Posts Tagged Derechos Humanos

El fallo de La Haya: la hora de la política y la diplomacia

Por: Atilio Borón

El fallo de la Corte Internacional de Justicia cierra, por ahora y tan sólo en el ámbito jurídico, el histórico diferendo político relativo el acceso al mar de Bolivia. Porque tal como el periodista e historiador chileno Manuel Cabieses Donoso lo estableciera con su habitual clarividencia días antes de conocerse la sentencia, “después del fallo de la Corte Internacional de Justicia, lo único razonable es que Chile y Bolivia inicien el diálogo amistoso que el mundo les está pidiendo.”

Según algunos observadores el fallo del tribunal de La Haya peca de un tecnicismo que no se compadece con la densidad histórica y geopolítica que encierra esa controversia. Los jueces obraron como si estuvieran en presencia de un litigio entre dos cantones suizos por el acceso a unas pasturas para sus vacunos de lechería. No se hicieron cargo de la dimensión y la génesis del conflicto y del papel de las grandes potencias de la época –Gran Bretaña y en menor medida Estados Unidos- que utilizaron al gobierno de Chile como un “proxy” para apoderarse de las riquezas mineras existentes en esa región. Estas no fueron utilizadas para estimular el progreso material de Chile, que siguió siendo “un caso de desarrollo frustrado” como lo sentenciara el gran economista de ese país, Aníbal Pinto, sino para acrecentar las fabulosas ganancias de las empresas extranjeras promotoras de la guerra. En ese tiempo, 1879, la explotación del guano y el salitre producían pingües ganancias dado que eran los principales fertilizantes que demandaba impostergablemente la agricultura europea, cuyas tierras labradas por siglos daban signos de agotamiento luego de la Revolución Industrial. Y también estaba el cobre, aunque con una presencia apenas incipiente en esa época.

Este tecnicismo de la Corte era previsible. Es bien sabido que el sistema de las Naciones Unidas está en crisis, entre otras cosas porque el principal actor del sistema internacional, Estados Unidos, viola con impunidad casi todas sus normativas. Ante esta realidad era evidente que lo que La Haya iba a hacer era evitar producir una sentencia que pudiese, eventualmente, aportar un precedente susceptible de desestabilizar el delicado tablero de la política internacional. El objetivo de máxima más razonable era que con su sentencia obligara a ambos gobiernos a iniciar un diálogo sobre el tema de la salida al mar de Bolivia. No podía esperarse ni un milímetro más que eso. Pero ni a eso se atrevieron los togados, y la razón es fácil de entender. No se les escapaba a su entendimiento que en caso de trasponer ese límite, ordenando por ejemplo la restitución aunque fuese parcial del territorio boliviano, un futuro gobierno de México podría plantear una reclamación similar por el robo de la mitad de su territorio a manos de Estados Unidos, ocurrido unos treinta años antes de la Guerra del Pacífico en la que Bolivia y Perú perdieran parte de sus posesiones. O, ya en el siglo veinte, una demanda similar podrían plantear las autoridades palestinas por el descarado robo de su territorio por parte del Estado de Israel. Por eso en La Haya primó el tecnicismo y una visión formalista del derecho para emitir una sentencia que nada ha resuelto.

Conocido el fallo Santiago y La Paz deberán ahora sentarse a conversar y encontrar una solución política y diplomática, satisfactoria para ambas partes y que ponga fin a una disputa que no sólo daña a Bolivia, encerrada en el Altiplano, sino que tampoco le hace bien a Chile, cuyo prestigio internacional se desdibuja cuando su gobierno se rehúsa, por momentos con tonos altaneros, a dialogar con una nación que estará a su lado hasta el fin de los tiempos. Son vecinos y lo seguirán siendo para siempre, y lo mejor es buscar un buen arreglo que mantener viva una tensión que podría ser el germen de futuros infortunios. El ejemplo de las relaciones franco-alemanas después de la Segunda Guerra Mundial es una provechosa fuente de inspiración. Siglos de guerras y enfrentamientos de todo tipo fueron superados cuando la derrotada Alemania en lugar de ser sojuzgada, como ocurriera con el Tratado de Versailles, fue convocada a unirse en el proyecto de la construcción europea. Los aliados –y especialmente Francia- tuvieron ese gesto de inteligencia y sabia mezcla de interés nacional y altruismo que allanó el camino de la paz y la cooperación con la nación vencida. Bolivia, que posee las más importantes reservas de litio del planeta y enormes cantidades de gas (que Chile debe importar porque no tiene) reúne las condiciones económicas necesarias para un acuerdo político mutuamente beneficioso, cerrando definitivamente las heridas de una guerra de saqueo alentada en su tiempo por políticos e inversionistas inescrupulosos y respaldados por el colonialismo inglés hace ya más de un siglo. Con el fallo de La Haya llegó la hora de la política y la diplomacia. Ojalá la dirigencia de ambos países lo comprendan.

Investigador del IEALC, Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 

y Twitter: @escuelanfp

FUENTE: http://escuelanacionaldeformacion.blogspot.com/2018/10/el-fallo-de-la-haya-la-hora-de-la.html

Bolivia, Chile y la salida al mar: algunas notas para la reflexión
Andrés Borrello – Rebelión

ANTECEDENTESLa razón histórica acompaña a Bolivia en el reclamo, puesto que en 1879 (cuando muchos de los Estado Nación latinoamericanos empezaban a consolidar su territorio a base de sangre y fuego sobre poblaciones nativas y preexistentes, bajo la presión de un capitalismo en expansión), Chile realiza una ocupación de territorios al norte, en lo que en su momento era el Litoral Boliviano, para proteger los intereses chileno-británicos de la Compañía de Nitrato y Ferrocarril de Antofagasta. Con la ocupación el país trasandino se apropió de 120 mil km2 de territorio y 400 km de litoral, en beneficio de los empresarios del nitrato, ingleses en su mayoría, aunque también se favoreció la consolidación de grandes salitrales en el norte.

El conflicto se desató en una guerra, conocida popularmente como la Guerra del Pacífico, donde Bolivia y Perú se enfrentaron a Chile. Detrás se hallaban intereses de las principales potencias imperialistas de fines del siglo XIX, con intereses contrapuestos: Estados Unidos e Inglaterra. La guerra terminó en 1883, y el tratado de paz se firmó en 1904, donde se establecen los actuales límites territoriales, donde Chile monopolizaba el control de la costa y Bolivia quedaba así cercenada de su posibilidad de acceso al mar.

Durante todo el siglo XX existieron distintos contactos entre los gobiernos de Chile y Bolivia de encontrar puntos en común para consolidar y comulgar en torno a una mirada común y beneficiosa para ambas partes.

De las distintas experiencias, quizá la más ilustrativa es la que se conoce como Abrazo de Charaña, donde los dictadores de cada país se fundieron en, justamente, un abrazo para intentar encontrar resultados. Sí, Augusto Pinochet y Hugo Banzer, usurpadores del poder ejecutivo de Chile y Bolivia, respectivamente, asumieron en el año ´75 el compromiso histórico de contribuir en una solución a la solicitud boliviana de una salida al mar. En esta ocasión fue Perú, la tercera firmante en el tratado de paz de 1904, quien se opuso.

Llama poderosamente la atención que sea durante los gobiernos militares (y una de las dictaduras más reaccionarias de América Latina) uno de los momentos más proclives a satisfacer la demanda del país vecino. Fue, de hecho, el intento más serio de proveer de una salida al mar a Bolivia hasta el presente. Pese a que se podría haber apelado al nacionalismo extremo, la soberanía y la identidad nacional, las dictaduras de ambos países consideraron seriamente la posibilidad de cooperar para solucionar el conflicto.

Hay que aclarar que Chile muy lejos está de perder soberanía. Tiene sí, muchísimo para ganar si llega a un acuerdo con Bolivia. Por ejemplo, fortalecer los vínculos latinoamericanos y la complementación económica, el proveer de agua y gas natural al altiplano y así fomentar el desarrollo del norte.

SOLICITUD DE BOLIVIA

La situación debe quedar bien clara desde el inicio: Bolivia no exige un pedazo concreto de tierra o de mar. Bolivia exige que Chile asuma el compromiso de dialogar y negociar una salida al mar, en donde a través de esos canales diplomáticos ambos Estados estén conformes. Nada más.

Los bolivianos sostienen que Chile se negó sistemáticamente a negociar con ellos, de ahí que el reclamo sea en específico para que las negociaciones comiencen cuanto antes, e intentar encontrar un resultado favorable a ambas partes.

FALLO DE CIJ

La Corte Internacional de Justicia, pese a todo pronóstico, se posicionó en contra a la solicitud de Bolivia. “La república de Chile no contrajo la obligación legal de negociar un acceso soberano al océano Pacífico para el Estado Plurinacional de Bolivia”, argumentó el presidente de la CIJ. Sí invitó la corte a continuar con el diálogo y los intercambios entre ambos países para atender a las cuestiones y su posible solución. “Bolivia no renunciará nunca una salida al mar” dijo el presidente Evo Morales, quien asumió la necesidad de continuar con el diálogo, pese a la resolución de la CIJ que venía desde 2013.

