Archive for category Patria Grande

¿Boomerang Lava Jato? Investigación afecta al juez que condenó a Lula

A mi no me queda ninguna duda sobre un futuro similar en Bolivia en caso de que algún ‘vende patria’ títere del imperio genocida gringo vuelva al gobierno.  Harán una persecución feroz y despiadada contra sus opositores (MAS, mov. sociales), sin que importe nada, al igual que en Brasil con el juez Moro, aquí son capaces de eso y de mucho más para incriminar a Evo Morales.

El caso terrorismo ocurrido en Santa Cruz, expone con claridad las debilidades de nuestra justicia y la impunidad y poder que tiene la oligarquía en Bolivia, no pueden hacerles nada, hasta hoy.  Ya podrán imaginarse lo que harán cuando estén en el poder. Si pudieron rifar (capitalizar) y destruir el país una vez, claro que lo volverán a hacer.

Xel

Julio 13, año 84 DFC (Felicidades por otro año Camiri 🙂

, , , , , , , , , , ,

No Comments

Es la hija del general Bachelet. Nada más

La hija del general Bachelet (© REUTERS / Chris Wattie)

Prudente silencio hice ante el anuncio de la visita a Venezuela de Michelle Bachelet en su condición de alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

A pesar que tuve el natural impulso de escribir sobre el tema dado los antecedentes políticos de la funcionaria internacional, me abstuve por respeto a muchos amigos en el país y el exterior que forjaron expectativas a partir de la supuesta honorabilidad y respetabilidad de la susodicha, lo cual auguraba neutralidad e imparcialidad en el informe que habría de elaborar.

Es menester decir que, como hijo de un hombre que fue preso y torturado en democracia en Venezuela y en dictadura en Chile, que además tengo decenas de amigos y amigas que pasaron por la prisión, la tortura y la desaparición forzada en varios países de la región, repudio y rechazo la práctica de violación de los derechos humanos venga de donde venga. La alta comisionada, la autoridad superior en esta materia en el mundo, debería también observar esta compostura en el cumplimiento de sus responsabilidades.

De esta manera, no me voy a referir al informe que hizo, el cual ni siquiera voy a leer, pero, como le dije a todos los que quisieron escucharlo, ese informe estaba hecho antes que Bachelet llegara a Caracas, agregando el hecho que, dada la trayectoria de la mencionada funcionaria, muy probablemente el mismo había sido elaborado en Washington.

Hoy, eso ha quedado demostrado cuando el Gobierno de Venezuela ha dicho que el 82% de los datos del informe provienen de fuera del país. Tengo serias dudas de que ese trabajo haya podido hacerse después del viaje de la comisionada a Caracas. No, ya estaba elaborado.

Es decir, no se trata de si el informe dice o no dice la verdad, sino de cuánta veracidad pueda tener un reporte de una oficina que tiene una pésima reputación y de una funcionaria que carece de credibilidad en materia de derechos humanos dadas las continuas violaciones de los mismos mientras fue presidenta de Chile, sobre todo en la brutal represión al pueblo mapuche.

Otros argumentaban que nada podría ser peor en materia de lealtades imperiales que las del antecesor de Bachelet en tal responsabilidad, el príncipe jordano Zeid Raad Hussein, de conocida subordinación a Washington, donde hizo una larga pasantía como embajador de Jordania primero y representante de su país en la ONU posteriormente.

Pero, como dice un sabio dicho popular en Venezuela “deseos no empreñan”, me impresionó la inocencia de tantas personas que todavía tienen a Bachelet como un adalid de los derechos humanos cuando su impronta muestra todo lo contrario.

Parece increíble que alguien pueda pensar que Bachelet pueda ser imparcial respecto de Venezuela cuando ella fue activa y entusiasta fundadora del grupo de Lima, un anexo de la OEA creado para propiciar el derrocamiento del Gobierno venezolano. En el colmo de la desfachatez, en algún momento, cuando se le inquirió sobre tal asunto, echó toda la culpa de sus actuaciones en esta materia a su canciller, Heraldo Muñoz, a quien según dijo “no puedo controlar”.

Fiel a esa forma de actuar y pensar, una vez más Bachelet le ha hecho asumir la responsabilidad sobre el actuar de su oficina a los funcionarios colocados en sus puestos “por mi antecesor” a los que supuestamente tampoco puede controlar.

Bachelet es de esos extraños personajes que en política podrían caracterizarse de “extremo centro”, es decir, no opinan, no se comprometen, dejan hacer, echan la culpa a otros y no asumen responsabilidades, al parecer características afines a la política chilena si nos atenemos a que dos veces fue elegida presidenta de la nación austral, pero tal identidad en ella no es natural, es asumida concientemente por instrucciones superiores que estudiaron su perfil y entendieron que era esa la forma más adecuada para colocarla en las más altas instancias de Gobierno.

En junio de 2014, cuando Zeid Raad Hussein fue elegido para el cargo, los abogados especialistas en derechos humanos Javier El-Hage y Roberto González escribieron un artículo en el periódico madrileño El País en el que al describir esa responsabilidad dentro de la estructura de la ONU decían que: “…hasta ahora las acciones del alto comisionado han sido en el mejor de los casos tímidas, por lo general carentes de norte democrático y a veces incluso reñidas con los ideales que persigue. Esto se debe a que la OACDH sufre, aunque en menor medida, del mismo problema estructural que padecen otros órganos de la ONU como el Consejo de Seguridad y el Consejo de Derechos Humanos, cuyos pronunciamientos y acciones concretas están altamente influenciados por dictaduras con poder de veto y membrecía mayoritaria”.

Si nos atenemos al historial de los dos últimos altos comisionados, estas opiniones resultan ampliamente atinadas.

En el caso de Michelle Bachelet, después de ser una insignificante militante política en el partido socialista de Chile, según un artículo publicado en el desaparecido periódico santiaguino La Nación, el 16 de enero de 2006, se marchó a Estados Unidos a cursar “…un diplomado sobre estrategia militar en la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos (ANEPE) al que asistieron doce alumnos: seis oficiales de las Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad, y seis civiles donde, por su buen rendimiento, obtuvo el primer lugar de la promoción, y gracias al patrocinio de la Beca Presidente de la República continuó en 1997 un curso superior sobre defensa continental en el Colegio Interamericano de Defensa, ubicado en Washington DC, Estados Unidos. A su regreso en 1998, Bachelet trabajó un año como asesora del Ministerio de Defensa Nacional”.

Curiosamente, a partir de ese momento inició su fulgurante despegue político que la llevó —en tan solo 8 años— a ser elegida presidenta de Chile. Todo indica que difícilmente ha podido desprenderse de la tutoría que el Pentágono ha ejercido en ella.

Según la organización Mapuche Meli Wixan Mapu, en octubre de 2018 había en Chile 20 presos políticos mapuche injustamente condenados por la Ley Antiterrorista aprobada en ese país el 16 de mayo de 1984, cuando no había Parlamento durante la dictadura de Pinochet. Bachelet no hizo nada por eliminarla en sus dos Gobiernos, al contrario, profundizó la represión contra el pueblo mapuche durante sus dos gestiones.

Hay que decir que desde 2001, durante los Gobiernos de la posdictadura, en la mayoría de los cuales participó el partido de Michelle Bachelet, fueron asesinados 19 mapuche, de ellos dos, Johnny Cariqueo Yáñez en 2008 y Jaime Facundo Mendoza Collío en 2009, fueron exterminados durante el primer Gobierno de Bachelet. Luego, dos más, José Mauricio Quintriqueo Huaiquimil en 2014 y Víctor Manuel Mendoza Collío en 2014, lo fueron en el segundo Gobierno de la ahora funcionaria internacional, sin que ella hiciera absolutamente nada por aclarar los homicidios.

