Archive for category Lucha contra la Corrupción

La derecha latinoamericana se corroe

Por Emir Sader

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. (Imagen: EFE)

El retorno eufórico de la derecha a los gobiernos latinoamericanos produjo la derrota espectacular de Mauricio Macri, el estado de excepción de Lenín Moreno en Ecuador para intentar contener la ira popular en contra de su paquete neoliberal y la proyección de Bolsonaro como el más ridículo y grotesco jefe de Estado del mundo. Esos eran los personajes que iban supuestamente a sanear las finanzas públicas, recuperar el prestigio internacional de nuestros países, terminar con la corrupción, superar a los gobiernos populistas y lograr estabilidad, desarrollo y bienestar social.

Han pasado pocos años, no muchos meses, para que los heroicos personajes de la restauración neoliberal sean personajes ridiculizados –Macri, Lenín Moreno, Bolsonaro. ¿Quién da algo por ellos? Quien cree que Macri va a dar vuelta las elecciones argentinas? Quién cree que Moreno va a lograr salir indemne de la crisis ecuatoriana actual? Quién cree que Bolsonaro es el futuro de Brasil?

La derecha llegó al poder en países que habían vuelto a crecer, habían disminuido la desigualdad y tenían buenas relaciones de cooperación con sus vecinos. Países que lograron estabilidad política, convivencia pacífica y democrática entre las fuerzas políticas, sociales y culturales, con un Estado garante de los derechos de todos.

Basta mirar cuál es la situación de países como Argentina, Brasil y Ecuador, entregados a la recesión, al desempleo, a la miseria, a la pérdida de apoyo y de legitimidad de sus gobiernos. La derecha ha hecho todos sus esfuerzos, legales e ilegales, para frenar a los gobiernos de izquierda y volver a la presidencia de esos países.

Lo que era Ecuador de Rafael Correa y lo que se ha vuelto en manos de alguien elegido en base al éxito de aquél, para luego traicionar todo para lo que fue elegido, hacer lo que la derecha planteaba y tirar al pais al borde del caos, con ocupación militar de las calles de Ecuador!

Lo que era Brasil de Lula, país respetado a escala mundial, con un presidente que ha dejado su mandato con el 80 por ciento de referencias negativas en los medios, pero con el 87 por ciento de apoyo de la población. Brasil crecía y distribuía renta, saliendo del Mapa del hambre. Y lo que es en manos de un presidente que nadie respeta, que ha tirado el país a la miseria y a la violencia desenfrenada.

Néstor y Cristina rescataron a Argentina de la peor crisis de su historia, logrando que el país vuelva a desarrollarse y a generar empleos. Lograron superar el endeudamiento con el FMI y que el país vuelva a ser respetado en el mundo. En comparaciín con el país que Macri no tiene vergüenza de entregar de vuelta a las fuerzas democráticas, un país que cumple tres años de estanflación, con el pueblo sufriendo miseria y hambre.

Pero hay una lógica en la locura de lo que la derecha hace en esos países y quiere hacer en otros. Su rol es, antes que nada, buscar quitar legitimidad y apoyo popular a los liderazgos populares más importantes que esos países han tenido. Esos líderes han sido transformados en los principales enemigos de las oligarquías locales y de la política norteamericana, porque con sus politicas han conquistado la confianza de sus pueblos y el prestigio internacional, privilegiando los procesos de integración regional y no los tratado de libre comercio con EE.UU.

En segundo lugar, buscaron sustituir políticas económicas que han privilegiado el desarrollo del mercado interno con el retorno de las políticas de ajuste fiscal, que promueven los intereses del capital financiero. Retoman el modelo neoliberal, vigente en el capitalismo mundial, a pesar de que ha llevado a las grandes potencias a una profunda y prolongada recesión. Sacar el modelo antineoliberal es terminar con un ejemplo de política económica alternativa, que prueba que no hay un solo camino, como el Consenso de Washington y el pensamiento único tratan de imponer.

La derecha latinoamericana retomó los gobiernos de países como Argentina, Brasil, Ecuador, y ha demostrado que no han aprendido nada de su fracaso anterior y del éxito de los gobiernos progresistas. Fracasan de nuevo, fracasan más, son y serán derrotados de nuevo.

FUENTE: https://www.pagina12.com.ar/223961-la-derecha-latinoamericana-se-corroe

*****************_*****************

Como nunca en toda nuestra historia latinoamericana, el verdadero rostro de nuestras oligarquías vende patria está desnuda y sin el maquillaje mediático de una prensa canalla que se encargó de esconder y ocultar al delincuente de cuello blanco. Es la era de la información y las redes sociales. Que ha democratizado el acceso a la información y esta rompiendo el monopolio mediático, la dictadura de medios privados mercenarios.

