Posts Tagged educación

Evo y el Estado “Laiku-Laiku”

Guido Roberto Peredo Montano

“Históricamente políticos y curas han comido mucho mejor que los gobernados (ovejas)”.

La separación entre el Estado y la Religión (Dios creador) es la base de la democracia moderna: aunque el debate en esta parte del mundo se inicia hace siglo y medio, cuando Alexis de Tocqueville (sociólogo francés) llega a USA en 1830 para analizar las razones del éxito de un estado separado de la religión. Ferviente “católico, apostólico y romano” acogió con gran admiración la separación estricta entre instituciones.

En los países del Norte de Europa, (incluso Canadá) donde la calidad de vida es el más elevada del mundo (acceso irrestricto a todo servicio social) la religión (Dios) no tiene ninguna influencia en la política pública. No se elaboran leyes de salubridad y /o políticas económicas pensado en Dios y mucho menos en la opinión del cura de barrio. El rol del estado es precautelar la seguridad e integridad de los individuos, sin importar su credo. La religión debe ser relegada al plano individual; solo así, la sociedad desarrolla plenamente en libertad; pues la vida social y el contrato social, por la que el individuo se ‘liga al estado’ no será excluyente.

Bajo esa lógica, ante el estado (la Ley) un cura Pederasta, (violador) no puede recibir como castigo ‘rezar 20 ave-marías’; mientras por el mismo crimen, un político (diré diputado por el MAS) recibir una pena de 30 años de cárcel. Tu estatus y tu rol en la sociedad, por más divinos que creas que sean, o por más influencia que tengas en la política, no debe crear privilegios ante la Ley; y esa es la auto-crítica que aplaudo del Papa Francisco.

Durante siglos la Iglesia Católica hace negocio vendiendo sacramentos e indulgencias (desde el matrimonio y hasta la Misa de 9 días); por ello, cuando me vienen con el cuanto de que ‘su obra es designo de dios’ ¡no les doy crédito!…Históricamente políticos y curas han comido mucho mejor que los gobernados (ovejas). Habrá que reconocer que durante el gobierno del presidente Evo Morales se han dado importantes cambios sociales; sin embargo, bajo ningún precepto un estado Laico debe, ni puede gastar dinero público para auspiciar la llegada del Papa (reitero mis respetos a Francisco), que en mi opinión, juega en el equipo equivocado.

Evo se llena la boca vendiendo su Pacha-mamismo y resulta que ‘le van a meter nomas’ a todos los parques y reservas naturales; han criminalizado la crítica por constructiva que sea. No estoy cuestionando la ética de los creyentes; pero cada vez que quiero ver a los Enanitos Verdes, o a mi líder espiritual, (el Sol) pago con mi dinero y hago el sacrificio de levantarme temprano.

Pero dado el ‘utilitarismo maniqueo’ que el gobierno hace con todo evento donde la masa se reúne, puedo asegurar que (hoy) ni traer al Papa; ni construir más ‘estadiums’ son garantía de más votos. Conventos y seminarios donde adoctrinaban jóvenes tampoco van a llenarse (nunca más) y ello es bueno para la sociedad que debe desarrollarse en base a la diversidad social, y cultural libre de todo adoctrinamiento religioso, que divide la sociedad entre pecadores y santitos.

En países donde la religión es fuerte, la calidad de vida y el nivel de desarrollo material de su sociedad tienden a ser inferiores a aquellas donde NO se practica religión alguna. Está claro, que Evo y el Vicepresidente, ‘se bailan bien en este Estado de Laiku-Laikus’… gozan de sus ‘trastornos de personalidad’ crónicos y se olvidan, cuando les conviene, que un estado moderno es un estado Laico y que una democracia efectiva se basa en la alternancia del poder…solo así se garantiza libertades individuales, colectivas y transparencia en el gasto público. La base de la religión y del poder político siempre fue mantener la supremacía del macho sobre la mujer y sobre el medio ambiente.

Ateo Militante-Evista desencantado.

FUENTE: http://www.bolpress.com/art.php?Cod=2015062102

Lo que pasa es que los cambios en este campo de la religión y su relación de poder e influencia en la sociedad no son rápidos en el tiempo, son procesos lentos. Y aunque en los papeles ya somos un Estado Laico en la realidad basta observar en estos días, hasta que punto EN APARIENCIA esta metida la religión de orígen judío cristiano en nuestra sociedad con la próxima visita papal.

Para los sociólogos la visita de este papa a Bolivia, es una oportunidad muy singular para medir y tomar el pulso a la sociedad en su relación con la que fuera hasta hace poco la religión oficial del Estado y comparar con lo ocurrido con la anterior visita papal.  Hay muchos parámetros interesantes que saldrán a la luz, porque el contexto político y mundial es diferente. El nombre del papa y su discurso también cambió.

Uno de esos datos que me gustaría conocer es: ¿Cuanto costó a Bolivia la visita papal? ¿Cuanto gastó el Municipio cruceño en todo lo que viene haciendo y a quién le consultaron para hacer tales gastos?

Personalmente considero que será una experiencia única para analizar cuanto hemos avanzado como sociedad libre del colonialismo y sus taras.  De hecho, cada día se puede tomar nota de qué medios masivos están involucrados, cuanto espacio le dedican al tema y si existen voces disidentes, contrarias a esta visita papal.

El poder de la iglesia católica en la sociedad cruceña y el Municipio obligó a la multinacional de las hamburguesas Burger King a retirar sus vallas publicitarias que “ensuciaban la cruz papal”. (imágen de ELDEBER)

Las medidas de seguridad y de cuasi estado de sitio en los lugares que visitará son una delicia como dato y anécdota, dice mucho.  La otra anécdota de la cruz papal y la hamburguesa (letrero de Burguer King que “ensuciaba la imágen de la cruz”) es otro dato incluso para el humor. 2000 médicos, la Ley seca, el control biométrico, movilización de 100 fiscales, etc., etc.(notas ELDEBER) completa esta irrupción teatral del Vaticano en Bolivia.

Y la cosa continua, asi como el abuso contra los escépticos. Esta probado que en países con una alta calidad de vida la religión no tiene ninguna influencia en la política pública. El camino aún es largo para llegar a esa meta, pero ya dimos los primeros pasos para “descolonizarnos”de la religión que llegó junto a los ladrones y asesinos.  Parafraseando la idea de E. Galeano, hasta que cada iglesia en todo el continente no se conviertan en espacios públicos (bibliotecas, escuelas, universidad, museos) “las venas de américa latina seguiran abiertas”.

En el fondo la visita papal a varios países de latinoamerica excepto Argentina (porque el papa es opositor político a Cristina Kirshner) responde a una agenda geopolítica del Vaticano diseñada para controlar la pérdida de espacio de poder en todo el mundo y no por las bellacadas que hacen sus curas violadores con impunidad papal, sino porque estamos en la era de las comunicaciones y eso implica mejor educación, mas información, menos ignorancia y descubrir el vil engaño en el que se cimienta la mayoría de las religiones. Temen que sus “rebaños” descubran al lobo disfrazado de “pastor”. Xel

, , , , , , , ,

No Comments

Desde Irlanda hasta Bolivia: Algo pasa con el agua

Thomas McDonagh
Red Pepper
Traducido del inglés para Rebelión por Sara Plaza.

Durante meses y por toda Irlanda se han sucedido las protestas en contra de la aplicación de tasas al agua de uso doméstico, que, hasta que llegó la primera oleada de facturas el pasado mes de abril, se había financiado con los impuestos generales. La oposición a las tasas alcanzó su punto culminante el 1 de noviembre, cuando más de 150.000 personas participaron en más de 90 manifestaciones diferentes a lo largo y ancho del país, después de meses de campaña a nivel local. De manera igualmente espectacular, y solo unas pocas semanas antes, casi 100.000 personas se manifestaron por las calles de Dublín para expresar su enojo ante una reforma que fue acordada como parte del rescate de 2010 que negoció el Gobierno irlandés con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI). La campaña sigue teniendo bastante fuerza y podría recibir un nuevo aliento a medida que el pago se convierta en una cuestión acuciante.

Los hechos en Irlanda recuerdan a lo ocurrido en Bolivia 15 años atrás, durante la famosa “guerra del agua” en Cochabamba. En abril de 2000 los habitantes de esta ciudad de medio millón de personas –más o menos del tamaño de Dublín– se unieron por encima de las divisiones de clase y etnia y, literalmente, paralizaron la ciudad con tres huelgas generales cuyo objetivo común era recuperar el servicio de suministro de agua de las manos de una multinacional extranjera.

La victoria de las organizaciones de base sobre la multinacional Bechtel en una lucha que recordaba a David contra Goliat, hasta el punto de que en las calles se emplearon tirachinas, se volvió una historia conocida en todo el mundo. Sin embargo, lo que se ha entendido menos es cómo esa lucha por el agua transformó radicalmente la política del país de manera profunda y duradera.

Los ecos de Bolivia en el actual conflicto del agua en Irlanda son claros. Uno es el hecho de que la lucha ha despertado a un gigante dormido, movilizando a la gente de un modo que hasta hace poco parecía imposible. Y el otro es que, dependiendo de cómo se desarrolle esa lucha, también puede tener efectos profundos y duraderos en la cultura política irlandesa.