Estos hechos hacen que Michelle Bachelet sea considerada como una feroz represora por parte del pueblo mapuche. Desde su llegada al Gobierno en 2006, ordenó la represión a comuneros y comuneras mapuche de la localidad de Quepe, de la Comuna de Freire, en la región de la Araucanía, que protestaban por la instalación de un aeropuerto en ancestrales territorios mapuche usurpados por la fuerza a sus legítimos propietarios. En agosto de ese año, fue asesinado Juan Lorenzo Collihuin Catril, de 71 años, su asesino: un sargento de carabineros que fue absuelto del caso por la Fiscalía Militar.

El 30 de octubre de 2007, Juan Patricio Queipul Millanao, de solo 13 años de edad, fue herido en el tórax por 6 disparos hechos por Carabineros con sus escopetas antimotines.

El 3 de enero de 2008, fue asesinado por la espalda Matías Catrileo Quezada, de 22 años, por el cabo 2° de carabineros, Walter Ramírez, sin que las autoridades realizaran investigación alguna para hacer justicia. El día 30 de ese mes de enero, Patricia Troncoso, quien se encontraba en huelga de hambre por 112 días tras ser condenada junto a otros comuneros mapuche a 10 años y 1 día bajo la ley antiterrorista de Pinochet que sigue imperando en Chile, concluyó su ayuno.

La noticia habría pasado inadvertida sino hubiera sido porque, acompañada por la madre de Matías Catrileo, le escribió una carta a Bachelet en la que le decía: “Yo quiero preguntarle(…) Usted que fue prisionera política, que fue torturada, siente hoy el placer de torturarnos a nosotros. ¿Qué siente usted señora presidenta? (…) ¡Qué lástima que usted se haya olvidado de todo lo que significa la prisión política y la muerte de tantos seres! Usted, con la actitud soberbia de su Gobierno, de sus representantes, hoy en día nos torturan condenándonos a una muerte silenciosa”.

En otro ámbito, durante la realización en agosto de 2007 de protestas convocadas por organizaciones sindicales descontentas con la política neoliberal de Bachelet, la represión ordenada por ésta dejó unos 50 heridos y 372 detenidos. Los actos estuvieron acompañados de incidentes debido a la fuerte acción de la policía.

El presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Arturo Martínez, llamó al Gobierno a analizar la violencia, a su juicio “inusitada”, con que actuó la policía. La jornada comenzó cuando miles de manifestantes que salieron pacíficamente a las calles fueron reprimidos con fuerza por carabineros, que detuvieron en pocas horas a un centenar de personas.

Continuando con su política de represión al movimiento popular, durante los primeros meses del año 2008, en las ciudades más importantes del país, los estudiantes secundarios y universitarios desarrollaron movilizaciones exigiendo la derogación definitiva del marco legal de educación creado por la dictadura.

La respuesta del Gobierno de Bachelet fue ponerse de acuerdo con los partidos pinochetistas para aprobar una nueva ley que en los sustancial dejaba todo igual, toda vez que no modificaba su carácter neoliberal y perpetuaba el beneficio de los que lucran con la educación en Chile. Para ello, Bachelet jugó el papel de articuladora entre las partidos de derecha que estaban dentro y fuera del Gobierno: Democracia Cristiana y los pinochetistas Renovación Nacional (RN) y Unión Democrática Independiente (UDI) en la oposición, así como con la desprestigiada y mafiosa Iglesia católica, el Opus Dei y otros actores que se han enriquecido con la educación en el país.

Mientras tanto, la presidenta ordenó reprimir con dureza las movilizaciones estudiantiles a fin de ablandar a los líderes, para cooptarlos y desarticular el movimiento, lo cual fue de alguna manera logrado. En el camino, las fuerzas represivas bacheletistas agredieron brutalmente a un periodista que reportaba los hechos.

Vale la pena recordar también que a finales de diciembre de 2010, un cable de WikiLeaks hizo público que un documento obtenido de la Embajada de Estados Unidos en Chile fechado el 7 de febrero de 2008 afirmaba que la entonces expresidenta Bachelet había pedido apoyo de inteligencia a Estados Unidos para dar seguimiento a la “radicalización” del conflicto mapuche y sus posibles contactos con “otros grupos terroristas extranjeros”.

Con ello, Bachelet mostraba ya no solo su talante represivo, también permitió constatar su verdadera identificación nacional al estar dispuesta a ceder la soberanía de Chile autorizando al Gobierno de una potencia extranjera a inmiscuirse en los asuntos internos del país, a fin de reprimir a un pueblo que lucha por sus legítimas demandas.

En fechas más cercanas, ya durante su segundo Gobierno, la organización proestadounidense Amnistía Internacional, ante la desfachatez por el desconocimiento del Estado chileno de los derechos humanos, se vio obligada a recomendar al Estado de Chile una serie de políticas en favor del respeto de los derechos humanos.

Precisamente, hicieron mención a la aplicación de la Ley Antiterrorista. En este sentido, la secretaría general de esa organización, Irene Khan, afirmó en 2008 que: “Los pueblos indígenas son muy discriminados y marginados en Chile, y se ven a sí mismos como víctimas de una estrategia económica que está destruyendo su vida y su sustento”.

A este respecto, Hernando Silva, coordinador jurídico del Observatorio Ciudadano, al referirse a la aplicación de esta ley en los gobiernos de la posdictadura dijo que : “La criminalización de la protesta social indígena, que ha sido un fenómeno que surgió principalmente durante el Gobierno de Ricardo Lagos, fue una tónica que se repitió durante el Gobierno de Michelle Bachelet, por cuanto se utilizaron figuras penales excepcionales para desvirtuar los procesos de reivindicación de derechos de las comunidades mapuche”.

El tiempo transcurrió y el olvido se hizo eco del pueblo chileno que reeligió a Bachelet en 2014 para un nuevo período presidencial de cuatro años. Uno de sus planes emblemáticos fue una vez más la represión del pueblo mapuche. Para esto diseñó la denominada Operación Huracán, que configuró acciones nunca antes vistas, ni siquiera en tiempos de la dictadura. La disposición de montajes de operaciones de falsa bandera al más puro estilo del Gobierno colombiano de Álvaro Uribe, que condujo a acusaciones de líderes mapuche para justificar la más brutal represión contra ellos, fue el sello más importante de este segundo Gobierno de Bachelet.

El funcionario que dirigió las operaciones, alto dirigente del partido socialista de Chile, realizó reuniones con autoridades judiciales, policiales, con fiscales y abogados para construir una trama a objeto de criminalizar a los líderes mapuche. En lo más alto de la cúpula de este criminal entramado se encontraba el ministro del interior y la propia presidenta Bachelet, tal como lo denunció Rodrigo Román, abogado de la Defensoría Popular en declaraciones a la Radio de la Universidad de Chile.

Román afirmó que Bachelet no había sido afectada porque estaba protegida por “los ricos, los poderosos y los medios”, recordando además que “una de las ofertas de campaña de Bachelet para llegar al ejecutivo fue la no aplicación de la Ley Antiterrorista”, pero “lejos de no aplicarla, ha invertido cuantiosos recursos para condenar a los peñis [hermanos en mapudungun, la lengua mapuche] sobre conductas terroristas”.

