Posts Tagged educación

Francia quiere acabar con la obsolescencia programada de aparatos

Francia quiere que en el futuro se considere como fraude la obsolescencia programada de los aparatos electrónicos y para ello ya se ha presentado un proyecto de ley ante el Parlamento. Se trata de un tema por el que han luchado sobre todo las asociaciones de consumidores. El término de “obsolescencia programada” denomina la fabricación de productos con determinados componentes que pueden estropearse más rápido de lo habitual o de menor calidad. El producto se estropea pronto y tiene que ser sustituido antes. Un ejemplo de aparatos de este tipo son aquellos en los que no se puede cambiar la batería. A los fabricantes ya se les ha reprochado este comportamiento. Ahora en Francia, los casos en los que se pueda demostrar la obsolescencia se considerarán fraude y se penará con hasta dos años de prisión y 300.000 euros de multa. Para ello habrá que demostrar que un producto está fabricado de forma que su vida se vea acortada de forma artificial. Esta regulación forma parte de una ley sobre cambio energético con la que Francia quiere reducir del 75 al 50 por ciento su porcentaje de energía atómica y rebajar a la mitad su consumo energético. (dpa)

FUENTE: http://www.dw.de/francia-quiere-acabar-con-la-obsolescencia-programada-de-aparatos/a-18011968

Esta noticia parece ser de las mejores que nos enteramos últimamente, pero si nos ponemos a pensar un poco sobre el contexto mundial en que lo hacen, donde resalta la noticia de que China destronó a los EE.UU. como primer potencia económica mundial, entonces comienza a comprender se mejor por qué Francia, con su gobierno títere de EE.UU. lanza la primera piedra contra la obsolescencia programada que es uno de los nucleos donde se reproduce el consumismo, fundamento del capitalismo. Francia y seguramente el resto de países de occidente comenzará a asumir esta medida mas por una cuestión de proteccionismo y supervivencia ante la amenaza del “dragón rojo” que por un interés genuino en los consumidores. Por qué no lo hicieron antes?

En otras palabras, le están diciendo a China y también al resto de países emergentes que ahora fabrican productos iguales y mejor que Francia o EE.UU.: “si nos arruinaron el negocio, ya no les compraremos”. Están “reclamando” cínicamente derechos sobre la obsolescencia programada que no es otra cosa que ser tramposos al producir chatarra. Un ejemplo de obsolescencia programada son las tablets y teléfonos inteligentes, que quedan obsoletos cuando sale un nuevo modelo. Esto me recuerda a la lucha medioambiental y protección de las selvas auspiciada via ONG’s por los países ricos cuando ellos fueron lo primeros en exterminar las suyas. No les interesa cambiar el Capitalismo o proteger el medioambiente, lo único que les interesa es proteger sus intereses y hegemonía, asi de simple. Xel

, , , , , ,

No Comments

El desafío después del triunfo

Nadie podría negar el hecho de que Bolivia se ha vuelto un referente a nivel ya no sólo regional; lo cual ha permitido que las ideas que emergen del “proceso de cambio” repercutan de modo positivo en ámbitos hasta académicos. La descolonización, el vivir bien y el Estado plurinacional son conceptos ineludibles a la hora de referirse a los nuevos horizontes políticos que han inaugurado los pueblos de esta parte del planeta; horizontes que llenan ahora la orfandad utópica que la crisis del primer mundo arrastra como señal de su propio eclipsamiento civilizatorio. La aparición irreversible de un embrionario mundo multipolar, muestra la decadencia, ya no sólo del capitalismo, sino del horizonte cultural y civilizatorio que le dio origen: la modernidad.La crisis climática es la denuncia más elocuente a una racionalidad que, en cinco siglos, ha desatado una multiplicación de crisis globales que arrastra a la humanidad a un punto de no retorno. La producción y el consumo modernos se hacen irracionales a la luz de la constatación de la finitud de los recursos naturales. La naturaleza no es infinita, es sujeto, Madre, en consecuencia, es un ser vivo y tiene derechos. En ese sentido, el “vivir bien” no es un slogan sino lo que se deduce de una relación de respeto y equilibrio entre ser humano y naturaleza: de la vida de la Madre depende la vida de los hijos. Una economía que, para producir debe constante y sistemáticamente destruir la fuente de donde emana todo lo que sirve para vivir, es una economía suicida; se vuelve una economía de la muerte. La forma de vida que patrocina esa economía es sólo vida para la codicia de algunos (el 1% rico del planeta) pero muerte para todos, incluida la naturaleza.

Lo que emana de Bolivia se refuerza políticamente por eventos como el que se vivió en las pasadas elecciones. Una vez más el compañero-presidente Evo Morales es depositario de la confianza del pueblo boliviano por una amplia mayoría y será cabeza estatal hasta el 2020. Pero pasado el triunfo, conviene la reflexión meditada de lo que se viene; pues si la primera gestión de gobierno estuvo amenazada por la resistencia fascista conservadora, la segunda se caracterizó por serias contradicciones que emanaron del propio gobierno y que dieron lugar, en esta última elección, a una disminución considerable del voto. No se trata de una “aplastante victoria”, pues los porcentajes bajaron considerablemente en el occidente del país (donde el MAS pasaba del 70% ahora sólo pasa del 60%), lo cual merece una detenida mirada de carácter estratégico, pues esta tercera gestión debiera de resolver las contradicciones que envolvieron la última gestión estatal.

Es cierto que Evo representa un parteaguas en la historia de Bolivia, pero ese parteaguas no es diáfano y es, porque se trata de un proceso, de un transitar no exento de contradicciones; que no se tratan de las “tensiones creativas” que le gusta repetir a nuestro vicepresidente sino de contradicciones que manifiestan lo que René Zavaleta llamaba la “paradoja señorial”. Es decir, las condiciones objetivas de un proceso revolucionario pueden ser disueltas si las condiciones subjetivas de, sobre todo, la dirigencia del proceso no están a la altura del acontecimiento revolucionario. En Bolivia esta paradoja consistió siempre en la creencia señorialista de que sólo hay patrón mientras haya indios; en términos izquierdistas esto supuso siempre abrazar el desarrollismo como el verdadero modelo que nuestros pueblos debían asumir para “modernizarse”.

Se decía (y se sigue creyendo) que, para alcanzar el socialismo, primero hay que adoptar la dinámica del capitalismo (desarrollo de los medios de producción, de las fuerzas productivas, etc.); que el capitalismo sería la etapa desarrollista necesaria para alcanzar la etapa emancipatoria del socialismo. Pero ese es precisamente uno de los dogmas que produjeron el fracaso del socialismo del siglo XX (si algo hay que actualizar en la discusión es precisamente la discusión de Marx con los narodniki rusos, los llamados populistas (por los bolcheviques), pues de aquella discusión se colige que el capitalismo no es un paso necesario y ni siquiera deseable si se trata de producir una economía socialista).

En ese sentido, “modernizarse” supuso siempre un proceso de asimilación por subsunción. Renunciar a lo que se es para adoptar la forma de vida del dominador; desde el liberalismo hasta el nacionalismo y hasta para los marxistas, lo indio que cargamos es algo que tiene que desaparecer en el tren del progreso y el desarrollo. En esa apuesta no se parte de lo propio sino lo propio es la rémora que impide la “modernización”. Por eso el Estado no objetiva lo propio de la nación sino que se sostiene en ideales, valores y fundamentos ajenos que estructuran un Estado aparente, carente de soberanía propia. Por eso se trata de un Estado colonial; es decir, no es colonial por premoderno sino por querer ser precisamente moderno.