Hoy, esa prensa canalla, que incluso tiene sus representantes en nuestra ciudad, por más que quieran ocultar o maquillar lo que ocurre en Venezuela con el bloqueo económico comercial y criminal por parte de EEUU, con Bolsonaro destruyendo y despedazando Brasil, con Macri que echó a la basura a la Argentina, Perú con 2 presidentes a cual más neoliberal, Chile con su propio títere que no sabe a donde tirar para salir adelante, Colombia es un narcoestado y cada vez peor, Paraguay al borde de la recesión y Ecuador con un traidor tullido vendiendo su soberanía a los gringos y al FMI que le ordenaron implementar el paquetazo económico con represión y estado de sitio ante la reacción social y popular.

Mientras tanto en el medio del continente, Bolivia resistiendolo todo y firme bajo la batuta de uno de los mejores gobiernos de todos los tiempos.  Como dice Atilio Borón, un experto en política internacional, en estas PRÓXIMAS ELECCIONES los bolivianos apostaremos por:

SALTAR AL VACIO y trampa neoliberal o SEGUIR con el crecimiento y FUTURO SEGURO.

Xel

Octubre 9, año 84 DFC

, , , , , , , ,

No Comments

¡Qué raro! En Ecuador tampoco quieren al FMI

Mientras tanto en el Ecuador del Dictraidor Moreno, Lenín Moreno destruye el país igual que MAcri con Argentina y como no tiene plata debido a que se las están robando junto a sus socios, recurrió al FMI y ya saben que eso significa condiciones de explotación sin misericordia para el pueblo.

Esto ya lo vivimos en Bolivia con la larga noche neoliberal y si tenemos algo de sentido común, no podemos volver a lo mismo.
Xel
Octubre 05, año 84 DFC

, , , , ,

No Comments

El escándalo de las fotos del presidente imaginario de Venezuela ‘Guaidog’ con narcoparamilitares

Sobre estas fotos comprometedoras la ultraderecha vende patria en Bolivia (Mesa, Ortiz y Cia.) que apoya a otro vende patria (valga la redundancia) calló y no dijo nada, y la prensa canalla también lo silenció o minimizó.
Xel
Septiembre 18, año 84 DFC

, , , , , , ,

No Comments

El papelón de algunos presidentes sobre los incendios en la Amazonía

, , , , , , , , ,

No Comments

Carlos Mesa se autoasignó mil dólares mensuales en gastos de representación cuando fue Presidente

El viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Alfredo Rada, acusó al candidato de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, de haber despilfarrado recursos durante su gestión de dos años de gobierno.

 

Rada dijo que Mesa tiene doble moral al hablar de despilfarro en la actual gestión y haber hecho en su gobierno presuntamente el uso de unos 4,5 millones de dólares para el pago de gastos de representación de su gabinete.
A su juicio, Mesa engañó al país cuando aprobó un supuesto decreto de austeridad en su gobierno, pero mantuvo los gastos de representación para toda la jerarquía gubernamental.
“Su sueldo mensual era de 26.900 bolivianos, más su gasto de representación alcanza a 33.921 bolivianos, eso era lo que ganaba el señor Carlos Mesa. El señor que nos habla de despilfarro”, puntualizó Rada, mostrando documentos.
“Carlos Mesa le decía al pueblo ‘no tengo plata, les tengo que pagar extendiendo la mano para pedir limosna’, pero lo que no decía es que en gastos de representación a toda la jerarquía gubernamental pagaron en 2004 unos 16 millones de bolivianos a todos esos; mes a mes recibían sus gastos de representación”, manifestó.
Rada se preguntó por qué Mesa no eliminó esos 16 millones de bolivianos para atender las necesidades de la población, por qué su gobierno no hizo un verdadero esfuerzo por la austeridad. La autoridad concluyó que en el gobierno de Mesa “había despilfarro”.
FUENTE: http://escuelanacionaldeformacion.blogspot.com/2019/08/carlos-mesa-se-autoasigno-mil-dolares.html

Esta claro que Carlos de Mesa mintió y engañó durante su gestión con la complicidad de la prensa canalla. La quema de los documentos de los Gastos Reservados que autorizó para borrar todas las huellas del robo que hicieron, expresa sin lugar a dudas, quién es.
Aquí se lo vé haciendo campaña electoral con las cenizas del incendio forestal en la Chiquitanía.
Agosto 25, año 84 DFC

, , , , , , ,

No Comments

¿Quién tiene la culpa de la crisis económica en Argentina?

Los argentinos recuerdan el papel que desempeñó el Fondo Momentario Internacional en la última recesión. También recuerdan cómo mejoró su vida con el kirchnerismo.

Por 

El autor es experto en la economía y la política latinoamericanas.

¿Qué se supone que debemos deducir de los sorpresivos resultados de las elecciones celebradas en Argentina el 11 de agosto, que sacudieron a los encuestadores y a los analistas por igual y agitaron los mercados financieros del país? En las elecciones primarias rumbo a la elección presidencial, en octubre, el candidato de la oposición Alberto Fernández derrotó al presidente Mauricio Macri por un margen inesperado del 15,6 por ciento.

La coalición de Fernández atribuye su victoria a las políticas económicas fallidas de Macri, pues lo consideran culpable de la crisis económica, la recesión y la inflación elevada que el país experimenta actualmente. Por su lado, Macri afirma que el miedo a un futuro gobierno kirchnerista fue el culpable de la turbulencia financiera tras las elecciones, así como a los problemas que ha habido en la economía desde que asumió el cargo hace más de tres años y medio. El actual presidente argumenta que tanto los mercados como el pueblo deberían temerle a este resultado.