Algo pasa con el agua –ya sea en Cochabamba o en Coolock– que consigue tocar a la gente, tanto a nivel racional como instintivo, como no lo hacen otras cuestiones. Dependemos de ella para cubrir la mayoría de nuestras necesidades. Y cuando las elites empiezan a meterse por medio, ya sea contaminando nuestros recursos hídricos, utilizándolos para la minería o el proceso de fractura hidráulica, o bien impidiendo potencialmente que las personas puedan acceder a ella convirtiéndola en un “producto” del mercado, la gente se enfada. El equivalente español de la expresión “the straw that broke the camel’s back” [literalmente, "la brizna de paja que rompió el lomo del camello"] es, muy apropiadamente, “la gota que colmó el vaso”

Prácticas económicas abusivas

En Bolivia entonces y ahora en Irlanda, las personas han sido las víctimas de las políticas económicas abusivas. Lo que en Irlanda se está llamando austeridad, en Bolivia se conoció como “ajuste estructural”: recortes sobre los recortes y tendencia inexorable hacia la privatización de las infraestructuras y los servicios públicos. De manera obsesiva se fueron vendiendo las joyas de la familia para equilibrar los asientos, un proceso que a menudo se llevó a cabo sin consenso democrático y sin cuestionar las condiciones bajo las cuales había aumentado la deuda pública. Mientras que en Irlanda son el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI quienes dictan las reglas, en Bolivia fue el Banco Mundial quien insistió en la privatización del agua.

Los activistas bolivianos no denunciaron inmediatamente el ajuste estructural al comenzar la guerra del agua, lo mismo que los activistas irlandeses no empezaron hablando de las injusticias de la austeridad cuando se inició el conflicto del agua en su país. Sin embargo, ambas luchas sacaron a la superficie la punta de un iceberg que permanecía oculto y lo mantuvieron a la vista el tiempo suficiente para que la gente que nunca se hubiera considerado a sí misma activista pudiera ver claramente que el sistema económico funcionaba en contra de sus intereses.

La mayor parte del tiempo ese sistema opera por debajo de la superficie, de manera que la corrupción y la intrusión de las empresas en nuestros espacios democráticos solo son visibles para los activistas y los investigadores especializados. Y bajo la superficie el sistema está seguro. Pero cuando el barco choca contra el iceberg, súbitamente salen a la luz sus mecanismos y las personas que normalmente no son activistas pueden ver las cosas como realmente son.

La opinión pública

Hay algo en las luchas como éstas sobre el agua que despierta el interés de la opinión pública de un modo que la mayor parte de las veces solo imaginamos. Como señalaba Óscar Olivera, líder sindical de la Coordinadora del Agua en Cochabamba durante las revueltas del agua: “Siempre repetíamos aquellas consignas de ‘Muerte al Banco Mundial’, ‘Muerte al FMI’, ‘Abajo con el imperialismo yankee’, pero creo que [la guerra del agua fue] la primera vez que la gente lo entendió de manera directa”.

La lección de Cochabamba hace 15 años y de Irlanda en estos momentos es que, partiendo de situaciones cuidadosamente planificadas, solo raramente acumulamos poder popular suficiente para desafiar el sistema. Por lo común, esa acumulación de poder resulta de reconocer el momento preciso –normalmente provocado por nuestros adversarios– en el que el sistema se muestra como es y permite ver y entender claramente cómo afecta negativamente la vida de las personas. Es en esos momentos cuando entre las sombras de un público generalmente al margen surgen nuevos activistas.

Según María Eugenia Flores, una joven activista que alcanzó la mayoría de edad durante las revueltas del agua: “Ese momento histórico en Cochabamba me permitió ver claramente lo que estaba sucediendo en mi país, entender la política del agua, la privatización, la lucha para defender este recurso y, sobre todo, conocer a otras personas como yo que estaban despertando y abriendo los ojos ante las injusticias que estaban viviendo”.

Cuando estos espacios se abren, la posibilidad de que se produzca el cambio parece alcanzable. Puede que mucho de lo que se daba por sentado en una cultura política resulte bastante menos seguro de lo que se pensaba.

Perder el miedo

En Bolivia, después de las revueltas del agua y en menos de cinco años, los partidos que habían gobernado el país durante décadas desaparecieron del mapa político junto con sus políticas económicas. Tan pronto como se vio claro que podían ser desafiados y vencidos, la gente perdió el miedo y las estructuras de poder político tradicionales se derrumbaron.

En Irlanda muchos de los acuerdos políticos que parecen inmutables podrían resultar tan débiles y frágiles como lo fueron en Bolivia, y como están demostrando ser en lugares como Grecia y España.

Como ha expresado el sindicalista y portavoz de la campaña Right2Water, Brendan Ogle, a propósito de los logros de ese movimiento en Irlanda: “Hasta ahora la gente se sentía sola; sentían que el Gobierno hace lo que quiere la Troika, lo que quiere el FMI, lo que quiere el BCE, no lo que quieren los ciudadanos. Ahora saben que no están solos”.

Hay algo en el agua y en la manera como une a la gente en torno a una causa común que puede ensanchar nuestros horizontes ante la posibilidad de un cambio social más amplio. Y aunque –al desmoronarse las estructuras– los momentos de victoria son impredecibles, huidizos y raros, cuando ocurren a veces sentimos que todo ha cambiado.

En palabras de María Eugenia Flores: “Ante tanta injusticia nos pusimos de pie y perdimos el miedo”.

Thomas McDonagh es investigador y coordinador de proyectos del Centro de Democracia con sede en Cochabamba, Bolivia. Como autor ha colaborado en Unfair, Unsustainable and Under the Radar: How Corporations Use Global Investment Rules to Undermine a Sustainable Future y en Corporate Conquistadors: The Many Ways Multinationals Both Drive and Profit from Climate Destruction.

Fuente: http://www.redpepper.org.uk/from-ireland-to-bolivia-theres-something-in-the-water/

Solo recuerden esto: La única autoridad que tiene alguien es la que nosotros mismos le otorgamos.

No es poca cosa lo que ocurrió en Cochabamba con “la guerra del agua”y Uds. como yo fuimos víctimas de las mentiras de los medios de comunicación privados que solo informaban lo que querían aquellos dias y nunca lo que estaba pasando, ni sus repercusiones futuras.

Con el tiempo mas y mas multinacionales vendrán al país y la presión para transformar el agua en un negocio privado aumentará, de hecho y en todo el país, ya esta ocurriendo; con el camuflaje de Cooperativas de agua y un alto grado de corrupción de por medio, muchos ya estan lucrando con ella.

El uso de un acuífero para hacer Coca-Cola amenaza el agua de 30.000 personas en El Salvador y es solo una parte del negocio muy lucrativo del agua procesada en todo el mundo.

Por estos lados también algo pasa con el agua y no me refiero a los cada vez mas frecuentes cortes de agua o al hecho de no tener todavía un sistema de provisión de agua responsable que no contamine nuestro rio, sino a la reciente preocupación en la población de Camiri porque una Multinacional esta haciendo exploración buscando hidrocarburos justo en la serranía del Sararenda donde se produce gran parte del agua que actualmente consumimos.  Será que tendremos que preocuparnos por mas contaminación?  Xel

, , , , ,

No Comments

¿Por qué estamos siendo alimentados por un experto en veneno Monsanto y Roundup?

El vídeo que enfureció a Monsanto fué publicado en The Guardian: “¿Por Qué Estamos Siendo alimentados Por un experto en veneno Monsanto y Roundup”


El video es en inglés con subtítulos (que debes activar) en portugués.

Lunes 15 de junio de 2015

Por Dra Graciela Vizcay Gómez

La respuesta de la multinacional no se hizo esperar:
Se defiende con los latiguillos estériles de siempre, y con Estudios de Científicos Propios, endulzando sus bolsillo o solventando Universidades enteras, Como su base principal de Operaciones en California, ¿Dónde más?

LEER MAS DE LA FUENTE

Los dueños de Monsanto

Graciela Vizcay Gomez
zero-biocidas

¿Quiénes son realmente los primeros accionistas de Monsanto? La respuesta puede sorprenderte, dice Christina Sarich, periodista de NaturalSociety, hace escasas horas.

A la gente le gusta hablar del desagradable Hugh Grant, director ejecutivo de Monsanto, y, obviamente, un accionista. Lo mismo ocurre con Bill Gates. Él supuestamente posee millones de acciones de Monsanto de valores. Pero ¿quiénes son los verdaderos dueños de Monsanto?

Los verdaderos dueños de Monsanto son las instituciones y personas que se esconden detrás de esas instituciones, no individuos como Gates y Grant. Según varias fuentes, cinco fondos de inversión son los principales accionistas de Monsanto, con el Vanguard Group, Inc. Puedes ver el resto aquí:


 

Como se puede ver, el número de acciones en poder de las instituciones empequeñece el número en poder de las personas, incluidos los que hacen el trabajo sucio de Monsanto en la arena pública.

The Vanguard Group es propietaria de más de $ 3 billones de dólares en diferentes inversiones, y en su mayoría empresas odiadas, Monsanto. También las empresas más grandes del mundo, tales como:

Bank of America, JP Morgan, Citigroup, Wells Fargo, Goldman Sachs y Morgan Stanley. State Street Corporation, Vanguard Group, Capital Research Global Investors, y FMR (Fidelity) son todos los propietarios claves en el mundo. Y esto incluye a Monsanto. Se podría decir que sólo cuatro compañías controlan todos los grandes bancos y las principales empresas en el planeta.