La modernidad nace rebosante de mitos de dominación, uno de ellos es el racismo, que consiste en la clasificación antropológica de la humanidad en torno a la naturalización de las relaciones de dominación. Sólo produciendo la inferiorización del indio puede la subjetividad moderna concebir su superioridad. Este mito constituye la creencia ingénita e irrenunciable de la ciencia y la subjetividad moderna, que la reproducen hasta los revolucionarios marxistas (por eso un proceso de liberación puede devenir en una nueva dominación). El desarrollado se impone, hasta por imperativo moral kantiano, desarrollar al menos desarrollado; si éste se resiste es culpable hasta de la violencia que se le administra por su propio bien.

Se supone que el señor es el desarrollado y el indio no y, si el indio quiere desarrollarse, debe aspirar a ser señor, pero para ser considerado señor debe haber indios, o sea, inferiores. Modernizarse significa entonces dominar, aspirar a ser señor, patrón; pero en un mundo ya establecido en patrones clasificatorios, los señores periféricos sólo lo son a medias, pues su poder es sólo local y, en la medida en que ingresan al mundo moderno y sus prerrogativas, lo hacen en calidad de subordinados. Por eso el desarrollo al que apuestan desarrolla al centro y nunca a la periferia. El proceso de asimilación amputa toda posibilidad de liberación, pues lo único afirmado resulta las ideas y los prejuicios del dominador (traducidos en ideología, tenemos al desarrollo).

La tensión actual que el gobierno tendría que dilucidar en esta tercera gestión es aquella apuesta decidida que la anterior gestión, sobre todo, se ha encargado de efectivizar a costa de los ideales propios del “proceso de cambio”. Se trata de la tensión (nada creativa) entre el desarrollismo y el “vivir bien”. Si bien nuestro discurso es, ante el mundo, propositivo, éste no deja de ser retórico cuando lo que efectivamente se produce, en los hechos, es, aun en términos post-neoliberales, capitalismo puro; o sea, se puede ser anti-neoliberal y seguir afirmando el capitalismo (incluso se puede afirmar un post-capitalismo sin renunciar a los ideales modernos, como el famoso progreso infinito, presupuesto de un crecimiento ilimitado y un desarrollo infinito, base epistémica de la racionalidad económica que la crisis climática se ha encargado de poner, precisamente, en crisis).

Por ello no es de extrañar que las entidades económico-financieras globales tomen a Bolivia como ejemplo; pues si de lo que se trata es de recomponer el sistema económico mundial y su disposición geopolítica centro-periferia, nada mejor que, precisamente, nuestras economías, como siempre, subvencionen una nueva recomposición de los capitales centrales. El crecimiento, la estabilidad macroeconómica y el PIB sirven para eso. Por eso no es raro que el PIB sea ahora el factor decisivo de la medición de lo que nuestras economías realizan y, sumado a ello, la abusiva tendencia financierista a afirmar que el crecimiento del PIB garantiza el bienestar material de las grandes mayorías; cuando se sabe muy bien que este índice, desde su creación (allá por el 1937, cuando Simon Kuznets presentó al congreso norteamericano un informe sobre “El ingreso nacional: 1929-1935”), se convierte en el criterio para evaluar el comportamiento exclusivamente capitalista de una economía, en términos además macro, sus alzas y bajas y, expresamente, para compararla con las demás, bajo el paradigma desarrollista de la competencia de las economías en torno al mercado.

Esto quiere decir que el PIB, por sus propias prerrogativas, no puede considerarse como medida apropiada para verificar el estado de bienestar de toda una población, sobre todo si es periférica. Hasta Moses Abramovitz se mostraba muy escéptico con la visión de que la tasa de crecimiento del bienestar puede estimarse a partir de los cambios en la tasa de crecimiento del producto; lo mismo que Joseph Stiglitz, para quien el PIB no es un índice adecuado para medir el bienestar. Esto quiere decir que una economía puede crecer según el índice PIB sin que ello signifique que crezca el empleo, se reduzca la desigualdad o desaparezca la pobreza o que ello signifique mayor bienestar.

Un Estado que adopta este tipo de criterios de evaluación de sus logros económicos, destaca haber asumido aquella normalidad de un Estado insensible a las señales de la desigualdad congénita del capitalismo (como reconocía Hegel, la sociedad moderna es posible por la producción sistemática de desigualdad). Por eso el PIB se vuelve un credo para los economistas, ministros y, sobre todo, para los Bancos y para los actores financieros; en el PIB se condensa la visión de las élites, porque éstas defienden sus privilegios, que se reflejan en la estabilidad macroeconómica; la defensa de esa estabilidad se hace dogma para una economía que se piensa como ciencia de los negocios. Que en Bolivia el PIB haya pasado de 9.525 millones de dólares en 2005 a 30.381 en 2013, y el PIB per cápita saltó de 1.010 a 2.757 dólares, manifiesta una medida nominal, no real. Añadamos esto: del PIB per cápita no se deduce un bienestar material general y menos un bienestar espiritual.

Bolivia ha crecido económicamente y los 14.430 millones de dólares en reservas internacionales equivalen al 47 % del PIB, lo cual representa el porcentaje más alto de América Latina y hace de Bolivia el país de mayor crecimiento del continente en este 2014. Pero todos estos logros sólo hacen referencia a una eficiente administración de una economía que se comporta según los patrones establecidos, es decir, según las necesidades y requerimientos de una economía que, para colmo, ha entrado en crisis terminal y, sin embargo, sobrevive por la tendencia de nuestros procesos a seguir manteniéndola a toda costa. Una lectura geopolítica y geofinanciera podría ayudarnos a entender que, de nada sirve nuestro crecimiento, si éste permite la estabilidad del dólar y la consecuente legitimación de su institucionalidad mundial en crisis.

El desacoplamiento financiero del dólar es tarea urgente en un proceso de liberación real. El hecho de que nuestras economías no tienden hacia aquello le da un respiro al primer mundo, que puede recomponer su economía gracias a nuestro sostén, brindándoles además la posibilidad de reponer su poder y restablecer su tablero geopolítico. La liberación es, hoy por hoy, ante todo, financiera. Pero esto no quiere decir solamente su control público sino su democratización bajo un nuevo horizonte de vida; y esto pasa por una transformación de la propia racionalidad que ha articulado los valores y las creencias de la economía como ciencia de los negocios, desde donde se justifica la desigualdad y se promueve una cultura de la producción y del consumo irracionales, en torno siempre a la maximización de la tasa de ganancias.

En ello consiste el crecimiento económico y el desarrollo como fundamento de una sociedad (profundamente insensible a la injusticia) que se constituye bajo la ilusión del progreso infinito. En ese contexto, el proceso boliviano se sitúa en una disyuntiva que es precisamente la disyuntiva que enfrenta la propia humanidad. El precio de recomponer la economía actual es un precio que lo tendría que pagar la propia naturaleza. Por eso se hace urgente un redireccionamiento de las finalidades mismas de la economía. Sólo en ese caso el “vivir bien” deja de ser retórica.

El “vivir bien” no es un modelo. Se trata más bien de un horizonte de sentido, del cual se puede deducir criterios de evaluación de toda acción racional económica; en ese sentido, la acción racional medio-fin o la instrumental, queda supeditada a una racionalidad circular que nace del respeto a la relación simbiótica que establecen naturaleza y ser humano; de ello se colige que ninguna producción puede ni debe destruir la capacidad reproductiva de la naturaleza, que a los costos de extracción de algún recurso debe añadírsele los costos de reproducción que le cuesta a la naturaleza reponer lo que se le ha sacado.

Eso, imposible para la visión empresarial, sólo puede ser acometida por un Estado; de lo cual se colige que toda producción estratégica no puede estimarse según el criterio de la ganancia. La producción, que es producción para la vida, no puede ser evaluada según criterios mercantiles. Lo cual nos conduce a establecer otro tipo de criterios de evaluación de los rendimientos económicos deseables.