Esta discrepancia no es solo objeto de debate académico, y tampoco es una situación exclusiva de Argentina. Es un diálogo recurrente, casi arquetípico, que surge durante las crisis económicas que permean contiendas políticas. En los últimos años, los dirigentes en turno —en el Reino Unido, España, Francia, Grecia y otros países donde las políticas económicas fallidas se enfrentaron a adversarios de centroizquierda— han usado el estribillo de Macri como una línea de ataque frecuente.

Los mercados financieros pueden alterarse por muchas razones, que pueden ser poco claras o incluso partir de percepciones erróneas de la realidad. En el caso de Argentina, está la derrota electoral de un gobierno cuyas políticas económicas han fracasado de manera evidente y una victoria para los rivales que provienen de un periodo de crecimiento económico sólido y ampliamente compartido. Esto no es algo inherentemente negativo para la economía.

Cuando Macri dice “kirchnerismo”, se refiere a las políticas, los simpatizantes y los gobiernos de la familia Kirchner, que gobernó de 2003 a 2015, primero con Néstor Kirchner y después con Cristina Fernández de Kirchner. Cristina ahora se ha postulado como compañera de fórmula del candidato presidencial Alberto Fernández y es una lideresa prominente de la coalición de oposición, aunque esta coalición peronista es mucho más grande y amplia que la base kirchnerista.

Desde la perspectiva de un economista o un científico social, no está claro el motivo por el cual deberíamos temerle al kirchnerismo. Si se observan los indicadores económicos y sociales más importantes, los gobiernos de los Kirchner estuvieron entre los más exitosos del hemisferio occidental.

Algunos cálculos independientes mostraron una disminución del 71 por ciento en la pobreza y del 81 por ciento en la pobreza extrema. Los gobiernos kirchneristas establecieron uno de los programas de transferencias monetarias condicionadas para los pobres más grandes de Latinoamérica. De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el producto interno bruto per cápita aumentó un 42 por ciento, casi tres veces más que la tasa mexicana. El desempleó se redujo más de la mitad y la desigualdad económica también disminuyó de manera considerable. Los doce años en los que los Kirchner estuvieron en el poder se generaron importantes mejoras en la calidad de vida de una gran mayoría de los argentinos, de acuerdo con cualquier comparación razonable.

El crecimiento económico decayó en los últimos años de la presidencia de Cristina. El gobierno cometió algunos errores y también se llevó un golpe económico externo. El fallo de un tribunal federal de apelaciones en Nueva York en 2012 —una decisión que muchos consideraron cuestionable y política— tomó de rehenes a más del 90 por ciento de los acreedores de Argentina para obligarla a pagar a un pequeño grupo de fondos buitre que se negó a unirse a la reestructuración de la deuda que se determinó a principios de la década de 2000. El gobierno de Estados Unidos bloqueó los créditos de los prestamistas internacionales, como el Banco Interamericano de Desarrollo, en una época en que la economía necesitaba el intercambio de divisas.

En contraste, durante el mandato de Macri —que comenzó en diciembre de 2015— la pobreza ha incrementado de manera significativa, el ingreso por persona ha caído y el desempleo ha aumentado. Las tasas de interés a corto plazo se han disparado del 32 al 75 por ciento actualmente; la inflación se ha elevado del 18 al 56 por ciento. La deuda pública ha crecido del 53 por ciento a más del 86 por ciento del PIB.

¿Qué tanto de esta crisis económica y mal desempeño es responsabilidad de su predecesora?

En 2018, Macri firmó un acuerdo por un préstamo de 57.000 millones de dólares: el rescate financiero más grande del FMI en la historia. El contrato del préstamo, junto con las revisiones que se le han hecho desde entonces, detallan las metas, la estrategia y la ejecución en términos económicos del gobierno. Hay mucha información disponible al público que expone lo que falló.

La estrategia principal del programa era restaurar la confianza de los inversionistas por medio de una política fiscal y monetaria más estricta. Sin embargo, como ha ocurrido con frecuencia en el pasado, estas medidas desaceleraron la economía y socavaron la confianza de los inversionistas. Para octubre de 2018, los resultados ya eran mucho peores de lo que había pronosticado el FMI. El gobierno y el FMI endurecieron las políticas fiscales y monetarias, pero no sirvió de nada.

El gobierno también desperdició más de 16.000 millones de dólares en intentos fallidos para evitar que el peso decayera y aumentó en gran medida el componente extranjero más problemático de la deuda pública. El resultado ha sido una recesión casi constante y una inflación elevada, además de tasas de interés descomunales, depreciación del peso, inestabilidad financiera y enorme acumulación de deuda pública. El incremento de la deuda es particularmente digno de atención porque Macri heredó un nivel bajo de deuda pública.