Continuando con su estela de represión, en septiembre de 2016, la lideresa mapuche Juana Calfunao fue condenada a 5 años de cárcel por negarse a aceptar la construcción de un camino que pasaba por su propiedad. Desde hace más de 20 años, la comunidad Juan Paillalef, a la que pertenece la lonko [jefe/a de una comunidad mapuche] mantiene un conflicto con el Estado debido a que se opone a la ruta trazada para tal vía que “dividiría a su comunidad y destruiría espacios sagrados donde se realizan ceremonias y rogativas, y además, su construcción no ha sido consultada de forma previa, libre e informada como lo determina el Convenio 169 de la OIT” según un reporte del portal digital chileno eldesconcierto.cl.

En marzo de 2011, Calfunao encaró a la expresidenta Michelle Bachelet en el Parlamento Europeo en Bruselas por la aplicación de la Ley Antiterrorista.

Bachelet siempre guardó silencio como presidenta y lo sigue haciendo en su nueva función de proteger a los amigos de Estados Unidos desde la ONU, mientras utiliza su cargo para atacar a los que lo adversan, actuando de la manera servil y rastrera que la caracteriza.

Incluso, inmersa en una patología conocida como Síndrome de Estocolmo, se ha encargado de proteger a los militares incursos en la violación de derechos humano durante la dictadura no moviendo un dedo para que fueran eliminadas las cárceles cinco estrellas donde asesinos, violadores y torturadores pasan su maravillosa existencia en condiciones materiales óptimas. Es de suponer que esto también sea parte del acuerdo con el Pentágono, toda vez que hasta Sebastián Piñera, sin haber cambiado mucho, ha tomado medidas en este ámbito.

Así, en el desempeño de su más reciente responsabilidad, Bachelet guarda absoluto silencio frente a las brutales violaciones de derechos humanos de las monarquías árabes aliadas de Estados Unidos, no opina sobre los ataques de Israel al pueblo palestino, no se inmuta ante el desastre humanitario que Arabia Saudí está produciendo en su guerra contra Yemen, tampoco se ha enterado que en Colombia todos los días asesinan activistas sociales, de derechos humanos y desmovilizados de las FARC.

Ha asumido mudez absoluta ante los crímenes del Gobierno de Honduras, no se ha dado cuenta que todos los meses la policía de Estados Unidos asesina a ciudadanos negros solo por esa condición, ni ha hecho mención a la brutal represión y exterminio de migrantes en Estados Unidos y ha emitido una débil voz en la imprescindible condena a la ilegal detención de Lula.

Ella sabe que la sola evocación de cualquiera de esas flagrantes violaciones a los derechos humanos le haría perder su cargo, por eso prefirió asegurarlo al aceptar entregar el informe que Washington hizo sobre Venezuela.

Resulta curioso darse cuenta de que, a diferencia de los otros tres presidentes de su alianza política que le precedieron, los que entregaron el poder a otro miembro de esa coalición, Bachelet en dos ocasiones traspasó el bastón de mando al pinochetismo en nombre de Sebastián Piñera y que, en ambos casos, Estados Unidos le consiguió un puesto en un organismo internacional para asegurarle una huida económicamente provechosa. Uno inocentemente podría preguntarse: ¿para quién trabaja?

Ella ha cumplido su parte y con Venezuela lo ha hecho con creces, con el mismo ímpetu, dedicación y esfuerzo con los que participó en la fundación del Grupo de Lima, creando condiciones nuevamente para justificar una intervención militar en Venezuela. Debe saber que, si ello ocurriera, deberá ser acusada como una criminal de guerra, cómplice del genocidio que sobrevendrá.

Quiero repetirlo, no me interesa el informe que haya hecho Bachelet, no tiene ninguna validez, toda vez que fue elaborado antes de su visita al país, además según dicen los que lo leyeron, no incorporó ninguna de los datos que aportó el Estado venezolano, es decir fue un juicio sin derecho a defensa.

No se trata del informe, incluso si todo lo que ahí se dijera fuera verdad, el problema es si esa oficina posee real autonomía e imparcialidad para hacerlo y si la persona que lo conduce tiene la autoridad ética y moral para dirigirla. Evidentemente, no. En esa medida es que carece de valor el informe que ha hecho. La impronta de su vida política anula la validez del informe.

Ella actuó como lo que es, una persona sin opinión que funciona a favor de quien le paga, nunca ha tenido criterio propio para nada, alejada de cualquier ética o compromiso con la humanidad. Hasta cuando su hijo, funcionario en La Moneda bajo su mandato presidencial, realizó actividades fraudulentas que la justicia está investigando, dijo que no sabía nada. Nunca sabe nada, otros saben por ella, otros piensan por ella.

Estimados lectores y lectoras, cree usted que con semejantes antecedentes, una persona puede hacer un informe de manera imparcial y objetivo sobre algo, sobre cualquier cosa, no solo sobre derechos humanos. Imposible, la deleznable naturaleza de las acciones que ha realizado a lo largo de su vida política la retrata y la desnuda.

Recuerdo cuando en Viena en el año 2006, en el marco de la Cumbre Unión Europea-América Latina, el presidente Chávez se reunió con ella por primera vez, al preguntarle si tras la reunión emergía alguna instrucción para el Gobierno, el comandante solo dijo: “Ella es la hija de mi General Bachelet”. Solo eso es. No le da para nada más.

Sergio Rodríguez Gelfenstein

 Sergio Rodríguez Gelfenstein

FUENTE: https://t.co/lu2gdzJyw9

Muy buena lectura y descripción sobre la expresidenta de Chile Michel Bachelet.  Su trayectoria política no es casual, es así como Estados Unidos construye a sus presidentes lacayos.  Mucha experiencia y muchos presidentes títeres y dictadores así los tuvimos en Bolivia hasta la llegada de uno genuino como Evo Morales.

Y aunque Uds. no lo crean, a nivel local en nuestras ciudades grandes y pequeñas, también funciona así el ascenso al poder de cualquier ‘don nadie’, claro que con otras modificaciones y protagonistas.

Lo importante es conocer aquella información que se nos oculta premeditadamente, saber quienes son los enemigos y esbirros del imperio genocida.

Quizá ahora entiendan un poco que los problemas que tiene Venezuela comienza en el Pentágono, en EEUU. Y también los problemas que ha enfrentado la Bolivia Plurinacional.

Los $10 millones de dólares que se trajo el nuevo candidato títere de la Casa Blanca para las elecciones en Bolivia, no son grátis sin duda. Y C.Mesa ya adelantó que le abrirá las puertas al imperio genocida gringo, coincidencia?

Xel

Julio 7, año 83 DFC

 

 

Read the rest of this entry »

, , , , , , , ,

No Comments

La renta básica siempre ha sido una causa de las mujeres

La renta básica para las mujeres, un tema para el debate, para el cambio, para revolucionar la sociedad boliviana, para promover su empoderamiento en un contexto y sistema económico innegablemente negativo para ellas, podría cambiarlo todo.  Por qué, no?

Personalmente lo catalogaría como una medida de Estado, pues tiene que ver con el futuro de Bolivia, más allá del ‘proceso de cambio’ o del retorno del neoliberalismo.