Al día siguiente publicó el siguiente mensaje en sus redes sociales: “ Quiero decirle al país que, pese al informe de la # CIJ, que ha sido injusto, la lucha del pueblo boliviano sigue. Lo importante en este momento es que, aun siendo un resultado que no hace justicia, hay una Corte Internacional que reconoce que existe un tema pendiente con Chile” (Twitter de la cuenta oficial de Evo Morales)

REFLEXIONES FINALES

Quedará para el futuro esperar que los Estados sientan la necesidad de una vez el compromiso de una salida diplomática que satisfaga a ambas partes. Pero no tenemos que dejar de ver el escenario en el cual se monta este panorama, por demás de complejo, y que tiene como eje la geopolítica latinoamericana y el rol de los EEUU, quien desde las sombras prestidigita los movimientos y supervisa los pasos de muchos países de la región.

La postura chovinista y arrogante de Piñera de no ceder “ni un centímetro cuadrado”, más que buscar dar respuestas a un reclamo, entendemos que buscar marcar una barrera en la cual diferenciarse. No podemos comprender la totalidad del conflicto entre Chile y Bolivia si no entendemos que, lo que está detrás, es el intento de varios países latinoamericanos (además de Chile, Colombia y México o incluso la misma Argentina, todo supervisado por EEUU) para desarticular y desestabilizar procesos democráticos alternativos que se desarrollan en contextos adversos.

No podemos terminar de entender la negativa a una salida al mar, si no lo encuadramos en un proceso geopolítico de guerra económica desarrollada en Venezuela contra Maduro y la Revolución Bolivariana. De igual manera, si no traemos a colación los más de 40 años de bloqueo y embargo económico que sufre Cuba, y que le impiden desarrollar su sistema económico y político con plenitud.

Lo que está en el fondo de estas intentonas políticas desestabilizadoras es la desarticulación de la UNASUR, quizá de los proyectos más ambiciosos de América Latina del siglo XXI, que busca construir y consolidar una identidad latinoamericana independiente, construyendo lazos de solidaridad y fortaleciendo la integración entre los países de una manera equitativa y democrática.

Como fuere, Chile y Bolivia seguirán siendo vecinos hasta el fin de los tiempos. Habrá que esperar que nuevos gobiernos utilicen los canales diplomáticos de negociación para encontrar una salida favorable a los Estados en pugna, directamente, y a toda la región de manera colateral.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

FUENTE: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=247286

Como dije antes: La esperanza de retornar al mar con soberanía, sigue intacta. El fallo de la Haya se acata pero no lo comparto, un día sabremos si la reunión del presidente chileno Piñera con Trump antes del fallo tuvo algo que ver.

¿Por qué Bolivia perdió en La Haya frente a Chile?

Sin duda que este revés diplomático tendrá además consecuencias políticas para el Hno. presidente Evo Morales en la futura contienda electoral de 2019. Y dentro de la coyuntura marítima, es precísamente lo que espera Chile, porque Evo Morales fue el único presidente boliviano que cuestionó su política exterior. Pudo sentarlos en la silla de los acusados y se libraron, por ahora.

Xel

, , , , , , , ,

No Comments

Hace 10 años, Bolivia expulsó al Embajador de EE.UU. (10 Sept. 2008)

Efemérides del Estado Plurinacional de Bolivia

, , , , , , , , ,

No Comments

Suicidio financiero: “Argentina es un país ocupado por banqueros corruptos de Wall Street”

Keiser Report: “Hace 40 años que Argentina es un Estado vasallo de EE.UU”

En este episodio de Keiser Report, Max y Stacy hablan de la inminente crisis financiera anunciada por el New York Times y de cómo ambos llevan años advirtiendo de que la fracturación hidráulica carece económicamente de sentido… por más que economistas como Paul Krugman crean que es buena para la economía. En la segunda parte Max entrevista a Wolf Richter, de WolfStreet.com, sobre Argentina, que recientemente ha emitido un bono a cien años que supondrá el desplome definitivo de su economía.

Lo dicen estos renombrados analistas económicos de Estados Unidos y que tienen mucha experiencia en el tema. Lo que viene ocurriendo en la economía de la Argentina no tiene solución, menos aún con el gobierno de Macri. Están re-jodidos y por los próximos 100 años.

Sin duda que lo que ocurra a nuestros vecinos tendrá un impacto negativo en la economía de Bolivia, de hecho ya lo estamos sufriendo en cierta magnitud todas las poblaciones cercanas desde Camiri, Villamontes, Yacuiba, Villazón e incluso Santa Cruz de la Sierra.
Xel

, , , , , , ,

No Comments

Ley de organizaciones políticas

Por donde se lo mire, es un avance en el fortalecimiento de la democracia, nuestra democracia plurinacional, que no es la misma ‘democracia’ de y para las oligarquías.

En estos días, asistimos al ejemplo más nítido y patente sobre la aplicación de dos modelos de gobierno completamente diferentes dentro del marco de la ‘democracia’: el gobierno de Evo Morales en Bolivia y el gobierno de Mauricio Macri en la Argentina.

Las diferencias entre ámbas formas de gobierno dentro de la ‘democracia’ son rotundas, abismales, comenzando por la inclusión, la igualdad, la redistribución de la riqueza, la soberanía de recursos naturales, la inversión pública, deuda controlada, la casi completa desdolarización y una economía diversificada con un consumo interno creciente, etc., es decir, todo lo contrario de lo que viene haciendo Macri y sus compínches con la Argentina, o lo que siempre hizo las oligarquías de ámbos países: saquear y robar.

Hoy esta oligarquía vende patria es visible y los puedes ver y escuchar atrincherados y disfrazados de ‘plataformas ciudadanas’, también los hay ocultos en instituciones, esperando en las sombras y tienen el objetivo de volver al poder y la ‘mamadera’, no les importa como, si tienen que destruir Bolivia, lo harán.

Sobre los argumentos y críticas de la oposición política en torno a esta Ley de organizaciones políticas, que denuncian que esta Ley sería una forma de habilitar y ‘legalizar’ la candidatura de quién más temen: el binomio Evo-Álvaro.  Digan lo que digan, el temor de todos los vende patrias a Evo en unas futuras elecciones raya en la paranoia, a muchos de ellos casi les explota su vena fascista, no aportan nada, quieren la Ley pero no con Evo dentro, hablan del 21F, de que se ‘durmieron’, de que ‘los madrugaron’, de plazos de tiempo, de excusas, etc. porque saben que esta Ley acaba con muchas de las mañas y estructura corrompida de ‘la vieja forma de hacer política’.

, , , , , ,

No Comments

Colonialismo 2.0 en América Latina y el Caribe: ¿Qué hacer?

Texto íntegro de la intervención en el Seminario internacional “América Latina en disputa”, celebrado en Santa Cruz, Bolivia, el 8 de agosto de 2018.

¿Cómo proyectamos una imagen de futuro de la izquierda en estas ciudadanías etéreas que produce el colonianismo 2.0, capaces de movilizarse por el maullido de un gato pero anestesiadas frente a la muerte o el hambre de millones de seres humanos? ¿Cómo nos comunicamos con los jóvenes que tienen incorporados en su ADN la cultura digital? ¿Cómo hacemos con la política para que no sea una abstracción o un bostezo?

Desde la década del 90 del siglo pasado, Herbert I. Schiller daba por sentado la existencia de un “Imperio Norteamericano Emergente”, cuyos misioneros viven en Hollywood. “Es un imperio con un mínimo de substancia moral, pero Hollywood es solo la zona más visible de ese imperio. Existe ya una amplia y activa coalición de intereses gubernamentales, militares y empresariales que abarcan las industrias informática, de la información y de medios de comunicación. La percepción del mundo que tienen estos actores es decididamente electrónica.”[1]

En 1993 se instauró en Estados Unidos la política para el desarrollo de la infraestructura de la información nacional (NII)[2] y desde ese momento la industria corporativa de la comunicación respondió́ a las prometedoras oportunidades con un frenético proceso de fusiones y concentraciones, acumulando recursos y capital en enormes compañías. Estas fueron acompañadas por una serie de subastas precipitadas del espectro radiofónico, ganadas por los gigantes de las telecomunicaciones. Una vez aseguradas estas condiciones materiales, con los gigantes de la comunicación del sector privado preparados y alentados para explotar al máximo las recién nacidas redes digitales, se crearon las condiciones para cumplir lo que el jefe de Operaciones del Atlántico de los Estados Unidos, Hugh Pope declaró en 1997: “El mensaje es que no hay nación sobre la faz de la tierra a la que no podamos llegar”.[3]

Nunca fue más imperial Estados Unidos que cuando se convirtió en zar de Internet y nos impuso un modelo de conectividad dependiente de las lógicas del mercado y la depredación ecológica, que codifica las relaciones humanas, las transforma en datos y, por tanto, en mercancías que producen valor. Los datos aislados no dicen nada, pero la enorme masa de datos agregados en una plataforma adquiere un valor inusitado y controversial, en una sociedad que transita aceleradamente de la producción y comercio de bienes y servicios físicos hacia los servicios digitales.

