Archive for February 9th, 2017

El amianto no es un problema del pasado (y la mayoría de la población desconoce sus riesgos)

LA EXPOSICIÓN A ESTE MATERIAL SEGUIRÁ CAUSANDO MUERTES HASTA 2040

Los efectos nocivos para la salud de este material cancerígeno usado en tejados, tuberías y numerosos bienes de consumo es bien conocido; pero, a pesar de estar prohibido, se encuentra por todas partes.

El amianto es un elemento altamente cancerígeno presente en multitud de edificaciones. (iStock)

En los últimos días, y con apenas unas horas de diferencia, el amianto, el material aislante, sólido, ligero, ignífugo, resistente y, sobre todo, muy económico, utilizado masivamente en los 70 y 80 en España para la construcción y cuyo uso estuvo tan extendido en nuestro país que llegó a ser conocido por el nombre de la empresa que lo comercializaba (Uralita), ha vuelto a saltar al panorama informativo por diversas informaciones relacionadas con sus efectos para la salud aunque abordados desde dos distintos ámbitos.

En el plano judicial, hemos sabido que el Tribunal Supremo ha invalidado todas las sentencias ganadas por los trabajadores afectados por amianto, obligándoles a devolver las indemnizaciones cobradas hasta la fecha y a iniciar de nuevo el proceso judicial por la vía laboral. En palabras de Juan Carlos Paúl, Presidente de la Asociación de Víctimas Avida, esta situación es “decepcionante e injusta, porque la sentencia no discute la responsabilidad de la empresa, sino que se basa en un defecto de forma”, según el cual al existir una relación contractual entre la parte demandante y la demandada el proceso debería instruirse por la vía laboral en lugar de por lo civil. Pese a esto la Justicia reconoce que “Uralita actuó de manera negligente amparada en una legislación excesivamente permisiva” al no proveer a sus empleados de las pertienentes medidas de seguridad a la hora de manipular este material conocido en todo el mundo como asbesto.

De manera casi simultánea a la decisión del Alto Tribunal, Izquierda Unida presentaba una Proposición No de Ley para la eliminación de las tuberías de amianto que aún existen en nuestro país por su alto riesgo para la salud de la población. La Encuesta Nacional de Suministro de Agua Potable y Saneamiento en España de 2012 estima la longitud de las redes de abastecimiento de nuestro país en 150.000 km, de los cuales aproximadamente unos 40.000 (el 26,4% según la edición del 2008 de esa misma Encuesta) podrían estar construidos a base de fibrocemento, un compuesto elaborado a base de asbesto y cemento. Tal y como afirma la Coordinadora del Área Federal de Medio Ambiente de IU, Eva García Sempere, “la posibilidad de que estemos consumiendo agua contaminada por amianto existe y es real. Lo que no sabemos es exactamente dónde, aunque parece que este tipo de conducciones son más comunes en los núcleos urbanos más pequeños”.

“La posibilidad de que estemos consumiendo agua contaminada por amianto existe y es real”

La diputada de IU confía en que la votación de esta iniciativa parlamentaria no se retrase más allá del mes de marzo, pero es realista en cuanto a su aprobación y reconoce que “los antecedentes no son nada halagüeños” refiriéndose a la Proposición No de Ley para censar los edificios con amianto con el objetivo de establecer un plan de retirada y un fondo de compensación para los afectados presentada en 2014 por Convergéncia i Unió (CiU) y que no salió adelante.

“Si conseguimos que sea aprobada, lo primero sería un plan de seguimiento para evitar que se quede durmiendo en un cajón sine die. Hay que garantizar su ejecución y la puesta en marcha a la mayor brevedad de la auditoría que permita conocer dónde están esas conducciones y en qué estado se encuentran para su posterior sustitución, marcándose plazos que no vayan más allá de los 5 años”, explica García Sempere.

Sin embargo, uno de los mayores expertos en los efectos del amianto para la salud, Alfredo Menéndez-Navarro, se muestra escéptico al respecto ya que, en su opinión “ni siquiera hemos sido capaces de enfrentar la carga de la enfermedad y reconocer a las víctimas del amianto creando un fondo de compensación, por lo que no veo muy factible que esta sustitución se vaya a llevar a cabo a la mayor celeridad posible, aunque sin duda sería muy deseable”.

