso soberano al mar Pacífico por parte de Bolivia; y lo hace con el dogma de la imposibilidad de ceder territorio o soberanía.
“Bolivia no tiene derechos a salida soberana al mar y, por lo tanto, una demanda como la que se ha planteado en La Haya es absolutamente inconducente”, afirmó el 25 de abril de 2013 el canciller chileno Heraldo Muñoz, un día después de que las autoridades bolivianas empezaran con el juicio. Añadió que la posibilidad de que su país entregue una salida soberana al mar estaba “cerrada para siempre”.
Ya desde entonces, las autoridades del país vecino afirmaron que el verdadero objeto de la demanda boliviana era “modificar los límites pactados en el Tratado de 1904”. “Bolivia pretende que Chile le transfiera territorio soberano”, aseguró Muñoz.
Una vez que el tribunal internacional falló a favor de continuar con el proceso, el 24 de septiembre de 2015, la presidenta chilena Michelle Bachelet fue la primera en tratar de desvirtuar el alcance de la sentencia: “Este pronunciamiento no afecta en nada nuestra integridad territorial, en este sentido Bolivia no ha ganado nada (…) debe destacarse que la Corte ha declarado que ella no podría predeterminar el resultado de una eventual negociación”.
En respuesta, el vocero de la demanda, el expresidente Carlos Mesa, afirmó que el fallo de la CIJ “no limita ni reduce” el elemento central de la demanda, que es negociar un acceso soberano al mar. “No existe ninguna partición ni reducción del alcance de la demanda boliviana, que es definir si Chile tiene la obligación de negociar con Bolivia para otorgarle un acceso soberano al mar”; a ello se añade la opinión de Remiro Brotons, uno de los abogados de Bolivia ante La Haya: “La sentencia no limita ni un ápice el petitorio de Bolivia y, por tanto, éste se mantiene íntegro e incólume de cara al debate del tema de fondo, no advierto ningún tipo de dudas sobre ese particular”, afirmó.
Aquí, si bien Chile consideró que no estaba en riesgo su integridad territorial, reforzó su estrategia comunicacional con “ideas fuerza”, como que un cambio en las fronteras generaría un riesgo mundial y daría lugar a la revisión de otros tratados. Muñoz añadió: “Si hablamos de soberanía, evidentemente lo que vamos a hacer es tener un diálogo de sordos y no vamos a poder enfrentar juntos los desafíos que tenemos por delante”.
Hasta aquí, se evidencia una lectura chilena de la demanda boliviana: el empeño por no hablar de los actos unilaterales que generan compromisos, como fueron los reiterados ofrecimientos chilenos de un acceso soberano al mar por parte de Bolivia. Una prueba de ello es que ya en 2016 Muñoz expone cierto giro, consistente en aceptar la posibilidad de que la CIJ efectivamente obligue a la negociación, pero, otra vez, la soberanía deberá estar fuera de toda expectativa.
Ello en medio de manifestaciones de que su país “siempre estuvo dispuesto a dialogar sobre todos los temas de la agenda bilateral”, como integración económica, cultural, turística, de cooperación en narcotráfico, entre otros. “Hay muchas cosas pendientes y eso debiéramos hacerlo a partir de una mirada del siglo XXI porque cada vez que conversamos con Bolivia nos hablan del pasado”.
Esa misma postura la ratificó el 24 de mayo de 2016, pero esta vez como un elemento de su contramemoria, pero esta vez quitando jerarquía a sus actos de diplomacia. “Lo que Chile va a decir en esta contramemoria es que tal obligación no existe porque las conversaciones que han habido con Bolivia en el pasado no generan derecho porque han sido diplomáticas, ni menos cuando éstas se han cerrado”.
Las autoridades chilenas presentaron, el 13 de julio de 2016, su contramemoria, la cual, en lo fundamental, aseguran, consiste en restituir la “verdad histórica” que luego conduciría a afirmar que no existe la obligación de negociar con Bolivia. “Creemos que tenemos una contramemoria contundente. En ella establecemos la verdad histórica incluso con fuentes bolivianas y de otros países, y demostramos que no hay obligación de negociar nada con Bolivia”, manifestó el canciller Muñoz.
