Archive for category Bolivia

Sobre el fallo de la Corte Internacional de Justicia

Héctor Arce Zaconeta

El fallo dictado por la Corte Internacional de Justicia (la corte), el 1 de octubre, contrariamente a lo que Bolivia esperaba, no estableció la obligación de Chile de negociar sobre el tema de nuestro derecho a obtener un acceso soberano al océano Pacífico. Sin embargo, después de hacer un análisis estrictamente jurídico, sereno y cuidadoso con nuestros abogados, es necesario hacer notar a la luz del derecho y la verdad, que el mismo contiene al menos ocho elementos favorables para Bolivia, que deben ser tomados en cuenta para el diseño de nuestras acciones a futuro.

1. La CIJ en su fallo sobre jurisdicción y también en su fallo sobre el fondo estableció con claridad que Bolivia nació a la vida republicana el año 1825 con una amplia costa sobre el océano Pacífico (párr. “19 Chile y Bolivia obtuvieron su independencia de España en 1818 y 1825, respectivamente. En el momento de su independencia, Bolivia tenía una costa de más de 400 km a lo largo del océano Pacífico”).

2. La corte decidió en su fallo sobre la excepción preliminar de 2015 (párr. 50) que el tratado de 1904 no resolvía la cuestión del acceso soberano al mar, lo que significa que Chile no puede invocar ese tratado para rehusarse a negociar. Esto es importante, porque la invocación del tratado de 1904 para rehusarse a negociar acceso soberano al mar ha sido parte de la política de Chile durante muchos años, en particular ante la OEA. Bolivia logró demostrar que Chile estaba equivocado cuando afirmó que la cuestión relativa al acceso soberano fue resuelta en forma definitiva en 1904.

3. La corte insiste en su fallo sobre el fondo en la importancia histórica y la continuidad de la reclamación de Bolivia y los esfuerzos correspondientes de las partes para encontrar una solución a la cuestión pendiente del acceso soberano al mar (párr. 175: “la corte observa que Bolivia y Chile tienen una larga historia de diálogos, intercambios y negociaciones encaminadas a identificar una solución adecuada al enclaustramiento de Bolivia, derivado de la Guerra del Pacífico y el Tratado de Paz de 1904”). Ello significa que Chile no puede desconocer la historia al afirmar, como pretendió hacerlo hasta antes del proceso, que jamás el tema marítimo ha estado en su agenda. El procedimiento en el presente caso obligó a Chile a admitir que el asunto relativo al acceso soberano ha sido un tema de interés continuo para ambas partes desde 1904.

4. En muchas instancias del fallo sobre el fondo, la Corte insiste en que Chile ha expresado en repetidas ocasiones su voluntad de entablar negociaciones sobre el acceso soberano al mar (véase, en particular, en el párrafo 159: “Chile ha expresado repetidas veces su voluntad de negociar el acceso soberano de Bolivia”). Incluso si ello no dio lugar a una obligación de negociar, este es un elemento importante que puede ser utilizado a nivel diplomático o ante organismos no judiciales para afirmar que Chile prometió encontrar una solución a un problema cuya existencia ya no puede ser negada.

5. La corte indica que, según el propio Chile, la política chilena ha sido, durante muchos años, la de negociar acceso soberano al mar (véase, por ejemplo, el párrafo 115); en forma más amplia, todo el fallo revela claramente que durante un siglo, Chile consideró que debían realizarse negociaciones respecto del acceso soberano, incluyendo la Agenda de los 13 Puntos, que la corte consideró suficientemente amplia, por el uso de los términos “tema marítimo” para “abarcar el asunto del acceso soberano de Bolivia al océano Pacífico” (párr. 138).

6. La corte destaca ocasionalmente que esta disposición y aceptación de entrar en negociaciones fue “políticamente significativa” (véase el párrafo 105 en relación con el acta de 1920 o el párrafo 107 en relación con el Memorándum Matte).

7. La corte consideró en el párrafo 176, que aún hay lugar para negociaciones “significativas”, lo que constituye un claro rechazo al argumento de Chile en sentido de que no existirían temas pendientes con Bolivia. La corte en definitiva observa que su fallo sobre el fondo no impide que las partes “continúen su diálogo e intercambios”, y que lo hagan “en un espíritu de buena vecindad”.

8. Por último, la corte recordó que, de conformidad con el derecho internacional, existe una “obligación general de resolver las controversias de manera que se preserven la paz y la seguridad internacional” (párr. 165). La corte no dice que esta obligación no se aplique en el presente caso. Solo indica que esta obligación de resolver disputas no implica una obligación de negociar, ya que las partes pueden elegir otros medios de solución ya que existe un tema pendiente entre las partes, que no ha sido resuelto con el tratado de 1904. Esta afirmación de la corte abre el camino para que Bolivia pueda en el futuro utilizar los otros mecanismos no judiciales previstos en el Pacto de Bogotá, tales como la investigación y conciliación.

FUENTE: https://www.eldeber.com.bo/opinion/Sobre-el-fallo-de-la-Corte-Internacional-de-Justicia-20181008-7299.html

, , , , , , ,

No Comments

Gonzalo Hermosa de los Kjarkas dice el 21F es una mentira

Gonzalo Hermosa, líder de la agrupación musical ‘Kjarkas’, Bolivia

El líder del grupo Los Kjarkas fue entrevistado por el portal Urgentebo. En esta conversación, Gonzalo Hermosa hace un análisis del gobierno de Evo Morales, al cual defiende y destaca. Dice que el reconocido conjunto folclórico siempre estuvo con el pueblo, recupera alguna de las frases de su composición Bolivia y afirma que, como los han metido en el baile por su respaldo a la administración de Morales, “sacamos el pañuelo y hacemos el aro, aro”.

“A nosotros nos han metido al baile y si estamos en el baile sacamos el pañuelo, qué vamos hacer, sacamos y hacemos el aro, aro”, señaló.

En la fiesta de celebración, de record de mandato en el Gobierno, los Kjarkas fue el grupo central del evento, y en ese contexto Hermosa aprovechó el micrófono para decir que Morales es un regalos de Dios.

¿Qué lo motivo a hacer esa declaración?

La historia y tantos presidentes que han empobrecido nuestra tierra boliviana, lejos de sacarla adelante, lo han sumido en el subdesarrollo. Haití y Bolivia éramos los países más pobres. Después de tantos malos presidentes, no sé cuántos, porque en cinco años creo que hemos cambiado como nueve presidentes, apareció uno, entre tanta arena una de cal por lo menos.

Un presidente que no duerme, que trabaja 20 horas un presidente que se preocupa de Bolivia, de hacer su progreso, de sacar al país de la monoproducción, del estancamiento, hace cientos de hospitales y casi más de 1.000 escuelas, que cada domingo se da el lujo de inaugurar tres, cuatro, cinco, obras nacionales y departamentales, ¿qué más uno quiere?

Que se lleve posiblemente el dinero, como dijo Tuto Quiroga que es un derroche; el derroche, posiblemente es mejor derrochar en Bolivia, (para Quiroga seguramente) es mejor derrochar en Panamá y en las Islas Caimán como siempre se ha llevado. Eso es lo que podría decir uno.

Yo me alegro que Bolivia haya crecido, de que tengamos úrea para exportar, mañana exportaremos electricidad, me alegra de que tengamos dobles carreteras, tengamos todas esas cosas, ¿a quién no le alegra?

En primer lugar yo no soy masista, yo no estoy afiliado al MAS; dos, no soy político porque he dejado la política; tres, yo simplemente soy un ciudadano bolivianos bien reconocido y bien agradecido a una persona que ha hecho bien a nuestra tierra boliviana, eso es simplemente.

Los Kjarkas es uno de los grupos folclóricos más reconocidos del país, ¿no teme que estas declaraciones les resten fanaticada considerando lo que ocurrió el 21 de febrero?

El 21 de febrero fue un engaño, una gran mentira, ¿acaso no se acuerda de la señora Gabriela Zapata? Que fue la que les dio los malos productos, porque realmente el pueblo se enoja y somos un pueblo realmente enojado porque lo que nos han vendido y nos han engañado con que la señorita esa manejaba todos los contratos internacionales; carreteras y demás grandes obras, ella es la que licitaba. Ella entraba al Palacio del Presidente, tenía un hijo que no lo quería ver, que no lo atendía etcétera, y esa mentira queda pues.