Todo esto debiera ser acompañado por un nuevo marco jurídico que proteja a una nueva economía que ya no presuponga la propiedad privada como la objetivación de un sujeto de derechos. Desde la legalidad liberal moderna, ni el carente de propiedad, el pobre, ni la naturaleza son sujetos de derechos (por eso se los puede dominar y explotar sin piedad), por eso esa legalidad es pertinente exclusivamente para el capitalismo; ninguna nueva economía puede desarrollarse si no cuenta con un nuevo marco legal que la haga posible. A una nueva economía comunitaria o para la vida le corresponde una nueva legalidad.

Toda la promoción del crecimiento actual, en términos siempre desarrollistas, genera grandes excedentes y riqueza impactante, eso explica el desiderátum oficialista de enmarcar nuestra economía en los cánones macroeconómicos y asegurar una estabilidad financiera acorde a los requerimientos de la acumulación de capital global (vía transferencia de valor, de la periferia al centro); pero esa riqueza es ilusoria y, en el mediano plazo, dada la crisis climática (como consecuencia de ese tipo de producción de riqueza), nos conducirá inevitablemente a situaciones regresivas de carácter irreversible (que serán más cruentas en nuestros países, dada la vulnerabilidad de nuestras economías). El precio de la acumulación de aquella riqueza, cada vez más impactante, será impagable.

Por ello la economía ya no puede sostenerse según los índices que establece su orientación exclusiva hacia la acumulación de la tasa de ganancia. Incluso siendo fieles al modo inicial de despegue capitalista en el mundo, no sólo la defensa del mercado local (no apertura de fronteras comerciales) es fundamental sino, sobre todo, la producción y el consumo local (no es la agroindustria la que alimenta a la humanidad sino la producción campesina local). Lo que mueve la economía global son las transnacionales y la competencia de éstas en torno a la maximización de sus ganancias es lo que está destruyendo al planeta; el flujo de capital del Sur al Norte, por la arquitectura financiera del dólar, sostiene la insania de esa economía, que no sólo promueve una producción irracional (para seguir ganando) sino también un consumo irracional (para seguir ganando).

El capitalismo se expande por la producción de ese tipo específico de consumo, porque en el consumo se realiza no sólo el capital sino la forma de vida contenida en la mercancía; porque lo que se consume, en última instancia, es la intencionalidad contenida en el producto. La forma de la producción produce no sólo al productor sino al consumidor también. La alienación prototípica de la producción capitalista contiene esa constancia, muy poco advertida por el economicismo marxista. Por eso, no es lo mismo producir para ganar que producir para la vida. En el primer caso nadie gana, pues si todo consiste en ganar, gano para que otros pierdan, mi riqueza es miseria ajena, lo producido ya no satisface ninguna necesidad sino se vuelve mediación para que siga ganando, de ese modo mi producción ya no me humaniza sino me llena de codicia. Un crecimiento ilimitado es la formalización de la pulsión de la codicia hecha forma de vida.

Por eso la derecha es derrotada en las últimas elecciones, porque los propósitos económicos que se plantea la tendencia desarrollista en el gobierno son inobjetables para ella misma. Por eso se quedan sin discurso, porque el indio presidente les ha demostrado que puede administrar sus propias prerrogativas y hasta del mejor modo posible; por eso lo único que pueden argüir es reclamos pueriles de corrupción o autoritarismo (cultura que constata una estructura colonial que la derecha se encargó de impulsar en pleno periodo neoliberal).

La última contienda electoral estuvo, por ello mismo, desprovista de toda lucha ideológica. La discusión política se hace más mediática, lo cual quiere decir que se gasta más en publicidad que en educación, eso explica que nuestros procesos hayan perdido horizonte y perspectiva y se hayan diluido en un pragmatismo utilitarista; por ello no es raro que casi todo consistía en cuánto más ofrece tal o cual candidato. Frente a la insurgencia mediática los gobiernos populares sólo responden reactivamente y ya no propositivamente.

Pero en este periodo de transformación ya no se trata sólo de defender el proceso sino de profundizarlo; pareciera que se ha olvidado que, en un proceso de constitución de un nuevo Estado, la lucha es simbólica y ésta sólo puede ser acometida por la clarificación del horizonte tentativo. La clarificación de este horizonte tentativo que abraza el nuevo Estado tiene que devolverle al propio Estado su carácter político, esto quiere decir su capacidad de generar un nuevo sentido común y la visión operativa de un porvenir común; sólo así puede determinarse como la mediación histórica adecuada para articular a todo un pueblo en voluntad democrática y constituirse como proyecto histórico. La llamada democracia participativa no puede diluirse en lo testimonial sino debe recuperar lo deliberativo de todo ejercicio democrático. Eso es lo que el presidente Evo demandaba cuando afirmaba que la política debe constituirse en “la ciencia de servir al pueblo”.

Esta tercera gestión es decisiva. En ella se advertirá la resolución de la tensión que mencionamos. Para bien o para mal, una de las tendencias se afirmará por sobre la otra. Si la tendencia desarrollista triunfase entonces podríamos hablar de otro ciclo estatal nacionalista que consiste en la promoción de una nueva elite que, a nombre de la nación, se constituye en el sujeto sustitutivo que desplazó definitivamente al pueblo como sujeto histórico. Esta promoción es democrático-revolucionaria en la medida que amplía los márgenes del poder político, pero se trata de una revolución democrático burguesa. Pero si hablamos de una revolución democrático-cultural, entonces lo que debiera anunciarse es una trasformación estructural de carácter trascendental.

En ese sentido, un proceso de despegue industrial no tendría por qué imitar el concepto de industria actual basado, para colmo, en energía fósil. El mismo concepto hegemónico de energía debiera ser trascendido por la recuperación del contenido que prevalece en la producción local de los sistemas de vida aún existentes; el derroche de energía fósil es consecuencia del concepto que de energía comprende el mundo moderno.

En ese sentido, la trampa que comprende el concepto de “adaptación” al cambio climático, descansa en la idea extendida de que la energía se quema (hay que quemar menos pero seguir quemando). Aun cuando la invención de la bombilla eléctrica demuestra lo contrario, una civilización basada en la energía fósil y un poder financiero sostenido en los hidrocarburos, hace imposible un recambio de patrón (sólo la industria petrolera mueve 55 billones de dólares en inversión, por eso no les interesa ningún cambio). El cambio sólo puede provenir del Sur global pobre, pues son países no tan atravesados por el desarrollo y la industrialización imperante. Si nuestros países optaran por remedar la industria actual, en 50 años (que es lo que dura una revolución industrial) no sólo quedaría obsoleta (porque la tendencia inobjetable es hacia energías renovables) sino inoperable, por el agotamiento de los recursos (en gran medida por las tasas de consumo creciente en el primer mundo).

Este panorama hace impostergable la promoción de un nuevo sistema económico y financiero que descanse en un nuevo horizonte de vida, que le brinde a la humanidad la posibilidad de frenar la carrera insensata de un progreso y desarrollo que sólo deja destrucción y miseria a su paso. La apuesta es urgente.

La capacidad de la biosfera de absorber el CO2 está seriamente disminuida, debido sobre todo a un incremento constante de las emisiones de carbono (la concentración de éste en la atmósfera llega al 142% del nivel de la era preindustrial, el de metano llega al 253% y el óxido nitroso al 121%); hay un continuo deshiele de polos y glaciares y la consecuente subida del nivel del mar. Los riesgos de todo aquello se agudizarán cuando el calentamiento global supere 1° y se hará irreversible a partir de los 3°. Esta escenografía resitúa la discusión en torno a las apuestas económicas y nos muestra que el “vivir bien” y los “derechos de la Madre tierra” dejan de ser un slogan romántico del “bon savage” y se convierten en algo digno de tematizar y de realizarse en cuanto política de Estado.