En septiembre de 2016 y ya casi a un año de que la CIJ fallara a favor de continuar con este litigio, esa autoridad declaró, el 18 de septiembre, que su país enfrentaba un escenario “más positivo” porque, nuevamente, un fallo de la CIJ no obligará a su país a ceder territorio y que su sentencia definitiva tendrá que ver solo con “una eventual existencia de una obligación jurídica de negociar”.
Sin embargo, tras dichas aseveraciones de optimismo, el 15 de noviembre, la agente de Chile por el Silala, Ximena Fuentes, advirtió que su país debe estar preparado para un fallo “insólito”. “Creo que siempre que uno va a un tribunal tiene que saber que en ocasiones los resultados son insólitos. No son un grupo de personas infalibles. (…) Ahora, si como Estado no estamos dispuestos a vivir con ese tipo de incertidumbres, quiere decir que no estamos preparados para enfrentar juicios internacionales. Tenemos que estar preparados, no todo es blanco o negro, y en cuanto a la defensa jurídica, puedo afirmar que hemos hecho la mejor”.
Es Fuentes la que, con todo, se refiere directamente al argumento boliviano, restando, una vez más, valor a los actos unilaterales del Estado chileno: “Creo que el que ha hecho difícil esa senda de entendimiento es Bolivia. (…) Es difícil cuando hemos negociado de buena fe y jamás con la idea de estar bajo una obligación jurídica. Bolivia judicializó este tema y ha seguido una vía bastante contradictoria, en el sentido de que, si a ellos les interesa sentar a Chile en una mesa, el acoso en el que nos tienen presos no es precisamente una buena manera de generar las condiciones”.
Otro elemento del discurso chileno, precisamente, es que explota la idea de una contradicción entre la voluntad de negociar por parte de Bolivia y la ‘beligerancia’ del gobierno del presidente Morales. Ya en 2017, el canciller Muñoz, a través de la red social Twitter, afirmó: “E.Morales insulta a Chile, reiteradamente…y quiere negociar! Tendremos presente sus dichos en la CIJ. Chile no cederá soberanía” (sic). Ese escrito fue una respuesta a lo dicho por el Mandatario boliviano, quien el 13 de febrero aseguró, a través de la misma red social, que en “el Estado Plurinacional resolvemos las controversias a través del diálogo, la negociación, la justicia y el derecho”, mientras que “los Estados coloniales resuelven las controversias a través de las armas y de la invasión”.
Frente a todas esas declaraciones, la postura del Gobierno boliviano fue convocar a Chile al diálogo, aunque no se le dejó de interpelar por arrebatar al país territorio en una guerra injusta.
El 26 de septiembre de 2015, dos días después de que la CIJ emitiera la sentencia sobre su competencia, Morales instó a Chile a construir un acuerdo para que “no haya perdedores ni ganadores”, pues “somos países hermanos y veamos cómo ganar juntos”. Esa postura la ratificó el 28 de septiembre ante la Asamblea de la Organización de Naciones Unidas.
Incluso el excanciller David Choquehuanca afirmó, el 6 de enero de 2016, que el Gobierno boliviano estaba dispuesto a establecer las relaciones diplomáticas con esa vecina nación, siempre y cuando ello condujera a resolver “varias injusticias”.
Respecto a la negativa de Chile de negociar una salida soberana al Pacífico, el Ejecutivo boliviano recordó a sus autoridades que el territorio que dice suyo le fue arrebatado a Bolivia. Asimismo señaló los múltiples incumplimientos a lo largo de la historia para compensar la pérdida del Litoral, a través del Tratado de 1904.
 “Yo le pregunto (al canciller de Chile): ¿Quién le obligó (a Chile) a quitarnos, o robarnos el mar?”, respondió Morales, el 8 de enero de 2016, a una declaración de Muñoz, que había aseverado que la CIJ “no podrá obligar” a su país a ceder territorio. Además, el Mandatario boliviano afirmó que con el juicio Bolivia no busca que Chile le regale territorio, sino que se haga justicia por el delito de “lesa humanidad” que se cometió con la invasión del 14 de febrero de 1879 al antiguo puerto boliviano de Antofagasta.
 “Nos han ofrecido salida al mar con soberanía, un corredor; no estamos pidiendo a La Haya que nos regale, sino que Chile cumpla con sus compromisos, con sus ofrecimientos, eso es lo que estamos pidiendo. No estamos pidiendo (…) lo que nos robaron”, remarcó Morales.Posteriormente, el 27 de marzo del pasado año, el Mandatario afirmó que “no se defiende la soberanía por algo que es robado, invadido, asaltado o saqueado; eso quiero que sepa el Canciller de Chile”.