Entre todas ellas el 96% de los accionistas, votaron en contra del etiquetado de los transgénicos.

Por otra parte, la Reserva Federal está compuesto por 12 bancos, representados por un consejo de sólo siete personas, que está integrado por representantes de los “cuatro grandes”, … que a su vez están presentes en todas las demás entidades.

Un análisis de las relaciones entre 43.000 corporaciones transnacionales ha identificado un grupo relativamente pequeño de empresas, principalmente bancos, con un poder desproporcionado sobre la economía mundial, incluyendo los Agronegocios.

Que debería preocuparnos más: ¿ el rastro del dinero apoyando la ciencia “divertida” que sigue apoyando los alimentos biotecnológicos, o que, según un informe que se publicó el pasado verano, la élite mundial tiene más de 32 billones de dólares escondidos en bancos offshore en todo el mundo, que pueden financiar las demandas, tras demandas, contra la gente que está cansada de ser envenenada.

Esto significa que siete personas y sus amos están envenenando a todo el planeta a través de la biotecnología, Big Ag, (pocas y grandes corporaciones que manejan la Bolsa), las grandes farmacéuticas y grandes bancos.

Son los tentáculos invisibles de este pulpo que nos está estrangulando. Esto es lo que debe ser detenido y no centrarse en la cara visible de los genocidas, sino “el detrás”. Para eso, como siempre repito, las ongs mediáticas y sin base firme deberían estudiar un poquito más. La guerra es desigual, ahora hay que apuntar al corazón, no basta la herida perpetrada por el IARC.-

Fuente: ZERO BIOCIDAS

Casi todos los alimentos que consumimos contienen OGM (organismos genéticamente modificados).  Estan en la soya, en el maíz, comida balanceada para animales como la res y pollos de granja, manzana, papa, uva, yoghur, jugos, galletas, trigo, arroz, etc.

Los pocos alimentos orgánicos que aún tenemos en Bolivia poco a poco se estan acabando porque el agricultor boliviano quiere (como todos) que su tierra produzca mas, para ganar mas plata. Que lo impulsa a esto? Las fuerzas del mercado y el sistema capitalista.

En todo el continente la agricultura se enfrenta a esta contradicción entre producir alimentos sanos (no tan rentables) ó producir alimentos transgénicos que le rinden mejor y que además de engordar sus cuentas bancarias, son el orígen de las roscas y logias del oriente boliviano que hoy y siempre pululan detrás del poder regional.

Producir alimentos sanos o alimentos transgénicos que son como veneno de largo plazo para todos, incluso para los mismos agricultores.

Desde septiembre de 2005, con la promulgación de un decreto supremo en el Gobierno de Carlos Mesa, el país produce soya transgénica.

4,2 millones de litros del herbicida glifosato anualmente se usan para la soya y la tierra en “la franja soyera” de Santa Cruz, Bolivia. Francia prohibirá un herbicida por posibles efectos cancerígenos.

El glifosato es el componente principal del Roundup, de la compañía Monsanto

El problema no lo estamos encarando con la seriedad que se debe porque hay una cruel lucha de intereses de grupos, politicas de salud de por medio y mucha influenCIA de la Multinacional de los transgénicos en toda la región.A estas alturas casi les puedo asegurar que si no morimos de otra cosa, algún tipo de cancer lo hará, así de grave es. La gente se enferma y muere de cancer pero no sabe porque y cómo se originó la enfermedad. Tenemos que tomar mas conciencia con lo que comemos y producimos. Cuando te comes una naranja que no tiene semillas, te comiste un producto OGM.

Los Gobiernos Nacionales y Regionales deberían saber que esto no se resuelve con hospitales de 3er nivel y mas presupuesto para salud como hipócritamente pide ese cura español en Bolivia (en otro ataque mediático montado por la injerenCIA y la oposición). Todos debemos entender que si hay alimentos sanos, no enfermaremos. En este sentido se tiene que implementar u orientar quizá toda nuestra producción en agricultura para obtener la calidad y certificación necesaria para todos los alimentos que producimos y aquellos que se importan.

Termino compartiendo estos artículos:

Transgénicos en Bolivia: no, sí… tal vez –>BBC 2011

Es extremadamente peligroso introducir más transgénicos en Bolivia –>ONG – LIDEMA 2011

Transgénicos en Bolivia el debate está servido –>LosTiempos, Mayo 2015

Xel

, , , , , , , , ,

No Comments

Los inmigrantes y el espejo de la reina

En la vida hay más espejos, que a veces se obstinan en mostrarnos otras caras

22/06/2008 – Autor: Antonio Álvarez del Cuvillo

 

El espejo de la reina sólo reflejaba lo que ella quería ver.

El espejo de la reina sólo reflejaba lo que ella quería ver.

Había una vez y no había una vez una reina que tenía un espejo que sólo reflejaba lo que ella quería ver. Era un espejo muy apañado: hacía las veces de prensa y televisión, de Constitución y ordenamiento jurídico, de discurso político y de programa electoral. Día tras día, el espejo no le mostraba otra cosa que su rostro y no hacía otra cosa que ensalzar su hermosura. No había en el mundo nadie más que ella y todo en ella era belleza ultraterrena y nada más. Un día, el espejo, inoportuno, quizás borracho de “cristasol”, le mostró un rostro distinto, le reveló que había vida más allá del espejo, mostrándole a su propia hija, Blancanieves. Podía haberla amado como saben hacer las madres y, sin embargo, la odió más que a nadie en el mundo y se hizo vieja y fea para regalarle un caramelo envenenado, de manera que las versiones más modernas de la historia hicieron a la reina “madrastra”, para no ofender a las madres, que son más corporativistas que las madrastras.

En la vida hay más espejos, que a veces se obstinan en mostrarnos otras caras; veamos belleza o fealdad en la imagen ajena, la salida de nuestro ensimismamiento nos vuelve a mostrar después nuestro rostro de un modo distinto, como le pasó a la reina. Réfléchir, rifflettere: Reflejar es lo mismo que reflexionar. Un señor muy listo que se llamaba Viktor Schklovsky, hablando de arte, se sacó de la manga el concepto de “ostranenie”, extrañamiento. El arte de convertir los objetos comunes en algo extraño que nos haga cambiar nuestra mirada de lo cotidiano, rompiendo nuestro “automatismo perceptivo”. En gran medida, esta es la técnica y la actitud de la Antropología, una “historia de una ida y una vuelta”, contemplar lo que creemos “extraño” para volver a casa y comprender mejor nuestro propio reflejo, reconocernos en las semejanzas y en las diferencias y acaso aprehender eso que llaman la “naturaleza humana”. Los extranjeros, los inmigrantes, nuestros Otros, aquellos que a priori creemos “extraños” rompen con nuestro automatismo y nos muestran los matices de nuestro propio rostro, además de otras cosas. Como en el caso de la reina, aquello que descubrimos de nosotros mismos a menudo no nos gusta, porque mirando a ese pozo descubrimos el núcleo de las contradicciones de nuestra propia sociedad. En nuestra mano está, como estuvo en la mano de la reina, saber abrazarnos a las contradicciones de nuestra sociedad hacia su continua transformación, o bien proyectarlas hacia la imagen del Otro en el espejo para terminar siendo devorados por ellas. Los ejemplos son muy numerosos:

-Habíamos creído que podíamos refugiarnos en la puerta del servicio del palacio de cristal del núcleo del poder mientras que el mundo se caía a pedazos ahí fuera, en la periferia. Habíamos aprendido a contemplar la caída de los pedazos con lástima pero lejanía, como quien observa la película. Habíamos llegado a decir que ya no había ni clases ni pobres y que habíamos encontrado por fin (para nosotros) el mejor de los mundos posibles. Pero entonces vino la periferia a nuestra puerta a recordarnos su existencia, a mostrarnos que el mundo estaba abierto y que el cristal es trasparente y frágil, en ocasiones incluso nos ha mostrado la cara más descarnada y terrible de la pobreza y la privación. Reflexión especular: descubrimos entonces que no había tres (o dos) mundos sino uno con mil rostros y nos dimos cuenta de que teníamos los ojos tapados, no sólo hacia fuera, sino hacia dentro del palacio de cristal, donde hacía siglos que la periferia se arrastraba por los pasillos.

-No éramos tontos y habíamos asumido ya que éramos “trabajadores”, con intereses distintos a los de nuestra empresa y nos habíamos ocupado de buscar un rinconcito cómodo donde pasar un digno retiro de aristocracia obrera; incluso nos había parecido paradójicamente humanizador que ahora les diera por llamarnos “recursos humanos” o “capital humano” (esto último con un cierto guiño etimológico, pues los antiguos tenían la costumbre de medir las riquezas por la posesión de cabezas de ganado). Pero entonces millones de trabajadores fueron arrancados por la mano espectral de Adam Smith de sus contextos vitales y movilizados para atender al negocio y reproducir nuestra fuerza de trabajo (porque a nivel micro es mucho más complejo, pero estructuralmente es la misma historia desde los inicios de la industrialización); convertidos en el combustible impersonal del “molino satánico” de Polanyi, el material sobrante fue escupido violentamente por la máquina. Roberto Maroni, ministro del interior de esa Italia que hoy escupe a los irregulares como delincuentes lo deja muy claro: no es justo poner en el mismo plano a quien “viene a cometer delitos”, viola una mujer o saquea una ciudad (?) que quien desempeña un papel importante; ole con la dicotomía simbólica que se nos introduce: quien ha dejado de ser útil se ha convertido mágicamente en un violador-asesino-saqueador.Reflexión especular: cobramos entonces conciencia de lo que significa ser un factor productivo impersonal, de lo que significa ser “fuerza de trabajo” bruta, más madera para la máquina; nos damos cuenta de que estamos atrapados en esa máquina y que incluso lo están quienes nos dan las órdenes, porque ya apenas sabemos a quién sirve la máquina pero sí que un día puede movilizarnos o escupirnos, según mande el mercado.