Si la globalización neoliberal consistía en la imposición de un régimen global bajo el imperio de la ley del mercado, donde nuestros Estados cedían su soberanía para ser simples garantes de las decisiones de una burocracia privada transnacional; ahora que se vislumbra un incipiente mundo multipolar, el Sur global no puede desaprovechar esta oportunidad histórica de sepultar un orden unipolar y promover alternativas económicas regionales promovidas por sus Estados, devolviéndoles a sus pueblos la toma democrática de decisiones soberanas para defender y sostener, en el largo plazo, la viabilidad de una economía desacoplada de los intereses de los poderes centrales.

Entonces, lo que se promueva en esta tercera gestión será decisivo para situar o no al “vivir bien” en una panorámica mundial. El Estado plurinacional no es todavía una realidad, pues las estructuras normativas mismas que le sostienen siguen siendo liberales; la constante alusión oficialista a la modernización de las funciones estatales, muestran hasta qué grado se impone todavía la adopción colonial del modelo de Estado moderno.

Su transformación no se garantiza por la yuxtaposición de actores. Tampoco el reconocimiento de las naciones indígenas puede quedar en un reconocimiento meramente culturalista sino que debe hacerse un reconocimiento pleno de derechos políticos; esto es lo que está todavía ausente en las leyes llamadas estratégicas. Los prejuicios señorialistas modernos son todavía el obstáculo del reconocimiento pleno de las naciones componentes de este Estado plurinacional. Cabe recordar que la Liga Iroquesa de los indios de Norteamérica fue el modelo que adoptó la confederación de los Estados Unidos y que manifestó la profunda vocación democrática de las naciones del Nuevo Mundo, pues esa y otras formas democráticas eran comunes a lo largo del continente que invadió Europa.

La democracia, tal cual la concebimos actualmente, no proviene de Europa, pues los europeos eran herederos de tradiciones monárquicas, que impusieron en el Nuevo Mundo, frente a las tradiciones democráticas que ejercían los pueblos de este continente. Del mismo modo, la literatura utópica, desde “Utopía” de Tomas Moro, la “Nueva Atlántida” de Francis Bacon o la “Ciudad del Sol” de Campanella, se basan todas en relatos de cronistas de la Conquista. El mismo sistema federal podría decirse que lo inventaron los indígenas de Norteamérica. Esto supone que el Estado no es una invención moderna y que, de la recuperación de formas estatales despreciadas por el mundo moderno, podría producirse una trasformación inédita, novedosa, propositiva, que haga posible una transición positiva del concepto de Estado-nación moderno, hoy en plena crisis, incluso en Europa, hacia lo que sería el Estado plurinacional trans-moderno.

Lo cual no es simplemente el reconocimiento de la diversidad propia de un Estado sino la ampliación democrática del ámbito de las decisiones políticas. La democracia liberal moderna lidia con individuos, por eso resume la democracia en el voto; una democracia comunitaria afirma la comunidad y la comunidad, por definición intersubjetiva, se sostiene en la deliberación democrática. Por eso no hay nada más democrático que una deliberación comunitaria (la validez democrática es sólo posible en una comunidad de argumentación); sólo en la recuperación de las formas comunitarias de vida, la democracia podría amplificarse y democratizarse a sí misma. Si es que el MAS recupera el sentido de su sigla original, el Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos, IPSP, tendría que dejar de ser un gobierno de los movimientos sociales (si es que alguna vez lo fue) y pasar a ser el ámbito de deliberación de la soberanía de las naciones que componen este nuevo Estado plurinacional.

Sólo un pueblo soberano podría transferir esa soberanía al Estado, pues el Estado no puede brindarse, desde sí mismo, aquello. Ante la crisis civilizatoria necesitamos recomponer formas de vida que nos enseñen cómo hacer frente a la crisis. Por eso se trata de restaurar lo que como humanidad habíamos perdido, en resumidas cuentas, el sentido de la vida. Siempre se ha creído que las culturas indígenas son las atrasadas, que hay que disolverlas y modernizarlas, pero parece que es al revés, pues ninguna de estas culturas eran tan destructora como la moderna, parece que desde ellas se ve mejor las consecuencias fatales del progreso infinito, parecen ser ellas la brújula para salir de la crisis.

La ratificación del presidente Evo afirma un no retorno de la derecha, lo cual no cancela la derechización de la propia izquierda en el poder. Pues la hegemonía actual cuenta con alianzas preocupantes, desde agroindustriales muy ligados a las transnacionales como Monsanto, hasta sectores empoderados que, ya sea como nueva burguesía agraria (el caso de la quinua o la coca) o cooperativistas privados de la minería, impulsan todos una carrera desarrollista que, hace del gobierno un mero administrador de los intereses particulares de estos grupos de poder, mientras estos le garantizan apoyo y una amplia base de legitimación.

Resta saber si el liderazgo incuestionable del presidente Evo podrá articular y subsumir estratégicamente aquellos intereses al bloque histórico que lo llevó al poder (lo propiamente indígena de lo plurinacional) y reencauzar la política estatal en torno a lo que se constituyó como “proceso de cambio”, es decir, a potenciar aquel máximo de nueva disponibilidad común que se constituyó a partir del horizonte propuesto por el sujeto plurinacional.

Rafael Bautista S. Autor de “la Descolonización de la Política. Introducción a una Política Comunitaria”, Plural editores, la Paz, Bolivia rafaelcorso@yahoo.com

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

FUENTE: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=191031

La revolución del “proceso de cambio” significa en el fondo que si queremos cambiar la sociedad, primero tenemos que cambiar nosotros.

En las próximas elecciones de funcionarios públicos, Gobernadores y Alcaldes, los camireños tendremos ante si mas que una decisión, un desafío. Nunca antes se había presentado tan nítida la diferencia entre elegir por el oscurantismo y postergación ó elegir por otra alternativa que signifique un cambio.

A los  candidatos ya los conocemos, independientemente de que color se vistan esta vez, sabemos que el camaleón se camufla por fuera pero no por dentro y aunque nos juren por su santa cruz ó “por amor a mi pueblo”o por sus hijos y nietos y que esta vez cumplirán lo que prometieron, sabemos que no cambiaran.

En este punto debemos subrayar lo que consideramos nuestro punto de referencia en desarrollo para Camiri: “estamos tan pero tan en el fondo de la olla, que cualquier cosa es mejor a lo que actualmente tenemos”.  Esto no significa que vayamos a elegir al mas estúpido o idiota sino a quién haya comprendido la ciencia de “servir al pueblo y no a servirse del pueblo”. Aquí sería interesante que la población conozca quienes aumentaron significativamente su patrimonio dentro la función pública y quienes aspiran a ser los nuevos magnates. Xel

, , , , , , , , ,

No Comments

¿Nos damos la mano? ¡Mejor no!

Una costumbre antigua

La práctica de estrecharse la mano tiene más de 2.000 años de historia. Tal y como puede observarse en este odre griego, la costumbre estaba documentada en la Antigüedad. Pero los antiguos griegos pensaban que las enfermedades se debían a desequilibrios en los fluidos corporales y a un castigo de los dioses, no a la práctica de darse la mano.

Gesto de paz

Se cree que la costumbre de estrecharse la mano pudo iniciarse cuando dos extraños se acercaban por primera vez con las palmas abiertas para demostrar que no se empuñaba arma alguna. Darse la mano produce una reacción química en el cerebro, que libera oxitocina, la hormona de la armonía y la amistad.

Significados ocultos

Al darnos la mano, comunicamos un mensaje sin palabras, que varía según la cultura. Si se da con firmeza, implica determinación en la cultura occidental, mientras que en otras sociedades se prefiere un contacto más suave para evitar dar la sensación de que se quiere dominar al otro.

Un hábito poco saludable

Estrecharse la mano puede significar el contagio de virus como el del resfriado y el de la gripe, parásitos como el de la sarna y bacterias como el estafilococo (en la imagen). Una persona resfriada, con restos de mucosidad en los dedos, puede contagiar a otras personas al darles la mano.

Prevenir con una higiene adecuada

Lavarse regularmente las manos con agua y jabón es la mejor prevención. Pero mucha gente no lo hace. Un estudio reciente comprobó que solo dos tercios de los hombres que utilizan los aseos públicos se lavan las manos después.