Xel

Junio 6, año 83 DFC

Por: Natalie Bennett

El animado debate en torno a la renta básica ha solido obviar con demasiada frecuencia un aspecto crucial: las dinámicas de género. En una sociedad fundada sobre diferencias de género, ¿cómo podría afectar una renta básica de forma diferente a hombres y mujeres? ¿Se podría emplear la renta básica como herramienta en la lucha por los derechos de las mujeres? Adoptar una perspectiva feminista en la discusión sobre la renta básica implica un conjunto particular de problemas y virtudes de la propuesta. Natalie Bennett recuerda la larga historia en el siglo XX de la lucha de las mujeres en el Reino Unido por una defensa feminista de la renta básica.

Resulta revelador que, al menos en Reino Unido, las mujeres estuvieran en la vanguardia de las primerizas campañas por una renta básica[1]. Se ha afirmado, con algunos buenos motivos, que Virginia Woolf, al afirmar que las mujeres necesitaban 500 libras al año y un cuarto propio, estaba exponiendo un argumento en favor de la renta básica, cuando no un modelo de esta.

Read the rest of this entry »

, , , , , ,

No Comments

El Robo – película documental sobre la privatización y capitalización en Bolivia

¿Cómo ocurrió este robo? Cuál es el precio de un país? Cómo permitimos que pasara esto?

Para que no vuelvan a cometer semejante ultraje y asalto a nuestro país, es necesario recordar estos hechos históricos, nefastos para nuestro futuro y desarrollo. El daño del robo con fachada de privatización o capitalización asciende en la actualidad a $us 21.000 millones.

Un gran trabajo de recopilación y documentación que sin duda molestará a los ‘amigos de lo ajeno’, esos que viven de la política.

La tarea pendiente es divulgar, discutir, analizar y aprender, para luego decidir.

Xel

Abril 20, año 83 DFC

, , , , , , , , ,

No Comments

Assange fue detenido a pedido de EEUU en la embajada de Ecuador en Londres

Eloy Osvaldo Proaño

El fundador de WikiLeaks, el activista australiano Julian Assange, fue arrestado este jueves en Londres por la policía metropolitana británica, invitada por el embajador ecuatoriano a ingresar en la representación diplomática donde estaba asilado, luego de que Ecuador le quitara la protección, a pedido de Estados Unidos.

Según ha reconocido Scotland Yard, el arresto se ha realizado en respuesta a una petición de extradición de Estados Unidos. Assange, de 47 años de edad, había repetido su temor a ser entregado a Washington, donde puede afrontar la pena de muerte por la difusión en 2010 de cables diplomáticos confidenciales del gobierno estadounidense, documentos filtrados por la soldado Chelsea Manning, condenada a prisión.

En un principio, la policía había informado que la detención respondía a la violación de la fianza impuesta a Assange por las autoridades británicas en junio de 2012, cuando el acusado no se presentó a juez cuando fue requerido. “La policía tenía el deber de ejecutar la orden y fue invitada a la embajada por el embajador después de que el Gobierno le retirase el asilo”, ha indicado Scotland Yard. Más tarde se ha confirmado que responde a una petición de EEUU.

Assange, de 47 años fue trasladado a una comisaría, en el centro de Londres donde permanecerá hasta que comparezca ante la Corte de Magistrados de Westiminster “cuanto antes”, agregó el comunicado de la policía.

“Casi siete años después de entrar en la embajada ecuatoriana, puedo confirmar que Julian Assange está ahora bajo custodia policial y se enfrenta a la justicia en Reino Unido”, ha señalado el ministro del Interior británico, Sajid Javid. “Me gustaría agradecer a Ecuador por su cooperación y a la Policía Metropolitana por su profesionalidad”, ha añadido. “Nadie está por encima de la ley”, sostuvo en su Twitter.

Según Scotland Yard, los agentes tenían “la obligación de ejecutar la orden” de detención y “han sido invitados a entrar en la embajada por el embajadordespués de que el Gobierno ecuatoriano le haya retirado el asilo”.

Imágenes de televisión mostraron como agentes de la policía de Londres sacaban a Assange, forcejeando y gritando “resistir”. Lucía una larga barba blanca, y fue desalojado a rastras del edificio de la embajada ecuatoriana, situada en el elegante barrio londinense de Knightsbridge, donde había entrado el 19 de junio de 2012 para escapar a una extradición a Suecia cuyas bases acabaron siendo desestimadas.

El gobierno ecuatoriano monta su show

Coincidentemente, Ecuador ha suspendido la nacionalidad ecuatoriana que le fue concedida a Assange a finales de 2017 por considerar que se produjeron irregularidades en su concesión, según notificó el ministro de Exteriores José Valencia,

Por su parte, la ministra del Interior, María Paula Romo, aseguró este jueves en la sede presidencial ecuatoriana, que hay dos hackers rusos y una persona vinculada a WikiLeaks que están inmiscuidas en intervención de política interna de otros países, y de desestabilización en Ecuador. Dijo Romo, en las últimas semanas hay “intromisiones de Assange y su organización aliada en asuntos de política interna del Ecuador”

“Desde hace varios años vive en el Ecuador uno de los miembros clave de WikiLeaks, y persona cercana a Julian Assange. Tenemos evidencia suficiente de que ha estado colaborando con intentos de desestabilización en contra del Gobierno. Ha viajado a otros países junto a Ricardo Patiño, el canciller de la República cuando se otorgó el asilo: dos veces a Perú y también a España. La última pista la tuvimos a fines de febrero del 2019, cuando viajaron con diferencia de un día a Venezuela”, agregó Romo

“No vamos a permitir que Ecuador se convierta en un centro de piratería informática y no podemos permitir que actividades ilegales se desarrollen en el país ya sea para perjudicar a ciudadanos ecuatorianos o de otros países, o a cualquier gobierno”, dijo.

El origen de la reclusión

En 2010, la Fiscalía de Suecia ordenó la detención de Assange, acusado de violación y abuso sexual, y emitió una orden europea de detención. Reino Unido aceptó extraditarle y Assange entonces pidió asilo en la embajada de Ecuador. Una abogada del equipo legal de Assange, Jen Robinson, señaló que la orden estadounidense fue emitida en diciembre de 2017 por conspiración con Chelsea Manning.

Aunque Estados Unidos nunca ha anunciado públicamente un proceso contra Assange, documentos revelados en noviembre de 2018 sugieren que existe un proceso zecreto en su contra. El entonces fiscal general adjunto de EEUU, Kellen S. Dwyer instó en un escrito a un juez a mantener en secreto el caso de Assange “debido a la sofisticación del acusado y la publicidad que le rodea”

No queda claro qué se le imputaría a Assange, aunque en el pasado Estados Unidos estudió posibles cargos por conspiración, robo de propiedad gubernamental o violación de la Ley de Espionaje por la gran filtración de Wikileaks en 2010.

Españoles espiaron a Assange en la embajada

Un día antes de su detención, el portal WikiLeaks denunció en Londres el descubrimiento de lo que considera “una enorme operación de espionaje” a Julian Assange dentro de la Embajada de Ecuador en la capital británica. Entre la información sustraída, se encuentra una nota sobre la estrategia de defensa de Assange escrita por uno de sus abogados.

El editor jefe de WikiLeaks, el periodista islandés Kristinn Harfnsson, señaló que gran parte del material procede de las cámaras instaladas en el interior de la sede diplomática, en una “invasión total de la intimidad del señor Assange”. “Desde que Lenín Moreno llegó al poder, Julian Assange ha vivido en una situación como del Show de Truman”, ha dicho Harfnsson.