Irónicamente, el FMI es conocido en Argentina por promover políticas igual de irrealizables durante la crisis de 1998 a 2002 (que se puede comparar a la Gran Depresión de Estados Unidos en la década de los treinta). En efecto, la historia se está repitiendo, aunque en este caso el FMI tiene una alianza más fuerte con el gobierno de la que tenía hace veinte años.

Los candidatos Fernández —Alberto y Cristina— tendrán que esbozar cómo piensan salir de este desastre. Pueden explicar cómo Argentina se recuperó de una crisis económica mucho más severa, con una tasa de desempleo de más del doble que ahora y en la que millones de personas anteriormente de clase media habían caído en la pobreza. Les pueden asegurar a los prestamistas que no hay por qué incumplir con la deuda pública hoy en día, como se hizo en el pasado, puesto que entonces era completamente imposible pagar. No obstante, al igual que en 2003, la economía no puede recuperarse bajo las condiciones acordadas con el FMI, así que tendrán que renegociarse.

Millones de argentinos recuerdan la última depresión y el papel que desempeñó el FMI. Muchos también recuerdan la mejora tan rápida que hubo en la vida de la gente a lo largo de la década siguiente. Esa memoria y conciencia colectivas quizá ahora determinen el resultado de este debate recurrente sobre la economía y, con ello, la elección general del 27 de octubre y posiblemente gran parte del futuro de Argentina.

Mark Weisbrot, codirector del Centro de Investigación Económica y Política en Washington y presidente de Just Foreign Policy, es autor de Failed: What the ‘Experts’ Got Wrong About the Global Economy.

FUENTE: https://www.nytimes.com/es/2019/08/19/espanol/opinion/economia-argentina.html?partner=IFTTT

Pensar que en Bolivia tanto Mesa como Ortíz quieren hacer lo mismo que hizo Macri con Argentina: destruirla.

Xel

, , , , , , ,

No Comments

Argentina pos PASO: Un país a la deriva

La realidad triunfó sobre la ficción. Una enorme victoria popular hirió de muerte al macrismo, la respuesta: un golpe de mercado ante el temor de un nuevo default. Se abre una nueva etapa donde la movilización popular con propuestas concretas será decisiva para llenar el vacío político existente.

No ha sido uno sino una bandada de cisnes negros la que sobrevoló todo el territorio nacional el domingo pasado y culminó con un resultado electoral que superó ampliamente las estimaciones previas.

Un tiro por la culata

El gobierno instaló que estas PASO eran algo más que una gran encuesta, que con ciertos resultados -no perder por más de 4-5 puntos a nivel nacional- estaría garantizado el balotaje e incluso la posibilidad de ganar en primera vuelta. Recurrió a distintas estrategias y maniobras, incluso una euforia artificial de las cotizaciones de bonos y acciones, impulsada con fondos de la ANSES, bancos oficiales y algunas encuestas de dudosa credibilidad. Una maniobra desesperada ante la evidencia de una derrota mayor a la esperada. Los medios hegemónicos no dudaron “…los mercados ya habían votado”.

Efectivamente las PASO resultaron algo más que una gran encuesta, pero en el sentido contrario al esperado por el oficialismo. Una diferencia de 15 puntos a favor de la fórmula Fernández-Fernández a nivel nacional y de 17 puntos a favor de Kicillof-Magario en provincia de Buenos Aires, hablan de una derrota aplastante. El oficialismo fue superado en 22 de los 24 distritos electorales, persiste en Córdoba y CABA pero perdiendo votos. El golpe ha sido tan fuerte que incluso arrastró a Despertemos, la derecha que está a la derecha del gobierno. En este contexto el FIT-U tuvo una elección digna, aún perdiendo votos, que incluso puede concluir en la obtención de un par de bancas,

Un golpe al establishment

Fue una victoria popular, un voto de las mayorías canalizado a través del panperonismo. Una victoria en términos electorales que si no se la llena de contenido corre el riesgo de desdibujarse rápidamente. Si se mira con detenimiento la distribución geográfica de los votos el corte por clases es evidente. En cierta medida fue un acto de resistencia del trabajo frente a la voracidad del capital. El macrismo y su gobierno de ceos, el círculo rojo y también el FMI, Donald Trump y Jair Bolsonaro, fueron los grandes derrotados.

El gobierno argumenta que fue un voto bronca producto de la mala situación económica, esto seguro influyó pero no hay que ningunear la comprensión en vastos sectores de la sociedad que este gobierno de ricos –plutocracia según el diccionario- concentraba más la riqueza y expandía más la pobreza y los subordinaba a la lógica de las corporaciones. Ergo: los dejaba sin esperanza alguna.

Adicionalmente hay que computar un rechazo a la lógica de la inserción internacional que propone el presidente Macri, demasiado ligado a la visión de Trump y Bolsonaro, lo que pone en evidencia, como escribió el analista Fernando Rosso, que el ascenso de la derecha neoliberal en la región es un hecho pero también que no logra consolidarse y tiene límites.