Al final fue simplemente una gran mentira, como la Guerra de Irak, igual, que llevaron millones de soldados y se destruyó Irak y se bajó inclusive a Sadam Husein y se los encarceló y se lo descuartizó a ese pobre, y fue una gran mentira. Las mentiras a mí no me gustan, yo soy del ama sua, ama llulla y ama quella, eso es lo más importante para mí, la mentira no es buena.

La única cosa que ganó en el 21F es la mentira. Sin embargo, hay un dicho bien claro: si ganaste con mentiras es mentira que ganaste, si ganaste con trampa te trampeaste, no ganaste, así es el asunto es una ley natural del género humano.

Le reitero la consulta, ¿no temen perder fanaticada?

Mira yo te voy a decir, ¿tenemos clases sociales verdad? Los de élite rara vez van a mis conciertos,  a mí ¿qué me puede influir eso? Yo estoy con el pueblo, pueblo, y los folcloristas somos pueblo, simplemente la voz del pueblo.

El 21F es algo que le afecta al Presidente por las manifestaciones de los activistas, es algo que está aconteciendo, ¿qué nos puede decir al respecto?

Eso es lo que piensan, eso es los que hacen la guerra cibernética, a nosotros ya nos han atacado como cinco veces y los Kjarkas no somos de los que nos agachamos y mostramos el trasero. No somos, nunca seremos, por lo menos Gonzalo Hermosa nunca fue y nunca doblará su hombro, ese es el asunto.

Evo Morales tendrá sus defectos, los que están en esa guerra cibernética, esa guerra sucia, que lo hagan. A nosotros nos han metido al baile y si estamos en el baile sacamos el pañuelo, qué vamos hacer, sacamos y hacemos el aro, aro.

¿Ésta es una postura personal? O es compartida también por el resto de los Kjarkas.

El conjunto Kjarkas es del pueblo y lo que el pueblo dice que está bien, está bien, ¿entiendes? Su líder siempre ha sido Gonzalo Hermosa, ¿no escuchan el tema BoliviaQuiero pegar un grito de liberación después de siglo y medio de humillación. Lo humillante era nuestra historia y la parte política siempre ha sido el bolsillo roto de los bolivianos, el bolsillo agujereado, de donde ponías las monedas y caían en el camino.

¿Antes no había instituciones, no había gobernantes?

Gobierno han habido, pero gobiernos que se llevaban el dinero, ¿eso está bien? Ha habido gobiernos, inclusive ha habido golpes de Estado, tal vez no lo recuerdes tú, pero si ha habido, este pobre país era (retrasado) por eso dice en Bolivia: después de siglo y medio de humillación.

Si hablaríamos de presidentes, muy pocos van a tener la nota regular o alguno bueno que puede surgir por ahí, puede ser tal vez Linares o algo por el estilo, los demás siempre se han movido por castas sociales, castas sociales que han gobernado toda su vida, si entraba uno u otros siempre las mismas castas en el poder, ese es ese asunto, con Bolivia empezamos los Kjarkas y Bolivia seguiremos cantando hasta que dejemos el poncho y la guitarra.

¿Se debe respetar el resultado del referendo del 21 de febrero, en el cual la mayoría del electorado dijo no a una tercera reelección?

El problema es que aquí había una cosa engañosa, era para no modificar un cierto artículo de la Constitución, ahora yo te pregunto: ¿se modificó? No se modificó porque ganó el no, así bien claro. Pero no hay que hacer esa jugada engañosa de palabras, si se modificó quiere decir que Evo Morales nos engañó a todos, ese es el asunto. Si tú me demuestras que ese artículo se modificó, bueno quiere decir que lamentablemente, como tú dices, Evo Morales no hizo caso al pueblo, a su gente, al boliviano. Eso (la consulta) era para modificar, modifique, ¿usted cree que conveniente modificar o no modificar? Dijeron no, no se modificó, yo no he visto que se modificó.

Fuente: Urgentebo

Por salud mental, no comparto los videos entrevistas que le hicieron (Tv privada) sobre el mismo tema a Gonzalo Hermosa, no por las cosas que dice y que la dice bién y claro, sinó por la descarada manipulación que hacen con sus entrevistados, con pantallas divididas, con subtitulos y preguntas tendenciosas, capsiosas, etc. Uds. pueden comprobarlos.

Queda como testimonio y registro este asunto de los Kjarkas para quienes no tienen una opinión y conocimiento de la realidad política del país. Queda claro, que ellos saben y expresan lo que ven, el cambio, la transformación que está viviendo Bolivia y dicen sus verdades. Queda claro que quienes apuestan por las mentiras, las mentiras interesadas, esto les incomoda y molesta.

Xel

, , , , , , ,

No Comments

Una entrevista con la historia

, , , , , , , , ,

No Comments

El fallo de La Haya: la hora de la política y la diplomacia

Por: Atilio Borón

El fallo de la Corte Internacional de Justicia cierra, por ahora y tan sólo en el ámbito jurídico, el histórico diferendo político relativo el acceso al mar de Bolivia. Porque tal como el periodista e historiador chileno Manuel Cabieses Donoso lo estableciera con su habitual clarividencia días antes de conocerse la sentencia, “después del fallo de la Corte Internacional de Justicia, lo único razonable es que Chile y Bolivia inicien el diálogo amistoso que el mundo les está pidiendo.”

Según algunos observadores el fallo del tribunal de La Haya peca de un tecnicismo que no se compadece con la densidad histórica y geopolítica que encierra esa controversia. Los jueces obraron como si estuvieran en presencia de un litigio entre dos cantones suizos por el acceso a unas pasturas para sus vacunos de lechería. No se hicieron cargo de la dimensión y la génesis del conflicto y del papel de las grandes potencias de la época –Gran Bretaña y en menor medida Estados Unidos- que utilizaron al gobierno de Chile como un “proxy” para apoderarse de las riquezas mineras existentes en esa región. Estas no fueron utilizadas para estimular el progreso material de Chile, que siguió siendo “un caso de desarrollo frustrado” como lo sentenciara el gran economista de ese país, Aníbal Pinto, sino para acrecentar las fabulosas ganancias de las empresas extranjeras promotoras de la guerra. En ese tiempo, 1879, la explotación del guano y el salitre producían pingües ganancias dado que eran los principales fertilizantes que demandaba impostergablemente la agricultura europea, cuyas tierras labradas por siglos daban signos de agotamiento luego de la Revolución Industrial. Y también estaba el cobre, aunque con una presencia apenas incipiente en esa época.

Este tecnicismo de la Corte era previsible. Es bien sabido que el sistema de las Naciones Unidas está en crisis, entre otras cosas porque el principal actor del sistema internacional, Estados Unidos, viola con impunidad casi todas sus normativas. Ante esta realidad era evidente que lo que La Haya iba a hacer era evitar producir una sentencia que pudiese, eventualmente, aportar un precedente susceptible de desestabilizar el delicado tablero de la política internacional. El objetivo de máxima más razonable era que con su sentencia obligara a ambos gobiernos a iniciar un diálogo sobre el tema de la salida al mar de Bolivia. No podía esperarse ni un milímetro más que eso. Pero ni a eso se atrevieron los togados, y la razón es fácil de entender. No se les escapaba a su entendimiento que en caso de trasponer ese límite, ordenando por ejemplo la restitución aunque fuese parcial del territorio boliviano, un futuro gobierno de México podría plantear una reclamación similar por el robo de la mitad de su territorio a manos de Estados Unidos, ocurrido unos treinta años antes de la Guerra del Pacífico en la que Bolivia y Perú perdieran parte de sus posesiones. O, ya en el siglo veinte, una demanda similar podrían plantear las autoridades palestinas por el descarado robo de su territorio por parte del Estado de Israel. Por eso en La Haya primó el tecnicismo y una visión formalista del derecho para emitir una sentencia que nada ha resuelto.