El editor dijo que tuvo conocimiento de esta trama por una petición de dinero por parte de un grupo de ciudadanos españoles que tenían en su posesión una “enorme cantidad de documentos”, incluyendo, además de las grabaciones de las cámaras, “cientos de fotografías” y de documentos. Harfnsson indicó que quienes tenían en sus manos la documentación les pidieron dinero por disponer de ellos, por lo que han puesto el caso en manos de la policía española y, según ha afirmado, se ha abierto una investigación por extorsión.

Aitor Martínez, el abogado de la carpeta con la estrategia de defensa, afirmó que se trata de documentación usada por él el pasado 12 de diciembre ante un tribunal ecuatoriano. Martínez  y Assange asistieron por videoconferencia a una vista en el proceso en el que el fundador de WikiLeaks pedía revertir el protocolo especial que se le aplica en Londres desde el año pasado, y que le cercernaba su acceso a Internet y el teléfono. Según el abogado, las imágenes capturadas por los extorsionadores se tomaron durante un receso de la vista en la que él dejó sin vigilar su carpeta en una sala de la embajada.

¿Cipayismo?

“Solicité a Gran Bretaña la garantía de que el señor Assange no sería entregado en extradición a ningún país en el que pueda sufrir torturas o pena de muerte”, dijo Moreno en un video divulgado en las redes sociales, donde agregó que “el gobierno británico lo ha confirmado por escrito, en cumplimiento de sus propias normas”.

Ecuador decidió “soberanamente” finalizar el asilo diplomático al fundador de WikiLeaks Julian Assange por “violar reiteradamente convenciones internacionales y protocolo de convivencia”, aseguró en Twitter Lenín Moreno, obviamente siguiendo los dictados de Washington.

La plataforma de difusión de documentos secretos WikiLeaks, que llevaba días advirtiendo que Moreno se disponía a retirar a Assange la protección diplomática que le dio hace casi siete años su predecesor Rafael Correa, denunció inmediatamente la decisión de Quito como “ilegal” y “en violación del derecho internacional”.

“Lenín Moreno, nefasto presidente del Ecuador, ha demostrado su miseria humana al mundo, entregando a Julián Assange -no solo asilado, sino también ciudadano ecuatoriano- a la policía británica”, tuiteó por su parte Correa, que ahora vive asilado en Bélgica. “Moreno es un corrupto, pero lo que ha hecho es un crimen que la humanidad jamás olvidará”, señaló desde Bélgica.

“El traidor más grande de la historia ecuatoriana y latinoamericana, Lenín Moreno, permitió que la policía británica entre a nuestra embajada en Londres para arrestar a Assange”, lamentó Correa. Moreno “ha demostrado su miseria humana al mundo, entregando a Julián Assange -no solo asilado, sino también ciudadano ecuatoriano- a la policía británica”, algo que pone su vida “en riesgo” y “humilla al Ecuador”.

Correa ironizó sobre la llamada “decisión soberana” a la que aludió Moreno:”Bonita etiqueta para la traición, la entrada de policía extranjera” en la embajada ecuatoriana de Londres y “la entrega de un ciudadano ecuatoriano”, aclaró.

El exconsultor de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA), Edward Snowden, autoridades de diversos países, expresaron su solidaridad con Assange. “Es un día sombrío para la libertad de prensa”, lamentó Snowden. El líder de WikiLeaks estaba refugiado en la embajada de Ecuador desde hace siete años.

Edward Snowden, autor de una filtración de más de un millón de documentos que destaparon una operación de espionaje masivo orquestada por EEUU, ha criticado la detención de Assange. “Acabará en los libros de historia. Puede que los críticos de Assange lo celebren, pero es un momento oscuro para la libertad de prensa”, dijo.

“Las imágenes del embajador de Ecuador invitando a la policía secreta a ingresar en la embajada para arrastrar afuera a un editor -que guste o no- de material periodístico terminará en los libros de historia. Los críticos de Assange pueden celebrar, pero es un día sombrío para la libertad de prensa”, sostuvo Snowden.

Por su parte, Rusia acusó a las autoridades británicas de “estrangular la libertad” al arrestar al fundador de WikiLeaks. “La mano de la ‘democracia’ estrangula la libertad”, remarcó apenas se conoció la noticia la portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zajárova. “Esperamos que todos sus derechos sean respetados”, declaró también el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

Desprecio al derecho de asilo

Tanto el Presidente Lenín Moreno como el canciller José Valencia, pasarán a ser de los más despreciables de América Latina, tras la expulsión de Julian Assange de la embajada de Ecuador en Londres, enfatizó Kintto Lucas, exvicecanciller ecuatoriano,

Para Lucas este caso le permite a Washington decirle al mundo entero, que nadie puede atreverse a denunciar sus atrocidades, tal cual lo hizo Wikileaks. En ese aspecto el exvicecanciller mencionó que si bien Assange no será condenado a pena capital en EEUU, bien puede recibir una condena de 30 a 40 años o una cadena perpetua.

El exvicecanciller recordó que el asilo es un derecho reconocido a nivel internacional como un tema sagrado, incluso por las dictaduras, “porque si no fuese así, tanta gente sería asesinada y perseguida”, y ejemplificó con la dictadura de Uruguay que secuestró y asesinó a cientos de personas, pero que jamás se atrevió a ingresar a las embajadas a sacar a un asilado.

“Si las dictaduras respetaban los asilos, entonces imagínense el nivel al qué llega Lenín Moreno (…) Es difícil buscar adjetivos para decir lo que es este gobierno. Es el desprecio internacional el que demostrará lo que han hecho él y (el canciller) Valencia”

Lucas lamentó que la ciudadanía haya votado por un candidato y elegido a otro, al igual que por un plan de trabajo y se esté impulsado otro, pues todas las acciones del régimen dan cuenta del entreguismo y la persecución, afirma.

“Ya veíamos lo que estaba ocurriendo, pero pasar a ser el Gobierno que entregó a quien denunció las barbaridades de EEUU a nivel mundial es realmente un logro que es difícil de imaginarse”. Más allá de quedar bien con Estados Unidos, “será evidente el desprecio que Ecuador reciba a nivel internacional”, señaló Lucas.

“Ya se escucha el desprecio de la política internacional, de la cultura y los sectores que tratan de luchar por los derechos humanos (…) Éste pasará a ser uno de los gobiernos más cuestionados y despreciables a nivel internacional en la historia de Ecuador y América Latina”

“Pero Moreno y Valencia son tan chiquitos como figura y poca cosa, que realmente les importa poco que Assange pueda terminar en la cárcel cumpliendo una condena de ese tipo”, concluyó.

Analista e investigador ecuatoriano, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

FUENTE: http://estrategia.la/2019/04/11/assange-fue-detenido-a-pedido-de-eeuu-en-la-embajada-de-ecuador-en-londres/

(el comentario lo subí como un nuevo post, era necesario)

Xel

(Abril 12, año 83 DFC)

, , , , , , ,

No Comments

Rap para Venezuela (video)


RAP PARA VENEZUELA – Daniel Devita (Doble D)

, , , , , , , ,

No Comments

El neoimperialismo y las guerras en 3D: el caso Venezuela

Por: Noel Alejandro Nápoles González 

Las mentiras, hijo mío, se descubren enseguida,

porque las hay de dos clases: las mentiras que tienen

las piernas cortas y las mentiras que tienen la nariz larga…

Carlo Collodi, Pinocho

Lo que sucede hoy en Venezuela reclama la actualización de la teoría sobre el imperialismo. El libro de Lenin ha sido desbordado por la historia. El hecho es que, desde mediados del siglo XX, la base económica del imperialismo ha mutado y en consecuencia ha surgido una superestructura que la refleja y la refuerza. Este es un tema que he abordado en ocasiones anteriores[i] y que ahora solo tomo como punto de partida.