El golpe de mercado

La vulnerabilidad de nuestra economía ha quedado una vez más expuesta tanto por la nueva ronda de disputas geopolíticas, como por las especulaciones electorales. La escalada comercial EEUU-China, la baja de tasas de la FED, el oportunismo especulativo de los Fondos de Inversión, las maniobras con fondos oficiales para inducir un alza artificial de la bolsa, todo influye en el comportamiento de los indicadores de riesgo (tipo de cambio, tasa de interés, Riesgo País).

Es que la completa desregulación desde el inicio mismo del gobierno Macri, el endeudamiento récord, el libre movimiento de capitales, la especulación financiera que hoy se centra en la Leliqs, han dejado una economía librada a los movimientos del mercado.

En este contexto el golpe financiero de este lunes, ha sido una respuesta al resultado electoral pero también porque los “mercados” perciben la insostenibilidad de la deuda. No es solo los compromisos con el FMI, que ya ha dado un principio de aceptación a la extensión de los plazos, se verá a qué costo, sino porque se ven venir una reestructuración de la deuda privada impuesta por una economía débil y muy frágil que no puede generar recursos para pagarla. La nueva devaluación complica aún más la situación de una deuda que el 80% está en moneda extranjera, lo que significa que se necesitaran mas pesos para comprar esos dólares, por lo tanto más ajuste.

La responsabilidad del gobierno

El BCRA dejó correr la devaluación (intervino muy tardíamente), al gobierno no le importó el costo social que lleva implícita, por el contrario buscó sacar beneficios políticos responsabilizando a la oposición triunfante. Ganar votos sobre el sufrimiento de la gente. Una suerte de chantaje a la sociedad, un regreso al recurso del miedo.

Los resultados del golpe de mercado son devastadores: el peso se devaluó casi un 25% en un solo día, la tasa fue llevada al 74%, acciones y bonos tuvieron una caída histórica y el riesgo país llegó a los 1800 puntos básicos. Esto significa que para renovar los vencimientos de los bonos el país debiera pagar una tasa del 19.6% en dólares. Nadie prestaría a esa tasa impagable.

Pero los efectos son mayores en la economía real: no hay precios de referencia, tampoco crédito y el capital de trabajo escasea. La actividad está totalmente paralizada. La devaluación se trasladará a precios –ya hay remarcaciones y riesgo de desabastecimiento- y esto realimentará la inflación, será un nuevo golpe a los salarios e ingresos populares, la demanda y el consumo volverán a caer y la recesión, ya de por sí profunda, se profundizará más aún. La crisis estructural del capitalismo argentino queda una vez más expuesta.

A la deriva

El gobierno demuestra así su verdadera naturaleza. Expresa el interés de las clases dominantes, aunque privilegia al capital financiero y al agro más concentrado, pero no tiene fuste ni capacidad para ser expresión de clase dirigente. Las últimas dos apariciones públicas del presidente hablan por sí solas de esta incapacidad. Esta mañana pidió perdón por los dichos del lunes en los que acusó a los ciudadanos de votar mal y no comprenderlo, pero esto no borra que aquel y no este es el verdadero Macri, su soberbia de clase lo denuncia. Anunció también una serie de paliativos sociales que, si bien necesarios aunque insuficientes, pueden descontrolar más aún la situación económica porque implican un nuevo costo fiscal que lo aleja del acuerdo con el fondo. En este contexto ¿el FMI desembolsará las partidas faltantes para completar los 57.100 millones de dólares? ¿Seguirá permitiendo que se usen dólares del préstamo para frenar al dólar? Si es que lo frenan…

Las urnas han abierto un tiempo de transición con un presidente virtual que tiene que esperar a fin de octubre para hacerse del poder político y un presidente en funciones cuyo poder político se ha licuado. Hay vacío de poder.

El país está a la deriva. El golpe de mercado del lunes y la actitud displicente del gobierno constituyen un llamado de atención para los sectores populares. No es posible en esta situación esperar hasta octubre y luego a diciembre. Los trabajadores/as, los sindicatos, los movimientos sociales, las organizaciones populares deben denunciar este vacío de poder y los riesgos que contiene y tomar la iniciativa. Hay que adelantar las elecciones, si Macri tiene que renunciar que renuncie no hay tiempo que perder frente a una catástrofe social que puede ser peor a la actual. Hay que estar preparados a movilizarse frente a este o al próximo gobierno en defensa de intereses concretos. Se abre una nueva etapa de gran inestabilidad política y económica, las luchas y resistencias por venir necesitarán una perspectiva anticapitalista.

Eduardo Lucita es integrante del colectivo EDI – Economistas de Izquierda

FUENTE: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=259496

Há pasado un Domingo desde las PASO, una especie de referendo electoral previo a las elecciones del 27 de Octubre y la sonrisa por la derrota del títere del FMI nadie me la quita. 🙂

Xel

19 de Agosto, año 84 DFC

, , , , , ,

No Comments

¿Boomerang Lava Jato? Investigación afecta al juez que condenó a Lula

A mi no me queda ninguna duda sobre un futuro similar en Bolivia en caso de que algún ‘vende patria’ títere del imperio genocida gringo vuelva al gobierno.  Harán una persecución feroz y despiadada contra sus opositores (MAS, mov. sociales), sin que importe nada, al igual que en Brasil con el juez Moro, aquí son capaces de eso y de mucho más para incriminar a Evo Morales.