Fobia a estrecharse la mano

Famosos como Bill Gates y Donald Trump no dan la mano a sus semejante por temor a los contagios. Alguien que tenga fobia a esta costumbre, suele llevar siempre consigo un desinfectante para usar con frecuencia. Pero esa persona corre el riesgo de parecer obsesiva. Sin embargo, hay alternativas para saludarse sin tener que estrecharse la mano…

Por pura precaución…

Se podría declarar los hospitales como “zonas libres de apretones de manos”, por ejemplo. Cuanta más gente reciba el mensaje de que estrecharse la mano implica la propagación de enfermedades, más adeptos ganará la causa “antiapretón de manos”.

Chocar los puños

Un estudio ha demostrado que un sencillo choque de puños es capaz de disminuir el contagio de enfermedades infecciosas un 90 por ciento respecto al saludo con las manos. Con personas como Barack y Michelle Obama como embajadores, quizá la causa “antiapretón” de manos gane nuevos adeptos.

FUENTE: http://www.dw.de/actualidad/s-30684

Este asunto de las enfermedades contagiosas esta alterando ciertas costumbres culturales que todavía nos distingue de las máquinas acépticas e insensibles.

De cualquier modo, respeto todas las costumbres y saludos que nuestra especie ha inventado.  Ninguna es mejor que otra y la lista que aquí se menciona esta relacionada solo con la cultura occidental. Hay culturas donde no se dan la mano y no se tocan para saludarse.  Cómo se saludaban nuestros ancestros antes que llegaran los europeos? Hay mucho que investigar. Xel

, , , ,

No Comments

Los 10 virus más peligrosos del mundo

El Ébola es terrible, pero de ninguna manera es el virus más peligroso del mundo. Tampoco el VIH. Deutsche Welle ha recopilado información sobre los 10 peores virus.

Tampoco el VIH. Deutsche Welle ha recopilado información sobre los 10 peores virus.

1) El virus más peligroso que puede infectar a un humano es el Marburg. Lleva el nombre de la pequeña e idílica ciudad alemana, que se asienta a las orillas del río Lahn, que en ningún caso describe el desarrollo de la enfermedad. Muy similar al virus de Ebola, los enfermos sufren fiebre alta, calambres y sangrado de las membranas mucosas, piel y órganos. El 80% de los infectados muere.

2) El virus del Ébola tiene cinco variedades, que se identifican con el nombre de países y regiones de África: Zaire, Sudán, Tai Forest, Bundibugyo, Reston. La variedad Zaire, con una tasa de mortalidad del 90%, es la más peligrosa. Durante la epidemia de ébola en 2013, también se infectaron personas en Guinea, Sierra Leona y Liberia. Los investigadores creen que los zorros voladores (una especie de murciélago) pudieron llevar el virus Zaire a las ciudades.

3) El virus Hanta describe una serie de virus. Lleva el nombre de un río en el que se infectaron 1.950 soldados estadounidenses por primera vez con este virus. Fue durante la Guerra de Corea. Sus síntomas son enfermedades pulmonares, fiebre e insuficiencia renal.

Microfotografía electrónica del virus de Marburg.

4) La gripe aviar alimentó el pánico durante meses. Este temor estaba justificado puesto que la tasa de mortalidad entre los infectados es del 70%. No obstante, el riesgo de ser contagiado con el virus H5N1 es muy bajo. Los seres humanos se infectan sólo por un contacto muy estrecho con aves de corral. La mayoría de los casos ocurren en Asia, ya que hombres y gallinas viven juntos en espacios muy reducidos.

5) Una enfermera en Nigeria fue la primera persona en infectarse con el virus de Lassa. El virus se propagó a través de roedores de manera endémica, es decir, que es frecuente en una región concreta, en este caso, en África occidental. En cualquier momento, puede volver a haber un brote. Los investigadores creen que el 15% de las ratas que viven allí son portadores el virus.

6) Los pacientes que padecen la fiebre hemorrágica argentina están infectados por el virus Juni. Durante la enfermedad, los afectados sufren, a menudo, conjuntivitis, sepsis y sangrado de la piel. Lo más peligroso: Los síntomas no son específicos y, por tanto, raras veces es reconocida por los infectados.

7) El virus de la fiebre de Crimea-Congo se transmite por las picaduras de garrapatas. Los infectados presentan un curso similar al de los afectados por ébola y Marburg. En los primeros días de la infección, se producen sangrados en la cara, la boca y la garganta.

Un investigador analiza en un laboratorio muestras del virus de Marburg.

8) El virus Machupo también es conocido como “tifus negro”. La infección causa fiebre alta, acompañada de sangrado abundante. En este caso, la enfermedad es muy similar a la de la infección por el virus Junin.El virus se puede transmitir de persona a persona. Los roedores autóctonos son, a menudo, reservorios del virus, es decir, que alojan de forma crónica el germen de esta enfermedad.

9) Los investigadores descubireron el virus del Bosque de Kyasanur (KFD) en 1955 en una zona boscosa de la costa suroeste de la India. Igual que en el anterior, también se transmite por las garrapatas. En cuanto a los reservorios, no se pueden determinar con precisión, pero sospechan que puede haber ratas, aves y hasta erizos. Los infectados sufren fiebre alta, dolor de cabeza y dolor muscular. También puede causar sangrados.

10) Quién quiera pasar unas vacaciones en países tropicales, debe tener presente la fiebre del dengue. El virus del dengue, que se propaga a través de un mosquito, es el más extendido. Cada año infecta a entre 50 y 100 millones de personas en destinos turísticos como Tailandia y la India. En la actualidad, 2.000 millones de personas viven en zonas vulnerables del virus del dengue.

FUENTE: http://www.dw.de/los-10-virus-más-peligrosos-del-mundo/a-17848209

, , , ,

No Comments

Arrollador triunfo de Evo Morales Ayma: La historia pasa por Tiahuanaco

Evo Morales durante la ceremonia de investidura ancestral, en Tiahuanaco, ene-2006_La Paz, Bolivia

Carlos Verón De Astrada
Rebelión
Debía venir por donde se inició. El camino hacia la liberación de América se llama Tiahuanaco, aquel glorioso umbral por donde se dio el alumbramiento, y en el que la genuina sangre libertaria de los luchadores originarios, estaba por lo visto destinada a ser el paso para consolidar por fin la nueva América, libre de ataduras imperiales.

Tuvieron que pasar siglos de lucha, de mucha sangre indígena derramada, de mucha explotación, de mucha subordinación a sucesivos imperios que marcaron a fuego nuestra historia. Se hicieron historias y celebraron independencias formales en que el protagonismo en la historiografía convencional, era criollo y blanco, tapando a los que llevaron sobre sus hombros la más dura lucha de emancipación, haciéndonos creer que la independencia pasaba por modelos venidos del otro lado del océano.

Pero la verdad que fue ocultada por la blanca historiografía, fue que la dura lucha a la que debemos nuestro andar emancipatorio, tiene que ver con nombres indios heroicos como los de Tupac Amaru, Juana Azurduy, Bartolina Sisa y el del inmortal Tupac Katari, que con hondas y piedras en el siglo XVIII hizo temblar al conquistador sitiando la Paz. Allí en Tihaguanaco está la cuna de esa tenaz cultura preincaica de donde emergió la savia libertaria.