Conocido el fallo Santiago y La Paz deberán ahora sentarse a conversar y encontrar una solución política y diplomática, satisfactoria para ambas partes y que ponga fin a una disputa que no sólo daña a Bolivia, encerrada en el Altiplano, sino que tampoco le hace bien a Chile, cuyo prestigio internacional se desdibuja cuando su gobierno se rehúsa, por momentos con tonos altaneros, a dialogar con una nación que estará a su lado hasta el fin de los tiempos. Son vecinos y lo seguirán siendo para siempre, y lo mejor es buscar un buen arreglo que mantener viva una tensión que podría ser el germen de futuros infortunios. El ejemplo de las relaciones franco-alemanas después de la Segunda Guerra Mundial es una provechosa fuente de inspiración. Siglos de guerras y enfrentamientos de todo tipo fueron superados cuando la derrotada Alemania en lugar de ser sojuzgada, como ocurriera con el Tratado de Versailles, fue convocada a unirse en el proyecto de la construcción europea. Los aliados –y especialmente Francia- tuvieron ese gesto de inteligencia y sabia mezcla de interés nacional y altruismo que allanó el camino de la paz y la cooperación con la nación vencida. Bolivia, que posee las más importantes reservas de litio del planeta y enormes cantidades de gas (que Chile debe importar porque no tiene) reúne las condiciones económicas necesarias para un acuerdo político mutuamente beneficioso, cerrando definitivamente las heridas de una guerra de saqueo alentada en su tiempo por políticos e inversionistas inescrupulosos y respaldados por el colonialismo inglés hace ya más de un siglo. Con el fallo de La Haya llegó la hora de la política y la diplomacia. Ojalá la dirigencia de ambos países lo comprendan.

Investigador del IEALC, Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 

y Twitter: @escuelanfp

FUENTE: http://escuelanacionaldeformacion.blogspot.com/2018/10/el-fallo-de-la-haya-la-hora-de-la.html

Bolivia, Chile y la salida al mar: algunas notas para la reflexión
Andrés Borrello – Rebelión

ANTECEDENTESLa razón histórica acompaña a Bolivia en el reclamo, puesto que en 1879 (cuando muchos de los Estado Nación latinoamericanos empezaban a consolidar su territorio a base de sangre y fuego sobre poblaciones nativas y preexistentes, bajo la presión de un capitalismo en expansión), Chile realiza una ocupación de territorios al norte, en lo que en su momento era el Litoral Boliviano, para proteger los intereses chileno-británicos de la Compañía de Nitrato y Ferrocarril de Antofagasta. Con la ocupación el país trasandino se apropió de 120 mil km2 de territorio y 400 km de litoral, en beneficio de los empresarios del nitrato, ingleses en su mayoría, aunque también se favoreció la consolidación de grandes salitrales en el norte.

El conflicto se desató en una guerra, conocida popularmente como la Guerra del Pacífico, donde Bolivia y Perú se enfrentaron a Chile. Detrás se hallaban intereses de las principales potencias imperialistas de fines del siglo XIX, con intereses contrapuestos: Estados Unidos e Inglaterra. La guerra terminó en 1883, y el tratado de paz se firmó en 1904, donde se establecen los actuales límites territoriales, donde Chile monopolizaba el control de la costa y Bolivia quedaba así cercenada de su posibilidad de acceso al mar.

Durante todo el siglo XX existieron distintos contactos entre los gobiernos de Chile y Bolivia de encontrar puntos en común para consolidar y comulgar en torno a una mirada común y beneficiosa para ambas partes.

De las distintas experiencias, quizá la más ilustrativa es la que se conoce como Abrazo de Charaña, donde los dictadores de cada país se fundieron en, justamente, un abrazo para intentar encontrar resultados. Sí, Augusto Pinochet y Hugo Banzer, usurpadores del poder ejecutivo de Chile y Bolivia, respectivamente, asumieron en el año ´75 el compromiso histórico de contribuir en una solución a la solicitud boliviana de una salida al mar. En esta ocasión fue Perú, la tercera firmante en el tratado de paz de 1904, quien se opuso.

Llama poderosamente la atención que sea durante los gobiernos militares (y una de las dictaduras más reaccionarias de América Latina) uno de los momentos más proclives a satisfacer la demanda del país vecino. Fue, de hecho, el intento más serio de proveer de una salida al mar a Bolivia hasta el presente. Pese a que se podría haber apelado al nacionalismo extremo, la soberanía y la identidad nacional, las dictaduras de ambos países consideraron seriamente la posibilidad de cooperar para solucionar el conflicto.

Hay que aclarar que Chile muy lejos está de perder soberanía. Tiene sí, muchísimo para ganar si llega a un acuerdo con Bolivia. Por ejemplo, fortalecer los vínculos latinoamericanos y la complementación económica, el proveer de agua y gas natural al altiplano y así fomentar el desarrollo del norte.

SOLICITUD DE BOLIVIA

La situación debe quedar bien clara desde el inicio: Bolivia no exige un pedazo concreto de tierra o de mar. Bolivia exige que Chile asuma el compromiso de dialogar y negociar una salida al mar, en donde a través de esos canales diplomáticos ambos Estados estén conformes. Nada más.

Los bolivianos sostienen que Chile se negó sistemáticamente a negociar con ellos, de ahí que el reclamo sea en específico para que las negociaciones comiencen cuanto antes, e intentar encontrar un resultado favorable a ambas partes.

FALLO DE CIJ

La Corte Internacional de Justicia, pese a todo pronóstico, se posicionó en contra a la solicitud de Bolivia. “La república de Chile no contrajo la obligación legal de negociar un acceso soberano al océano Pacífico para el Estado Plurinacional de Bolivia”, argumentó el presidente de la CIJ. Sí invitó la corte a continuar con el diálogo y los intercambios entre ambos países para atender a las cuestiones y su posible solución. “Bolivia no renunciará nunca una salida al mar” dijo el presidente Evo Morales, quien asumió la necesidad de continuar con el diálogo, pese a la resolución de la CIJ que venía desde 2013.

Al día siguiente publicó el siguiente mensaje en sus redes sociales: “ Quiero decirle al país que, pese al informe de la # CIJ, que ha sido injusto, la lucha del pueblo boliviano sigue. Lo importante en este momento es que, aun siendo un resultado que no hace justicia, hay una Corte Internacional que reconoce que existe un tema pendiente con Chile” (Twitter de la cuenta oficial de Evo Morales)

REFLEXIONES FINALES

Quedará para el futuro esperar que los Estados sientan la necesidad de una vez el compromiso de una salida diplomática que satisfaga a ambas partes. Pero no tenemos que dejar de ver el escenario en el cual se monta este panorama, por demás de complejo, y que tiene como eje la geopolítica latinoamericana y el rol de los EEUU, quien desde las sombras prestidigita los movimientos y supervisa los pasos de muchos países de la región.

La postura chovinista y arrogante de Piñera de no ceder “ni un centímetro cuadrado”, más que buscar dar respuestas a un reclamo, entendemos que buscar marcar una barrera en la cual diferenciarse. No podemos comprender la totalidad del conflicto entre Chile y Bolivia si no entendemos que, lo que está detrás, es el intento de varios países latinoamericanos (además de Chile, Colombia y México o incluso la misma Argentina, todo supervisado por EEUU) para desarticular y desestabilizar procesos democráticos alternativos que se desarrollan en contextos adversos.

No podemos terminar de entender la negativa a una salida al mar, si no lo encuadramos en un proceso geopolítico de guerra económica desarrollada en Venezuela contra Maduro y la Revolución Bolivariana. De igual manera, si no traemos a colación los más de 40 años de bloqueo y embargo económico que sufre Cuba, y que le impiden desarrollar su sistema económico y político con plenitud.

Lo que está en el fondo de estas intentonas políticas desestabilizadoras es la desarticulación de la UNASUR, quizá de los proyectos más ambiciosos de América Latina del siglo XXI, que busca construir y consolidar una identidad latinoamericana independiente, construyendo lazos de solidaridad y fortaleciendo la integración entre los países de una manera equitativa y democrática.