El caso terrorismo ocurrido en Santa Cruz, expone con claridad las debilidades de nuestra justicia y la impunidad y poder que tiene la oligarquía en Bolivia, no pueden hacerles nada, hasta hoy.  Ya podrán imaginarse lo que harán cuando estén en el poder. Si pudieron rifar (capitalizar) y destruir el país una vez, claro que lo volverán a hacer.

Xel

Julio 13, año 84 DFC (Felicidades por otro año Camiri 🙂

, , , , , , , , , , ,

No Comments

Es la hija del general Bachelet. Nada más

La hija del general Bachelet (© REUTERS / Chris Wattie)

Prudente silencio hice ante el anuncio de la visita a Venezuela de Michelle Bachelet en su condición de alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

A pesar que tuve el natural impulso de escribir sobre el tema dado los antecedentes políticos de la funcionaria internacional, me abstuve por respeto a muchos amigos en el país y el exterior que forjaron expectativas a partir de la supuesta honorabilidad y respetabilidad de la susodicha, lo cual auguraba neutralidad e imparcialidad en el informe que habría de elaborar.

Es menester decir que, como hijo de un hombre que fue preso y torturado en democracia en Venezuela y en dictadura en Chile, que además tengo decenas de amigos y amigas que pasaron por la prisión, la tortura y la desaparición forzada en varios países de la región, repudio y rechazo la práctica de violación de los derechos humanos venga de donde venga. La alta comisionada, la autoridad superior en esta materia en el mundo, debería también observar esta compostura en el cumplimiento de sus responsabilidades.

De esta manera, no me voy a referir al informe que hizo, el cual ni siquiera voy a leer, pero, como le dije a todos los que quisieron escucharlo, ese informe estaba hecho antes que Bachelet llegara a Caracas, agregando el hecho que, dada la trayectoria de la mencionada funcionaria, muy probablemente el mismo había sido elaborado en Washington.

Hoy, eso ha quedado demostrado cuando el Gobierno de Venezuela ha dicho que el 82% de los datos del informe provienen de fuera del país. Tengo serias dudas de que ese trabajo haya podido hacerse después del viaje de la comisionada a Caracas. No, ya estaba elaborado.

Es decir, no se trata de si el informe dice o no dice la verdad, sino de cuánta veracidad pueda tener un reporte de una oficina que tiene una pésima reputación y de una funcionaria que carece de credibilidad en materia de derechos humanos dadas las continuas violaciones de los mismos mientras fue presidenta de Chile, sobre todo en la brutal represión al pueblo mapuche.

Otros argumentaban que nada podría ser peor en materia de lealtades imperiales que las del antecesor de Bachelet en tal responsabilidad, el príncipe jordano Zeid Raad Hussein, de conocida subordinación a Washington, donde hizo una larga pasantía como embajador de Jordania primero y representante de su país en la ONU posteriormente.

Pero, como dice un sabio dicho popular en Venezuela “deseos no empreñan”, me impresionó la inocencia de tantas personas que todavía tienen a Bachelet como un adalid de los derechos humanos cuando su impronta muestra todo lo contrario.

Parece increíble que alguien pueda pensar que Bachelet pueda ser imparcial respecto de Venezuela cuando ella fue activa y entusiasta fundadora del grupo de Lima, un anexo de la OEA creado para propiciar el derrocamiento del Gobierno venezolano. En el colmo de la desfachatez, en algún momento, cuando se le inquirió sobre tal asunto, echó toda la culpa de sus actuaciones en esta materia a su canciller, Heraldo Muñoz, a quien según dijo “no puedo controlar”.

Fiel a esa forma de actuar y pensar, una vez más Bachelet le ha hecho asumir la responsabilidad sobre el actuar de su oficina a los funcionarios colocados en sus puestos “por mi antecesor” a los que supuestamente tampoco puede controlar.

Bachelet es de esos extraños personajes que en política podrían caracterizarse de “extremo centro”, es decir, no opinan, no se comprometen, dejan hacer, echan la culpa a otros y no asumen responsabilidades, al parecer características afines a la política chilena si nos atenemos a que dos veces fue elegida presidenta de la nación austral, pero tal identidad en ella no es natural, es asumida concientemente por instrucciones superiores que estudiaron su perfil y entendieron que era esa la forma más adecuada para colocarla en las más altas instancias de Gobierno.

En junio de 2014, cuando Zeid Raad Hussein fue elegido para el cargo, los abogados especialistas en derechos humanos Javier El-Hage y Roberto González escribieron un artículo en el periódico madrileño El País en el que al describir esa responsabilidad dentro de la estructura de la ONU decían que: “…hasta ahora las acciones del alto comisionado han sido en el mejor de los casos tímidas, por lo general carentes de norte democrático y a veces incluso reñidas con los ideales que persigue. Esto se debe a que la OACDH sufre, aunque en menor medida, del mismo problema estructural que padecen otros órganos de la ONU como el Consejo de Seguridad y el Consejo de Derechos Humanos, cuyos pronunciamientos y acciones concretas están altamente influenciados por dictaduras con poder de veto y membrecía mayoritaria”.