-Habíamos creído que el ejercicio del poder del Estado se legitimaba en el ejercicio del derecho al voto, a través del cual participábamos en las decisiones políticas y en la formación de las normas. Entonces vinieron a nuestro país millones de personas que se instalaron en nuestra sociedad y que formaron parte de ella a todos los efectos (trabajando, viviendo, pagando, consumiendo, jugando, riendo, hablando, cantando) y que son destinatarios de las normas. Y sin embargo, tenían negada la participación política, afectando a los cimientos de nuestro discurso sobre el poder. Reflexión especular: nos preguntamos entonces si realmente estábamos controlando el poder, si hay más formas de participación política, si el voto nos estaba sirviendo para algo o si el cuento nos mantenía adormecidos y si ahora hay que “repensar” las raíces del sistema para que siga girando.

-Habíamos creído que nuestra sociedad se construía sobre los Derechos Humanos como un valor absoluto e irrenunciable que se imponía sobre cualquier otra cosa, que estos derechos habían ganado definitivamente la batalla, que el Árbol de la Libertad crecía sano y ahora sólo se trataba de exportarlo a las tierras bárbaras; que la libertad estaba protegida por un firme esqueleto de garantías legales y constitucionales. Entonces vinieron ellos y nos vimos obligados a plantearnos hasta qué punto tenían Derechos Humanos; aún con mala conciencia, los condicionantes estructurales, el “hasta qué punto no interfiere con la eficacia” se cuelan en nuestros discursos sobre la sustancia de la humanidad. Ahora se debate en la UE la llamada “Directiva de la vergüenza” y se discute si es posible tener a una persona hasta 18 meses encarcelado sin haber cometido delito alguno, simplemente porque es conveniente. Reflexión especular: se nos ocurre entonces que los Derechos Humanos no son abstracciones metafísicas y abstractas, valores absolutos que ya están dados una vez reconocidos. Más bien son realidades que hay que concretar, conseguir y pelear en la propia vida, en dura pugna -nunca ganada del todo- con requerimientos del sistema.

-Habíamos creído que nuestra sociedad era plural, que respetaba lo diverso y las opciones “privadas” de los ciudadanos, que se había encontrado un equilibrio entre unos patrones básicos (e incluso, aunque en España menos, una identidad “nacional”) y el desarrollo autónomo de los individuos. Éramos, pues, liberales. Entonces llegaron ellos y nos insultaron con su diferencia; aunque en nuestro discurso hablábamos de burkas y ablaciones del clítoris nuestros ojos no podían evitar despreciar muy por dentro sus ropas, sus gestos, sus rasgos, sus especialidades, sus acentos e idiomas (y a veces hasta se verbaliza, no hay más que asomarse a la calle); no podíamos soportar que hubiera muchos juntos y su reunión era guetto desintegrador; queríamos que siguieran siendo fuerza amorfa de trabajo pero que fueran invisibles como personas para no plantearnos ningún problema. Reflexión especular: sorprendidos en la noche poniendo alambradas simbólicas, tal vez nos dimos cuenta de las alambradas que ya había entre nosotros antes de que vinieran: el desprecio por la diferencia, las relaciones de poder desiguales entre los grupos, la marginación e incluso los guettos, las fronteras invisibles, las barreras imaginarias que habíamos levantado entre los seres humanos de carne y hueso que ya vivíamos antes aquí. Descubrimos la tremenda uniformidad del modelo y cómo castigamos socialmente a quien se “sale del tiesto”. A lo mejor sólo éramos “liberales de boquilla”.

Así expresados, con crudeza estos reflejos inconvenientes del el espejo de la Reina, pueden parecer los delirios de un profeta apocalíptico o de un demagogo que llama a las barricadas. No pretendo ni tener muy claro el camino ni afirmo, ni mucho menos, que el futuro está perdido. Es más sencillo: simplemente, todas las sociedades humanas tienen, y tendrán, contradicciones en sus raíces y hay que aprender a mirarlas a la cara y luego agarrarnos a ellas y dejarnos llevar por el corazón y la cabeza, haciendo planes pero sabiendo que luego será otra cosa. Pero para mirar al fondo de nuestro pozo hay que asomarse al espejo de quienes creíamos Otros y se revelaron como nuestro propio reflejo, el rostro de todos. Cuando hablamos de “integración” de los inmigrantes en la sociedad pensamos en dos categorías dicotómicas: los inmigrantes y la sociedad, que responden a categorías sociales, grupos sociales imaginarios. Debido a determinados sesgos cognitivos, siempre nos parecerá que son ellos los que “no se integran”. A menudo se oye alegremente esto en la calle, que son ellos los que se tienen que integrar y no se integran; a menudo lo dice alguien que jamás habló “cara a cara” con uno de ellos, he aquí su esfuerzo por la integración, y que por tanto, no tiene ni la más remota idea de sus historias, de sus sufrimientos, de sus pesares y de sus esfuerzos de adaptación a un mundo que a veces los escupe. Pero cuando insistimos en que la integración es “bilateral” seguimos jugando con imágenes de mundos separados en abstracto cuya unión supone, de un modo u otro un choque.

Al margen de nuestras proyecciones ideológicas, el mundo real no está separado en compartimentos imaginarios. Estamos juntos, en la misma sociedad. Formamos parte, de hecho, de la misma sociedad. Aunque no esté de más percibir la inmigración como un aspecto especializado, a efectos de conocerlo mejor (yo aquí lo hago), no podemos fragmentar la realidad. No son los migrantes ni los autóctonos quienes se tienen que integrar. Es la sociedad misma, la sociedad toda, de la que migrantes y autóctonos (que somos más cosas aparte de eso) formamos parte, quien se tiene que “integrar”, es decir, quien tiene que ir avanzando para superar sus contradicciones. La economía sumergida, la precariedad, la delincuencia, el rechazo al diferente, los problemas de convivencia, las diferencias culturales e ideológicas… no son problemas “de los inmigrantes”, esta es una percepción fragmentada. Son problemas de nuestra sociedad y vivimos plenamente nuestra vida social como seres humanos cuando nos esforzamos por seguir integrando las paradojas de nuestra sociedad, día a día.

Antonio Álvarez del Cuvillo es profesor de Derecho del Trabajo, estudiante de Antropología, voluntario y asesor jurídico en el campo de la extranjería, ciudadano y persona.

FUENTE: http://www.webislam.com/articulos/33792-los_inmigrantes_y_el_espejo_de_la_reina.html

Estoy mas que seguro que nadie conocía esta versión de “Blancanieves”. Ya Uds. podrán imaginar quién y donde se cambió la historia.

Igual que la Reina:  Multimillonario: La creciente desigualdad podría provocar “la envidia y el odio” de los pobres. 

A nivel local, los que se enriquecieron recientemente con el dinero público adoran su nueva imagen, igual que la reina madre y lo que mas temen es quedarse sin un centavo en sus cuentas bancarias o ser parte de la chusma que siempre marginaron, controlaron, dividieron y engañaron.

Camiri es una ciudad contruida por migrantes y no debe prescindir de ellos como fuerza motora de cambios que fortalezca aún mas la tolerancia, un rasgo fundamental de nuestra identidad que ultimamente sufrió ataques por “los hijos de la reina”. Xel

, , , , , , , , , ,

No Comments

¿Qué hacen con nuestros datos en Internet?

La información personal se ha convertido en un producto más de compraventa. Deambular por los mundos real y virtual tiene cada vez menos de anónimo

 

Ilustración e información: Olga Subirós (CC BY-NC-ND-2.0)

Todos hemos oído alguna vez decir que cuando un producto es aparentemente gratuito, es probable que en realidad lo estemos pagando con datos. Ocurre con las redes sociales, las tarjetas de fidelización de tiendas o supermercados o con un sinfín de aplicaciones que nos ofrecen servicios más o menos relevantes a cambio, solamente, de nuestros detalles personales.

Una vida vigilada

Tecnología y dispositivos que producen o almacenan datos de nuestra actividad cotidiana:

1/6/14. Videovigilancia: las imágenes pueden ser interceptadas.

2. Contadores de luz y termostatos: dan información de hábitos.

3 /4. Televisores inteligentes y consolas: incorporan cámaras y micrófonos.

