Bolivia “bombardeó” nubes contra la sequía con ayuda de Venezuela


27-01-17.-El ministro de Defensa de Bolivia, Reymi Ferreira, reveló este viernes que las Fuerzas Armadas del país usaron la técnica de “bombardeo a las nubes” contra la sequía, gracias al apoyo de Venezuela en materia de capacitación y transferencia de tecnología, informó la agencia Efe.

“Por primera vez en la historia del país hemos utilizado una tecnología moderna que se utiliza en muchos países y es el bombardeo a las nubes”, afirmó Ferreira en el acto de cierre de operaciones del Gabinete del Agua, un trabajo de coordinación entre Gobierno y Fuerzas Armadas para hacer frente a la sequía que asoló al país.

El presidente, Evo Morales, aseguró en el mismo acto que “entre todas las operaciones se han gastado menos de 500.000 dólares” y dijo que los aviones militares bolivianos ya están equipados con esta tecnología.

“Saludamos este trabajo conjunto entre las Fuerzas Armadas de Venezuela y las Fuerzas Armadas de Bolivia, especialmente la Fuerza Aérea Boliviana”, destacó.

El bombardeo a las nubes, también conocido como siembra de agua, es una técnica de manipulación meteorológica que busca fomentar las precipitaciones mediante la dispersión de sustancias en el aire.

“Quiero agradecer el trabajo compartido con la hermana República Bolivariana de Venezuela, cuyo Ministerio del Agua y la Fuerza Aérea Venezolana, en trabajos de capacitación conjunta y transferencia de tecnología nos apoyaron de una forma efectiva”, indicó el ministro de Defensa.

Morales también reveló que hubo propuestas de China, Chile y Estados Unidos en una dirección similar a la operación denominada “Lluvia Soberana”, cuya existencia no se transmitió a los medios de comunicación “hasta que dio resultados”.

“Claro, no gratis”, lamentó sobre esas ofertas de ayuda, y detalló que a través de un contacto con su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, se coordinaron intercambios de experiencias y el país sudamericano acudió “rápidamente” en ayuda de Bolivia.

Ferreira explicó que ese trabajo de la Fuerza Aérea “es lo que ha permitido que suba el nivel de las represas en algunos casos hasta ocho metros, en otros cuatro y en algunos alrededor de un metro”.

Morales anunció una inversión de 42 millones de dólares para una represa en el departamento de La Paz -una de las regiones más castigadas por la sequía-, que se llamará Caluyo.

“Quiero decir al pueblo paceño que tenemos presupuestados 42 millones de dólares para esta nueva represa”, dijo el mandatario, y añadió que espera adjudicar su construcción “rápidamente” cumpliendo los procedimientos técnicos y jurídicos.

Desde el pasado 8 de noviembre, un tercio de la población de La Paz sufre racionamientos en el suministro de agua, que fueron especialmente severos a finales del año pasado.

Los racionamientos, que después se ampliaron a algunas zonas de El Alto, se debieron al descenso del nivel de los embalses que nutren a ambas urbes, debido a la escasez de lluvias y a la falta de previsión de las empresas públicas de gestión de agua.

Ferreira elogió el trabajo del Gabinete del Agua, que coordinó el exministro de Presidencia Juan Ramón Quintana, relevado esta semana, y dijo que “hoy ya tenemos en las zonas que han sido afectadas por la ausencia de aguas por lo menos 12 horas al día” de abastecimiento.

FUENTE: http://www.aporrea.org/venezuelaexterior/n303393.html

Así funciona dicho bombardeo y como lo realizaron en Venezuela en la regiones de sequía. Algo similar hicieron en Bolivia para “ayudar” a llenar los embalses de agua que abastecen a la ciudad de La Paz.

La importancia de esta noticia es que gracias a nuestros hermanos venezolanos hemos aprendido y adquirido la experiencia para generar lluvia con esta tecnología, y eso tiene un precio que trasciende el costo monetario porque ahora los bolivianos vamos a poder resolver nuestros problemas de sequía extrema como es el caso de las consecuencias del fenómeno climático combinado de “el niño” y “la niña”.  A grandes problemas, grandes soluciones, un gran aporte tecnológico.

Lo inexplicable e irracional es que a pesar de esta terrible experiencia de sequía y escasez de agua, haya ciertas personas que se opongan a la construcción de una represa (represa “el bala”) que no solo sirve para generar energía eléctrica, sino para acumular este precioso recurso para una eventual emergencia que con el cambio climático son mas frecuentes.  Este tipo de proyectos, así como la carretera por el Tipnis son fundamentales para nuestro desarrollo e integración y el gobierno debería hacerlos con máxima prioridad.

Xel

, , , , , ,

Comments are closed.