Historiadores e intelectuales en Chile concuerdan en que su país le arrebató territorio a Bolivia y que por ello tiene una deuda, según una publicación de la Agencia Latinoamericana de Información (ALAI).
Por ejemplo, Pedro Godor, publicó un trabajo en el Centro de Estudios Chilenos, en el que criticó los “arcaicos estereotipos” que despojados de objetividad e impregnados de “altanería racista”, llegan a afirmar que Bolivia “jamás tuvo mar”. Este experto analizó, en 2014, que el Tratado de 1904 establece que Bolivia “cede a perpetuidad el territorio de Antofagasta” y al respecto se cuestionó: “¿Se puede ceder algo ajeno y obtener de yapa compensaciones?”.
El escritor chileno José Miguel Vicuña en su trabajo titulado “Antecedentes del movimiento intelectual de la Guerra del Pacífico hasta 1920” publicado en la revista bimestral de Ciencias, Letras y Artes de la Universidad de Concepción de Chile calificó como una actitud inmoral “la conquista a mano armada de las tierras salitrosas de Bolivia y de Perú, para proteger los intereses de los industriales y mineros chilenos”.
El representante del Centro Cultural y Político Casa Bolívar de Chile, Roberto Muñoz, coincidió en que fueron los “grandes oligarcas” de su país quienes gestaron la Guerra del Pacífico, por lo que se siente propietarios de ese terreno y no negociarán una salida soberana, a menos que haya algo que sí se puedan tranzar.
Otro de los historiadores críticos con su gobierno es Cástulo Martínez, quien consideró que sus autoridades deberían acceder a estudiar “conjuntamente con Bolivia, la fórmula que permita a esta nación contar, una vez más, con un puerto propio en la extensa costa chilena”.
El incumplimiento al Tratado de 1904 es otro de los temas que las autoridades bolivianas cuestionan. El 4 de junio de 2016, mediante su cuenta Twitter, Morales denunció vulneraciones al cumplimiento de ese acuerdo porque el administrador portuario subió unilateralmente las tarifas de exportación. “Decisión injusta y discriminatoria”, escribió el Mandatario, quien recordó que ese acuerdo, firmado tras la Guerra del Pacífico, obliga a Chile a otorgar a favor de Bolivia y “a perpetuidad (…) el más amplio derecho de tránsito comercial por su territorio y puertos del Pacífico”. Por ello, Bolivia denunció a Chile ante la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi).
El 16 de junio, el Gobierno exigió al vecino país cumplir ese convenio y denunció 12 “atropellos” al comercio exterior en el puerto de Antofagasta. El 22 de junio, Bolivia emitió un comunicado en el que pidió a las autoridades chilenas cumplir con las obligaciones de libre tránsito emergentes de “las pobres compensaciones ante el cercenamiento brutal de territorio”.
Ese es el escenario en el que se mueve el litigio marítimo, un proceso en el que, mientras el equipo de Bolivia se mantuvo sólido hasta la fecha, el de Chile sufrió por lo menos tres bajas importantes: las dimisiones de sus agentes Felipe Bulnes y José Miguel Insulza, y del periodista Ascanio Cavallo, quien era responsable de conducir la estrategia comunicacional chilena en este caso.
FUENTE: http://escuelanacionaldeformacion.blogspot.com/2017/03/chile-refuerza-las-condiciones-de-la-no.html
Es innegable que nuestra demanda marítima con Chile alcanzó y avanzó como nunca gracias al carisma y popularidad singular y global del presidente Evo.  No creo que esto haya sido posible con cualquier otro presidente y esto tiene que decirse, le duela a quién le duela.
Por todo lo que viene haciendo Chile (el gobierno y la clase oligárca) últimamente respecto a este asunto, casi podemos inferir que se dan por derrotados en la Haya porque no tienen argumentos, ni nada (excepto la violencia) para refutar la verdad histórica.
Chile se juega su reputación de respeto a la ley en caso de que no quiera cumplir con una posible sentencia en su contra y eso tiene consecuencias negativas para Chile que van mas allá de nuestra demanda marítima.
Xel

, , , , , ,

No Comments