5. Controles biométricos de entrada y salida.

7. Monitorización remota en el trabajo: capturas de pantalla del trabajador para medir la productividad.

8. Bases de datos personales: pueden contener datos fiscales y de salud de los clientes.

9. Sensores de conteo de personas: monitarizan el flujo de compradores y los tiempos de compra.

10. Tarjetas de fidelización: a cambio de descuentos, crean perfiles del comprador.

11. Ibeacons: envían ofertas a móviles cercanos.

12. Wifi gratuito: se puede ofrecer a cambio de acceso al perfil de Facebook.

13. Abonos de transporte público: tarjetas recargables que producen datos de desplazamientos.

14. Redes de bicicletas públicas: registro de trayectos.

15. Coches: hay sistemas para registrar las matrículas.

16. Telefonía móvil: permite geolocalizar.

17. Cámaras térmicas y sensores sonoros: miden flujo de peatones y niveles de ruido.

18. Mobiliario urbano que detecta presencia de peatones.

19. Sistemas de párking: el pago con tarjeta de plazas azules y verdes genera datos del usuario.

Pero más allá de intuir que nosotros somos el producto, en realidad desconocemos qué se hace exactamente con nuestra información, o en qué consiste y cómo funciona ese pago con datos. En realidad, no es una cuestión sencilla, y cada aplicación cuenta con sus propios procedimientos y lógicas. En el caso de la navegación por Internet, por ejemplo, las empresas y prestadores de servicios nos ofrecen de forma gratuita sus motores de búsqueda, páginas webs y servicios asociados, para leer la prensa, consultar la previsión meteorológica, o estar en contacto con otras personas a través de redes sociales o foros. No obstante, cada vez que entramos en una web estamos descargando automáticamente una serie de microprogramas conocidos comocookies que recaban información de nuestra actividad online y hacen llegar al propietario de la web visitada información sobre nuestra IP, MAC o IMEI (la matrícula de nuestro dispositivo), el tiempo y forma en que utilizamos un sitio concreto u otros sitios que estén abiertos en el mismo momento, identifica si somos visitantes habituales y qué uso hacemos de la página de Internet, en qué secuencia y cómo accedemos a otros sitios, etcétera. Además, es habitual que diferentes empresas paguen al sitio que visitamos para poder instalarnos sus propias cookies, como también lo es que la empresa utilice los datos no solo para sus estudios internos, sino que los venda a terceros.

En realidad, cada vez que visitamos una página con el ordenador, el teléfono móvil o la tableta, recibimos decenas de peticiones de instalación de cookies. Somos, pues, el producto porque a cambio de la información que obtenemos proporcionamos detalles sobre nuestra actividadonline y, a menudo, datos personales como nuestro nombre y ubicación, hábitos, tarjeta de crédito, etcétera, de los que no tenemos forma de controlar dónde acaban. Ante esto, el único recurso de autoprotección es o no aceptar cookies y renunciar al servicio, o borrarlas sistemáticamente de nuestro ordenador, algo tan engorroso como limitadamente útil.

Facebook, una red social utilizada por más de mil millones de personas al mes, dispone de los datos que el usuario deposita voluntariamente en ella, pero también hace inferencias en base a nuestras interacciones con personas e información, las comparte con terceros y elabora un perfil único que le permite determinar qué aparece en nuestro muro, tanto por parte de nuestros amigos como de anunciantes. Todo me gusta o registro a través de Facebook genera información que es analizada y clasificada por algoritmos con el fin tanto de conocernos individualmente como consumidores, como de elaborar perfiles sociales destinados a agencias de publicidad. El registro continúa incluso si hemos cerrado la página: a no ser que salgamos manualmente, las cookies de Facebook continuaran espiando todo lo que hacemos online.

Si, además, hemos instalado Facebook en nuestro teléfono móvil, junto con su aplicación de mensajería, el sistema podrá activar remotamente nuestra cámara o micro, acceder a nuestras fotografías y mensajes, etcétera, y así ir perfeccionando nuestro perfil.

El ejemplo de la navegación web es el más habitual, pero ya no el único protagonista. El mismo despliegue de conexiones no aparentes y de compraventa de datos se produce también cuando utilizamos una tarjeta de fidelización de cliente, que relaciona nuestro patrón de consumo con un nombre, dirección, a menudo unos datos bancarios y las respuestas al cuestionario que habitualmente acompañan la solicitud.

A no ser que salgamos manualmente de la página, Facebook continuarán espiando lo que hacemos

Otro ámbito en el que la recogida de datos es cada vez más relevante es el espacio público. Nuestro incauto deambular por las calles tiene cada vez menos de anónimo, y los sensores que leen los identificadores únicos y la geolocalización de nuestros dispositivos, las cámaras termales y de video vigilancia, las redes wifi, las farolas inteligentes o los sensores de lectura automática de matrículas nos incorporan de forma rutinaria a bases de datos públicas y privadas que en algún lugar le sirven a alguien para obtener un beneficio que ni conocemos ni controlamos.

El ámbito doméstico es quizás el espacio dónde esa monitorización de nuestros movimientos y rutinas para elaborar patrones vendibles aumenta de forma más preocupante: todos los electrodomésticos inteligentes, del contador de la luz al televisor, pasando por la nevera, construyen una red de extracción de datos que quiere perfeccionar la imagen de quiénes somos, qué queremos o qué podemos querer. El reto es ser capaz de adelantarse a nuestras necesidades para tentarnos a adquirir productos o servicios que aún no sabemos que deseamos. Pagamos, pues, dos veces: cuando adquirimos el electrodoméstico o abonamos el recibo de la luz, en euros, y cada vez que le proporcionamos información, con datos personales.

Hay empresas que han empezado a explorar la posibilidad de convertirse en data brokers de los ciudadanos, una especie de corredores de datos que gestionarían nuestra información devolviéndonos una parte del beneficio generado por ella. Que nadie espere hacerse rico: de momento las empresas que intentan abrirse camino en este turbio mundo no dan más que unos cuantos euros al mes a cambio de información tan sensible como datos médicos o bancarios. De momento, el verdadero dinero no se encuentra en la relación entre ciudadanos y servicios que recogen datos. La economía de los datos es aún poco más que una promesa, de la que hasta ahora se benefician muy pocos actores (Facebook o Tuenti, Google,Foursquare, YouTube, etc.), y más por la fiebre inversora que por la cuenta de resultados. Al albor de esta promesa de negocio, eso sí, proliferan los corredores de datos dedicados al cruce de diferentes bases para aumentar el precio de venta de los perfiles generados a partir del cruce de información de actividad online y offline: los informes médicos, por ejemplo, pueden añadir mucho valor a un historial de búsqueda en Internet.

Hay empresas que ya exploran la posibilidad de convertirse en ‘brokers’ de datos de los ciudadanos

A algunos este escenario no les genera ninguna inquietud. Pagar con información propia abre también la puerta a la promesa de servicios personalizados y atención individualizada. Sin embargo, los corredores de datos no se limitan a cruzar detalles de lo que compramos, con quién interactuamos y qué nos gusta. Este comercio incluye también, y cada vez más, historiales médicos, datos fiscales y de renta o datos bancarios. El tipo de información que puede determinar si se nos concede un crédito, si se nos ofrece un seguro médico más o menos caro o si conseguimos un trabajo. De repente, el precio pagado con información personal emerge como algo totalmente desproporcionado e incontrolable.

Al aceptar nos convertirnos en el producto, pues conviene no olvidar que aceptamos también que se nos pueda acabar apartando del juego, escondidos o ignorados porque nuestro perfil no aporta la solvencia, salud u obediencia esperada.

Gemma Galdon Clavell, doctora en políticas públicas y directora de investigación en Eticas Research and Consulting.

FUENTE: http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2015/06/12/actualidad/1434103095_932305.html

Poco a poco y sin que nos demos cuenta nos transformaron en consumidores y también en otro producto mas. Actualmente ya somos esclavos digitales sujetos de explotación y uso por parte de quienes tienen el poder para hacerlo según les parezca.  Edward Snowden con sus filtraciones sobre lo que hace EE.UU. espiando a todo el mundo en la red y los celulares, lo confirmó.

Si estos datos lo colocan en el contexto de los negocios o de una futura guerra ó va a parar a manos de delincuentes o terroristas internacionales (pentágono-OTAN), ya se imaginarán cuan sensible y ventajoso puede ser. Xel

, , , , , , , ,

No Comments

Evo Morales en la II Cumbre UE-CELAC: “Hay mas europeos en América Latina que latinoamericanos en Europa y jamás hemos tenido leyes para expulsarlos”

Evo Morales a RT: “EE.UU. trata de dividir y dominar a los gobiernos de América Latina” 

Evo Morales, presidente de Bolivia, reflexiona en exclusivo en Entrevista, de RT, acerca de las relaciones birregionales existentes entre el continente latinoamericano y la Unión Europea en el marco de la celebración actual de la cumbre UE-Celac. Asimismo, el mandatario critica los intentos estadounidenses de dominar la unidad latinoamericana y recomendó a algunos países europeos liberarse políticamente de EE.UU. y económicamente del FMI.

FUENTE: http://actualidad.rt.com/programas/entrevista/177203-morales-rt-eeuu-dominar-dividir-latina

Evo les fue a decir algunas verdades a sus pares y en la misma capital europea. Lo que estan haciendo los gobiernos de Europa (puntual, digo gobiernos no pueblo) con los migrantes define de lo que estan hechos y de lo que son capaces y deberiamos tener mucho cuidado a la hora de establecer algun tipo de acuerdos con ellos en esta II Cumbre de la UE y la CELAC.  Xel

, , , , , , , , ,

No Comments

Cumbre UE- CELAC y los desafios de la educación superior

UE-CELAC: muy lejos del espacio birregional de educación superior

La creación de un espacio euro-latinoamericano y caribeño para la educación superior es tema de la II Cumbre Académica UE-CELAC. ¿Por qué algo que muchos parecen querer está aún tan lejos de ser realidad?