Si nos atenemos al historial de los dos últimos altos comisionados, estas opiniones resultan ampliamente atinadas.

En el caso de Michelle Bachelet, después de ser una insignificante militante política en el partido socialista de Chile, según un artículo publicado en el desaparecido periódico santiaguino La Nación, el 16 de enero de 2006, se marchó a Estados Unidos a cursar “…un diplomado sobre estrategia militar en la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos (ANEPE) al que asistieron doce alumnos: seis oficiales de las Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad, y seis civiles donde, por su buen rendimiento, obtuvo el primer lugar de la promoción, y gracias al patrocinio de la Beca Presidente de la República continuó en 1997 un curso superior sobre defensa continental en el Colegio Interamericano de Defensa, ubicado en Washington DC, Estados Unidos. A su regreso en 1998, Bachelet trabajó un año como asesora del Ministerio de Defensa Nacional”.

Curiosamente, a partir de ese momento inició su fulgurante despegue político que la llevó —en tan solo 8 años— a ser elegida presidenta de Chile. Todo indica que difícilmente ha podido desprenderse de la tutoría que el Pentágono ha ejercido en ella.

Según la organización Mapuche Meli Wixan Mapu, en octubre de 2018 había en Chile 20 presos políticos mapuche injustamente condenados por la Ley Antiterrorista aprobada en ese país el 16 de mayo de 1984, cuando no había Parlamento durante la dictadura de Pinochet. Bachelet no hizo nada por eliminarla en sus dos Gobiernos, al contrario, profundizó la represión contra el pueblo mapuche durante sus dos gestiones.

Hay que decir que desde 2001, durante los Gobiernos de la posdictadura, en la mayoría de los cuales participó el partido de Michelle Bachelet, fueron asesinados 19 mapuche, de ellos dos, Johnny Cariqueo Yáñez en 2008 y Jaime Facundo Mendoza Collío en 2009, fueron exterminados durante el primer Gobierno de Bachelet. Luego, dos más, José Mauricio Quintriqueo Huaiquimil en 2014 y Víctor Manuel Mendoza Collío en 2014, lo fueron en el segundo Gobierno de la ahora funcionaria internacional, sin que ella hiciera absolutamente nada por aclarar los homicidios.

Estos hechos hacen que Michelle Bachelet sea considerada como una feroz represora por parte del pueblo mapuche. Desde su llegada al Gobierno en 2006, ordenó la represión a comuneros y comuneras mapuche de la localidad de Quepe, de la Comuna de Freire, en la región de la Araucanía, que protestaban por la instalación de un aeropuerto en ancestrales territorios mapuche usurpados por la fuerza a sus legítimos propietarios. En agosto de ese año, fue asesinado Juan Lorenzo Collihuin Catril, de 71 años, su asesino: un sargento de carabineros que fue absuelto del caso por la Fiscalía Militar.

El 30 de octubre de 2007, Juan Patricio Queipul Millanao, de solo 13 años de edad, fue herido en el tórax por 6 disparos hechos por Carabineros con sus escopetas antimotines.

El 3 de enero de 2008, fue asesinado por la espalda Matías Catrileo Quezada, de 22 años, por el cabo 2° de carabineros, Walter Ramírez, sin que las autoridades realizaran investigación alguna para hacer justicia. El día 30 de ese mes de enero, Patricia Troncoso, quien se encontraba en huelga de hambre por 112 días tras ser condenada junto a otros comuneros mapuche a 10 años y 1 día bajo la ley antiterrorista de Pinochet que sigue imperando en Chile, concluyó su ayuno.

La noticia habría pasado inadvertida sino hubiera sido porque, acompañada por la madre de Matías Catrileo, le escribió una carta a Bachelet en la que le decía: “Yo quiero preguntarle(…) Usted que fue prisionera política, que fue torturada, siente hoy el placer de torturarnos a nosotros. ¿Qué siente usted señora presidenta? (…) ¡Qué lástima que usted se haya olvidado de todo lo que significa la prisión política y la muerte de tantos seres! Usted, con la actitud soberbia de su Gobierno, de sus representantes, hoy en día nos torturan condenándonos a una muerte silenciosa”.

En otro ámbito, durante la realización en agosto de 2007 de protestas convocadas por organizaciones sindicales descontentas con la política neoliberal de Bachelet, la represión ordenada por ésta dejó unos 50 heridos y 372 detenidos. Los actos estuvieron acompañados de incidentes debido a la fuerte acción de la policía.

El presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Arturo Martínez, llamó al Gobierno a analizar la violencia, a su juicio “inusitada”, con que actuó la policía. La jornada comenzó cuando miles de manifestantes que salieron pacíficamente a las calles fueron reprimidos con fuerza por carabineros, que detuvieron en pocas horas a un centenar de personas.

Continuando con su política de represión al movimiento popular, durante los primeros meses del año 2008, en las ciudades más importantes del país, los estudiantes secundarios y universitarios desarrollaron movilizaciones exigiendo la derogación definitiva del marco legal de educación creado por la dictadura.