Como fuere, Chile y Bolivia seguirán siendo vecinos hasta el fin de los tiempos. Habrá que esperar que nuevos gobiernos utilicen los canales diplomáticos de negociación para encontrar una salida favorable a los Estados en pugna, directamente, y a toda la región de manera colateral.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

FUENTE: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=247286

Como dije antes: La esperanza de retornar al mar con soberanía, sigue intacta. El fallo de la Haya se acata pero no lo comparto, un día sabremos si la reunión del presidente chileno Piñera con Trump antes del fallo tuvo algo que ver.

¿Por qué Bolivia perdió en La Haya frente a Chile?

Sin duda que este revés diplomático tendrá además consecuencias políticas para el Hno. presidente Evo Morales en la futura contienda electoral de 2019. Y dentro de la coyuntura marítima, es precísamente lo que espera Chile, porque Evo Morales fue el único presidente boliviano que cuestionó su política exterior. Pudo sentarlos en la silla de los acusados y se libraron, por ahora.

Xel

, , , , , , , ,

No Comments

Cinco gobiernos enajenaron 212 empresas y causaron un daño de $us 22.015 MM

Por: Gonzalo Pérez Bejar

El informe de la Comisión Especial Mixta de Investigación de la Privatización y Capitalización de la Asamblea Legislativa Plurinacional establece que entre los años 1985 y 2005, cinco coaliciones de gobierno enajenaron al menos 212 empresas públicas, tanto dependientes de los ministerios como de las prefecturas (por entonces) y municipios en todo el país, lo que causó un daño económico de $us 10.049,08 millones ($us 22.015,11 millones equivalentes al tipo de cambio actual).

El detalle que brinda el informe señala que entre agosto de 1985 y junio de 2005 hubo cinco coaliciones de gobierno que estuvieron a cargo del manejo administrativo y político de Bolivia.

Los partidos que cogobernaron en estos cinco períodos de gobierno son: agosto de 1985-agosto de 1989 el MNR-ADN; la coalición de gobierno se denominó “Pacto por la Democracia” y el presidente fue Víctor Paz Estenssoro (vicepresidente Julio Garret Ayllón).

Entre agosto de 1989 y agosto de 1993 fueron el MIR-ADN; la coalición de gobierno se denominó “Acuerdo Patriótico” y el presidente fue Jaime Paz Zamora (vicepresidente Luis Ossio Sanjinés).

El tercer gobierno entre agosto de 1993 y agosto de 1997 estuvo compuesto por el MNR-UCS-MBL; la colación se denominó “Pacto por la Gobernabilidad” y el presidente fue Gonzalo Sánchez de Lozada (vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas).

Entre agosto de 1997 y agosto de 2002 gobernaron ADN-MIR-UCS-Condepa; en esta oportunidad la coalición de gobierno se llamó “Compromiso por Bolivia” y el presidente fue Hugo Banzer Suárez (vicepresidente Jorge Quiroga Ramírez).

En el quinto gobierno neoliberal entre agosto de 2002 y junio de 2005 (en 2003 se produjo la masacre de octubre en El Alto) cogobernaron MNR-MIR-UCS-NFR; la coalición se denominó “Plan Bolivia de Responsabilidad Nacional” y el presidente fue Gonzalo Sánchez de Lozada (vicepresidente Carlos Mesa).

De acuerdo con el informe, “los actores nacionales que implementaron la estrategia de dominación y expansión de capital transnacional fueron partidos políticos que operaron a través de pactos que activaron una forma peculiar de mediación llamada ‘democracia pactada’, por la que cada gobierno conformaba determinada coalición o pacto, en función de los partidos pivotes o sistémicos: MNR, ADN y MIR”.

Mientras ENFE, ENDE, YPFB, ENTEL y LAB fueron capitalizadas, ENDE, ENFE y YPFB fueron sometidas a un fraccionamiento para su enajenación. En los casos de ENDE Y YPFB, las fracciones no capitalizadas fueron privatizadas.

Normativa

La base jurídica y legal de todo este proceso tuvo una estructura conexa y complementaria, construida para favorecer a la política privatizadora, detalla el informe de la comisión.

Entre ellas está la Ley 1182 de Inversiones, del 17 de septiembre de 1990, y los tratados bilaterales de inversión; la Ley 1330 de Privatización, del 24 de abril de 1992, y la Ley 1554 de Capitalización, del 21 de marzo de 1994.

También la Ley 1182 de Inversiones, que estableció las condiciones para estimular y garantizar la inversión nacional y extranjera en el país, mediante un sistema normativo ampliamente favorable al sector privado. Asimismo, se garantiza la libertad de producción y comercialización de bienes y servicios en general, así como la libre determinación de precios.

La Ley 1330 de Privatización dispuso “la transparencia de activos, bienes, valores, acciones y derechos de propiedad pública a personas naturales o colectivas, nacionales o extranjeras, o aportar los mismos a la constitución de sociedades de economía mixta o la disolución (cierre)”.

La Ley 1544 de Capitalización  dispuso —refiere el documento— aportar los activos y derechos de las empresas públicas “para la constitución de sociedades de economía mixta en base al valor de los libros para proceder al incremento del capital con la emisión de nuevas acciones equivalentes al 50%, donde la parte perteneciente al Estado se transferiría gratuitamente a los bolivianos mayores de edad al 31 de diciembre de 1995, a ser administrada en su fideicomiso, que posteriormente se entregaría a las AFP”.

Normativas que, según el texto, eran adecuadas de forma encubierta para entregar el patrimonio de las empresas públicas a manos privadas transnacionales, desapareciendo la sociedad de economía mixta y dando paso a la sociedad anónima pura y simple sin participación estatal.

Estas disposiciones legales fueron complementadas con otras como la Ley de Reforma Tributaria 843 (20 de mayo de 1986), Ley de Seguridad Social 924 (14 de abril de 1987), Ley de Bancos y Entidades Financieras 1488 (14 abril de 1993), Ley del Sistema de Regulación Sectorial 1600 (28 de octubre de 1994), Ley de Electricidad 1604 (21 de diciembre de 1994), Ley de Telecomunicaciones 1632 (5 de julio de 1995), Ley de Hidrocarburos 1689 (30 de abril de 1996), Ley de Pensiones 1732 (29 de noviembre de 1996), Ley de Minería 177 (17 de marzo de 1997), Ley del Mercado de Valores 1834 (31 de marzo de 1998), Ley de Crédito Popular 1864 (5 de junio de 1998), Ley de Reactivación Económica 2064 (3 de abril de 2000) y Ley de Fortalecimiento de la Normativa y Supervisión Financiera 2297 (20 de diciembre de 2001).

Perjuicio económico

 “El total del perjuicio económico ocasionado al Estado por la enajenación fue de $us 10.049,08 millones, equivalentes a $us 22.051,70 millones actuales y al 105% del PIB del año 2005, cuando concluyó el ciclo neoliberal y la enajenación de las empresas públicas”, detalla el documento.

Para lograr sus propósitos, los gobiernos neoliberales generaron redes de poder político, empresarial y familiar, las cuales sostenían el modelo y gestionaban la enajenación de las empresas y bienes públicos.

Esa red —según indica el informe— estuvo integrada por 55 individuos y a su vez consta de tres subredes.

La primera tiene como principal actor a Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997; 2002-2003), la segunda subred fue articulada por Samuel Doria Medina (ministro de Planeamiento y Coordinación, 1991-1993) y la tercera subred en torno a Raúl Garáfulic Gutiérrez (ADN), embajador de Bolivia en España (1989-1992).

Para los miembros de la comisión de investigación, el neoliberalismo significó, además, la pérdida de soberanía y “la degradación del Estado a condición de mendigo. Las autoridades de entonces expresaban una doble mentalidad colonial”.

Recomendaciones

Entre las principales recomendaciones, la comisión pide que las diferentes instancias de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) elaboren las proposiciones acusatorias y denuncias en los casos que correspondan.

Para tal efecto, el informe de la investigación, más anexos y documentación de respaldo, será remitido al Ministerio Público, a la Procuraduría General del Estado y la Contraloría General del Estado para su consideración.