Unos 400 académicos de toda la Unión Europea y América Latina y el Caribe se reunieron en Bruselas antes de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de ambos bloques. El “espacio Euro Latinoamericano y Caribeño para la Educación Superior, la Ciencia, la Tecnología y la Innovación” fue el tema.

“Nos gustaría que circulase el conocimiento, los estudiantes, los académicos, las obras, las innovaciones sin que haya fronteras, ni aranceles como lo hacen los bienes materiales en el espacio europeo”, explicó a DW Martín Romero, de la Universidad de Guadalajara.

¿Seguimos en los primeros pasos?

“Se están dando los primeros pasos en temas de integración América Latina, el Caribe y Europa. Este el segundo foro, donde lo importante es principalmente el rol de la academia, los centros de investigación y las universidades en la voluntad de crear una zona birregional”, dijo a DW René Ramírez, ministro de Educación, Innovación y Tecnología de Ecuador, el país que preside temporalmente la CELAC

El ministro ecuatoriano René Ramírez.

Este foro ha nacido de la iniciativa de los propios centros de investigación y cuenta con modestos apoyos institucionales. “Es más fácil avanzar a través de este tipo de encuentros que a través de los propios Estados, porque generalmente ponen trabas en los marcos normativos especialmente ligados a los de propiedad intelectual”, explica el ministro.

“Mientras Europa quiere vender su conocimiento, nosotros necesitamos ese conocimiento para desarrollarnos libremente. Ahí hay un cuello de botella porque tanto las empresas privadas como los Estados ponen un freno. No así en el ámbito académico, donde se sabe que la democratización del desarrollo tecnológico es fundamental para producir más ciencia, más tecnología,más innovación”, afirma el ministro ecuatoriano.

Situación poco deseable

“Pocas empresas, que contribuyen mucho al PIB y generan poco empleo concentran capitales y tecnologías de alta gama. Las PYMES aportan poco al PIB, generan mucho empleo, pero no invierten en investigación”, explicaba en la Cumbre Académica Alicia Bárcenas, secretaria ejecutiva de la CEPAL.

Estudiantes extranjeros en Alemania.

“Se necesita articular empresas, Estado, universidad y centros de investigación científica”, dijo el ministro Ramírez, agregando: “El punto es que sea jugar a ganar-ganar y no sea imposición que lleva a que nuestros países se vuelvan consumidores y no generadores de tecnología y conocimiento”. Por otro lado, los planes concretos de aumentar fondos para incentivar la movilidad académica y estudiantil, según el ministro, son fundamentales. No obstante, no son suficientes.

La competencia apremia. “En el foro China-CELAC en 2014, China mostró su voluntad de entrar con todo en la región. Va a tener mucho impacto y va a permitir una mayor integración que con Europa. Hay dinero concreto. En septiembre vamos a tener un foro en Ecuador sobre el tema innovación. China ha visto a la región como un factor geopolítico estratégico”, afirma Ramírez.

En el mensaje hacia la cumbre UE-CELAC, investigadores y académicos recuerdan que la idea del espacio lleva en el cajón algo así como 15 años. Su recomendación: crear una agencia que ponga manos a la obra ya y que empiece, por ejemplo, por armonizar títulos académicos.

FUENTE: http://www.dw.de/ue-celac-muy-lejos-del-espacio-birregional-de-educación-superior/a-18506056

Como podran observar entre Europa y la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y el Caribe) sigue existiendo profundas diferencias ideologicas. Para ellos el conocimiento científico es casi como “un arma para la dominación” y como un arma muy costosa, tiene un precio y no quieren compartirla, sino venderla y ademas quieren venderla por pedazos e incompletas para que siempre quedemos “atados a ellos”.

Toda la educación y formación de científicos de Europa y también de EE.UU. tiene esta orientación de ser cuasi soldados de la maquinaria imperial del momento y todos sus esfuerzos o investigaciones no son completamente libres sino guiadas por los intereses de las grandes corporaciones multinacionales de EE.UU y Europa.  Esto significa que la ciencia se desarrollará solo por el camino que ellos quieren y todo esta super controlado y tiene propiedad – precio con las patentes que le imponen a todo descubrimiento científico.  Los científicos son “esclavos especiales” al servicio de sus patrones.

Si queremos ser libres y soberanos, vamos a tener que desarrollar nuestra propia ciencia, Europeos y Yankis no compartiran nada con nosotros, al contrario harán todo lo posible para que seamos sus colonias o mercado.  Queda la esperanza de que algún día la ciencia sea universal y gratuita para el beneficio de toda la humanidad y nuestro entorno. Xel

, , , , , , ,

No Comments

Invasión USA: Historia de la intervención de Estados Unidos en Bolivia (1920-2014) (Serie Documental)

Andrés Sal.lari (Argentina, Bolivia, 2014)





Sinopsis: La serie documental “Invasión USA” constituye un mapa detallado sobre la injerencia artera de los Estados Unidos en Bolivia, desde 1920 hasta nuestros días. Décadas y décadas marcadas por el despojo, el saqueo, la intervención y la imposición de políticas antipopulares. Un país que fue empujado a entregar sus recursos naturales a precio vil por agentes externos y cómplices internos.

Relacionado:

Presentan serie documental ‘Invasión USA’ en Argentina

Presentación de la serie documental “Invasión USA”

Es parte de la historia que nunca se cuenta y menos aún se enseña en nuestras “aulas educativas”de historia, lamentablemente. Espero la disfruten y puedan compartirla. Un gran trabajo Andrés Sal-lari! Xel

, , , , , , , , , ,

No Comments

“En América Latina hay bases militares y bases mediáticas”

Entrevista al filósofo mexicano Fernando Buen Abad
“En América Latina hay bases militares y bases mediáticas”

Héctor Bernardo
Diario Contexto

Fernando Buen Abad es doctor en filosofía, semiólogo, escritor, especialista en medios de Comunicación. Ha sido fuente de consulta de varios presidentes, entre ellos Hugo Chávez y Manuel Zelaya. En una extensa charla -que formará parte de un libro sobre pensadores de Nuestra América-, el intelectual de origen mexicano, analiza el rol del los medios, afirma que la comunicación es un problema de seguridad regional y asegura que “los medios de comunicación, son realmente armas de guerra ideológicas”.

-¿Por qué afirma que en la actualidad la comunicación es un problema de seguridad regional?

-En lo que va del siglo XXI, tenemos ya cinco golpes de Estado en América Latina donde el ariete han sido las estructuras monopólicas mediáticas. Eso es una alerta a la que estamos llegando tarde.

-¿Cuál ha sido el rol de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en estos hechos?

-En el caso de la SIP, trato de no exagerar su papel, a pesar de que se trata de una alianza de empresarios de medios. El problema no es que los empresarios se organicen, el problema es que tienen una impronta y una currícula como la de una antología del terror. Cada uno de ellos es un compendio de horrores espantosos, no solamente en lo individual, sino por los medios a los que representan y por los proyectos que tienen en mente. No obstante, creo que siguen siendo una instancia bastante menor respecto del otro problema que es el megaproyecto global de dominación mediática, que si es un proyecto imperial. En ese contexto, la SIP es apenas un peón que hace cosas horrorosas, pero que conforman sólo una parte de ese megaproyecto.

Digo eso para que ubiquemos el tamaño de lo que representa la SIP, pero en su escala quienes la integran son autores de prevenciones enormes. Ellos han sido el ariete del proyecto que hemos denominado como El Plan Cóndor Comunicacional.

-¿Qué implicaría El Plan Cóndor Comunicacional?

-En los años recientes hubo una “metástasis” de las bases militares en América Latina, sobre ellos han hecho análisis muy precisos Atilio Boron y Ana Esther Ceceña, detallando el mapa de las bases militares en la región. Estados Unidos, que siempre pensó que México era parte de su anillo de seguridad, ahora quiere que lo sea todo el continente que, además, es un territorio de seguridad con 500 millones de personas cautivas para ampliar su proyecto de mercado.

Una forma de controlar todo tipo de resistencia es mediante las capacidades de desembarco acelerado de fuerzas militares en la región. La formula ya la vimos en Irak, ya la vimos en Libia, en Siria, en Ucrania. El ariete, la punta de lanza de esto, son los medios. Se trata de empezar a acusar de dictadores a todos los que están ahí, convencer al mundo de que “alguien tiene que hacer algo”, y el día que eso pase todo, el mundo aplaudirá y dirá: “Por fin ya quitaron a ese dictador”. Esa formula ya la vimos. Esa formula es la que está apuntándole a Nicolás Maduro y que le apuntó a Hugo Chávez. Es la formula que le apunta a Evo Morales, a Daniel Ortega, a Rafael Correa, a Raúl Castro, a Dilma Rousseff y a Cristina Fernández. Está claro quienes son los enemigos para ellos en este escenario.
-¿Qué rol les corresponde en ese contexto a los medios de comunicación?