La nueva e intensa concentración comunicativa y cultural es mucho más global que la de las industrias culturales transnacionales o nacionales que conocíamos. Una sola empresa privada de Estados Unidos, por ejemplo, decide cómo gasta un cuarto de la población mundial cerca de 50 millones de horas diarias[4]. Su valor diferencial es que crecen los usuarios a ritmos vertiginosos con tasas gigantescas, no solo en números brutos sino en densidad y alcance.

Cuatro de las cinco aplicaciones más usadas en los celulares del mundo –Facebook, Instagram, WhatsApp y Messenger– pertenecen a una sola empresa.

Cuatro de las cinco aplicaciones más usadas en los celulares del mundo –Facebook, Instagram, Whatsapp y Messenger– pertenecen a la empresa fundada por Mark Zuckerberg y recaban datos monetizables permanentemente. En el primer trimestre de 2018 y a pesar de los escándalos de los últimos tiempos y los explotes en la bolsa de Wall Street, Facebook facturó 11 790 millones de dólares, casi cuatro mil millones más (un 49 por ciento) que hace un año. De ese total, cerca del 98,5 por ciento proviene de la publicidad[5].

Google, por su parte, realiza cerca del 92 por ciento de las búsquedas en Internet, un mercado valorado en más de 92 000 millones de dólares[6]. Las 10 empresas más poderosas y ricas del mundo -cinco de ellas en el negocio de las telecomunicaciones- tienen unos ingresos conjuntos que suman 3,3 billones de dólares, lo que equivale al 4,5 % del PIB mundial. Apple sola equivale al PIB de 43 países africanos (un billón de dólares). De hecho, solo hay 16 países con un PIB igual o superior al valor del mercado actual de Apple, según datos del Banco Mundial[7].

En la actualidad hay pocas instituciones públicas a nivel nacional o global que puedan enfrentar estos monstruosos poderes transnacionales, que han alterado dramáticamente la naturaleza de la comunicación pública. No existe Estado-nación que pueda remodelar la red por sí solo ni frenar el colonialismo 2.0, aún cuando ejecute normativas locales de protección antimonopólicas e impecables políticas de sostenibilidad en el orden social, ecológico, económico y tecnológico. Todavía menos puede construir una alternativa viable desconectado de la llamada “sociedad informacional”[8], cuya sombra –intangible, pero por eso no menos real-, alcanza incluso a quienes están fuera de la Internet.

Según la Comisión Económica para Latinoamérica y el Caribe (Cepal), nuestra región es la más dependiente de los EEUU en términos del tráfico de Internet. El 80 por ciento de la información electrónica de la región pasa por algún nodo administrado directa o indirectamente por Estados Unidos, fundamentalmente por el llamado “NAP de las Américas”, en Miami -el doble que Asia y cuatro veces el porcentaje de Europa-, y se calcula que entre un 80 y un 70 por ciento de los datos que intercambian internamente los países latinoamericanos y caribeños, también van a ciudades estadounidenses, donde se ubican 10 de los 13 servidores raíces que conforman el código maestro de la Internet[9].

América Latina es la más atrasada en la producción de contenidos locales, sin embargo, es líder en presencia de internautas en las redes sociales. De los 100 sitios de Internet más populares en la región, sólo 21 corresponden a contenido local, lo que significa que, en vez de crear riqueza para la región, el continente transfiere riqueza a Estados Unidos donde están alojadas las grandes empresas de Internet. Los expertos aseguran que uno de los aspectos más significativos de la cultura digital latinoamericana es el uso intensivo de las redes sociales. De hecho, algunos países de la región igualan e incluso superan el uso de redes sociales de países desarrollados. De los diez países con mayor tiempo utilizado en redes sociales, cinco de ellos fueron latinoamericanos, ranking que fue liderado por usuarios brasileños, argentinos y mexicanos con 4 horas al día[10].

El 28 por ciento de los latinoamericanos viven en situación de exclusión social en la región[11], sin embargo, la cantidad de usuarios de internet se ha triplicado en esa franja poblacional con respecto a los cinco años precedentes. Nueve de cada diez latinoamericanos posee un teléfono móvil. Según una investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (2017), el 57 por ciento de las personas que tienen dificultades para conseguir comida, son muy activas en Facebook y WhatsApp, lo que indica que poseen algún teléfono inteligente en sus hogares. El 51 por ciento de aquellos que admitieron no tener agua potable en sus viviendas, también utilizan frecuentemente las redes sociales[12].

No es lo mismo brecha digital que brecha económica. Acceso a Internet no es lo mismo que capacidad para poner las llamadas Nuevas Tecnologías en función del desarrollo de un continente profundamente desigual. La falta de habilidades digitales y la imposibilidad de aprovechar el potencial de las nuevas tecnologías contribuye a perpetuar ese estado de vulnerabilidad, aun cuando los pobres tengan en sus manos los nuevos artefactos.

Hablando muy tempranamente sobre estos temas, el antropólogo brasileño Darcy Ribeiro alertaba que, de la mano de una tecnología revolucionaria, “hay una verdadera colonización en curso. Norteamérica está cumpliendo su papel con enorme eficacia en el sentido de buscar complementaridades que nos harán dependientes permanentemente de ellos…” Y añade: “Viendo esta nueva civilización y todas sus amenazas, tengo temor de que otra vez seamos pueblos que no cuajen, pueblos que a pesar de todas sus potencialidades se queden como pueblos de segunda.”[13]

La red de fibra óptica del mundo. Noten cómo EEUU extiende sus garras e intereses por todos lados.

Estados Unidos y su Operación de “conectividad efectiva” para Latinoamérica

Ese es una primera mirada del problema. Veamos una segunda: tal escenario está encadenado con un programa más amplio para América Latina y el Caribe de control de los contenidos y de los entornos de participación de la ciudadanía que se ha ejecutado con total impunidad, sin que la izquierda le haya prestado la más mínima atención. En el 2011 el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos aprobó lo que en algunos círculos académicos se conoce como operación de “conectividad efectiva”. Se trata de un plan, declarado en un documento público del Congreso estadounidense, para “expandir” los Nuevos Medios Sociales en el continente, enfocados en la promoción de los intereses norteamericanos en la región.

El documento explica cuál es el interés de los Estados Unidos en las llamadas redes sociales del continente:

“Con más del 50% de la población del mundo menor de 30 años de edad, los nuevos medios sociales y las tecnologías asociadas, que son tan populares dentro de este grupo demográfico, seguirán revolucionando las comunicaciones en el futuro. Los medios sociales y los incentivos tecnológicos en América Latina sobre la base de las realidades políticas, económicas y sociales serán cruciales para el éxito de los esfuerzos gubernamentales de EE.UU. en la región.”[14]

Este documento resume la visita de una comisión de expertos a varios países de América Latina para conocer in situ las políticas y financiamientos en esta área, además de entrevistas con directivos de las principales empresas de Internet y funcionarios norteamericanos. Concluye con recomendaciones específicas para cada uno de nuestros países, que implican “aumentar la conectividad y reducir al mínimo los riesgos críticos para EEUU. Para eso, nuestro gobierno debe ser el líder en la inversión de infraestructura”[15].

Y añade: “El número de usuarios de los medios sociales se incrementa exponencialmente y como la novedad se convierte en la norma, las posibilidades de influir en el discurso político y la política en el futuro están ahí.”[16]

¿Qué hay detrás de este modelo de “conectividad efectiva” para América Latina? La visión instrumental del ser humano, susceptible a ser dominado por las tecnologías digitales; la certeza de que en ningún caso las llamadas plataformas sociales son un servicio neutral que explotan un servicio genérico (como un electrodoméstico, un idioma, una cuchara…), sino que se fundan en cimientos tecnológicos e ideológicos, y son sistemas institucionalizados y automatizados que inevitablemente diseñan y manipulan las conexiones.

Hace unos pocos meses Facebook reconoció, finalmente, que es un medio de comunicación, después de años de presentarse como una plataforma de servicios genéricos[17]. Esperemos que termine la confusión que ha reinado en los circuitos académicos negados a ver la multinacional como lo que es, es decir, como el Humpty Dumpty de estos días. Hace 153 años en Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas, Lewis Carroll puso en labios del Mark Zuckerberg de aquella época un parlamento sumamente actual: “Cuando yo uso una palabra significa lo que yo decido que signifique: ni más ni menos.”

Lo que calcula el gobierno de Estados Unidos con su “operación de conectividad efectiva” es la posibilidad de que esas herramientas creen una simulación de base y a partir de ahí se derrumben sistemas políticos que no les resulten convenientes. ¿Qué parte de la operación de “conectividad efectiva” ha operado desde las redes sociales en la situación que viven hoy Venezuela y Nicaragua, y antes vimos en Bolivia, Brasil, Ecuador y Argentina?

Cuando la política es tecno-política

Solo las grandes empresas tienen la capacidad de cómputo para procesar las colosales cantidades de datos que dejamos en las redes sociales, en cada clic en los buscadores, los móviles, las tarjetas magnéticas, los chats y correos electrónicos. La sumatoria de trazas y el procesamiento de datos les permite crear valor. Cuantas más conexiones, más capital social. Pero los intereses fundamentales de la apertura de los datos y de la invitación a “compartir”, a dar un “me gusta” o “no me gusta”, a “retuiear”, etc., no son los de los usuarios, sino los de las corporaciones.