Para este catedrático de Historia de la Ciencia de la Universidad de Granada y autor del proyecto Los riesgos del amianto en España (1960-2002) el principal problema en torno a los problemas causados por al amianto estaría en “la ausencia absoluta de conocimiento de la ciudadanía sobre esta cuestión que repercute en una gran falta de concienciación social que actúe como palanca para que los poderes públicos se comprometan de una vez por todas con este problema”. Pero lejos de atribuir toda la responsabilidad a la Administración, Menéndez-Navarro afirma que “además de la negación permanente de los efectos ambientales del amianto que ha existido entre las grandes empresas, hay que decir también que el amianto no ha estado nunca entre las prioridades de los ecologistas”.

Y eso que los efectos para la salud son conocidos desde mediados de los años 70, cuando la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC por sus siglas en inglés) puso de manifiesto que las fibras de todos los tipos de amianto son cancerígenas y que no existía un nivel seguro de exposición.

Los techos de uralita son un elemento común de nuestro paisaje urbano (Procsilas Moscas /CC)

Cabe recordar que el amianto, al ser manipulado, desprende unas pequeñas fibras que entran en el cuerpo por vía inhalatoria y se alojan en los pulmones acartonándolos y disminuyendo su capacidad pulmonar (la conocida abestosis, una enfermedad crónica que puede llegar a requerir de un transplante e incluso causar la muerte por insuficiencia respiratoria) y pudiendo provocar mesoteliomas pleurales (un tipo de cáncer de baja prevalencia ligado casi exclusivamente a la exposición a este material, con una tasa de mortalidad altísima y un tiempo medio de supervivencia de 18 meses desde el diagnóstico) y carcinomas de pulmón.

Si bien para desarrollar abestosis se requiere de la inhalación de importantes cantidades de amianto, por lo que se suele dar en personas que han trabajado con él, la aparición de un mesotelioma no requiere de grandes dosis, por lo que puede darse en vecinos de aquellas fabricas e incluso en los familiares de esos trabajadores que, al llevarse a casa la ropa con la que trabajaban para lavarla, esparcían las fibras letales en el ámbito de su hogar. Como explica Juan Carlos Paúl, “tradicionalmente se ha estimado que de cada 10 afectados por enfermedades relacionadas con el amianto, tres tenían que ver con un contacto no profesional. Sin embargo, estaría relación podría estar aumentando ya que cada vez es mayor el número de afectados que no han trabajado con él”.

Tres de cada diez afectados se relacionan con una exposición ambiental

En este sentido, algunas informaciones hablan de que Cerdanyola del Vallés (Barcelona), donde se alzó una de las fábricas más grandes de amianto propiedad de Uralita S.A. es el municipio español con mayor prevalencia de mesotelioma pleural, lo que vendría a confirmar que vivir cerca de estas fábricas supone un grave factor de riesgo para desarrollar una enfermedad relacionada con el amianto. Así, mientras que en población no expuesta a este material se producen entre uno y tres casos por millón de habitantes, en el área de Cerdanyola la tasa es de 47 casos por millón. Por su parte, el Departamento de Salud de la Generalitat, confirmó el pasado mes de junio que el número de ingresos hospitalarios por abestosis se ha incrementado en un 83% en la última década.

Sin embargo, puestos en contacto con el Hospital Universitario de Getafe, que también acogió una de las mayores fábricas de fibrocemento de nuestro país, la relación no parece tan evidente. “Según un estudio que presentamos en el Congreso de Neumomadrid en 2011, hemos visto 84 casos de mesotelioma desde 1991 aunque la incidencia no parece decrecer por ahora. En nuestra serie, el mesotelioma tiene como causa el contacto con asbesto en el 93% de los casos, habiendo tenido una exposición laboral en el 83,5% de ellos, contacto familiar en el 9,5% y sin exposición conocida en el 7%. Los casos de abestosis son actualmente anecdóticos y de escasa gravedad”, apunta María Antonia Juretschke, Jefa del Servicio de Neumología del mencionado hospital.

EL PICO DE DIAGNÓSTICOS TODAVÍA ESTÁ POR LLEGAR

Sea como fuere, en nuestro país su utilización está prohibida desde 2001 dada su peligrosidad, pero debido al elevado periodo de latencia de las enfermedades relacionadas con el amianto (pueden tardar en aparecer entre 30 y 40 años) todo parece indicar que que el pico de diagnósticos todavía está por llegar. En este sentido, según un estudio del Instituto de Salud Carlos III, la exposición a este mineral seguirá causando muertes en España hasta 2040.

Menéndez-Navarro afirma además que es “prácticamente imposible encontrar a alguien que no haya estado expuesto en alguna medida a este material que no pierde su capacidad cancerígena” y del que España importó alrededor de 2,5 millones de toneladas para utilizarlas en tuberías, cubiertas, suelos, depósitos pero también en las pastillas de frenado de los trenes o en los telones de los teatros así como en numerosos bienes de consumo que están presentes en nuestro día a día. Como confirma Paúl, podemos encontrar amianto en “estufas catalíticas, secadores de pelo, termos, tablas de planchar, guantes y hasta en tampones de higiene femenina. Estamos ante un problema de salud pública y la mayoría de la población desconoce el riesgo que corre”.