-Los medios de comunicación, son realmente armas de guerra ideológicas y han ido reposicionándose en el continente. En América Latina hay bases militares y bases mediáticas. Las bases mediáticas tienen varias ventajas sobre las otras. Tiene mayor capacidad de articulación, de manera más rápida y ubicua. Hacen estallar un comentario difamador en Venezuela, esa misma mañana en una radio de un barrio de Buenos Aires la repiten, haciendo operar de esa manera la agenda en el territorio, al mismo tiempo que el Grupo Prisa de España reproduce la misma nota en Madrid, la CNN la reproduce en Estados Unidos, en México la replica Televisa y Clarín hace lo suyo en Argentina. Es decir, hay velocidad y sincronicidad, eso es básicamente estrategia militar. Hay una lucha territorial al mismo tiempo que hay una lucha semántica. A eso es a lo que denomino el Plan Cóndor Comunicacional. Porque ahora las fuerzas de represión comunicacional tienen una capacidad de virulencia y coordinación muy rápida.

Acabo de ir a una ciudad que se llama Azul, y mientras desayunaba en el hotel, la señora que atendía me comentaba que estaba muy preocupada porque ella veía que “los rusos se han vuelto el demonio” y que “Putin es un Satanás que amenaza a todo el mundo”. Esa señora, que atendía ese humilde hotel, ya tenía la carga ideológica en sincronía con lo que se está diciendo en gran parte del planeta. Ese es Plan Cóndor Comunicacional, que ya ha hecho la tarea de posicionarse en el terreno del imaginario colectivo.

-¿Cómo estructura?

-Estoy seguro que si tuviéramos dinero e instituciones fuertes para hacer estas tareas de investigación identificaríamos estructuras semánticas y sintácticas idénticas. Una que he trabajado es la siguiente, cuando ganó las elecciones en México Peña Nieto dijo: “Hemos sembrado una semilla, de la que crecerá un árbol, de la que tendremos los frutos”. Esa es la misma frase que dijo en Venezuela Henrique Capriles, cuando perdió las elecciones frente a Hugo Chávez, y también en Argentina, en Tigre, Sergio Massa, dijo exactamente la misma frase en uno de sus discursos: “Estamos sembrado una semilla, de la que crecerá un árbol, de la que tendremos los frutos”.

Si tuviéramos la posibilidad de hacer una “tomografía computada” del discurso que está corriendo en América Latina en estas bases mediáticas continentales, veríamos que hay matrices que tienen una orientación y que pasan por el Grupo Random de Colombia, por CNN en Estados Unidos y que viene del Grupo Prisa, donde están los laboratorios de guerra ideológica y psicológica más poderosos del mundo.

Fuente original: http://www.diariocontexto.com.ar/2015/06/01/en-america-latina-hay-bases-militares-y-bases-mediaticas/

SI queremos que la “Patria Grande” se fortalezca al punto de quedar inmune a la injerenCIA foránea de cualquier naturaleza, tenemos que invertir y desarrollar mucho no solo en la infraestructura de comunicación de nuestros pueblos, sino re-orientar las políticas que permitan un acceso mas libre a la información.

Como hacer por ejemplo para que las señales de cadenas TeleSUR y RT (Rusia Today) o la multiplicación de cadenas similares llegue a todo el continente y a cada hogar para romper la hegemonía y dominación mediática de las cadenas del imperio genocida?

Todavía sigo soñando con un internet libre y gratuito para todos. Xel

, , , , , , , , , ,

No Comments

Nuestra obsesión por la esperanza es una maldición

Chris Hedges

Information Clearing House
Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández.
La ingenua creencia en que la historia es lineal, en que el progreso moral acompaña al progreso técnico, es una forma de ilusión colectiva. Paraliza nuestra capacidad para actuar de forma radical y nos apacigua con un falso sentido de seguridad. Quienes se agarran al mito del progreso humano, creyendo que el mundo se mueve inevitablemente hacia un estado moral y material superior, se convierten en rehenes del poder. Sólo quienes aceptan la posibilidad muy real de la distopía, del auge de un despiadado totalitarismo corporativo, reforzado por el aparato de seguridad y vigilancia más terrorífico en la historia humana, podrán llevar a cabo el autosacrificio necesario para la sublevación.
El anhelo de positivismo que impregna nuestra cultura corporativa ignora la naturaleza y la historia humanas. Pero, para desafiarlo, para exponer el hecho obvio de que las cosas están empeorando, y que es posible que pronto empeoren mucho más, es preciso arrancarlo del círculo del pensamiento mágico que define la cultura estadounidense y gran parte de la de Occidente. La izquierda está tan contaminada por esa manía de la esperanza como la derecha. Es una manía que oculta la realidad aunque el capitalismo global se desintegre y el ecosistema se descomponga, condenándonos potencialmente a todos.El teórico del siglo XIX Louis-Auguste Blanqui, a diferencia de casi todos sus contemporáneos, rechazó la creencia, central en Karl Marx, de que la historia humana es una progresión lineal hacia la igualdad y una mayor moralidad. Advirtió de que este positivismo absurdo es la mentira perpetrada por los opresores: “Todas las atrocidades del vencedor, sus largas series de ataques se transformaron fríamente en una evolución constante e inevitable, como la de la naturaleza… Pero la secuencia de los hechos humanos no es inevitable como la del universo. Se puede cambiar en cualquier momento”. Previó que los avances científicos y tecnológicos, más que representar un indicador de progreso, podrían ser “un arma terrible en manos del Capital contra el Trabajo y el Pensamiento”. Y en una época en que muy pocos lo hacían, condenó el expolio del mundo natural. “El hacha derriba y nadie vuelve a plantar. No hay preocupación por la mala salud del futuro”.“La humanidad”, escribió Blanqui, “no es algo inmóvil. Avanza o retrocede. Su marcha progresiva conduce hacia la igualdad. Su marcha regresiva la hace retroceder a través de cada etapa de privilegio hasta la esclavitud humana, la palabra final del derecho a la propiedad”. Además, escribió: “No me sitúo entre quienes dan por sentado que el progreso es algo garantizado, que la humanidad no puede ir hacia atrás”.Blanqui entendía que la historia tiene largos períodos de esterilidad cultural y represión brutal. Por ejemplo, la caída del Imperio romano causó miseria por toda Europa durante la Edad Media, más o menos desde el siglo VI hasta el siglo XIII. Se perdieron conocimientos técnicos (un ejemplo destacado fue la forma de construir y mantener acueductos) y el empobrecimiento cultural e intelectual produjo una inmensa amnesia histórica que suprimió a los grandes pensadores y artistas del mundo clásico. Ninguna de estas pérdidas pudo recuperarse hasta el siglo XIV, cuando Europa presenció el inicio del Renacimiento, un desarrollo que fue en gran medida posible gracias al florecimiento cultural del Islam, que, al traducir a Aristóteles al árabe, además de otros logros intelectuales, mantuvo vivos el conocimiento y la sabiduría del pasado. La Edad Media estuvo marcada por los gobiernos arbitrarios, las guerras incesantes, la inseguridad, la anarquía y el terror. Y no veo nada que pueda impedir la aparición de una nueva Edad Media si no abolimos el Estado corporativo. Confiar en que nos salve una mítica fuerza denominada progreso supone quedarnos en estado de pasividad ante el poder corporativo. Los pueblos no pueden sino desafiar esas fuerzas. Y el destino y la historia no aseguran nuestra victoria.Blanqui tuvo que saborear los trágicos reveses de la historia. Tomó parte en una serie de revueltas francesas, entre ellas un intento de insurrección armada en mayo de 1839, el levantamiento de 1848 y la Comuna de París, un levantamiento socialista que controló la capital francesa desde el 18 de marzo hasta el 28 de mayo de 1871. Los trabajadores de ciudades como Marsella y Lyon intentaron, aunque sin lograrlo, organizar comunas similares antes de que la Comuna de París acabara militarmente aplastada.

Las elites del poder y sus cortesanos en la prensa y el mundo académico dotan siempre a la torpe historia de la raza humana del significado y coherencia de los que carece. Necesitan elaborar mitos nacionales para ocultar la avaricia, violencia y estupidez que caracterizan el devenir de la mayoría de las sociedades humanas. Para Estados Unidos, la negativa a enfrentar la crisis del cambio climático y nuestras inacabables y costosas guerras en el Oriente Medio no son sino dos ejemplos de la locura que nos empuja hacia la catástrofe.

La sabiduría no es conocimiento. El conocimiento se ocupa de lo particular y de lo real. El conocimiento es el dominio de la ciencia y la tecnología. La sabiduría aborda lo trascendente. La sabiduría nos permite ver y aceptar la realidad, no importa lo desalentadora que pueda ser. Sólo a través de la sabiduría podemos enfrentarnos con el desorden y lo absurdo de la vida. La sabiduría tiene que ver con la objetividad. Una vez conseguida la sabiduría, la idea de progreso moral se destruye. La sabiduría es una constante a través de los tiempos. ¿Reemplazó Shakespeare a Sófocles? ¿Es Homero inferior a Dante? ¿Acaso no tiene el Libro del Eclesiastés los mismos profundos poderes de observación sobre la vida que Samuel Beckett ofrece? Los sistemas de poder temen y tratan de acallar a quienes acceden a la sabiduría; ese es el objetivo de la guerra de las fuerzas corporativas contra las humanidades y el arte. La sabiduría, al ver lo que hay detrás de la fachada, es una amenaza para el poder. Expone las mentiras y las ideologías utilizadas por el poder para mantener sus privilegios y su distorsionada ideología de progreso.