Este poder da a los propietarios una enorme ventaja sobre los usuarios en la batalla por el control de la información. Cambridge Analytica, rama londinense de una empresa contratista estadounidense dedicada a operaciones militares en red activa desde hace un cuarto de siglo, intervino en unas 200 elecciones en medio mundo. El modus operandi era el de las “operaciones psicológicas”. Su objetivo era hacer cambiar la opinión de la gente e influirla, no mediante la persuasión, sino a través del “dominio informativo”. La novedad no es el uso de volantes, Radio Europa Libre o TV Martí, sino el Big Data y la Inteligencia Artificialque permiten encerrar a cada ciudadano que deja rastros en la red en una burbuja observable, parametrizada y previsible.

Los que siguen esta trama habrán visto que Cambridge Analytica ha reconocido que se involucró en procesos electorales contra los líderes de la izquierda en Argentina, Colombia, Brasil y México. En Argentina, por ejemplo, participaron en la campaña Mauricio Macri en el 2015. ​Se han denunciado los vínculos del Jefe de Gabinete del Presidente y del actual titular de la Agencia Federal de Inteligencia con esta empresa, que creó perfiles psicológicos detallados e identificó a personas permeables a los cambios de opinión para luego influir a través de noticias falsas y selección parcial de la información. Apenas accedió al poder, Macri, entre otros decretos con los que cercenó la base jurídica e institucional de la comunicación forjada en los gobiernos de izquierda en Argentina, aprobó uno que le permitió quedarse con las bases de datos de los organismos oficiales para utilizarlos en campañas a su favor[18].

Lo que demuestra todo esto es que también en América Latina y el Caribe la política se ha convertido en tecnopolítica, en su variante más cínica. Con total impudicia, los gobiernos de derecha que se han reenchufado en los últimos años alardean de contar con equipos de comunicación contratados en Miami, Colombia y Brasil. El propio Alexander Nix, CEO de Cambridge Analytica, se enorgullecía ante sus clientes latinoamericanos de que para convencer “no importa la verdad, hace falta que lo que se diga sea creíble”, y subrayaba un hecho empírico incuestionable: el descrédito de la publicidad comercial masiva es directamente proporcional al aumento de la publicidad en los medios sociales, altamente personalizada y brutalmente efectiva.

Ahora bien, tengo la impresión de que con Cambridge Analytica está ocurriendo lo que con Blackwater, el ejército de las guerras de Estados Unidos. Cayó en desgracia para servir eficientemente a la operación de invisibilizar la industria mercenaria de subcontratistas dedicados a las tareas de seguridad, inteligencia, mantenimiento o entrenamientos, que se ha expandido y sigue siendo muy útil al gobierno estadounidense y a sus aliados.

Tómense el trabajo de revisar la página de los socios de Facebook (Facebook Marketing Partners) y descubrirán cientos de empresas que se dedican a comprar y vender datos, e intercambiarlos con la compañía del pulgar azul. Algunas, incluso, se han especializado en áreas geográficas o países, como Cisneros Interative -del Grupo Cisneros, por supuesto, el mismo que participó en el Golpe de Estado contra Chávez en el 2002-, revendedor de Facebook que ya controla el mercado de la publicidad digital en 17 países de América Latina y el Caribe.

Qué hacer frente al Colonialismo 2.0

La comunicación no es asunto de tecnologías, aunque también. Hay que estar en la calle, tocar puerta a puerta como acaba de hacer Morena en México, para que la política se exprese en las redes sociales y haga frente a la restauración conservadora y la ofensiva imperial. Pero el escenario digital es una vía nada desdeñable para la reconexión de la izquierda con sus bases, particularmente con los jóvenes. Como expresara recientemente en La Habana el realizador argentino Tristan Bauer, “las redes no son determinantes para ganar, pero sí están siendo muy útiles a la hora de que perdamos las elecciones”[19].

Estos temas, desgraciadamente, todavía están lejos de los debates profesionales y de los programas de los movimientos progresistas del continente. Sobran los discursos satanizadores o, por el contrario, hipnotizados, que nos describen la nueva civilización tecnológica -para utilizar el término de Darcy Ribeiro-, pero faltan estrategias y programas que nos permitan desafiar e intervenir las políticas públicas y generar líneas de acción y trabajo definidas para construir un modelo verdaderamente soberano de la información y la comunicación en nuestro continente.

Pongamos en el horizonte tareas concretas. Todavía no se ha logrado concretar en la región un canal propio de fibra óptica, que fue un sueño de la Unasur y sigue siendo una asignatura pendiente en América Latina[20]. No tenemos una estrategia sistémica ni un marco jurídico homogéneo y fiable que minimice el control norteamericano, asegure que el trafico de la red se intercambie entre países vecinos, fomente el uso de tecnologías que garanticen la confidencialidad de las comunicaciones, preserve los recursos humanos en la región y suprima los obstáculos a la comercialización de los instrumentos, contenidos y servicios digitales producidos en nuestro patio.

Desafortunadamente no se ha avanzado en una agenda comunicacional común, supranacional. Si hablamos de comunicaciones, de gobernanza de Internet, de copyright, de temas que son estratégicos para el futuro como la soberanía tecnológica, la innovación, el desarrollo de nuestra industria cultural, la trascendencia de incorporar las estéticas contemporáneas en nuestra narrativa política, necesariamente tendremos que armar una agenda común y espacios donde esta se concrete.

Necesitamos redes de observatorios que, además de ofrecer indicadores básicos y alertas sobre la colonización de nuestro espacio digital, permitan recuperar y socializar las buenas prácticas de uso de estas tecnologías y las acciones de resistencia en la región, a partir de la comprensión de que él éxito o el fracaso frente a estas nuevas desigualdades depende de decisiones políticas.

Es improbable que un país del Sur por sí solo -y mucho menos una organización aislada- pueda encontrar recursos para desafiar el poder de la derecha que se moviliza a la velocidad de un clic, pero un bloque de profesionales, organizaciones, movimientos y gobiernos de izquierda tendría mayor capacidad de desarrollar niveles de respuesta, por lo menos para afirmar soberanía regional en algunas áreas críticas. Permitiría más poder de negociación frente a las potencias en Inteligencia Artificial y Big Data y sus empresas, además de desafiar la instancias globales donde se definen la políticas de gobernanza.

Tenemos que apropiarnos de la big data, compañeros. Cuesta mucho menos organizar un comando central comunicacional que financiar un canal de televisión. Por tanto, debería ser una cuestión clave en los debates políticos y profesionales sobre comunicación, y particularmente, en aquellos donde se discutan la equidad y el desarrollo, la creación de una escuela de comunicación política de la izquierda latinoamericana y caribeña, que nos permita compartir conocimientos sobre las tramas de poder detrás de los medios, la necesidad de democratizarlos y las oportunidades propiciadas por las nuevas tecnologías de la información. Porque hay oportunidades y hay especialistas muy preparados con su corazoncito a la izquierda, debidamente condenados por herejes -como decía Roque Dalton. Los hay, como también existen experiencias paradigmáticas de la izquierda en la articulación de redes, pero a veces pasan como cometas solitarios por nuestras vidas y no instituyen nada o casi nada.

Me he detenido en los vacíos del debate para estimular entre nosotros la percepción de riesgo. Aquel debate sobre apocalípticos e integrados a la cultura de masas ha sido trascendido hace rato. Ese mundo estable que describía Umberto Eco ya no existe. Hay varios mundos en el horizonte y uno puede ser aquel en el que lleguemos a crear nuestras propias herramientas liberadoras. Pero la búsqueda y construcción de alternativas no es un problema tecnocientífico, depende como dije antes del “actuar colectivo” a corto y mediano plazo, con perspectivas tácticas y estratégicas en la comunicación cara a cara y virtual, que faciliten el cambio de las relaciones sociales y los entramados técnicos a favor de nuestros pueblos.

Hagámoslo, porque no tenemos mucho tiempo.

Texto íntegro de la intervención en el Seminario internacional “América Latina en disputa”, celebrado en Santa Cruz, Bolivia, el 8 de agosto de 2018.