Estamos ante un imperialismo de nuevo tipo, que incluye al anterior pero lo supera en complejidad. Este neoimperialismo se caracteriza, a grandes rasgos, por lo siguiente:

1. El capital global y la globalización capitalista. El vertiginoso desarrollo de los medios de comunicación, desde el inicio del siglo XX, potenció el rol del capital comercial, el cual, poco a poco, se fue articulando con el capital financiero (fusión del bancario con el industrial) hasta crear el capital global con su respectiva oligarquía. Esta unión de las tres formas del capital en un solo haz es la base de la globalización capitalista.

2. Los monopolios de la información y la hegemonía. La posibilidad real de manipular no solo la oferta sino la demanda, determina el protagonismo, entre los monopolios tradicionales, de los monopolios de la información. Estos informan noticias que deforman la realidad, con el objetivo de conformar una opinión pública incapaz de reformarla y mucho menos de transformarla. La misión política de los monopolios de la información es fabricar el consenso a favor del capital, es decir, convertir su dictadura en hegemonía.

3. La exportación de ideas y el empirismo comunicativo. A la exportación de mercancías y capitales se le ha sumado la exportación de ideas. Para ello se traza una política mediática que refuerza mensajes que hacen hincapié en los sentidos y la comunicación, en detrimento de la razón y la práctica. Este empirismo comunicativo, capaz de convertir a las personas en receptores pasivos de información,  constituye el complemento ideal de la exportación de modelos ideológicos.

4. El reparto cultural del mundo y las guerras en 3D. El reparto del mundo no solo es económico y territorial sino, sobre todo, cultural. Su axioma es elemental: quien controla las mentes domina los territorios y los mercados. En consecuencia, las guerras se hacen en tres dimensiones, es decir, se dirigen hacia el control de zonas estratégicas, la explotación de recursos naturales y el derribo de obstáculos ideológicos que frenen lo anterior. Todas las guerras imperialistas de la historia han apelado a un pretexto; lo nuevo en este caso es la posibilidad real que tienen los monopolios de la información de engañar a la opinión pública.

Dicho de una vez, el  neoimperialismo es la época del capital global, en la que los monopolios de la información exportan su ideología y se reparten el mundo culturalmente, mediante el empirismo comunicativo y las guerras en 3D, con el fin de garantizar la hegemonía y la globalización del capital a escala planetaria. Solo hay que tener en claro una cosa: el neoimperialismo, no por  nuevo, deja de ser imperialismo. Es solo un nivel de mayor complejidad, el cual exige un enfoque integral.

Lo que sucede hoy en la República Bolivariana de Venezuela es un ejemplo típico de guerra en 3D. Pero pongamos el texto en su contexto para evitar pretextos.

La cruzada contra el terrorismo iniciada por la administración Bush en 2001 tuvo como justificación los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono, que fueron el pie forzado para la cacería de Al Qaeda. Luego vinieron las guerras contra Afganistán, Irak, Libia y Siria, así como la escalada contra Irán, cada una según un pretexto particular: ocultar a Bin Laden, poseer armas de destrucción masiva, producir armas nucleares, etcétera. Esta cruzada fue una guerra neoimperialista porque no solo pretendía controlar una zona estratégica y sus recursos petroleros, como se ha dicho una y otra vez, sino sobre todo derribar la Gran Muralla del Islam, que frena la penetración cultural de Occidente en el mundo musulmán. Esto se hizo particularmente evidente en el caso de Irak, donde no por casualidad se destruyeron y saquearon bibliotecas, museos y sitios arqueológicos: había que destruir un símbolo, desmontar la cuna de la civilización occidental, terminar en Bagdad la historia que empezó en Súmer.  La guerra en 3D persigue, a corto plazo, un lugar; a mediano plazo, un recurso; a largo plazo, una idea. Tal es el esquema.

Mientras los gobiernos norteamericanos de turno se concentraban en el Oriente Medio, la izquierda fue ganando terreno en América Latina. Nada más que se levantó un poco la bota norteamericana, y los pueblos latinoamericanos, como si fuese su tendencia natural, giraron a la izquierda. Fue entonces que surgieron y empezaron a consolidarse procesos populares como el de Chávez en Venezuela, el de Correa en Ecuador, el de Evo en Bolivia, el de Mujica en Uruguay, el de Néstor y Cristina Kirchner en Argentina, el de Lula y Dilma en Brasil y el de Daniel Ortega en Nicaragua. Hubo intentos de subversión contra Chávez y Correa, más un golpe de Estado a Zelaya en Honduras, es cierto; no obstante, la tendencia histórica estaba a su favor.

Pero a finales del gobierno de Obama, y sobre todo desde que apareció la administración Trump, se ha venido desplazando el centro del interés norteamericano nuevamente del Oriente Medio a América Latina. A consecuencia de ello, el panorama ha ido cambiando. En casi todos estos países se ha producido un viraje a la derecha o se han creado crisis que han puesto en jaque a los gobiernos de izquierda. Hemos tenido de todo: traiciones al más alto nivel, como la del ecuatoriano Lenín Moreno y la del uruguayo Luis Almagro en la OEA; muertes dolorosas, como la de Chávez y la de Fidel; golpes de Estado legales, como el aplicado a Dilma, y encarcelamientos, como el de Lula en Brasil; votaciones populares a favor de la ultraderecha, como en Brasil y Argentina; persecuciones contra expresidentes, como sucede con Cristina y Correa; manifestaciones agresivas, como las de Nicaragua; y se han ensayado todas las técnicas de subversión contra la revolución bolivariana que lidera el presidente constitucional Nicolás Maduro.

La arremetida actual contra Venezuela tiene todas las coordenadas de una guerra en 3D. Para el neoimperialismo norteamericano esta guerra es necesaria porque Venezuela posee enormes reservas petroleras certificadas, funciona como pivote entre la América del Sur y el Caribe, y sobre todo ha liderado la izquierda latinoamericana en las últimas décadas. Lo otro es hacerla posible a partir de la creación de cuatro crisis escalonadas:

1. Se confiscan las propiedades de PDVSA en EE. UU. y se bloquean las cuentas bancarias del Estado en terceros países, con el objetivo de desatar una crisis económica.

2. Una vez que esta situación impacta al pueblo venezolano, se produce una crisis social que el propio gobierno bolivariano debe afrontar.

3. Dicha crisis es magnificada por los medios de comunicación y se activa la matriz de opinión de que existe una “crisis humanitaria” en Venezuela.

4. Se apela a organismos internacionales como la OEA y la ONU para justificar una invasión y crear una crisis militar, que permita derrocar a Maduro.

Pero, además, aquí están todos los ingredientes del neoimperialismo. El capital global es un iceberg que apenas deja ver la cara del multimillonario inglés Richard Branson, organizador del concierto de música en la frontera de Colombia y Venezuela. A través de él, los grandes monopolios de la información tratan de fabricar un consenso contra la Revolución bolivariana, apelando a un show que involucra a cantantes de habla hispana que arrastran multitudes. La necesidad militar se disfraza de placer musical. Es lo que un periodista cubano llamó certeramente “complejo militar-musical”.

Sin embargo, todo el montaje, toda la hegemonía construida, se les derrumba en treinta segundos, cuando la española Arantxa Tirado publica en la web las imágenes de un establecimiento de McDonald´s, en Caracas, donde la gente merienda en paz. Entonces, el neoimperialismo se quita la careta y aparece el verdadero rostro de la  dictadura, persiguiendo con saña a la española que osó retar su poder omnímodo.

