La oposición y la democracia boliviana


Por: Delfín Arias Vargas

El 28 de diciembre de 1977, cuatro mujeres mineras: Luzmila de Pimentel, Nelly de Paniagua, Aurora de Lora y Angélica de Flores, esposas de dirigentes sindicales mineros de entonces, y sus 14 hijos tomaron las oficinas del segundo piso del Arzobispado de La Paz y se declararon en huelga de hambre.

Un día después, los niños fueron rescatados y los sacerdotes católicos Luis Espinal y Xavier Albó, el obispo metodista Pastor Montero y la dirigente del Comité de Amas de Casa de Siglo XX, Domitila Chungara, tomaron su lugar, reseña el periodista Jorge Jové.

La huelga de hambre marcó el principio del fin de una de las más sangrientas y oprobiosas dictaduras militares que asolaron Bolivia durante el siglo pasado, la encabezada por Hugo Banzer (1971 y 1978).

El dictador de marras y sus secuaces sembraron luto y dolor entre la familia boliviana, apadrinaron la corrupción, violaron los derechos humanos, encarcelaron, confinaron, exiliaron, asesinaron y desaparecieron a cientos de bolivianas y bolivianos bajo la genocida política de seguridad nacional y el Plan Cóndor.

En ese sentido, las cuatro mujeres mineras que iniciaron la huelga de hambre exigían la amnistía general e irrestricta para decenas de presos políticos y la convocatoria a elecciones generales, libres y democráticas.

En pocos días, el ayuno se tornó masivo. Más de 1.500 personas se echaron cada día a morir un poco en todo el país. Los huelguistas hicieron suya la demanda minera de restituir la democracia que la dictadura mantenía secuestrada.

La presión popular logró que el 17 de enero de 1978, Banzer acceda a las demandas populares. Las cartas ya estaban echadas y la dictadura se desmoronaba.

Este hito histórico permitió las primeras elecciones generales en 18 años desde el golpe militar de René Barrientos del 4 de noviembre de 1964. La democracia asomaba por la voluntad soberana del pueblo. No obstante, la dictadura se resistía a morir y la democracia no terminaba por nacer.

Entre el 17 de enero de 1978 y el 10 de octubre de 1982 (cuando se inició el actual periodo democrático) la cruzada popular obtuvo tres victorias electorales: el 9 de julio de 1978, el 1 de julio de 1979 y el 29 de junio de 1980, respectivamente.

Sin embargo, esos triunfos electorales en las urnas fueron respondidos con los golpes militares del 21 de julio de 1978, de Juan Pereda; del 1 de noviembre de 1979, de Alberto Natusch; y del 17 de julio de 1980,de Luis García Meza.

El pueblo pagó por su libertad con la vida de cientos de sus hijos más humildes, del campo y de las ciudades. Un precio muy alto permitió recuperar la democracia.

Ahí están las masacres de San Juan en Catavi y Siglo XX (24 de junio de 1967), en Epizana y Tolata (29 de enero de 1974), de Todos Santos (1 de noviembre de 1979), en la COB (17 de julio de 1980) y en la calle Harrington (15 de enero de 1981).

La historia del movimiento popular está llena de episodios de lucha heroica por la vigencia de sus derechos y tuvo en la huelga de hambre un instrumento épico que permitió hace más de 35 años arrancar a la dictadura la democracia.

Esa oligarquía cómplice de la dictadura, hoy jura que defiende la democracia, instala mediáticas huelgas de hambre, marchas y sabotajes, y acusa de ‘dictadura’ a un gobierno electo con 3.173.304 votos (61,36%).

El pretexto es el nuevo Código del Sistema Penal elaborado en el marco de una política legislativa orientada a dignificar la justicia para que los más necesitados accedan a ella, no sean víctimas de chicanerías y de otras mañas judiciales.

Es la misma oligarquía que en democracia masacró mineros en Amayapampa y Capacirca (19 de diciembre de 1996), campesinos en Porvenir-Pando (11 de septiembre de 2008), y hace casi 10 años selló su derrota política, militar y electoral. Es la oligarquía que intentó dividir Bolivia.

Ahora bien, más allá de su oportunismo político, los voceros oligárquicos y de la derecha transnacional no tienen moral para dar lecciones de democracia a un pueblo que arrancó a la dictadura la libertad que hoy les permite mentir sin ruborizarse para atentar contra Bolivia.