En las elecciones generales de ayer en Bolivia, se ha dado la rotunda reafirmación de legitimidad del proyecto del primer presidente indígena de América, Evo Morales Ayma en un proceso de continuo ascenso. Los cómputos registran…

Un nuevo modelo cimentado en las raíces que se proyecta al futuro

Hoy, Bolivia con el renacer glorioso de Katari, en la persona de Evo Morales Ayma, acompañado del gran teórico latinoamericano, Alvaro García Linera, desde un marxismo coherente con su esencia dialéctica y liberado de las amarras del dogmatismo, desarrolla un nuevo modelo cimentado en la raigambre india, pero asumiendo los desafíos del proceso histórico global y sus contradicciones. Es la dialéctica y síntesis para una transformación genuina y propia. Se puede arriesgar consecuentemente, la rotunda afirmación de que Bolivia está desarrollando y consolidando el proyecto revolucionario más singularmente Americano. Una síntesis lograda entre las entrañas de la tierra y la formulación universal de transformación, sin extrapolaciones político- programáticas. Un nuevo paradigma revolucionario que tiene como nutriente fundamental, la cultura y participación originaria y campesina, en un territorio colmado de indios campesinos, y sobre todo, una transformación en consonancia con la naturaleza, cuestión desconocida por la ortodoxia socialista europea. Hoy podemos decir con clara convicción, que estamos asistiendo al justo encuentro entre el ser para sí con el ser en sí latinoamericano, ese lugar que tanto anheló Mariátegui.

Desde esa perspectiva, la nueva época da nacimiento al primer Estado plurinacional del hemisferio.

Con este resultado, se va confirmando que la identificación que encuentra en el Pte. Evo Morales Ayma y su consecuente dignificación al sentirse partícipe de un enorme avance social y económico, se refleja en el crecimiento de su caudal electoral, un fenómeno atípico en el escenario latinoamericano: En 2005 Evo Morales consiguió más del 50% de los votos, en 2009 se alzó con más del 60% y ahora, de acuerdo a los cómputos parciales apunta a superar el 66% de los sufragios. Por lo visto el pueblo vio y se dignificó con su gobierno, constatando que está en condiciones de lograr un ascenso extraordinario en términos económicos y sociales sin precedentes, nacionalizando sectores estratégicos de la economía que históricamente estuvieron bajo el control del capital transnacional foráneo como el gas, petróleo, minerales, agua, energía eléctrica, la tierra, los bosques, logrando volcar esa recuperación hacia un real avance social, reduciendo la pobreza y al mismo tiempo modernizando el país con la construcción de infraestructuras, en un marco de progresiva soberanía, liberada de los designios foráneos y las tiránicas políticas de los organismos financieros internacionales como el FMI Y el BM.

Un nuevo Estado y una nueva democracia para una nueva sociedad

La transformación de la sociedad requiere sin lugar a dudas, de una organización política nueva de la misma. Es decir, de un nuevo Estado. Pero un Estado basado en la organización de la sociedad en virtud de una real integración y participación de los sectores populares. Una democracia multicultural. En Bolivia hay tres democracias: la representativa, la participativa, y la comunitaria. Todo un desafío a la creatividad política que demuestra que sólo un estado integrado, en un proceso de contradicciones creadoras como diría García Linera, en el que el protagonismo corresponda a las capas mayoritarias, es buen administrador y garante de una transformación efectiva y sostenible. Lo importante es que esto va echando por tierra la ortodoxia revolucionaria fundada en un Estado regido por una burocracia desconectada de las bases con la justificación de la necesidad de una vanguardia lúcida destinada a conducir a la masa sumida en la alienación.

Está visto que desde el pulso del sentir de las entrañas culturales, se logra una conexión y síntesis plena con las formulaciones universalmente revolucionarias.

Hoy vemos volver a Tupac Katari en los millones que irán a construir la nueva América.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

FUENTE: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=190755

Si alguno de Uds. no conoce Tiahuanaco, quedan invitados a hacerlo. La mejor época es en invierno, para el solsticio de invierno el 21 de junio ó en enero de 2015 cuando Evo Morales reciba el bastón de mando de los achachilas en una nueva ceremonia ancestral de Tiahuanaco. Será histórico, porque probablemente sea la última.  Xel

, , , , , , , , , ,

No Comments

La farsa de Colón y el descubrimiento de América por Jacques de Mahieu

Este video de un filósofo sociólogo y antropólogo argentino francés fue publicado en relación a los 500 años del supuesto descubrimiento de América.  Como podrán notar, la historia oficial sobre cualquier cosa, no siempre es la única verdad. Por ejemplo el asunto de la expulsión de los judíos de España el mismo año 1492 relacionado con la pronta instauración de la Santa Inquisición es algo que pocos conocen y no se enseña en las aulas de historia. En todo caso nos queda la tarea de seguir investigando y nunca conformarse con lo que diga un texto oficial.

, , , , , , , , ,

No Comments

Chilenos pintan mural en apoyo a demanda marítima de Bolivia

Artistas chilenos y bolivianos pintan un mural en la Cancillería en La Paz. La obra se realiza para apoyar a Bolivia en su demanda marítima y para simbolizar la hermandad de ambos pueblos.

El muralista chileno Beto Paz dijo que la obra representa la unión y la solidaridad que hay entre estos dos países como miembros de una misma tierra latinoamericana.

FUENTE: http://www.cooperativa.cl/noticias/mundo/bolivia/chilenos-pintan-mural-en-apoyo-a-demanda-maritima-de-bolivia/2014-10-09/211508.html#top-galeria

Esta ocurriendo aquello que dijimos hace tiempo, volveremos al Mar cuando se unan nuestros pueblos.  Es un proceso lento pero imparable, la toma de conciencia del pueblo Chileno que un buen día superará los mezquinos interéses de su oligarquía y todos saldremos ganando.  Si en un par de años terminan de explotar todas las riquezas de nuestro litoral, ó Bolivia cierra sus fronteras con Chile a todo tipo de comercio, estoy mas que seguro que nuestra salida al Mar sería mucho mas rápido.  Xel

, , , , , , , , , , ,

No Comments

¿Qué hace el azúcar con nuestro cerebro?

© RT / Wikipedia

La ciencia explica los impactantes efectos que el azúcar produce en nuestro cerebro, que no se diferencian mucho de los que sufre el de un adicto a las drogas, el tabaco o el alcohol.

Si comparamos un cerebro normal, el de un obeso y el de un adicto a cocaína, el cerebro normal contiene mucha más cantidad de la sustancia resaltada de color rojo (vea la imagen), la llamada dopamina. Esta sustancia química se produce en la parte del cerebro que asociada con la recompensa, explica el rotativo Mic.

© RT / Wikipedia

Cuando alguien experimenta una recompensa –por ejemplo, mientras come una comida especialmente sabrosa– el nivel de dopamina alcanza su máximo. Para los adictos, se trata de todo lo contrario: este pico de dopamina solo llega en la anticipación de la recompensa, en lugar de con la propia recompensa real. Más tarde, una vez que se consigue, los efectos son débiles porque el cerebro ha sido inundado con la dopamina.

© RT / Wikipedia

Los escáneres cerebrales muestran que los adictos de todo tipo tienen menos receptores de dopamina de media en su cerebro, por lo que las señales de dopamina se envían más débiles entre células. Esto es lo que hace el azúcar al cerebro –exactamente lo mismo que el tabaco, el alcohol y la cocaína.

En 2013 investigadores de la Universidad de Connecticut descubrieron que los productos ricos en azúcar y grasa pueden ser tan adictivos como la cocaína: estimulan el cerebro de la misma manera en que lo hacen las drogas. Algunos especialistas opinan que estos productos representarían aún mayor peligro que las drogas debido a su accesibilidad y asequibilidad.

Texto completo en:http://actualidad.rt.com/ciencias/view/142870-azucar-cerebro-efecto

Nuestra recopilación de datos sobre el tema del azucar y sus efectos en la salud de la población es la siguiente:

Azucar nuestro de cada día

Las Bebidas Cola y su relación con la obesidad

Stevia, un negocio que sí prospera en España

El ‘lobby’ del azúcar logra ocultar los efectos nocivos del producto en la salud

Regulador anuncia sanción a la Coca-Cola por elevar sus precios

Bolivia y Cuba acuerdan construir planta para industrializar la stevia

Coca Cola pide más agua para su planta en la India pese a la crisis de abastecimiento

¿Qué pasa si se deja de consumir azúcar durante un año?