Notas
[1] Schiller, H. 2006 “Augurios de supremacía electrónica global”. CIC Cuadernos de Información y Comunicación 2006, vol. 11, 167–178 .
[2] Chapman, G; Rotenberg, M. 1993. “The National Information Infrastructure: A Public Interest Opportunity”, Computer Professionals For Social Responsibility, Vol 11, №2, Summer 1993.
[3] Pope, H. 1997. “U.S. Plays High-Stakes War Games in Kazakstan”, Wall Street Journal, 16 de septiembre de 1997, p. A-16.
[4] Wagner, K; Molla, R. 2018. “People spent 50 million hours less per day on Facebook last quarter”. Recode.net. Jan 31, 2018. Consultado el 5 de agosto de 2018 en:https://www.recode.net/2018/1/31/16956826/facebook-mark-zuckerberg-q4-earnings-2018-tax-bill-trump
[5] Ibidem.
[6] Mangles, C. 2018. Search Engine Statistics 2018. Smartinsights.com, Jan 30, 2018. Consultado el 5 de agosto de 2018 en:https://www.samartinsights.com/search-engine-marketing/search-engine-statistics/
[7] Alini, E. 2018. “Apple hits $1 trillion in value. Only 16 countries are worth more”. Globalnews.ca, August 2, 2018. Consultado el 5 de agosto de 2018 en:https://globalnews.ca/news/4367056/apple-1-trillion-market-cap/
[8] Adoptamos la definición de Manuel Castells que utiliza esta denominación para contraponer la actual era dominada por las redes informacionales a la sociedad industrial cuyo corazón tecnológico fue la máquina de vapor.
[9] Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), 2018. La ineficiencia de la desigualdad. Informe en el Trigésimo Séptimo período de sesiones de la CEPAL. La Habana, 7 al 11 de mayo de 2018.
[10] Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Datos, algoritmos y políticas: la redefinición del mundo digital (LC/CMSI.6/4), Santiago, 2018. Consultado el 5 de agosto de 2018 en:https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/43477/7/S1800053_es.pdf
[11] “Más de 172,5 millones de afectados por exclusión en América Latina”. El Siglo, Guatemala, 8 de noviembre de 2017. Consultado el 5 de agosto de 2018:http://s21.gt/2017/11/08/mas-de-172-5-millones-de-afectados-por-exclusion-social-en-america-latina-y-el-caribe/
[12] Basco, A. 2017. La tecno-integración de América Latina: instituciones, comercio exponencial y equidad en la era de los algoritmos. Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
[13] Rebeiro, D. 1998. “Amerindia hacia el Tercer Milenio”. Oralidad. Lenguas, Identidad y Memoria de América, N° 9, La Habana, mayo, 1998, p. 9.
[14] United States Senate Committee on Foreign Relations. 2011. Latin American Governments Need to “Friend” Social Media and Technology. Committee On Foreign Relations, United States Senate. One Hundred Twelfth Congress. First Session. October 5, 2011. Consultado el 5 de agosto de 2018 en:https://www.gpo.gov/fdsys/pkg/CPRT-112SPRT70501/html/CPRT-112SPRT70501.htm
[15] Ibidem.
[16] Ibidem.
[17] Martínez, A. “Zuckerberg recula: Facebook sí es un medio de comunicación”, ABC, España, 25 de septiembre de 2017. Consultado en:https://www.abc.es/tecnologia/redes/abci-zuckerberg-recula-facebook-si-medio-comunicacion-201612222024_noticia.html
[18] Canal Abierto. 2018 “Cambridge Analytica y ejército de trolls: confirman la manipulación en las elecciones 2015”. Canal Abierto, Argentina, 31 de julio de 2018. Consultado el 5 de agosto de 2018 en:http://canalabierto.com.ar/2018/07/31/cambridge-analytica-y-ejercito-de-trolls-confirman-la-manipulacion-en-las-elecciones-2015/
[19] Bauer, T. 2018. Intervención de Tristan Bauer en el Taller “Comunicación política y medios”, del XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo. La Habana, 16 de julio de 2018. Notas de la autora.
[20] Unasur. “Conectividad y fibra óptica es otro de los objetivos de UNASUR”. s/f. Consultado el 5 de agosto de 2018 en http://www.unasursg.org/es/node/152

ROSA MIRIAM ELIZALDE

Rosa Miriam ElizaldePeriodista cubana. Vicepresidenta Primera de la UPEC y Vicepresidenta de la FELAP. Es Doctora en Ciencias de la Comunicación y autora o coautora de los libros “Antes de que se me olvide”, “Jineteros en La Habana”, “Clic Internet” y “Chávez Nuestro”, entre otros. Ha recibido en varias ocasiones el Premio Nacional de Periodismo “Juan Gualberto Gómez”. Fundadora de Cubadebate y su Editora jefa hasta enero 2017. En twitter: @elizalderosa

Enlace relacionado (video): https://actualidad.rt.com/video/287070-latinoamerica-internet-dependencia-eeuu

FUENTE: https://desbloqueandocuba.com/colonialismo-2-0-en-am%C3%A9rica-latina-y-el-caribe-qu%C3%A9-hacer-31cf6b84abc5

Red de fibra óptica de Bolivia 2013 (ENTEL)

Todos ‘los zombies’colonizados andan agachados mirando la pantallita de su ‘aparato inteligente’, los nuevos grilletes digitales son invisibles.

Elecciones y voto ciudadano libre y espontáneo? No más, con el colonialismo 2.0 se ha desarrollado un nuevo tipo de intervención, de injerenCIA digital que manipula nuestras decisiones.

Los bolivianos lo vivimos y experimentamos con el referendo del 21F de 2006, donde se impuso la mentira y la evidente manipulación de la opinión pública.

Actualmente esa fecha, es un hito, una referencia que continua siendo utilizada flagrante e impúnemente por quienes basan toda su campaña bien financiada por la oligarquía enana y vende patria de Bolivia.

Con el nuevo Colonialismo 2.0 no somos soberanos, para nada. Nuestra dependencia tecnológica y casi toda nuestra comunicación depende del imperio genocida de los EEUU. Hasta cuando?

Xel

, , , , , , , , , , , ,

No Comments

Cómo Banzer logró ser cabecilla del golpe de 1971

Por: Miguel Pinto Parabá

El cuartelazo del 21 de agosto fue un secreto a voces y, en 8 meses, nadie hizo algo efectivo para detenerlo. En ese marco, la debilidad política de Torres, la sempiterna división de la izquierda y el poder de la prensa aportaron con lo suyo a los golpistas. Todo esto facilitó el posicionamiento discursivo del bloque banzerista, que luego derribó, de manera sangrienta, al gobierno.

En diciembre de 1970, a los dos meses que Juan José Torres asumiera la presidencia, el comandante del Colegio Militar, Hugo Banzer, pateó el tablero de la agitada coyuntura nacional. El entonces máximo dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Lechín, fue inducido a ser antagonista del militar para que éste pueda saltar a la palestra pública. Dentro de esa estrategia, la prensa lo catapultó como caudillo de la sedición castrense.

Tras descabezar un golpe de Estado “reaccionario”, el general Torres, el 7 de octubre de 1970, tomó las riendas del poder, reivindicando ideas nacionalistas. En sus primeros meses de gestión, decretó la “reposición salarial” a favor de los mineros; participó en masivas concentraciones sindicales, donde los obreros le exigieron “armas para enfrentar a los fascistas”; estatizó el comercio del azúcar; y liberó a los marxistas Régis Debray, Ciro Bustos y otros guerrilleros de Ñancahuazú.

Esos actos fueron cuestionados por civiles, militares y empresarios opositores, que buscaban un nuevo liderazgo. En ese contexto, el comandante del Colegio Militar asumió el desafió y se presentó como rígido crítico de la “lucha armada”, la “extrema izquierda” y los “apetitos ideológicos extra-nacionales”.

El coronel Banzer, hasta ese momento, ya había hecho méritos para ser hombre de confianza de la Embajada de Estados Unidos: en agosto de 1970, participó en la clausura de Prensa (semanario de los periodistas) y, en octubre, apoyado por el general Rogelio Miranda y el coronel Luis Arce Gómez, dirigió el cerco militar a la sede de gobierno.

Visibilización

El matutino católico Presencia, el jueves 10 de diciembre de 1970, en su nota de primera plana El gobierno reforzó ayer las medidas de seguridad, reveló que tras conocerse un “plan para eliminar físicamente al Presidente” el régimen dispuso, la noche del 8 de diciembre, el acuartelamiento de tropas, el refuerzo de la guardia de Palacio Quemado y la vigilancia de la carretera que conducía al Colegio Militar.

 “Se trataba (…) de un francotirador o varios que se habrían dispuesto para disparar sobre el general Torres, cuando se hallará en el Colegio Militar”, puntualizó Presencia. Por su parte, el periódico Hoy, en su crónica Conjura civil-militar no prosperó debido al viaje del Presidente, reveló que el cuartelazo fue confirmado con el “encendido discurso” que Banzer leyó en la graduación de 90 cadetes, en el Colegio Militar, la mañana del 9 de diciembre.

La maquinaria persuasiva banzerista ya estaba en marcha.

Discurso Polarizador 

En su libro De cara a la revolución del 21 de agosto de 1971, Fernando Kieffer destacó el anterior suceso, junto a la radical arenga del coronel: “Es hora de poner coto a esta vergüenza nacional, es hora de que nos demos cuenta que la patria resurgirá como fruto de la paz social, el trabajo fecundo y la comprensión ciudadana. Es hora de poner fin a la actitud de los traficantes de ideas ajenas, de demagogos que mil veces han engañado al hermano campesino, minero, trabajador, al hermano pueblo”.

 “(…) o con la Patria o contra ella, o respetando las leyes o atropellándolas, o con el orden o con el caos y la anarquía, con la sinceridad o con el fraude y el engaño, con la paz o con la guerra. Es pues la hora de la verdad y nosotros los militares debemos exigirla a quienes nos comandan y nos gobiernan”, agregó, ante la mirada sorprendida de varios periodistas.

Esa interpelación polarizadora cayó como una bomba en la mente de quienes fabrican la opinión pública y fue suficiente para que Banzer ingrese con fuerza en la agenda de los medios nacionales.

Posicionamiento

La ofensiva mediática no concluyó ahí. Es más, en cuestión de horas, se amplió.