También pide que la ALP instruya a la Comisión de Justicia Plural, Ministerio Público y Defensa del Estado de la Cámara de Senadores, analizar y tramitar el expediente 345/2008, “correspondiente al requerimiento acusatorio del Fiscal General del Estado contra Gonzalo Sánchez de Lozada, Víctor Hugo Cárdenas Conde, Antonio José Araníbar Quiroga y otros, para la autorización de juicio de responsabilidades en contra de altas autoridades del Estado, relacionadas con la negociación de contratos petroleros con la empresa internacional Enron”.

Sonia Brito y Romina Pérez, diputadas y miembros de la mencionada comisión, coincidieron en señalar, por separado, que la enajenación de las empresas estatales causó una millonaria pérdida de recursos.

Brito aclaró que toda la información que se maneja está debidamente respaldada para responder cada uno de los elementos que se mencionan.

Pérez indicó que el millonario perjuicio debe ser atribuido a quienes estuvieron a cargo de este proceso y por ello se pide a la Asamblea Legislativa elaborar el pliego acusatorio contra quienes corresponda, de acuerdo con su participación.


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica  

y Twitter: @escuelanfp 

FUENTE: http://escuelanacionaldeformacion.blogspot.com/2018/09/cinco-gobiernos-enajenaron-212-empresas.html

Enajenar, la primera definición de enajenar es pasar a otra persona la propiedad o derechos sobre alguna cosa, también enajenar puede significar sacarlo a uno de juicio o ponerlo fuera de sí (ej. Se enajenó por la ira), y la tercera definición sería producir algo asombroso o que genere éxtasis (ej. La reunión estuvo enajenante).

Por supuesto que estamos hablando de la primer definición. Los sinónimos más adecuados serían: robar, saquear la cosa pública, la que pertenece a todos.

Hoy los mismos que nos robaron y enajenaron ayer, acusan de lo mismo al gobierno actual. Suponemos que lo dicen por ‘experiencia’. “El león cree que todos son de su misma condición.”  Será cierto? Tendrán pruebas? No deberían estar todos en la cárcel?

No podemos evitar cuestionarnos la misma pregunta para Camiri: ¿Quién o quienes enajenaron bienes públicos? Y la grán pregunta: ¿A cuanto asciende el daño que causaron a nuestra ciudad a lo largo de su historia y recientemente?  Je-je! Un tema para investigar y escribir varios tomos, verdad? Por lo pronto, ahora sabemos que la oligarquía vende patria después de la era golpista se robó más de 22 mil millones de dólares.

Según la segunda definición de enajenar, tendríamos que ser unos enajenados mentales para volver a confiar y votar por quienes se dedicaron a saquear y robar con impunidad, no lo creen? Y si pese a todo, aún quieren ‘sacar al indio del poder’, por qué no se dan una vueltita por Argentina, vean el futuro que nos espera si vuelve la derecha apátrida.

Xel

, , , , , , , , ,

No Comments

COMUNICADO: El Tribunal Supremo Electoral define las fechas para las Elecciones Primarias

Se está haciendo historia, serán las primeras elecciones primarias dentro de los diferentes partidos políticos de Bolivia para definir a sus binomios presidenciales de 2019. Nuevos tiempos, tiempos de cambio.
Xel

, , , , , , , ,

No Comments

Hace 10 años, Bolivia expulsó al Embajador de EE.UU. (10 Sept. 2008)

Efemérides del Estado Plurinacional de Bolivia

, , , , , , , , ,

No Comments

Suicidio financiero: “Argentina es un país ocupado por banqueros corruptos de Wall Street”

Keiser Report: “Hace 40 años que Argentina es un Estado vasallo de EE.UU”

En este episodio de Keiser Report, Max y Stacy hablan de la inminente crisis financiera anunciada por el New York Times y de cómo ambos llevan años advirtiendo de que la fracturación hidráulica carece económicamente de sentido… por más que economistas como Paul Krugman crean que es buena para la economía. En la segunda parte Max entrevista a Wolf Richter, de WolfStreet.com, sobre Argentina, que recientemente ha emitido un bono a cien años que supondrá el desplome definitivo de su economía.

Lo dicen estos renombrados analistas económicos de Estados Unidos y que tienen mucha experiencia en el tema. Lo que viene ocurriendo en la economía de la Argentina no tiene solución, menos aún con el gobierno de Macri. Están re-jodidos y por los próximos 100 años.

Sin duda que lo que ocurra a nuestros vecinos tendrá un impacto negativo en la economía de Bolivia, de hecho ya lo estamos sufriendo en cierta magnitud todas las poblaciones cercanas desde Camiri, Villamontes, Yacuiba, Villazón e incluso Santa Cruz de la Sierra.
Xel

, , , , , , ,

No Comments

Ley de organizaciones políticas

Por donde se lo mire, es un avance en el fortalecimiento de la democracia, nuestra democracia plurinacional, que no es la misma ‘democracia’ de y para las oligarquías.

En estos días, asistimos al ejemplo más nítido y patente sobre la aplicación de dos modelos de gobierno completamente diferentes dentro del marco de la ‘democracia’: el gobierno de Evo Morales en Bolivia y el gobierno de Mauricio Macri en la Argentina.

Las diferencias entre ámbas formas de gobierno dentro de la ‘democracia’ son rotundas, abismales, comenzando por la inclusión, la igualdad, la redistribución de la riqueza, la soberanía de recursos naturales, la inversión pública, deuda controlada, la casi completa desdolarización y una economía diversificada con un consumo interno creciente, etc., es decir, todo lo contrario de lo que viene haciendo Macri y sus compínches con la Argentina, o lo que siempre hizo las oligarquías de ámbos países: saquear y robar.

Hoy esta oligarquía vende patria es visible y los puedes ver y escuchar atrincherados y disfrazados de ‘plataformas ciudadanas’, también los hay ocultos en instituciones, esperando en las sombras y tienen el objetivo de volver al poder y la ‘mamadera’, no les importa como, si tienen que destruir Bolivia, lo harán.

Sobre los argumentos y críticas de la oposición política en torno a esta Ley de organizaciones políticas, que denuncian que esta Ley sería una forma de habilitar y ‘legalizar’ la candidatura de quién más temen: el binomio Evo-Álvaro.  Digan lo que digan, el temor de todos los vende patrias a Evo en unas futuras elecciones raya en la paranoia, a muchos de ellos casi les explota su vena fascista, no aportan nada, quieren la Ley pero no con Evo dentro, hablan del 21F, de que se ‘durmieron’, de que ‘los madrugaron’, de plazos de tiempo, de excusas, etc. porque saben que esta Ley acaba con muchas de las mañas y estructura corrompida de ‘la vieja forma de hacer política’.

, , , , , ,

No Comments

Colonialismo 2.0 en América Latina y el Caribe: ¿Qué hacer?

Texto íntegro de la intervención en el Seminario internacional “América Latina en disputa”, celebrado en Santa Cruz, Bolivia, el 8 de agosto de 2018.

¿Cómo proyectamos una imagen de futuro de la izquierda en estas ciudadanías etéreas que produce el colonianismo 2.0, capaces de movilizarse por el maullido de un gato pero anestesiadas frente a la muerte o el hambre de millones de seres humanos? ¿Cómo nos comunicamos con los jóvenes que tienen incorporados en su ADN la cultura digital? ¿Cómo hacemos con la política para que no sea una abstracción o un bostezo?

Desde la década del 90 del siglo pasado, Herbert I. Schiller daba por sentado la existencia de un “Imperio Norteamericano Emergente”, cuyos misioneros viven en Hollywood. “Es un imperio con un mínimo de substancia moral, pero Hollywood es solo la zona más visible de ese imperio. Existe ya una amplia y activa coalición de intereses gubernamentales, militares y empresariales que abarcan las industrias informática, de la información y de medios de comunicación. La percepción del mundo que tienen estos actores es decididamente electrónica.”[1]

En 1993 se instauró en Estados Unidos la política para el desarrollo de la infraestructura de la información nacional (NII)[2] y desde ese momento la industria corporativa de la comunicación respondió́ a las prometedoras oportunidades con un frenético proceso de fusiones y concentraciones, acumulando recursos y capital en enormes compañías. Estas fueron acompañadas por una serie de subastas precipitadas del espectro radiofónico, ganadas por los gigantes de las telecomunicaciones. Una vez aseguradas estas condiciones materiales, con los gigantes de la comunicación del sector privado preparados y alentados para explotar al máximo las recién nacidas redes digitales, se crearon las condiciones para cumplir lo que el jefe de Operaciones del Atlántico de los Estados Unidos, Hugh Pope declaró en 1997: “El mensaje es que no hay nación sobre la faz de la tierra a la que no podamos llegar”.[3]

Nunca fue más imperial Estados Unidos que cuando se convirtió en zar de Internet y nos impuso un modelo de conectividad dependiente de las lógicas del mercado y la depredación ecológica, que codifica las relaciones humanas, las transforma en datos y, por tanto, en mercancías que producen valor. Los datos aislados no dicen nada, pero la enorme masa de datos agregados en una plataforma adquiere un valor inusitado y controversial, en una sociedad que transita aceleradamente de la producción y comercio de bienes y servicios físicos hacia los servicios digitales.