Espero que con estos datos se hagan una idea de los efectos y consecuencia del azucar sobre nuestra salud. Lo que me impulsó a realizar esta recopilación y seguimiento al azucar es el fenómeno de masas desencadenado el 2010 con la crisis del azucar en la población boliviana. Ahí me pregunté, qué esta pasando aquí? Por qué el azucar es tan importante y a tal grado en la población? Debe haber una explicación. Y la encontramos.

Hasta ahora la conclusión que sacamos y que se confirma con este último aporte sobre cómo actúa el azucar en nuestro cerebro produciendo un “efecto recompensa” de dopamina similar a las drogas, es decir que: SOMOS ADICTOS AL AZUCAR y a partir de esto, se podrían explicar muchas patologías y comportamientos.  También surgen preguntas muy preocupantes relacionado con nuestra adicción al azucar potenciada por el Capitalismo y el consumismo que luego generan sin fin de enfermedades (caries, diabetes, etc.) y muchas ganancias para las empresas relacionas con este dulce negocio.  Xel

, , , , , , , ,

No Comments

El Che Guevara se lanzó a la batalla con un puñado de libros

Recordatorio. Son 47 años de la captura de Ernesto Guevara a manos de las FFAA

Manuscrito. En las páginas finales del Diario del Che en Bolivia figura una lista con 106 títulos. Carlos Soria Galvarro.

La Razón (Edición Impresa) / Ricardo Aguilar / La Paz

03:15 / 08 de octubre de 2014

Crítica de la Economía Política, de Marx; Ensayos sobre las teorías del capitalismo contemporáneo, de Vigotsky; Ils arrivent (Ellos llegan), de Carrell; Geometría analítica, de Philips; e Historia económica de Bolivia, de Luis Peñaloza, son los libros que tenía el Che Guevara cuando fue capturado.

Como si los aparejos necesarios para el combate que debía llevar (un arma, municiones, alimento, agua, etcétera) no fueran suficiente peso, Ernesto Che Guevara iba a cuestas con los cinco libros enumerados; sin embargo, eso no es todo, pues en su agenda de campaña figuraba una lista de 106 libros, según datos provistos por el periodista Carlos Soria Galvarro, quien dedica en su último libro Andares del Che en Bolivia (editorial CienFlores, Buenos Aires, Argentina) un capítulo sobre la faceta lectora del guerrillero, del que hoy se recuerdan 47 años de haber sido capturado. El 9 de octubre de 1967 fue ejecutado por el Ejército boliviano.

¿Dónde estaba esa suerte de biblioteca “portátil” de libros de la lista? Ocultos junto a las provisiones en postas secretas de la guerrilla.

Pombo. Lo cierto es que cuando Soria consultó sobre el tema al guerrillero cubano Harry Villegas Pombo, éste le respondió que los combatientes se distribuían unos cuantos libros en sus mochilas: “No solo de pan vive el hombre, chico”, le dijo.

Ya en la campaña en Cuba “en dos hojas de una de sus libretas de la Sierra Maestra aparece una lista de títulos y autores, lo que podría ser una selección o un plan de lecturas, modalidad que después se encuentra también entre sus apuntes del Congo y de Bolivia”, escribe Soria Galvarro.

En el caso del Congo, “la lista es más abundante y está fechada por meses. Se inicia en marzo de 1965”. Tras burocráticas gestiones, el investigador logró tener acceso a los documentos escritos por el Che, guardados en el Banco Central de Bolivia y pudo dar con esta bibliografía.

“Se trata primero de una lista general de 49 títulos con sus autores contenidos en dos páginas (…). Luego, en tres páginas seguidas, otros 60 títulos más, repartidos mes tras mes, desde noviembre de 1966, cuando llegó a Bolivia, hasta septiembre de 1967”.

Todo escritor es también un lector, por lo que se puede presuponer que Guevara era un buen lector; sin embargo, llama la atención que en plena campaña bélica haya siquiera considerado leer obras como Fenomenología del Espíritu, de Hegel.

De obras referidas a Bolivia el listado incluye 22: La cultura de los incas, de Jesús Lara; libros de Alberto Gutiérrez sobre la Guerra del Pacífico; de Ricardo Anaya sobre las minas; de Sergio Almaraz sobre el petróleo; Raza de Bronce, de Alcides Arguedas; los dos tomos de la Historia económica de Bolivia, de Luis Peñaloza (uno de los cuales portaba al momento de su captura), o El dictador suicida, de Augusto Céspedes.

También figuran Aluvión de fuego, de Cerruto; La candidatura de Rojas, de Chirveches; La guerra de las republiquetas, de Bartolomé Mitre; La villa imperial de Potosí, de Lucas Jaimes; Juan de la Rosa, de Aguirre; Socavones de angustia, de Ramírez Velarde; Costumbres y curiosidades de los aymaras, de M. L. Valda de Jaimes Freire; Política y partidos en Bolivia, de Mario Rolón, entre otros.

Autores de ficción

Literatura

En este campo en la lista figuran obras como Expreso del Oriente, de Graham Greene; En la ciudad, de Faulkner; La lámpara maravillosa, de Valle Inclán; Humillados y ofendidos, de Dostoyevsky; y Aguafuertes porteños, de Artl.

La Embajada de Argentina prepara actos de homenaje

Con motivo de los 47 años del asesinato del Che, la presidenta argentina, Cristina Fernández, envió una placa en homenaje a Ernesto Che Guevara, la que será colocada en el Memorial de Valle Grande (Santa Cruz), donde fueron hallados los restos del guerrillero, en una fosa común.

La placa de homenaje dice: “La Sra. Presidenta de la Nación, Dra. Cristina Fernández de Kirchner, en nombre del pueblo argentino, en conmemoración del 47 aniversario del asesinato del patriota latinoamericano de la Patria Grande Ernesto Che Guevara. Valle Grande, 08 de octubre de 1967-08 de octubre de 2014”. En el pasado, los gobiernos argentinos guardaron distancia con la memoria de Guevara.

Al acto asistirá el cantor León Gieco, quien dará un concierto. También se proyectará el documental Che, un hombre nuevo, de Tristán Bauer. Otros asistentes serán el embajador de Argentina en Bolivia, Ariel Basteiro; el secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Daniel Filmus; el presidente de Radio y Televisión Argentina (RTA), Tristán Bauer; Juan Martín Guevara, hermano del Che, entre otros.

La propuesta programática del Che

¿Tenía el Che Guevara una propuesta programática para Bolivia?, se pregunta en un texto, publicado en Animal Político, el periodista Carlos Soria Galvarro. La respuesta es que sí la tuvo, si bien esa parte del paso del guerrillero por el país no fue la que más se ha difundido.

“Cuando vi ese documento en la foto del Bolivian Times vi que el Che tenía propuestas específicas para el país”, cuenta.

En 1998, en el periódico Bolivian Times se publicó un documento manuscrito de una libreta que el general retirado Jaime Niño de Guzmán, quien piloteó el helicóptero que operó en la campaña antiguerrillera, dijo que había recibido del Che, relata en su artículo el periodista.

El texto se trata de un borrador, un esbozo inacabado, y propone: “a) Democratización de la vida del país con participación activa de los núcleos étnicos más importantes en las grandes decisiones de gobierno; b) Culturización y tecnificación del pueblo boliviano utilizando en la primera etapa alfabetización las lenguas vernáculas”.

La propuesta sigue: “c) Desarrollo de la sociedad que libere a nuestro pueblo de flagelos ya liquidados en países avanzados; d) Participación de obreros y campesinos en las tareas de planificación de la nueva economía con el derecho de auténticos propietarios de los medios de producción tierra y fábricas fundamentalmente”.