En la tarde, el militar rebelde –junto con el coronel Edmundo Valencia y apoyado por el periodista Samuel Mendoza, autor del libro Anarquía y caos– envió una “carta abierta” al secretario ejecutivo de la COB y también experimentado líder de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), Juan Lechín Oquendo.

Estamos cansados de sus “majaderías” y “demagogias” que, en 30 años, han “engañado” a la clase laboral, le espetó, para luego preguntarle cuándo realmente fue un verdadero obrero, por qué asaltó la Universidad de Cochabamba, por qué no aclaró su negociado de oro físico, cuál la razón de su tremendo odio a las Fuerzas armadas y cuál la intensión de desvirtuar la esencia del pacto militar-campesino.

“Le recordamos que parte de nuestra vocación es morir, y para el militar de honor no importa cuándo, ni dónde, ni cómo encuentre la muerte, si nuestra vida la vamos a ofrecer en defensa de la patria y sus sagrados intereses”, añadió.

Al día siguiente, el periodista Samuel Mendoza apoyó a los sublevados con una extensa columna titulada La hora de la verdad, publicada en el matutino Hoy: “Sabemos bien cuáles son la posiciones hasta ahora. De un lado, Lechín ha sostenido que no hay otra vía para la ‘liberación nacional’ que la ‘lucha armada’ entre bolivianos dando lugar a mayores matanzas, odios, rencores, sangre, luto… Entretanto, los oficiales sostienen que para lograr el desarrollo nacional es preciso crear un ambiente de paz y trabajo. ¿Quién tiene la razón?”.

Respuesta Esperada

Frente a la provocación, las organizaciones afiliadas a la COB reaccionaron de forma predecible: se declararon en “emergencia”. En tan ardua coyuntura, esa respuesta ya no intimidaba mucho y, por tanto, la tajante réplica no se hizo esperar.

Los sublevados, el sábado 12 de diciembre, protegidos por las sombras de la noche, “ametrallaron” la puerta de la sede de la máxima organización de los trabajadores. No hubo muertos ni heridos, pero la incertidumbre quedó instalada en la mente de los trabajadores. El suceso, otra vez, fue condenado mediante un comunicado: “(…) el insólito atentado fue provocado por agentes del imperialismo que así tratan de violentar a la clase trabajadora”.

A su turno, Lechín, el 10 de diciembre, desafió a los “sirvientes de la CIA y el Pentágono” a un debate público para que prueben sus acusaciones.

Ambos coroneles asistieron a la “Escuela Militar del Comando Superior de Estados Unidos”, llamada “Lavenworth”, denunció el dirigente obrero, para luego explicar que fue ahí donde, además de recibir “instrucciones tácticas y estrategias de guerra”, les enseñaron a distinguir “contra quienes deben usarse esos conocimientos militares”.

Al día siguiente, Banzer y Valencia, en medio de decenas de periodistas que hacían la cobertura noticiosa, aceptaron el reto e invitaron a Lechín a deliberar en la televisión del Estado, bajo la moderación del presidente de la Asociación Boliviana de Radiodifusoras (ASBORA).

Al final, el debate nunca se realizó. Empero, Banzer logró posicionarse como audaz jefe de la oposición.

Rumbo al Poder

Para no echar más leña al fuego, Torres se concretó a denunciar los “aprestos golpistas”, mientras los sindicatos y los universitarios le exigían acciones para “destruir de raíz” la estructura golpista.

El Presidente –de acuerdo a la obra de Torres a Banzer, escrito por su propio ministro del Interior, Jorge Gallardo– nunca quiso enfrentarse a los “militares fascistas” porque temía la destrucción de su institución, como sucedió en 1952. “Por eso no dio de baja a los sublevados y evitó, hasta su caída, la entrega de armas a la COB”.

Los hechos de diciembre de 1970 también obligaron a las organizaciones de izquierda a reorganizarse. Sin embargo, sus discusiones ideológicas marcharon a paso de tortuga.

A seis meses de la primera asonada banzerista, el Comando Político de la Clase Obrera y del Pueblo, el 22 junio de 1971, recién puso en marcha la organización de la Asamblea Popular, que fue pensada como un “verdadero órgano de poder revolucionario”. Pero la propuesta obrera llegó tarde. El tren de la historia corría raudamente por otro rumbo.

A partir de diciembre de 1970, Banzer se convirtió en el jefe declarado de la futura subversión; todos los representantes de la derecha contrarrevolucionaria se plegaron abiertamente al coronel que había tenido el “coraje” de enfrentarse con “valentía sin límites” al débil gobierno “comunista” de Torres, reconoció con cierto sarcasmo el entonces ministro del Interior, Jorge Gallardo.

Así, en la perspectiva de controlar el poder del Estado, el coronel Banzer intentó otra sublevación el 10 de enero de 1971, pero fracasó. Finalmente, con apoyo internacional y el respaldo del Movimiento Nacionalista Revolucionario y la Falange Socialista Boliviana, el 21 de agosto derrotó a sus enemigos, a sangre y fuego.


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica  

y Twitter: @escuelanfp 

FUENTE: https://escuelanacionaldeformacion.blogspot.com/2018/08/como-banzer-logro-ser-cabecilla-del.html

Lo poco que recuerdo de aquel año es que me había esforzado bastante y me estaba yendo bién en la escuela, pero de nada sirvió, a fin de año y gracias al golpe militar de Banzer, todos pasaron de curso eximidos, que tal? Por supuesto que eramos unos niños para darnos cuenta de la barbarie de los golpistas en otros lados, además de que Camiri siempre estuvo ‘muy lejos’ de La Paz y las noticias llegaban o mejor dicho no llegaban ‘completas’.

Quizá desde aquellos años comenzó la hegemonía de medios privados afines con la derecha vende patria (de sus dueños) que hasta hoy mantiene cautiva la opinión, tal vez antes. Y aquí vale la pena repetir que en Camiri nunca hubo partidos de izquierda que le disputaran el predominio del poder a los partidos de la derecha; quienes se turnaron en el poder, se saciaron a más no poder, y ‘a manos llenas’,…hasta la llegada del MAS al gobierno en 2006, ya podrán imaginarse la composición, trayectoria y lo que vienen haciendo “los del MAS” en Camiri con la miserable herencia que nos dejaron.

Volviendo al rol de los medios en el cruento golpe de estado, esos medios golpistas siguen ahí, impunes, nunca reconocieron su responsabilidad, algunos cambiaron de nombre y dueño pero siguen con sus mismos afanes fascistas y son todos los que están detrás de las llamadas plataformas políticas.

Xel

, , , , , , ,

No Comments

Los datos reales de un país que legalizó el aborto hace casi 100 años

El debate está abierto, incluso en Bolivia, un país que permite el aborto pero con restricciones. Ámbas partes exponen sus razones pero las frías cifras de las estadísticas, no mienten. El aborto legal y libre salva mucho más vidas.
A propósito de las plataformas ciudadanas en contra del aborto legal, observé el curioso nombre que adoptan ‘PRO VIDA’y la comparé con en nombre que las ONG’s de EEUU le dán a sus instituciones cuando se infiltran en otros campos como el de: ‘PRO SALUD’, coincidencia? No, de ninguna manera, todo es parte del mismo plán si recordamos que los ‘PRO VIDA’están patrocinados por la ultra derecha católica.
Xel

, , , , , , , , , ,

No Comments

EEUU y sus crímenes contra la humanidad

Bombardeo de EEUU contra Nagasaki (© AP Photo / U.S. Air Force)

El 6 de agosto de 1945, EEUU perpetraba el mayor atentado terrorista jamás registrado en la historia: el bombardeo de la ciudad de Hiroshima que segó la vida de 80.000 personas reduciéndolas a cenizas, y una cifra que oscila entre 50.000 y 60.000 más habrían de morir posteriormente a causa de la radiación de la bomba atómica.

Por Atilio Borón*

Tres días después, y consciente de los devastadores efectos de lo ocurrido en Hiroshima el presidente Harry Truman ordena bombardear la ciudad de Nagasaki, elevando el número total de víctimas bien por encima de 200.000. Los apologistas norteamericanos califican lo ocurrido en esas dos ciudades como operaciones militares, como actos de guerra. Pero no es así: no había allí fuerzas militares con capacidad de librar combate alguno contra la aviación de Estados Unidos. Lo que había en esas dos ciudades eran ancianos, mujeres y niños, que no podían ser movilizados para la guerra. Y estos inocentes pagaron con sus vidas por el solo hecho de estar allí, sometidos a una muerte abrasadora y fulminante.

Más: Día de Hiroshima: todo lo que tienes que saber sobre el ataque nuclear

Hiroshima y las muchas otras cosas por las que EEUU no se disculpó

Eso no fue un acto de guerra sino una operación terrorista de una escala jamás vista antes, ni después, en la historia de la humanidad. Años después, los propagandistas de EEUU hablarían de “daños colaterales” para no hablar de un crimen contra la humanidad. Y contrariamente a las opiniones patrioteras de los apologistas estadounidenses había alternativas. Podrían haber demostrado el poderío devastador de su arsenal atómico haciendo detonar uno de esos artefactos en alguna de las islas del Pacífico, donde todavía se encontraba parte de la flota imperial del Japón. Pero no lo hicieron. Como Shylock en el Mercader de Venecia, la clase dominante de EEUU quería “su libra de carne”, y la obtuvieron con creces.