La nueva e intensa concentración comunicativa y cultural es mucho más global que la de las industrias culturales transnacionales o nacionales que conocíamos. Una sola empresa privada de Estados Unidos, por ejemplo, decide cómo gasta un cuarto de la población mundial cerca de 50 millones de horas diarias[4]. Su valor diferencial es que crecen los usuarios a ritmos vertiginosos con tasas gigantescas, no solo en números brutos sino en densidad y alcance.

Cuatro de las cinco aplicaciones más usadas en los celulares del mundo –Facebook, Instagram, WhatsApp y Messenger– pertenecen a una sola empresa.

Cuatro de las cinco aplicaciones más usadas en los celulares del mundo –Facebook, Instagram, Whatsapp y Messenger– pertenecen a la empresa fundada por Mark Zuckerberg y recaban datos monetizables permanentemente. En el primer trimestre de 2018 y a pesar de los escándalos de los últimos tiempos y los explotes en la bolsa de Wall Street, Facebook facturó 11 790 millones de dólares, casi cuatro mil millones más (un 49 por ciento) que hace un año. De ese total, cerca del 98,5 por ciento proviene de la publicidad[5].

Google, por su parte, realiza cerca del 92 por ciento de las búsquedas en Internet, un mercado valorado en más de 92 000 millones de dólares[6]. Las 10 empresas más poderosas y ricas del mundo -cinco de ellas en el negocio de las telecomunicaciones- tienen unos ingresos conjuntos que suman 3,3 billones de dólares, lo que equivale al 4,5 % del PIB mundial. Apple sola equivale al PIB de 43 países africanos (un billón de dólares). De hecho, solo hay 16 países con un PIB igual o superior al valor del mercado actual de Apple, según datos del Banco Mundial[7].

En la actualidad hay pocas instituciones públicas a nivel nacional o global que puedan enfrentar estos monstruosos poderes transnacionales, que han alterado dramáticamente la naturaleza de la comunicación pública. No existe Estado-nación que pueda remodelar la red por sí solo ni frenar el colonialismo 2.0, aún cuando ejecute normativas locales de protección antimonopólicas e impecables políticas de sostenibilidad en el orden social, ecológico, económico y tecnológico. Todavía menos puede construir una alternativa viable desconectado de la llamada “sociedad informacional”[8], cuya sombra –intangible, pero por eso no menos real-, alcanza incluso a quienes están fuera de la Internet.

Según la Comisión Económica para Latinoamérica y el Caribe (Cepal), nuestra región es la más dependiente de los EEUU en términos del tráfico de Internet. El 80 por ciento de la información electrónica de la región pasa por algún nodo administrado directa o indirectamente por Estados Unidos, fundamentalmente por el llamado “NAP de las Américas”, en Miami -el doble que Asia y cuatro veces el porcentaje de Europa-, y se calcula que entre un 80 y un 70 por ciento de los datos que intercambian internamente los países latinoamericanos y caribeños, también van a ciudades estadounidenses, donde se ubican 10 de los 13 servidores raíces que conforman el código maestro de la Internet[9].

América Latina es la más atrasada en la producción de contenidos locales, sin embargo, es líder en presencia de internautas en las redes sociales. De los 100 sitios de Internet más populares en la región, sólo 21 corresponden a contenido local, lo que significa que, en vez de crear riqueza para la región, el continente transfiere riqueza a Estados Unidos donde están alojadas las grandes empresas de Internet. Los expertos aseguran que uno de los aspectos más significativos de la cultura digital latinoamericana es el uso intensivo de las redes sociales. De hecho, algunos países de la región igualan e incluso superan el uso de redes sociales de países desarrollados. De los diez países con mayor tiempo utilizado en redes sociales, cinco de ellos fueron latinoamericanos, ranking que fue liderado por usuarios brasileños, argentinos y mexicanos con 4 horas al día[10].

El 28 por ciento de los latinoamericanos viven en situación de exclusión social en la región[11], sin embargo, la cantidad de usuarios de internet se ha triplicado en esa franja poblacional con respecto a los cinco años precedentes. Nueve de cada diez latinoamericanos posee un teléfono móvil. Según una investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (2017), el 57 por ciento de las personas que tienen dificultades para conseguir comida, son muy activas en Facebook y WhatsApp, lo que indica que poseen algún teléfono inteligente en sus hogares. El 51 por ciento de aquellos que admitieron no tener agua potable en sus viviendas, también utilizan frecuentemente las redes sociales[12].

No es lo mismo brecha digital que brecha económica. Acceso a Internet no es lo mismo que capacidad para poner las llamadas Nuevas Tecnologías en función del desarrollo de un continente profundamente desigual. La falta de habilidades digitales y la imposibilidad de aprovechar el potencial de las nuevas tecnologías contribuye a perpetuar ese estado de vulnerabilidad, aun cuando los pobres tengan en sus manos los nuevos artefactos.

Hablando muy tempranamente sobre estos temas, el antropólogo brasileño Darcy Ribeiro alertaba que, de la mano de una tecnología revolucionaria, “hay una verdadera colonización en curso. Norteamérica está cumpliendo su papel con enorme eficacia en el sentido de buscar complementaridades que nos harán dependientes permanentemente de ellos…” Y añade: “Viendo esta nueva civilización y todas sus amenazas, tengo temor de que otra vez seamos pueblos que no cuajen, pueblos que a pesar de todas sus potencialidades se queden como pueblos de segunda.”[13]

La red de fibra óptica del mundo. Noten cómo EEUU extiende sus garras e intereses por todos lados.

Estados Unidos y su Operación de “conectividad efectiva” para Latinoamérica

Ese es una primera mirada del problema. Veamos una segunda: tal escenario está encadenado con un programa más amplio para América Latina y el Caribe de control de los contenidos y de los entornos de participación de la ciudadanía que se ha ejecutado con total impunidad, sin que la izquierda le haya prestado la más mínima atención. En el 2011 el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos aprobó lo que en algunos círculos académicos se conoce como operación de “conectividad efectiva”. Se trata de un plan, declarado en un documento público del Congreso estadounidense, para “expandir” los Nuevos Medios Sociales en el continente, enfocados en la promoción de los intereses norteamericanos en la región.

El documento explica cuál es el interés de los Estados Unidos en las llamadas redes sociales del continente:

“Con más del 50% de la población del mundo menor de 30 años de edad, los nuevos medios sociales y las tecnologías asociadas, que son tan populares dentro de este grupo demográfico, seguirán revolucionando las comunicaciones en el futuro. Los medios sociales y los incentivos tecnológicos en América Latina sobre la base de las realidades políticas, económicas y sociales serán cruciales para el éxito de los esfuerzos gubernamentales de EE.UU. en la región.”[14]

Este documento resume la visita de una comisión de expertos a varios países de América Latina para conocer in situ las políticas y financiamientos en esta área, además de entrevistas con directivos de las principales empresas de Internet y funcionarios norteamericanos. Concluye con recomendaciones específicas para cada uno de nuestros países, que implican “aumentar la conectividad y reducir al mínimo los riesgos críticos para EEUU. Para eso, nuestro gobierno debe ser el líder en la inversión de infraestructura”[15].