Hay ciertos corolarios en todo esto que debiéramos aprender de memoria:

1. La primera línea de combate hoy es el ciberespacio. Recuérdese lo que Lula le confesó a Frei Betto, acerca de que no habían sabido manejar la web tan bien como la derecha brasileña. Solo una izquierda diestra en internet puede contrapesar a la siniestra derecha.

2. El neoimperialismo, en gesto biónico, imita a la  naturaleza, que convierte la necesidad de preservar la especie en el placer del sexo. Esa es la base de su hegemonía.

3. No basta con decir la verdad, hay que saberla decir con ciencia y con arte, hacerla profunda y amplia, pero también disfrutable.[ii]

4. Si la escuela de hoy no enfatiza en obtener el conocimiento a partir de la práctica y la razón, estaremos contribuyendo a crear receptores pasivos de información, víctimas de la estrategia mediática, que explota los sentidos y la comunicación.

5. Un pueblo incapaz de razonar su práctica histórica es vulnerable a la manipulación de los medios.

6. La principal zona de combate no es la trinchera ni el congreso, es la familia. Es en ella donde se ganan o se pierden los debates decisivos.

7. Las fake news son true lies. La propaganda neoimperialista es una mentira construida a base de noticias falsas, pero funciona.

8. La izquierda necesita un mecanismo de contrapropaganda ágil, inteligente, capaz de desmontar falsedades. La verdad ha de ser, no solo más viril, sino también más viral que la mentira.

9. Los medios temen a la razón y a la práctica porque saben, por experiencia histórica, que la revolución es el arma más poderosa de la verdad y que la verdad sigue siendo el alma indiscutible de toda revolución.

 

Notas:

[i] Véase “El neoimperialismo. Del libro de Lenin a la  espiral de Tatlin” (tres partes), en La Jiribilla, no. 849

[ii] A propósito existe un texto ejemplar de Bertolt Brecht titulado “Cinco dificultades para decir la verdad”.

FUENTE: http://www.pensandoamericas.com/el-neoimperialismo-y-las-guerras-en-3d-el-caso-venezuela

, , , , , , , ,

No Comments

Un PROSUR para la desintegración regional

La creación del Foro para el Progreso de América del Sur (PROSUR) fue anunciada por Iván Duque el 14 de enero, 11 días antes de que comenzara la ofensiva contra Venezuela. Pero no fue hasta el pasado 22 de marzo cuando se llevó a cabo la cumbre en Santiago de Chile que se institucionalizó la nueva instancia internacional cuyo objetivo es ser la alternativa a la UNASUR.

La Declaración Presidencial sobre la Renovación y el Fortalecimiento de la Integración de América del Sur, también conocida como Declaración de Santiago, que crea PROSUR, fue firmada por los presidentes de Argentina, Mauricio Macri; Brasil, Jair Bolsonaro; Chile, Sebastián Piñera, Colombia; Iván Duque; Ecuador, Lenín Moreno; Paraguay, Mario Abdo Benítez, y Perú, Martín Vizcarra; a quienes se sumó el embajador de Guyana en Chile, George Talbot. De los países firmantes, Chile sostendrá la Presidencia pro tempore durante los próximos 12 meses y, luego, será Paraguay el país que la ostentará.

Si bien no estuvieron representados por sus presidentes, Bolivia, Surinam y Uruguay participaron como observadores en las conversaciones que dieron lugar a la Declaración, aunque se abstuvieron de rubricar el acta. Al respecto, el vicecanciller de Uruguay, Ariel Bergamino mencionó: “no concebimos ningún ámbito de integración con exclusiones de ningún tipo; un ámbito de integración con exclusiones no integra, es contrario a su propia naturaleza”.[1]

Los fundadores del recién nacido foro provienen del Grupo de Lima y, como tal, heredan el objetivo de continuar impulsando una política de bloques en la región, que buscan institucionalizar a través de esta nueva instancia, y que, en definitiva, sigue la línea intervencionista que se viene promoviendo desde la Casa Blanca y que ha sido alentada en los meses pasados por los gobiernos de la derecha regional.

Así, el foro deja fuera a Venezuela bajo el supuesto de que el actual Gobierno no ostenta los requisitos esenciales[2] para participar del mismo, si bien –paradójicamente– invita a participar al autoproclamado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó (quien finalmente no fue a la cumbre). Esto hace evidente que, contrario a lo que se indica en su acta de constitución,[3] la propuesta refleja una identidad ideológica excluyente que busca ahondar las diferencias entre los países suramericanos.

Después de abandonar en bloque la UNASUR –una decisión que fue discutida en el marco de la VIII Cumbre de las Américas, celebrada en Lima entre el 13 y 14 de abril– los países del Grupo de Lima desarrollaron todo un andamiaje discursivo orientado a defenestrar la labor de este organismo, calificándolo de ineficaz en su función de coordinación intergubernamental. Por ello, la creación de PROSUR se erige bajo el presupuesto de la “infectividad” de la UNASUR para continuar siendo espacio de diálogo en la región. Sin embargo, en su argumentario, los creadores de la PROSUR obvian los logros de la UNASUR como garante, desde 2011[4], de la integración, diálogo y solidaridad regional, lejos de la geopolítica estadounidense, entre otros:

  • Controlar las amenazas a la democracia en varios países de la región. Destacan las misiones electorales y cooperación técnica entre organismos electorales haciendo respetar la voluntad de los pueblos de la región.
  • Dirimir la tensión entre la Colombia y Venezuela, durante los gobiernos de Álvaro Uribe y Hugo Chávez.
  • Construir progresivamente de una visión compartida en materia de defensa regional.
  • Crear un centro regional de solución de controversias en materia de inversiones y libre movilidad humana en la región. Potenciar el desarrollo en materia de integración energética, ferroviaria y de telecomunicaciones.
  • Buscar consensos en el marco del Consejo Sudamericano de Lucha contra el Problema Mundial de las Drogas, logrando una posición regional ante la Conferencia de Naciones Unidas sobre drogas en el 2016 (UNGASS).
  • Implementar proyectos para la puesta en marcha de un banco de precios de medicamentos y el mapeo de las capacidades regionales para la producción de medicinas.
  • Desarrollar un sistema de Información Geográfica, como herramienta de georreferenciación para orientar la planificación y la gestión de la integración física en Suramérica, a través de información digital estandarizada a nivel continental.
  • Crear la Agenda de Proyectos Prioritarios de Infraestructura (API).[5]

Consecuencias inmediatas

En tanto el avance de PROSUR va en detrimento de UNASUR, cabe mencionar algunas implicaciones inmediatas que podría tener la desactivación del organismo creado hace más de una década y que han sido identificadas por su exsecretario general, Ernesto Samper:[6]

  • El trámite de retiro de algunos países de la UNASUR se encuentra regulado y se deben respetar los tiempos pactados para adelantar el proceso, honrar los compromisos financieros pendientes y cumplir las normas constitucionales de cada Estado, que obligan a someter a los órganos legislativos a la denuncia del Tratado Constitutivo de UNASUR para poder concretar el abandono de la entidad.
  • El retiro de UNASUR supone el abandono de derechos como los permisos temporales de trabajo que hoy benefician a más de tres millones de trabajadores, la utilización de los documentos nacionales de identidad, como pasaportes, o los descuentos de valor de medicinas y vacunas, obtenidos por el Instituto Suramericano de Gobierno en Salud, ISAGS.
  • La salida de la UNASUR implica la renuncia al trabajo concertado y acumulado durante más de diez años y se traduce en las agendas sectoriales en materia electoral, de salud, educación, infraestructura, lucha contra el crimen organizado, cultura y defensa.