“e) Formulación de un programa de desarrollo que comprenda el aprovechamiento de nuestras riquezas minerales y de la fertilidad y extensión de nuestro suelo” y, por último, “f) Desarrollo de las comunicaciones que permitan hacer de Bolivia un gran país unido y no un gigante fragmentado; con sus departamentos y provincias extraños entre sí”.

FUENTE: http://www.la-razon.com/nacional/Captura-Che_Guevara-batalla-punado-libros_0_2139986035.html

Los jóvenes revolucionarios tienen que conocer y leer la lista de libros del Ché.  El museo al Ché, como guerrillero libertario debería contar con una copia de estos libros, “la biblioteca del Ché”. Su propuesta programática expresa la realidad de aquella Bolivia que encontró el Ché y no se equivocó.

Menos mal que años mas tarde el Ché renació en Evo y hoy somos millones con la revolución del proceso de cambio, todas sus propuestas hoy son una realidad, la revolución continua. Xel

, , , , , , , , , , ,

No Comments

Las matemáticas terribles de la seguridad pública brasileña

POR ESTHER SOLANO GALLEGO, DE SÃO PAULO

Esther (prof.esther.solano@gmail.com) es española, profesora de Relaciones Internacionales de la Universidad Federal de São Paulo y miembro del Fórum de Seguridad Pública.

***

Hay números que representan realidades infames, crueles, bárbaras. Así son  las matemáticas de la seguridad pública brasileña. Matemáticas terribles. Matemáticas que avergüenzan.

50.000 homicidios anuales. 50.000 violaciones anuales denunciadas (se calcula que el número real ronde la cifra de 500.000). La policía brasileña, una de las que más mata y más muere en el mundo, deja 5 cadáveres por día a la vez que más de 200 policías mueren cada año. Hay 500.000 presos en las cárceles brasileñas, siendo casi la mitad de ellos provisionales, esperando eternamente un juicio que no llega.

Esas son las cifras. Más tiránicas que humanas  (para datos más detallados, visitar las publicaciones anuales del Fórum Brasileño de Seguridad Pública).

¿Y la campaña electoral? Ese momento esquizofrénico donde todo es prometido, con tono banal,  pero las negligencias y omisiones de los candidatos gritan más fuerte que nunca.

La seguridad pública es uno de esos asuntos tabús, mencionados de soslayo, con intenciones calculadas, propagandísticas e ideológicas pero con escasa finalidad de fundamentar un debate sólido.

La policía brasileña, una de las que más mata y más muere en el mundo, deja 5 cadáveres por día a la vez que más de 200 policías mueren cada año. Fotografía: Alice Vergueiro/Futura Press/Folhapress.

La policía brasileña, una de las que más mata y más muere en el mundo, deja 5 cadáveres por día a la vez que más de 200 policías mueren cada año. Fotografía: Alice Vergueiro/Futura Press/Folhapress.

Las propuestas de los candidatos a la presidencia de Brasil son más titubeos, balbuceos de quienes no tienen ni valentía ni dignidad de enfrentar un problema que debería haber sido prioridad hace ya muchos años.

Para el Partido de los Trabajadores (PT), el modelo a seguir y reforzar es el esquema de seguridad de la Copa del Mundo, cuyo sinónimo son los Centros Integrados de Comando y Control que amalgaman ejército, policías civil y militar y otra serie de organismos vinculados a la seguridad pública.

Como si este prototipo superficial de supuesta coordinación que en nada trata los problemas de raíz fuese a mejorar las estadísticas atroces de la violencia. A parte de esta oferta claramente insuficiente, la presidenta Dilma Rousseff ya ha mencionado la importante posibilidad de una enmienda constitucional para fortalecer el papel del gobierno federal  en competencias de seguridad.

Sí, menos mal, un pacto federativo para compartir competencias entre gobierno federal, estados y municipios es esencial.

El Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), frívolo. Su candidato Aécio Neves propone crear un Ministerio de Seguridad Pública y Justicia del que no nos ofrece más detalles.

Hace unas semanas, una operación de  la Policía Militar contra vendedores ambulantes dejó un muerto en el barrio de Lapa, en la zona oeste de São Paulo. Fotografía: Reginaldo Castro/Folhapress.

Hace unas semanas, una operación de la Policía Militar contra vendedores ambulantes dejó un muerto en el barrio de Lapa, en la zona oeste de São Paulo. Fotografía: Reginaldo Castro/Folhapress.

Sin embargo, el hombre fuerte del partido, el vitalicio gobernador de São Paulo, Geraldo Alckmin, pivota su programa de seguridad en base a la controvertida reducción de la mayoría de edad penal a 16 años para crímenes especialmente graves como homicidio, violación y secuestro, como si punición y Estado penal fuesen sinónimos lógicos de menor criminalidad.

Finalmente está el Partido Socialista Brasileño (PSB), heredero de la experiencia del programa Pacto por la Vida, implementado por el fallecido ex candidato a la presidencia Eduardo Campos en Pernambuco, que consiguió impactos positivos en la seguridad de ese estado.

Las ideas de Marina Silva son aumentar el presupuesto para el Fondo Nacional de Seguridad Pública y, esta sí más interesante y fundamental, un pacto nacional para la reducción de homicidios.

¿Pero dónde están las verdaderas reformas estructurales que se necesitan con urgencia? ¿Qué candidato coloca sobre la mesa, sin tapujos, sin medias palabras, con claridad y contundencia, el debate sobre los cambios radicales que se precisan en el campo de la seguridad pública? Ninguno.

Ninguno de ellos habla sobre el control de armas (en Brasil existen 16 millones de armas de fuego siendo sólo la mitad legales). Ninguno de ellos habla sobre las posibles reformas de las policías (reducción de letalidad, aumento de las tasas de resolución de crímenes, ciclo completo integrado entre policía militar y civil, mayor transparencia…).

Las propuestas de los candidatos a la presidencia de Brasil no convencen; se trata de un problema que debería haber sido prioridad hace ya muchos años. Fotografía: Adriana Spaca/Brazil Photo Press/Folhapress.

Las propuestas de los candidatos a la presidencia sobre seguridad pública no convencen; se trata de un problema que debería haber sido prioridad hace ya muchos años. Fotografía: Adriana Spaca/Brazil Photo Press/Folhapress.

Ninguno de ellos habla sobre la modernización del sistema penitenciario y las alternativas a las dinámica de aprisionamiento masivo. Ninguno de ellos habla sobre la política de drogas que está provocando una verdadera masacre entre los jóvenes brasileños de las periferias.

La autodenominada “izquierda”  brasileña menospreció históricamente el tema de la seguridad pública, tal vez guiada por la fantasía infantil de que la ascensión al consumo y la reducción de la miseria tendrían como consecuencia directa la reducción de la criminalidad.

Los grupos conservadores, como el PSDB, o los seguidores del discurso del ex alcalde y ex gobernador de São Paulo Paulo Maluf de “ROTA [Rondas Ostensivas Tobias de Aguiar] en la calle” tratan seguridad pública como si el mero endurecimiento punitivo fuese a acabar con la violencia. Ambas visiones son estrechas, irresponsables, poco consecuentes con la realidad e ineficaces en extremo.

Este es el escenario. Entre incompetencias y silencios conniventes las matemáticas terribles continúan.

FUENTE: http://brasilcomn.blogfolha.uol.com.br/2014/10/03/las-matematicas-terribles-de-la-seguridad-publica-brasilena/

Salvando las dimensiones y distancias, en Bolivia ocurre lo mismo y sí, las matemáticas terribles de la seguridad ciudadana continúan creciendo, igual que las promesas vacías e hipócritas de los candidatos. El problema no hará otra cosa que aumentar si no cambiamos, cada uno de nosotros y nos involucramos para intentar resolverlo.  Solo vean Japón, casi cero violencia, pero se suicidan cada vez mas.  Quién entiende a los humanos? Xel

, , , , ,

No Comments