Tan grave como lo anterior es que al día de hoy Washington no ha pedido disculpas por el atroz crimen cometido contra Japón. Es un imperio cruel, criminal y encima arrogante. Ni siquiera un módico “I’m sorry” pronunció el presidente Barack Obama cuando visitó Hiroshima en 2016, siendo el primer presidente de Estados Unidos que al menos tuvo un gesto mínimamente humanitario. Y tampoco se disculpó Washington ante los crímenes inmensos perpetrados en Vietnam, cuyas víctimas se miden no en cientos de miles sino en al menos tres millones de personas, amén de la destrucción de buena parte de su territorio con el letal ‘agente naranja’ y el napalm.

Escandalizados ante tanta impunidad un pequeño grupo de intelectuales, escritores y analistas políticos argentinos nos reunimos el año pasado y concluimos que era necesario crear una herramienta de carácter internacionalista para reforzar la memoria histórica y hacer visibles los crímenes que sin pausa se suman en la política exterior de Washington, años tras año, por diversos métodos y con diferentes justificaciones y en los más apartados rincones del planeta.

Te puede interesar: “La doctrina nuclear de EEUU no descarta que se repita Hiroshima y Nagasaki”

El crimen de lesa humanidad que EEUU todavía no ha reconocido

Fue de esta manera que junto a la analista internacional y periodista Telma Luzzani, la escritora Stella Calloni y el novelista y ensayista Alejo Brignole, elaboramos una serie de ideas que dieron forma al Día Internacional de los Crímenes Estadounidenses Contra la Humanidad. Juntos también redactamos una Declaración Mundial Contra los Crímenes Estadounidenses a la Humanidad, en donde expresamos una condena colectiva al avasallamiento de la legalidad internacional por parte de EEUU, advirtiendo sobre las amenazas a la paz mundial que comportaba la política imperialista de Estados Unidos y las catástrofes humanitarias creadas a causa de la misma, principalmente en Oriente Medio y especialmente en Siria.

El grupo decidió designar como fecha emblemática de los crímenes norteamericanos el 9 de agosto en recordación del ataque atómico contra Nagasaki. Estamos convencidos de que esa fecha, el 9 de agosto, posee un significado muy claro que denuncia el carácter criminal de la política exterior seguida por Washington.

El próximo 9 de agosto, en Santa Cruz de la Sierra, el presidente de Bolivia, Evo Morales, presidirá un gran acto internacional en el cual se dará inicio a la campaña internacional para que ese día sea admitido por la comunidad internacional como el Día de los Crímenes Estadounidenses contra la Humanidad.

Estamos seguros de que la inmensa mayoría de la población mundial, que ama y desea la paz, se unirá a esta campaña y el año próximo, en esta misma fecha podremos celebrar un gran congreso con personas procedentes de Europa, Asia, África, Estados Unidos, Oceanía y, por supuesto, de América Latina para unir fuerzas y poner fin a tanta crueldad y tanto dolor.

Tema relacionado: Evo Morales afirma que Trump es “la peor amenaza para la humanidad”

El plan es internacionalizar esta fecha para crear una herramienta mundial de concientización y acción práctica para combatir la sistemática violación del derecho internacional y los derechos humanos que el Gobierno de Estados Unidos perpetra en todo el mundo.

También para romper el cerco mediático que la prensa oligopólica erige cuando se expresan verdades incómodas para el imperio. Gracias a las redes sociales y a la prensa comprometida e independiente sabemos que será posible realizar esta labor, que pretendemos sea no solo conmemorativa sino también educativa y organizativa en la búsqueda de una conciencia crítica ante el flagelo que, con sus más de mil bases militares diseminadas por todo el planeta y su gigantesco presupuesto militar, el imperialismo norteamericano produce en todo el mundo.

Este 9 de agosto en Santa Cruz de la Sierra, con la presencia del presidente Evo Morales, se producirá el lanzamiento internacional de la campaña.

*Atilio Borón es doctorado en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Es profesor de la Universidad de Buenos Aires e investigador del CONICET —Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas— de Argentina.

FUENTE: https://mundo.sputniknews.com/opinion/201808071080988775-dia-internacional-crimenes-estadounidenses-contra-humanidad/

“Más brillante que mil soles” Ojos que vieron una explosión nuclear. Hiroshima, Japón. Un día como hoy, pero de 1945

 

, , , , , , ,

No Comments

“El atentado contra Maduro señala que un potente enemigo está actuando en América Latina”

El presidente del Estado Bolivariano de Venezuela, Nicolás Maduro

El fallido atentado fue perpetrado contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante la celebración del 81 aniversario de la Guardia Nacional de Venezuela. Sputnik conversó con expertos rusos acerca de los posibles autores que podrían haber estado detrás de los acontecimientos que se produjeron en Caracas.

¿Autores externos o internos?

Konstantin Sapózhnikov —también conocido como Nil Nikandrov—, periodista ruso y autor del libro ‘Hugo Chávez’, no descarta la posibilidad de que detrás del atentado contra Maduro podrían haber estado fuerzas externas. El interlocutor de Sputnik recordó que durante mucho tiempo, distintos países, entre ellos EEUU, trataron de presionar a Venezuela económicamente.

“Todos los bloqueos económicos tuvieron un efecto nulo. No pueden hacer nada con el Gobierno venezolano. Sin embargo, creo que las principales batallas aún están por venir. Pienso que finalmente Maduro ganará”, aseveró el periodista.

El interlocutor de Sputnik destacó que el intento de perpetrar el atentado con ayuda de aparatos voladores se parece a los esquemas que actualmente los terroristas de Daesh están utilizando en Siria cuando realizan ataques contra las bases rusas.

“Un jugador que quiere usar este esquema necesita contar con potente infraestructura y personal bien preparado. Claro que los drones pueden venderse libremente en el mercado, pero no se venden llenos de explosivos potentes. Por esta razón, este ataque no puede estar relacionado con los opositores radicales. Probablemente este ataque fue muy bien planeado y haya incluido a un coordinador y profesionales. El hecho que todo eso ocurrió durante la celebración del 81 aniversario de la Guardia Nacional de Venezuela señala que no fue una simple casualidad. Los autores del atentado perseguían el objetivo de causar un tremendo efecto, preparar el territorio para un golpe de Estado. Sin embargo, este golpe no tendrá lugar en Venezuela porque su Gobierno está controlando la situación”, aseveró Sapózhnikov a Sputnik.

Más: Todos los detalles del atentado fallido contra el presidente de Venezuela (fotos, vídeo)

El periodista opina que actualmente EEUU está tratando de acabar con los partidarios de la Revolución Bolivariana en Venezuela y emprende intentos para eliminar las fuerzas progresistas en América del Sur.

“Ahora se puede decir que aquellas fuerzas que han contrarrestado a EEUU durante mucho tiempo ya están separadas y no comparten solidaridad. Un fuerte golpe fue asestado contra Brasil, Ecuador y Nicaragua. Por eso es evidente que un enemigo muy potente que cuenta con grandes recursos y posibilidades está actuando en la región. Considero que algo parecido podrá ocurrir en Nicaragua. Ecuador ya está derrotado porque allí el presidente Lenin Moreno cambió todo lo que fue creado por su antecesor Correa”, señaló.

A su vez, el principal colaborador científico del Instituto de América Latina de la Academia de Ciencias de Rusia, Lazar Jéfeitz, destacó a Sputnik que el Gobierno de Maduro causó descontento no solo en los países de América Latina. Esta es la razón por la que hay muchos jugadores internacionales que quieren eliminarlo utilizado métodos relacionados con la aplicación de fuerza.

Jéfeitz opina que el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab —quien no excluyó la posibilidad de que los últimos acontecimientos en Venezuela podrían haber estado relacionados con una conspiración proveniente del exterior—, se estaba refiriendo a la oposición venezolana que reside en la ciudad estadounidense de Miami.

“Tratar de adivinar a los posibles autores de un atentado terrorista es un método poco productivo. Se necesitan hechos que sean absolutamente ciertos”, destacó el politólogo.

También: Diosdado Cabello acusa a la derecha del atentado contra Maduro

Además, Jéfeitz recordó que el grupo rebelde Movimiento Nacional Soldados de Franelas, que reivindicó la autoría del atentado, realizó ataques parecidos en el pasado. Su supuesto líder, el expolicía venezolano Óscar Pérez, murió recientemente en un enfrentamiento con la policía venezolana.

“Estoy tratando con mucha cautela cualquier información que aparezca en internet. Cualquier persona que sube allí datos puede llamarse ‘organización’ pero no es necesariamente así. Sí, Soldados de Franelas pudieron haber perpetrado el atentado contra Maduro, pero ¿dónde están las pruebas?”, se preguntó el experto.

EEUU o Colombia

Konstantin Sapózhnikov considera que es posible que Washington pudiera haber tenido una relación con lo ocurrido en Venezuela porque actualmente EEUU es “el enemigo número uno” de Caracas.

“En Washington planearon muchos escenarios en el país latinoamericano: asfixiarlo económicamente y usar la quinta columna, pero todos estos métodos no dieron sus frutos. Por lo visto, ahora decidieron acabar con el Gobierno venezolano de una manera radical. Si hubieran conseguido su objetivo, la oposición y la lucha en la política interior habrían sido puestas en el primer plano en Venezuela”, aseveró.