Cambios en la geopolítica regional

La creación de PROSUR instala una mayor crisis de institucionalidad internacional en la región. Con una OEA que carece de legitimidad, la mayoría de los países que integran PROSUR abandonaron UNASUR, mientras CELAC ha quedado, por el momento, debilitada.

El Grupo de Lima, sin consenso y prácticamente desaparecido, da paso a PROSUR, el cual tampoco tiene consenso, y su principal objetivo, declarado por Duque, es sacar a Nicolás Maduro de Venezuela, pero respetando la soberanía de las naciones sudamericanas.[7] Argentina, Chile, Colombia, Brasil, Ecuador, Perú y Paraguay han modificado sus relaciones en los últimos años (salvo Colombia que tiene una relación histórica estrecha con EE. UU.), acercándose más a las directrices de EE. UU. en esquemas de seguridad, lucha contra el narcotráfico y acuerdos bilaterales.

La mayoría de los países que integran PROSUR tiene también en común una crisis de legitimidad en sus respectivos países.[8] Viendo en conjunto el panorama regional, PROSUR puede entenderse en varios sentidos: reordenamiento geopolítico de la región, con gobiernos de derecha desactivando un proyecto de integración como UNASUR. Venezuela en este sentido, no sólo es un país estratégico por sus recursos naturales como petróleo, gas, oro y coltán, sino que es un país que propuso una geopolítica distinta a la de EE. UU., con esquemas de integración más allá de lo comercial, y es pieza clave en la estrategia estadounidense de convertir a la región en un espacio ideal para las inversiones de sus empresas, pero también para poner un alto a la presencia china[9] y rusa en la región.

En este sentido, aunque a priori la intención de PROSUR es ser un organismo flexible con una estructura liviana y no costosa,[10] no descarta la creación de una estructura burocrática, la cual intente revitalizar al ALCA como esquema de integración sudamericana que vuelva a mirar más al Norte, concretamente, a los intereses empresariales estadounidenses.

En definitiva, PROSUR es un tipo distinto de integración que va más allá de un simple foro; implica un reordenamiento geopolítico de la región y de largo alcance en temas de infraestructura, exportación de recursos estratégicos, apertura energética, acuerdos de libre comercio e inversión y seguridad. En este sentido, es clave que EE. UU. ya cuente con acuerdos comerciales bilaterales con varios de los miembros de PROSUR.

No obstante, también hay que destacar que, en la medida en que no es un foro de alto nivel y que no cuenta ni con el trabajo conjunto de los gobiernos y de las diplomacias de los distintos países de la región[11], carece de bases tan sólidas como las de UNASUR. Además, replica la falta de consenso que llevó al Grupo de Lima a apagarse paulatinamente, toda vez que no logró conseguir el apoyo de México, Uruguay, y tampoco de Bolivia.

En este sentido, el crecimiento de PROSUR podría ser bastante limitado, en tanto que Panamá y México son miembros observadores de la UNASUR, y uno de los presidentes más poderosos de la región, Andrés Manuel López Obrador, desconoce el avance intervencionista que se ha iniciado en contra de Venezuela de la mano del Grupo de Lima.

Por otra parte, la Comunidad del Caribe (CARICOM) ha mantenido una posición independiente sobre Venezuela, influenciada por la preocupación ante una posible intervención militar externa. Por ello sería difícil que se sumara a las prerrogativas de PROSUR, abiertamente hostiles a Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Finalmente, detrás de la creación de PROSUR está el último intento del Gobierno estadounidense de avanzar en el programa imperialista, vía la destrucción de las instituciones integradoras de bloques regionales que no le son afines. Un objetivo que queda formulado en la Doctrina Monroe (1823) y su sucedáneo, el Panamericanismo (1885-1889), y que con ahínco intenta rescatar el presidente Donald Trump, avanzando en una carrera incansable por lograr aquello que William H. Taft enunció en 1912: apropiarse del hemisferio en virtud de su supuesta superioridad.[12]

 

 

[1] https://www.alainet.org/es/articulo/198824

[2] “5. Que los requisitos esenciales para participar en este espacio serán la plena vigencia de la democracia, de los respectivos órdenes constitucionales, el respeto del principio de separación de los Poderes del Estado, y la promoción, protección, respeto y garantía de los derechos humanos y las libertades fundamentales, así como la soberanía e integridad territorial de los Estados, con respeto al derecho internacional”.

[3] “1. Nuestra voluntad de construir y consolidar un espacio regional de coordinación y cooperación, sin exclusiones, para avanzar hacia una integración más efectiva que nos permita contribuir al crecimiento, progreso y desarrollo de los países de América del Sur”.

[4] Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) se creó en 2008 y comenzó a funcionar en 2011, conformada por 11 de los 12 países que conforman la región.

[5] https://www.cancilleria.gob.ec/unasur-avances/

[6]https://twitter.com/ernestosamperp/status/1108882344927207424/photo/1?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1108882344927207424&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.france24.com%2Fes%2F20190322-prosur-unasur-chile-pinera-duque

[7] https://www.afp.com/es/noticias/17/sudamerica-lanza-prosur-nuevo-bloque-regional-que-excluye-venezuela-doc-1ey2nb5

[8] https://www.celag.org/la-desaprobacion-derecha-america-latina/

[9] https://www.celag.org/ascenso-china-impacto-america-latina/

[10] “3. Que este espacio deberá ser implementado gradualmente, tener una estructura flexible, liviana, no costosa, con reglas de funcionamiento claras y con un mecanismo ágil de toma de decisiones que permita avanzar a Suramérica en entendimientos y programas concretos de integración en función de los intereses comunes de los Estados y de acuerdo a sus propias realidades nacionales”.

[11] https://www.pagina12.com.ar/182631-prosur-un-error-estrategico-que-costara-reparar

[12] “The day is not far distant when three Stars and Stripes at three equidistant points will mark our territory: one at the North Pole, another at the Panama Canal, and the third at the South Pole. The whole hemisphere will be ours in fact as, by virtue of our superiority of race, it already is ours morally” Jenny Pearce, Under the Eagle, Boston: South End Press, 1982, p.17.

FUENTE: https://www.celag.org/un-prosur-para-la-desintegracion-regional/

, , , , , , ,

No Comments

Cómo estaría Bolivia sin la injerenCIA de EEUU? Que pasó en Panamá?


En solo 13 años y con un gobierno digno y soberano, lejos de la injerenCIA de los EEUU, ha quedado más que demostrado que se puede crecer pero no como Panamá. Los cambios en Bolivia son más profundos y sus datos de crecimiento en todos los rubros son mas igualitarios, esto a pesar del contexto regional (Argentina, Brasil) donde la crisis económica traspasa las fronteras y nos afecta.

No se necesita ser un genio para saber que hoy seríamos toda una potencia regional si EEUU nunca habría metido sus garras injerencistas en nuestro país.
Xel
(Marzo 04, año 83 DFC)

, , , , , , , ,

No Comments

El tenebroso Currículum de Guaidó el “Autoproclamado”

Desde que un completo desconocido venezolano se autoproclamara como presidente, siempre nos preguntamos: de donde salió?  Pues aqui encontramos y compartimos esa información.

, , , , , , ,

No Comments