A falta de un registro oficial, es imposible saber qué daño ha hecho el amianto entre la población española y cuantificar el número de afectados por amianto que existen en nuestro país. Pero podemos intentar acercarnos. El dato que mejor identifica el problema son los muertos por mesotelioma pleural: entre 2007 y 2011 fallecieron alrededor de  1.100 personas por esta enfermedad en nuestro país y los científicos prevén que entre 2016 y 2020 fallezcan más de 1.300 personas debido a este tipo de cáncer, lo que suponen 264 muertes al año.

Entre 2016 y 2020 fallecerán más de 1.300 personas por mesotelioma pleural. 264 al año

A estas cifras habría que añadir los casos letales de abestosis, el número de fallecidos por carcinoma de bronquio y pulmón, y una proporción (aún por determinar) de cánceres colorrectales, de ovarios o de laringe que también se relacionan con la exposición al amianto. En este sentido, y ante las cifras del cáncer en España dadas a conocer recientemente por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), según las cuales la incidencia del cáncer en nuestro país no deja de crecer habiendo superado este año las previsiones para 2020, Menéndez-Navarro estima que “no se puede explicar ese incremento de los casos de cáncer solo atribuyéndolo a los estilos de vida de la población o a su longevidad. Hay más elementos a tener en cuenta y uno de ellos podría ser, qué duda cabe, las exposiciones ambientales a este tipo de sustancias. ¿De qué porcentaje es responsable el amianto? Eso es lo que no me atrevo a determinar, pero estoy convencido de que algún papel juega”.

“Si las estadísticas oficiales registrasen los cerca de 700 fallecimientos anuales, que son los que estimamos que se producen y que se van a seguir produciendo año a año a lo largo de esta década por enfermedades relacionadas con el amianto, sería difícil para la Administración presentar el problema como irrelevante. Se trataría de un problema de dimensiones similares al de los fallecidos por accidentes de tráfico”, sentencia el experto.

Y todo ello sin olvidar que la exposición al amianto también tiene un coste en términos de gasto sanitario. Por ello, la coordinadora del Área federal de Medio Ambiente de IU afirma que “la eliminación y sustitución de las conducciones de agua son un primer paso, pero no puede ser el único ni resolvería en su totalidad el riesgo para la salud de la población. Una vez alcanzado este primer objetivo deberíamos marcarnos afrontar el debate de una Ley del Amianto que permita afrontar el problema de manera integral y que dé una solución definitiva”.

En esos mismos términos se manifiesta también el presidente de Avida, para quien la aprobación de la proposición No de Ley presentada por IU “sería un primer paso pero es insuficiente, porque el riesgo para la población es muy grande. La mera existencia de estos materiales supone un riesgo real”, por eso en su opinión una de las prioridades sobre las que habría que empezar a trabajar sin mayor dilación es “el desmantelamiento y sustitución de las planchas de Uralita en los numerosos centros educativos en los que está presente por la peligrosidad que supone para la salud de los chavales entrar en contacto con este material durante la infancia”. En este sentido, Juan Carlos Paúl nos avanza que desde la UE se está trabajando en una directiva que declare a Europa zona sin amianto para el año 2030. Esperemos que no sea demasiado tarde.

FUENTE: https://www.responsabilidadsociosanitaria.com/secciones/medio-ambiente/amianto-asbestos-cancer-uralita

Pregunta: Existen techos que contengan amianto o asbesto en Camiri? Si

Cuantos hay? No lo sabemos

Donde mas hay amianto en Camiri? Se habla de que en las antiguas tuberías de agua de la ciudad se habrían instalado tuberías de este material, es un dato que requiere una seria investigación.

Se vende material con amianto en Camiri? No lo sabemos pero si sabemos que Duralit fabrica techos con este material e instaló una sucursal en los años 90′s, actualmente esa sucursal cerró.

Esta prohibido la introducción, venta y manipulación de materiales con amianto en el municipio de Camiri? Que sepamos, no.

Cuantos casos de cáncer por asbestosis existen en Camiri? Sin datos, es un trabajo de investigación abierto.

Compartimos esta información y algunas interrogantes relacionadas esperando que sea una cuestión de creciente preocupación no solo para las autoridades, sino para todos, porque la prevención y cuidado de la salud, es y debe ser una tarea de todos.

Xel

, , , , , , ,

No Comments