Tras el atentado, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se dirigió a la nación y acusó al presidente colombiano de estar detrás del intento de asesinato.

Para saber más dale aquí: Maduro acusa al presidente colombiano de estar detrás del intento de asesinato

Sapózhnikov no excluye la posibilidad de que el atentado podría haber sido cometido desde el territorio de Colombia, que también forma parte del bando de los principales enemigos de Venezuela.

“Los estadounidenses hacen su trabajo a través de Colombia. Puede ser que especialistas colombianos también hayan participado en este atentado. Sin embargo, EEUU sería el principal organizador, inspirador y financista de todo lo ocurrido”, recalcó.

En cuanto a Colombia, el interlocutor de Sputnik destacó que Caracas y Bogotá siempre habían tenido problemas en sus relaciones bilaterales desde los primeros días del Gobierno de Hugo Chávez. El experto considera que en el actual atentado hay una gran huella colombiana.

“Los estadounidenses, claro está, se ocultan detrás de los ejecutores colombianos. No obstante, todo se planea y se organiza en la Agencia Central de Inteligencia”, enfatizó.

Por su parte, el politólogo ruso Lazar Jéfeitz llamó a no hacer conclusiones precipitadas sobre el caso. Se puede decir que Washington podría haber sido el autor del atentado pero para hacerlo hay que contar con pruebas, urgió el experto. En lo que se refiere a las acusaciones lanzadas contra Colombia, Jéfeitz recordó que el Gobierno colombiano descartó categóricamente su participación en el atentado contra Maduro.

“Es evidente que Venezuela y Colombia mantienen relaciones muy difíciles. Estas dificultades se revelaron durante la crisis alimenticia que afectó a Colombia cuando miles de venezolanos cruzaron la frontera entre ambos países para ir de compras. Además, los problemas fueron causados por las acciones realizadas por parte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. De hecho, el Gobierno colombiano ha acusado en repetidas ocasiones a Venezuela de apoyar a los integrantes de las FARC. En cualquier caso, para acusarle del todo a Santos, hay que contar con pruebas convincentes”, expuso a Sputnik el politólogo.

También: Bolivia llama a comunidad internacional a censurar atentado contra Maduro

Según Jéfeitz, las tensas relaciones entre Caracas y Bogotá son una de las explicaciones superficiales con las que podrían ser argumentadas las acusaciones de Maduro contra Santos.

“Pienso que el principal problema de la Venezuela de hoy radica en el hecho que una fuerte oposición existe actualmente en el país y esta oposición es incapaz de llegar a un acuerdo con las autoridades”, indicó el politólogo.

Una interesante coincidencia

Al final de su conversación con Sputnik, el periodista ruso Konstantin Sapózhnikov destacó un aspecto muy interesante que podría estar relacionado no solo con lo ocurrido en Venezuela, sino con los acontecimientos que se producen actualmente en toda la región. Este aspecto está relacionado con la amistad que el país latinoamericano mantiene con Rusia. Según Sapózhnikov, hace cinco años Moscú empezó a emprender pasos para consolidar sus posiciones en América Latina.

“Todos nuestros socios con los que entablamos una cooperación positiva, incluso en el ámbito de suministro de armas, pasaron a la defensa, todos están replegándose, todos actúan de forma separada. Pienso que la causa de estos cambios está vinculada con la reacción de EEUU al hecho de que Rusia haya lanzado una potente ofensiva en la región”, concluyó.

A su vez, Jéfeitz recordó que actualmente la mayor parte del petróleo que Venezuela vende al extranjero, lo vende a EEUU. También es un hecho muy conocido que Rusia mantiene estrechos lazos económicos con el país latinoamericano: la empresa rusa Rosneft muestra un gran interés por la exploración del petróleo venezolano.

“No obstante, no es necesariamente cierto que el desarrollo de relaciones económicas siempre debe conducir a conflictos. No me gusta el enfoque que convierte la competición en el ámbito económico en un enfrentamiento global que conduce al uso de métodos relacionados con la aplicación de fuerza”, recalcó.

Te invitamos a compartir tu opinión acerca del atentado que fue perpetrado contra el presidente venezolano.

FUENTE: https://mundo.sputniknews.com/americalatina/201808051080954461-atentado-politica-eeuu-colombia-venezuela/

Comparto este análisis porque contiene muchos elementos que coínciden con la realidad y coyuntura venezolana.

Xel

, , , , , , ,

No Comments

Ejército de Bolivia: Graduarse de hombre

Por: Manuel Morales 
Está claro que el premilitar que denunció haber sido víctima de abusos como el de obligarle a comer heces de perro y tomar orín con insinuaciones de que debía quitarse la vida no tiene chance. Varios de sus camaradas lo desmintieron, con lágrimas en los ojos, en la audiencia a la que asistieron para defender a sus instructores; y el Ministro de Defensa abogó por los militares acusados. Aún si no hubiese sucedido de ese modo, el conscripto igual está en desventaja.
En sectores populares existe la idea de que ir al cuartel es una prueba de hombría. En sectores campesinos esta idea está más acentuada. Incluso se cuestiona el poder casarse si este “requisito” no se cumplió con antelación. Es evidente que aquello de que en el cuartel te gradúas como hombre es solo un mito, pero muy conveniente para muchos militares que consideran que mientras más humillan, mejor ejercen. Lo cual termina convirtiéndose en una suerte de competencia de quien aplasta más al indefenso de abajo. Y el oprimido sabe que es cuestión de aguante, porque más adelante ya tendrá por debajo a quien poder abusar.
Que te den una piedra con la orden de que vayas a comprar cigarros y traigas cambio es moneda común en los cuarteles. Apenas te aceptan como conscripto, pierdes todos tus derechos. El instructor y los “antiguos” pueden hacerte lo que les venga en gana. Si el instructor tiene un problema sentimental o simplemente está de mal humor, lo pagarán caro los mostrencos.
Uno de mis instructores nos hacía escuchar las grabaciones de sus sesiones de sexo (entonces no había celular, ni era sencillo, como ahora, filmar). Otro tenía la manía de andar manipulando su revólver como si fuese un cowboy e iba de conscripto en conscripto gatillándole el caño del arma en la sien. Era aterrador que el instructor ordene formar a la guardia para que, munidos de palos, corran detrás de los conscriptos apaleando a los más atrasados o golpeando a quienes no realizaban bien los castigos. También era moneda común limpiar la casa de los oficiales, cumplir con los mandados de la esposa (de ellos). Nunca entenderé cómo esos abusos pueden explicarse y defenderse como “servicio y defensa de la patria”.
Resulte como resulte el caso del premilitar que denunció abusos en el cuartel Ingavi de El Alto, el muchacho la tiene difícil. Si vuelve al cuartel, bajo el mando de los mismos y con el repudio de sus “camaradas” que lloraron por los que tienen mando, ya es complicado. Si no vuelve, peor. El Ministro de Defensa ha ordenado despedir a todos los funcionarios públicos que no tengan libreta de servicio militar. Es la guinda sobre el postre. Resulta que esa libreta no solo te gradúa como hombre, sino que te habilita para ejercer tu derecho al trabajo.
Dentro y fuera del cuartel el servicio militar te abusa. Muchos jóvenes que quisieran hacerlo no pueden, porque los cupos en los cuarteles son limitados. Es una obligación en la que siempre gana el que tiene el mando, porque si no hay espacio en el cuartel, hay una cuenta bancaria donde se debe depositar buen dinero por la libreta de exención. No más de media docena de palabras que dicen que el servicio militar es obligatorio en la Constitución pisotean un montón de derechos humanos, como el de no ser torturado ni sufrir tratos crueles, inhumanos, degradantes o humillantes; el derecho al trabajo, a una fuente laboral estable que se supone tienen todas las personas; y cuyo ejercicio, se supone, el Estado debe proteger en todas sus formas…
FUENTE: https://escuelanacionaldeformacion.blogspot.com/2018/08/graduarse-de-hombre.html
Nuestra simpatía con la revolución del Proceso de Cambio está por demás demostrada pero en este asunto relacionado con las FFAA. no existe ninguna afinidad, menos aún cuando se trata sobre los inaceptables abusos que cometen los instructores militares con los nuevos reclutas. La doctrina militar que sin duda no es original sino un burda copia de algún lado, probáblemente de EEUU., tiene por dentro y como columna vertebral para mantener la disciplina y subordinación el sometimiento mediante el abuso de mando, el abuso físico y mental.
Esto no ha cambiado y lo peor es que este comportamiento machista, abusivo y humillante es promovido desde muy arriba. Quizá por esto, la FFAA. no logra quitarse hasta ahora esa sombra que la persigue como corruptos y abusivos contra el pueblo.
La urgencia de una nueva doctrina militar entonces, es una prioridad. La sugerencia no es nueva, pero ‘un ejército en uniforme’ es la idea de fondo y si pensamos en utopías; eliminar las FFAA como se la conoce; eliminar el servicio militar obligatorio para dar curso a un ejército profesional, quizá es lo que requiera nuestra nueva Patria Plurinacional.
Xel

, , , , ,

No Comments