Y añade: “El número de usuarios de los medios sociales se incrementa exponencialmente y como la novedad se convierte en la norma, las posibilidades de influir en el discurso político y la política en el futuro están ahí.”[16]

¿Qué hay detrás de este modelo de “conectividad efectiva” para América Latina? La visión instrumental del ser humano, susceptible a ser dominado por las tecnologías digitales; la certeza de que en ningún caso las llamadas plataformas sociales son un servicio neutral que explotan un servicio genérico (como un electrodoméstico, un idioma, una cuchara…), sino que se fundan en cimientos tecnológicos e ideológicos, y son sistemas institucionalizados y automatizados que inevitablemente diseñan y manipulan las conexiones.

Hace unos pocos meses Facebook reconoció, finalmente, que es un medio de comunicación, después de años de presentarse como una plataforma de servicios genéricos[17]. Esperemos que termine la confusión que ha reinado en los circuitos académicos negados a ver la multinacional como lo que es, es decir, como el Humpty Dumpty de estos días. Hace 153 años en Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas, Lewis Carroll puso en labios del Mark Zuckerberg de aquella época un parlamento sumamente actual: “Cuando yo uso una palabra significa lo que yo decido que signifique: ni más ni menos.”

Lo que calcula el gobierno de Estados Unidos con su “operación de conectividad efectiva” es la posibilidad de que esas herramientas creen una simulación de base y a partir de ahí se derrumben sistemas políticos que no les resulten convenientes. ¿Qué parte de la operación de “conectividad efectiva” ha operado desde las redes sociales en la situación que viven hoy Venezuela y Nicaragua, y antes vimos en Bolivia, Brasil, Ecuador y Argentina?

Cuando la política es tecno-política

Solo las grandes empresas tienen la capacidad de cómputo para procesar las colosales cantidades de datos que dejamos en las redes sociales, en cada clic en los buscadores, los móviles, las tarjetas magnéticas, los chats y correos electrónicos. La sumatoria de trazas y el procesamiento de datos les permite crear valor. Cuantas más conexiones, más capital social. Pero los intereses fundamentales de la apertura de los datos y de la invitación a “compartir”, a dar un “me gusta” o “no me gusta”, a “retuiear”, etc., no son los de los usuarios, sino los de las corporaciones.

Este poder da a los propietarios una enorme ventaja sobre los usuarios en la batalla por el control de la información. Cambridge Analytica, rama londinense de una empresa contratista estadounidense dedicada a operaciones militares en red activa desde hace un cuarto de siglo, intervino en unas 200 elecciones en medio mundo. El modus operandi era el de las “operaciones psicológicas”. Su objetivo era hacer cambiar la opinión de la gente e influirla, no mediante la persuasión, sino a través del “dominio informativo”. La novedad no es el uso de volantes, Radio Europa Libre o TV Martí, sino el Big Data y la Inteligencia Artificialque permiten encerrar a cada ciudadano que deja rastros en la red en una burbuja observable, parametrizada y previsible.

Los que siguen esta trama habrán visto que Cambridge Analytica ha reconocido que se involucró en procesos electorales contra los líderes de la izquierda en Argentina, Colombia, Brasil y México. En Argentina, por ejemplo, participaron en la campaña Mauricio Macri en el 2015. ​Se han denunciado los vínculos del Jefe de Gabinete del Presidente y del actual titular de la Agencia Federal de Inteligencia con esta empresa, que creó perfiles psicológicos detallados e identificó a personas permeables a los cambios de opinión para luego influir a través de noticias falsas y selección parcial de la información. Apenas accedió al poder, Macri, entre otros decretos con los que cercenó la base jurídica e institucional de la comunicación forjada en los gobiernos de izquierda en Argentina, aprobó uno que le permitió quedarse con las bases de datos de los organismos oficiales para utilizarlos en campañas a su favor[18].

Lo que demuestra todo esto es que también en América Latina y el Caribe la política se ha convertido en tecnopolítica, en su variante más cínica. Con total impudicia, los gobiernos de derecha que se han reenchufado en los últimos años alardean de contar con equipos de comunicación contratados en Miami, Colombia y Brasil. El propio Alexander Nix, CEO de Cambridge Analytica, se enorgullecía ante sus clientes latinoamericanos de que para convencer “no importa la verdad, hace falta que lo que se diga sea creíble”, y subrayaba un hecho empírico incuestionable: el descrédito de la publicidad comercial masiva es directamente proporcional al aumento de la publicidad en los medios sociales, altamente personalizada y brutalmente efectiva.

Ahora bien, tengo la impresión de que con Cambridge Analytica está ocurriendo lo que con Blackwater, el ejército de las guerras de Estados Unidos. Cayó en desgracia para servir eficientemente a la operación de invisibilizar la industria mercenaria de subcontratistas dedicados a las tareas de seguridad, inteligencia, mantenimiento o entrenamientos, que se ha expandido y sigue siendo muy útil al gobierno estadounidense y a sus aliados.

Tómense el trabajo de revisar la página de los socios de Facebook (Facebook Marketing Partners) y descubrirán cientos de empresas que se dedican a comprar y vender datos, e intercambiarlos con la compañía del pulgar azul. Algunas, incluso, se han especializado en áreas geográficas o países, como Cisneros Interative -del Grupo Cisneros, por supuesto, el mismo que participó en el Golpe de Estado contra Chávez en el 2002-, revendedor de Facebook que ya controla el mercado de la publicidad digital en 17 países de América Latina y el Caribe.

Qué hacer frente al Colonialismo 2.0

La comunicación no es asunto de tecnologías, aunque también. Hay que estar en la calle, tocar puerta a puerta como acaba de hacer Morena en México, para que la política se exprese en las redes sociales y haga frente a la restauración conservadora y la ofensiva imperial. Pero el escenario digital es una vía nada desdeñable para la reconexión de la izquierda con sus bases, particularmente con los jóvenes. Como expresara recientemente en La Habana el realizador argentino Tristan Bauer, “las redes no son determinantes para ganar, pero sí están siendo muy útiles a la hora de que perdamos las elecciones”[19].

Estos temas, desgraciadamente, todavía están lejos de los debates profesionales y de los programas de los movimientos progresistas del continente. Sobran los discursos satanizadores o, por el contrario, hipnotizados, que nos describen la nueva civilización tecnológica -para utilizar el término de Darcy Ribeiro-, pero faltan estrategias y programas que nos permitan desafiar e intervenir las políticas públicas y generar líneas de acción y trabajo definidas para construir un modelo verdaderamente soberano de la información y la comunicación en nuestro continente.

Pongamos en el horizonte tareas concretas. Todavía no se ha logrado concretar en la región un canal propio de fibra óptica, que fue un sueño de la Unasur y sigue siendo una asignatura pendiente en América Latina[20]. No tenemos una estrategia sistémica ni un marco jurídico homogéneo y fiable que minimice el control norteamericano, asegure que el trafico de la red se intercambie entre países vecinos, fomente el uso de tecnologías que garanticen la confidencialidad de las comunicaciones, preserve los recursos humanos en la región y suprima los obstáculos a la comercialización de los instrumentos, contenidos y servicios digitales producidos en nuestro patio.

Desafortunadamente no se ha avanzado en una agenda comunicacional común, supranacional. Si hablamos de comunicaciones, de gobernanza de Internet, de copyright, de temas que son estratégicos para el futuro como la soberanía tecnológica, la innovación, el desarrollo de nuestra industria cultural, la trascendencia de incorporar las estéticas contemporáneas en nuestra narrativa política, necesariamente tendremos que armar una agenda común y espacios donde esta se concrete.

Necesitamos redes de observatorios que, además de ofrecer indicadores básicos y alertas sobre la colonización de nuestro espacio digital, permitan recuperar y socializar las buenas prácticas de uso de estas tecnologías y las acciones de resistencia en la región, a partir de la comprensión de que él éxito o el fracaso frente a estas nuevas desigualdades depende de decisiones políticas.

Es improbable que un país del Sur por sí solo -y mucho menos una organización aislada- pueda encontrar recursos para desafiar el poder de la derecha que se moviliza a la velocidad de un clic, pero un bloque de profesionales, organizaciones, movimientos y gobiernos de izquierda tendría mayor capacidad de desarrollar niveles de respuesta, por lo menos para afirmar soberanía regional en algunas áreas críticas. Permitiría más poder de negociación frente a las potencias en Inteligencia Artificial y Big Data y sus empresas, además de desafiar la instancias globales donde se definen la políticas de gobernanza.