Junto a políticos oportunistas y pseudo dirigentes sindicales y campesinos que creen que llegó el momento de ajustar cuentas con Evo, uno de los principales actores de la conspiración en marcha es el expresidente Tuto Quiroga, representante de la derecha transnacional, cavernaria y fascista.

Alumno aventajado del fallecido dictador Hugo Banzer, de quien fue su vicepresidente y tras su muerte presidente de Bolivia; es el heredero político del totalitarismo, opuesto al liberalismo y a la democracia, y enemigo del progresismo.

Otro conspirador es el privatizador de empresas públicas a precio de gallina muerta, Samuel Doria Medina, quien cree que sus millones —a buen recaudo fuera del país— le dan derecho a ser presidente de Bolivia a cualquier costo.

El multimillonario se inventó un corralito bancario (enero de 2011), acusó a Evo del supuesto embarazo a la hija de una exministra (agosto 2012), embaucó al pueblo con la presunta caída del satélite Túpac Katari (octubre 2015) e hizo morir a Filemón Escobar —opositor a Evo— mucho antes de que falleciera (septiembre 2016), entre otras mitomanías.

Un tercer político desestabilizador es el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, quien en 2008 fue acusado de ser parte del frustrado golpe de Estado contra el gobierno de Evo y de la conjura antinacional que intentó dividir Bolivia.

La otra cara visible es Carlos Mesa, vicepresidente del genocida Gonzalo Sánchez de Lozada. Su gobierno se alineó con las transnacionales y él prefirió renunciar a la Presidencia antes que cumplir la Agenda de Octubre y nacionalizar los hidrocarburos.

Tras su dimisión Mesa cayó en un ostracismo político del que lo rescató Evo al designarlo portavoz de la demanda marítima ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, cargo que hoy instrumentaliza para apuntalar su candidatura a la Presidencia.

Entonces, el discurso opositor y la mediática huelga de hambre a favor de la democracia y en contra del ‘dictador Morales’, es una falacia impostada que cae en el pozo de la ignominia, de la felonía y de la diatriba, de la manipulación y de la mentira.

Afirmar que la derecha pro imperialista defiende la democracia es un insulto a la inteligencia del pueblo, porque quienes hoy se presentan como abanderados nunca lucharon por la libertad contra la dictadura, ya que muchos formaron parte de ella.

En ese contexto, que el pueblo no caiga en los cantos de sirena de lobos con piel de oveja, quienes a casi 15 años de la caída de Sánchez de Lozada, Sánchez Berzaín y otros genocidas, pretenden levantar cabeza, destruir la revolución democrática y cultural, y volver a someter a Bolivia a los designios del imperialismo.

Comunicador social y periodista. Fue profesor universitario. 

FUENTE: http://escuelanacionaldeformacion.blogspot.com/2018/01/la-oposicion-y-la-democracia-boliviana.html

Relacionado:

Carlos Mesa: Renuncia, luego existe

Botas u ojotas

Son algunas de las caras visibles de la opasición vendepatria, faltan aquellos que no son visibles y que probablemente son más peligrosos para la revolución pacífica y cultural del Proceso de Cambio.  Muchos de ellos están incrustados en los comités cívicos, en las agencias de noticias, medios de comunicación y en algunas ONG’s que estan financiando y asesorando a los grupos violentos para desestabilizar al gobierno (aqui hay que mencionar la complicidad de las entidades bancarias en manos de la oposición porque es por ahí por donde circula dicha financiación).

Nada es grátis y un mercenario, terrorista o guarimbero no hace nada sino le pagan y dan de comer. En Venezuela encontraron cómo se financiaba el terrorismo guarimbero y lograron controlarlo.

Por estos lados y hablando de opositores: ¿cuanto le estará costando al “político interesado”el fallido(*) bloqueo a 2 edificios de la Alcaldía de Camiri, no? 🙂

Conforme pasa el tiempo (pasa de los 6 meses) la ciudadanía va sacando en limpio que:

  • Es un movimiento político que tiene como objetivo “el sillón municipal”ó alguna pega similar (tal vez porque no saben hacer otra cosa), asi es la oposición que vive de la política.

(*) decimos fallido porque en la práctica el aparato institucional del Municipio de Camiri se trasladó a otras infraestructuras y sigue funcionando con alguna incomodidad es cierto, pero funciona.

Xel

, , , , , ,

Comments are closed.