El conocimiento no conduce a la sabiduría. El conocimiento es muy a menudo una herramienta para la represión. El conocimiento, a través de una cuidadosa selección y manipulación de los hechos, proyecta una falsa unidad sobre la realidad. Crea una memoria colectiva y una narrativa ficticias. Para ocultar el poder el Estado, elabora conceptos abstractos sobre el honor, la gloria, el heroísmo, el deber y el destino, alimentando la enfermedad del nacionalismo y exigiendo obediencia ciega en nombre del patriotismo. Permite explicar a los seres humanos los avances y retrocesos en el logro y la moralidad humanos, así como el proceso de nacimiento y decadencia del mundo natural, como partes de un inmenso movimiento hacia adelante en el tiempo. El entusiasmo colectivo por las fabricadas narrativas nacionales y personales, que es una forma autoexaltación, borra la realidad. Los mitos que creamos fomentando una esperanza ficticia y un falso sentido de superioridad son celebraciones de nosotros mismos. Se burlan de la sabiduría. Y nos convierten en seres pasivos.

La sabiduría nos conecta con fuerzas que no pueden medirse empíricamente y que están fuera de los confines del mundo racional. Ser sabio es rendir homenaje a la belleza, la verdad, el dolor, la brevedad de la vida, nuestra propia inmortalidad, el amor y lo absurdo y misterioso de la existencia. Es, en pocas palabras, honrar lo sagrado. Quienes permanecen atrapados en los dogmas perpetuados por la tecnología y el conocimiento, los que creen en la inevitabilidad del progreso humano, son sabios idiotas.

“La conciencia de uno mismo es a la vez una discapacidad y un poder”, escribe el filósofo John Gray. “La pianista más consumada no es la que es más consciente de sus movimientos cuando toca. El mejor artesano puede no saber cómo trabaja. Muy a menudo cuando más hábiles somos es cuando somos menos conscientes de ello. Eso puede deberse a que muchas culturas han tratado de perturbar o disminuir la conciencia autoconsciente. En Japón se enseña a los arqueros a que acertarán en el blanco sólo cuando no piensen en ello, o en ellos mismos”.

Los artistas y filósofos que exponen los trasfondos mercuriales del subconsciente nos permiten enfrentarnos a una verdad sin adornos. Las obras de arte y filosofía fundamentadas en los meandros intuitivos e inarticulados de la psique humana trascienden las construidas por una mente consciente laboriosa. La fuerza liberadora de los recuerdos viscerales no llega a través del intelecto. Esos recuerdos son impermeables al control racional. Y sólo ellos conducen a la sabiduría.

Los poderosos han manipulado siempre la realidad y creado ideologías definidas como progreso para justificar sistemas de explotación. Los monarcas y las autoridades religiosas así lo hicieron durante la Edad Media. Igual hacen actualmente los sumos sacerdotes de la modernidad: tecnócratas, académicos, científicos, políticos, periodistas y economistas. Deforman la realidad. Impulsan el mito de la predestinada inevitabilidad y de la racionalidad pura. Pero ese conocimiento –que domina nuestras universidades- va contra el pensamiento. Excluye todas las alternativas. Se utiliza para poner fin al debate. Se diseña para dotar de una capa de discurso racional a las fuerzas de la ciencia o del libre mercado o de la globalización, para persuadirnos de que pongamos nuestra fe en esas fuerzas y les confiemos nuestro destino. Esas fuerzas, nos aseguran los expertos, son tan inalterables como la naturaleza. Nos harán avanzar. Cuestionarlas es herejía.

El escritor austríaco Stefan Zweig, en su novela de 1942 “Novela de ajedrez”, narra las especializaciones arcanas que han creado los tecnócratas que son incapaces de cuestionar los sistemas a los que sirven, así como a la sociedad que estúpidamente les venera. Mirko Czentovic, el campeón mundial de ajedrez, representa al tecnócrata. Su energía mental se invierte únicamente en las 64 casillas del tablero de ajedrez. Aparte del juego, es un memo, un monomaníaco como todos los monomaníacos que “escarba como las termitas en su propio y particular material para construir, en miniatura, una imagen del mundo extraña y totalmente individual”. Cuando Czentovic “detecta una persona instruida se mete en su caparazón”. De esa forma, nadie podrá alardear nunca de haberle oído decir alguna estupidez o de haber sondeado las profundidades de su ignorancia aparentemente ilimitada”.

Un abogado austríaco conocido como el Dr. B., a quien la Gestapo había mantenido durante muchos meses en régimen de aislamiento, desafió a Czentoviz a una partida de ajedrez. Durante su aislamiento, el único material de lectura del abogado fue un manual de ajedrez, que memorizó. Reconstruyó las partidas en su cabeza. Obligado por su cautiverio a reproducir la monomaníaca obsesión del tecnócrata Czentovic, el Dr. B. llegó a estar también atrapado dentro de un mundo especializado y, a diferencia de Czentovic, se volvió loco temporalmente al vivir concentrado en una diminuta pieza especializada de la actividad humana. Cuando desafía al campeón de ajedrez, le vuelve la locura.

Zweig, que lamentaba profundamente que el fascismo y la burocracia moderna hubieran devorado la amplia cultura liberal de la Europa educada, advierte de lo absurdo y del peligro de un planeta dirigido por tecnócratas. Para él, el auge de la Era Industrial y del hombre y de la mujer industrial es una metamorfosis terrorífica de la relación de los seres humanos con el mundo. Al igual que los especialistas y los burócratas, los seres humanos se convierten en herramientas capaces de hacer que sistemas de explotación e incluso de terror funcionen eficientemente sin el más mínimo sentido de responsabilidad o entendimiento personal. Se repliegan al lenguaje arcano de todos los especialistas para enmascarar lo que están haciendo y dar a su trabajo un barniz clínico sanitizado.

Ese es el punto central de Hannah Arendt en “Eichmann en Jerusalén”. Los seres humanos tecnocráticos están espiritualmente muertos. Son capaces de cualquier cosa, no importa lo atroz que pueda ser, porque no reflejan ni cuestionan el objetivo último. “Cuanto más se le escuchaba”, escribe Arendt sobre el nazi Adolf Eichmann en el juicio, “más obvio resultaba que su incapacidad para hablar estaba estrechamente relacionada con su capacidad para pensar, es decir, para pensar desde el punto de vista de otra persona. La comunicación era imposible con él, no porque mintiera, sino porque estaba rodeado de la más fehaciente de las salvaguardias contra las palabras y la presencia de los otros, y por tanto contra la realidad como tal”.

Zweig, horrorizado ante un mundo regido por tecnócratas, se suicidó junto a su esposa en 1942. Era consciente de que a partir de ese momento en adelante, los Czentovics al servicio de las monstruosidades estatales y corporativas serían glorificados.

La resistencia, como señala Alexander Berkman, consiste primero en aprender a hablar de forma diferente y abandonar el vocabulario de los tecnócratas “racionales” que nos gobiernan. Una vez que descubramos nuevas palabras e ideas a través de las que percibir y explicar la realidad, nos liberamos a nosotros mismos del capitalismo neoliberal, que funciona, como Walter Benjamin sabía, como una religión de Estado. La resistencia se llevará a cabo fuera de los límites de la cultura popular y del mundo académico, donde el peso entorpecedor de la ideología dominante restringe la creatividad y el pensamiento independiente.

Como el capitalismo global se desintegra, la herejía que nuestros amos corporativos temen va ganando adeptos. Pero esa herejía no será eficaz hasta que se divorcie de la manía de la esperanza, que es parte esencial del adoctrinamiento corporativo. El ridículo positivismo, la creencia de que nos dirigimos hacia algún futuro glorioso, desafía la realidad. La esperanza, en este sentido, es una forma de quitarnos poder.

No hay nada inevitable en la existencia humana, excepto el nacimiento y la muerte. No hay fuerzas, ni divinas ni técnicas, que nos garanticen un futuro mejor. Cuando desistamos de las falsas esperanzas, cuando veamos la historia y naturaleza humana como lo que son, cuando aceptemos que el progreso no está predeterminado, entonces será cuando podamos actuar con la urgencia y pasión de los que comprenden las sombrías posibilidades que tenemos delante.

 

Chris Hedges fue corresponsal en Centroamérica, Oriente Medio, África y los Balcanes durante casi dos décadas. Ha informado desde más de cincuenta países y ha trabajado para The Christian Science Monitor, National Public Radio, The Dallas Morning News y The New York Times.

Fuente: http://www.informationclearinghouse.info/article41955.htm 

FUENTE: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=199411

Aquí hay otro ejemplo sobre cómo los poderosos construyen la realidad que les interesa. Son los años 1600 en el viejo continente…en el tiempo del padre de la física moderna Galileo Galilei.

Estamos viviendo en una sociedad del absurdo que esta basada en un montón de mentiras que sigue creciendo como bola de nieve y sus consecuencias de hecho ya lo estamos pagando.

Es casi como que nuestra inteligencia nos llevara a nuestra autodestrucción. Podremos cambiar?

Cuestionarlo todo, volcarlo todo, renovarlo todo, nunca aceptar verdades absolutas porque no existen. Ideas y definiciones absolutas no existen, dios no existe, patrones de belleza y teorías o leyes científicas tampoco son absolutas por definición, todo es relativo, cambiante. Quizá lo único cierto es esto, que todo se mueve y cambia constantemente.

Mientras tanto, yo vuelvo a seguir luchando en mi otro mundo…obsesionado en construir y perseguir mis sueños. Xel

, , , , , , ,

No Comments