Tenemos que apropiarnos de la big data, compañeros. Cuesta mucho menos organizar un comando central comunicacional que financiar un canal de televisión. Por tanto, debería ser una cuestión clave en los debates políticos y profesionales sobre comunicación, y particularmente, en aquellos donde se discutan la equidad y el desarrollo, la creación de una escuela de comunicación política de la izquierda latinoamericana y caribeña, que nos permita compartir conocimientos sobre las tramas de poder detrás de los medios, la necesidad de democratizarlos y las oportunidades propiciadas por las nuevas tecnologías de la información. Porque hay oportunidades y hay especialistas muy preparados con su corazoncito a la izquierda, debidamente condenados por herejes -como decía Roque Dalton. Los hay, como también existen experiencias paradigmáticas de la izquierda en la articulación de redes, pero a veces pasan como cometas solitarios por nuestras vidas y no instituyen nada o casi nada.

Me he detenido en los vacíos del debate para estimular entre nosotros la percepción de riesgo. Aquel debate sobre apocalípticos e integrados a la cultura de masas ha sido trascendido hace rato. Ese mundo estable que describía Umberto Eco ya no existe. Hay varios mundos en el horizonte y uno puede ser aquel en el que lleguemos a crear nuestras propias herramientas liberadoras. Pero la búsqueda y construcción de alternativas no es un problema tecnocientífico, depende como dije antes del “actuar colectivo” a corto y mediano plazo, con perspectivas tácticas y estratégicas en la comunicación cara a cara y virtual, que faciliten el cambio de las relaciones sociales y los entramados técnicos a favor de nuestros pueblos.

Hagámoslo, porque no tenemos mucho tiempo.

Texto íntegro de la intervención en el Seminario internacional “América Latina en disputa”, celebrado en Santa Cruz, Bolivia, el 8 de agosto de 2018.

Notas
[1] Schiller, H. 2006 “Augurios de supremacía electrónica global”. CIC Cuadernos de Información y Comunicación 2006, vol. 11, 167–178 .
[2] Chapman, G; Rotenberg, M. 1993. “The National Information Infrastructure: A Public Interest Opportunity”, Computer Professionals For Social Responsibility, Vol 11, №2, Summer 1993.
[3] Pope, H. 1997. “U.S. Plays High-Stakes War Games in Kazakstan”, Wall Street Journal, 16 de septiembre de 1997, p. A-16.
[4] Wagner, K; Molla, R. 2018. “People spent 50 million hours less per day on Facebook last quarter”. Recode.net. Jan 31, 2018. Consultado el 5 de agosto de 2018 en:https://www.recode.net/2018/1/31/16956826/facebook-mark-zuckerberg-q4-earnings-2018-tax-bill-trump
[5] Ibidem.
[6] Mangles, C. 2018. Search Engine Statistics 2018. Smartinsights.com, Jan 30, 2018. Consultado el 5 de agosto de 2018 en:https://www.samartinsights.com/search-engine-marketing/search-engine-statistics/
[7] Alini, E. 2018. “Apple hits $1 trillion in value. Only 16 countries are worth more”. Globalnews.ca, August 2, 2018. Consultado el 5 de agosto de 2018 en:https://globalnews.ca/news/4367056/apple-1-trillion-market-cap/
[8] Adoptamos la definición de Manuel Castells que utiliza esta denominación para contraponer la actual era dominada por las redes informacionales a la sociedad industrial cuyo corazón tecnológico fue la máquina de vapor.
[9] Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), 2018. La ineficiencia de la desigualdad. Informe en el Trigésimo Séptimo período de sesiones de la CEPAL. La Habana, 7 al 11 de mayo de 2018.
[10] Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Datos, algoritmos y políticas: la redefinición del mundo digital (LC/CMSI.6/4), Santiago, 2018. Consultado el 5 de agosto de 2018 en:https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/43477/7/S1800053_es.pdf
[11] “Más de 172,5 millones de afectados por exclusión en América Latina”. El Siglo, Guatemala, 8 de noviembre de 2017. Consultado el 5 de agosto de 2018:http://s21.gt/2017/11/08/mas-de-172-5-millones-de-afectados-por-exclusion-social-en-america-latina-y-el-caribe/
[12] Basco, A. 2017. La tecno-integración de América Latina: instituciones, comercio exponencial y equidad en la era de los algoritmos. Banco Interamericano de Desarrollo (BID).
[13] Rebeiro, D. 1998. “Amerindia hacia el Tercer Milenio”. Oralidad. Lenguas, Identidad y Memoria de América, N° 9, La Habana, mayo, 1998, p. 9.
[14] United States Senate Committee on Foreign Relations. 2011. Latin American Governments Need to “Friend” Social Media and Technology. Committee On Foreign Relations, United States Senate. One Hundred Twelfth Congress. First Session. October 5, 2011. Consultado el 5 de agosto de 2018 en:https://www.gpo.gov/fdsys/pkg/CPRT-112SPRT70501/html/CPRT-112SPRT70501.htm
[15] Ibidem.
[16] Ibidem.
[17] Martínez, A. “Zuckerberg recula: Facebook sí es un medio de comunicación”, ABC, España, 25 de septiembre de 2017. Consultado en:https://www.abc.es/tecnologia/redes/abci-zuckerberg-recula-facebook-si-medio-comunicacion-201612222024_noticia.html
[18] Canal Abierto. 2018 “Cambridge Analytica y ejército de trolls: confirman la manipulación en las elecciones 2015”. Canal Abierto, Argentina, 31 de julio de 2018. Consultado el 5 de agosto de 2018 en:http://canalabierto.com.ar/2018/07/31/cambridge-analytica-y-ejercito-de-trolls-confirman-la-manipulacion-en-las-elecciones-2015/
[19] Bauer, T. 2018. Intervención de Tristan Bauer en el Taller “Comunicación política y medios”, del XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo. La Habana, 16 de julio de 2018. Notas de la autora.
[20] Unasur. “Conectividad y fibra óptica es otro de los objetivos de UNASUR”. s/f. Consultado el 5 de agosto de 2018 en http://www.unasursg.org/es/node/152

ROSA MIRIAM ELIZALDE

Rosa Miriam ElizaldePeriodista cubana. Vicepresidenta Primera de la UPEC y Vicepresidenta de la FELAP. Es Doctora en Ciencias de la Comunicación y autora o coautora de los libros “Antes de que se me olvide”, “Jineteros en La Habana”, “Clic Internet” y “Chávez Nuestro”, entre otros. Ha recibido en varias ocasiones el Premio Nacional de Periodismo “Juan Gualberto Gómez”. Fundadora de Cubadebate y su Editora jefa hasta enero 2017. En twitter: @elizalderosa

Enlace relacionado (video): https://actualidad.rt.com/video/287070-latinoamerica-internet-dependencia-eeuu

FUENTE: https://desbloqueandocuba.com/colonialismo-2-0-en-am%C3%A9rica-latina-y-el-caribe-qu%C3%A9-hacer-31cf6b84abc5

Red de fibra óptica de Bolivia 2013 (ENTEL)

Todos ‘los zombies’colonizados andan agachados mirando la pantallita de su ‘aparato inteligente’, los nuevos grilletes digitales son invisibles.

Elecciones y voto ciudadano libre y espontáneo? No más, con el colonialismo 2.0 se ha desarrollado un nuevo tipo de intervención, de injerenCIA digital que manipula nuestras decisiones.

Los bolivianos lo vivimos y experimentamos con el referendo del 21F de 2006, donde se impuso la mentira y la evidente manipulación de la opinión pública.

Actualmente esa fecha, es un hito, una referencia que continua siendo utilizada flagrante e impúnemente por quienes basan toda su campaña bien financiada por la oligarquía enana y vende patria de Bolivia.

Con el nuevo Colonialismo 2.0 no somos soberanos, para nada. Nuestra dependencia tecnológica y casi toda nuestra comunicación depende del imperio genocida de los EEUU. Hasta cuando?

Xel

, , , , , , , , , , , ,

No Comments