La respuesta del Gobierno de Bachelet fue ponerse de acuerdo con los partidos pinochetistas para aprobar una nueva ley que en los sustancial dejaba todo igual, toda vez que no modificaba su carácter neoliberal y perpetuaba el beneficio de los que lucran con la educación en Chile. Para ello, Bachelet jugó el papel de articuladora entre las partidos de derecha que estaban dentro y fuera del Gobierno: Democracia Cristiana y los pinochetistas Renovación Nacional (RN) y Unión Democrática Independiente (UDI) en la oposición, así como con la desprestigiada y mafiosa Iglesia católica, el Opus Dei y otros actores que se han enriquecido con la educación en el país.

Mientras tanto, la presidenta ordenó reprimir con dureza las movilizaciones estudiantiles a fin de ablandar a los líderes, para cooptarlos y desarticular el movimiento, lo cual fue de alguna manera logrado. En el camino, las fuerzas represivas bacheletistas agredieron brutalmente a un periodista que reportaba los hechos.

Vale la pena recordar también que a finales de diciembre de 2010, un cable de WikiLeaks hizo público que un documento obtenido de la Embajada de Estados Unidos en Chile fechado el 7 de febrero de 2008 afirmaba que la entonces expresidenta Bachelet había pedido apoyo de inteligencia a Estados Unidos para dar seguimiento a la “radicalización” del conflicto mapuche y sus posibles contactos con “otros grupos terroristas extranjeros”.

Con ello, Bachelet mostraba ya no solo su talante represivo, también permitió constatar su verdadera identificación nacional al estar dispuesta a ceder la soberanía de Chile autorizando al Gobierno de una potencia extranjera a inmiscuirse en los asuntos internos del país, a fin de reprimir a un pueblo que lucha por sus legítimas demandas.

En fechas más cercanas, ya durante su segundo Gobierno, la organización proestadounidense Amnistía Internacional, ante la desfachatez por el desconocimiento del Estado chileno de los derechos humanos, se vio obligada a recomendar al Estado de Chile una serie de políticas en favor del respeto de los derechos humanos.

Precisamente, hicieron mención a la aplicación de la Ley Antiterrorista. En este sentido, la secretaría general de esa organización, Irene Khan, afirmó en 2008 que: “Los pueblos indígenas son muy discriminados y marginados en Chile, y se ven a sí mismos como víctimas de una estrategia económica que está destruyendo su vida y su sustento”.

A este respecto, Hernando Silva, coordinador jurídico del Observatorio Ciudadano, al referirse a la aplicación de esta ley en los gobiernos de la posdictadura dijo que : “La criminalización de la protesta social indígena, que ha sido un fenómeno que surgió principalmente durante el Gobierno de Ricardo Lagos, fue una tónica que se repitió durante el Gobierno de Michelle Bachelet, por cuanto se utilizaron figuras penales excepcionales para desvirtuar los procesos de reivindicación de derechos de las comunidades mapuche”.

El tiempo transcurrió y el olvido se hizo eco del pueblo chileno que reeligió a Bachelet en 2014 para un nuevo período presidencial de cuatro años. Uno de sus planes emblemáticos fue una vez más la represión del pueblo mapuche. Para esto diseñó la denominada Operación Huracán, que configuró acciones nunca antes vistas, ni siquiera en tiempos de la dictadura. La disposición de montajes de operaciones de falsa bandera al más puro estilo del Gobierno colombiano de Álvaro Uribe, que condujo a acusaciones de líderes mapuche para justificar la más brutal represión contra ellos, fue el sello más importante de este segundo Gobierno de Bachelet.

El funcionario que dirigió las operaciones, alto dirigente del partido socialista de Chile, realizó reuniones con autoridades judiciales, policiales, con fiscales y abogados para construir una trama a objeto de criminalizar a los líderes mapuche. En lo más alto de la cúpula de este criminal entramado se encontraba el ministro del interior y la propia presidenta Bachelet, tal como lo denunció Rodrigo Román, abogado de la Defensoría Popular en declaraciones a la Radio de la Universidad de Chile.

Román afirmó que Bachelet no había sido afectada porque estaba protegida por “los ricos, los poderosos y los medios”, recordando además que “una de las ofertas de campaña de Bachelet para llegar al ejecutivo fue la no aplicación de la Ley Antiterrorista”, pero “lejos de no aplicarla, ha invertido cuantiosos recursos para condenar a los peñis [hermanos en mapudungun, la lengua mapuche] sobre conductas terroristas”.

Continuando con su estela de represión, en septiembre de 2016, la lideresa mapuche Juana Calfunao fue condenada a 5 años de cárcel por negarse a aceptar la construcción de un camino que pasaba por su propiedad. Desde hace más de 20 años, la comunidad Juan Paillalef, a la que pertenece la lonko [jefe/a de una comunidad mapuche] mantiene un conflicto con el Estado debido a que se opone a la ruta trazada para tal vía que “dividiría a su comunidad y destruiría espacios sagrados donde se realizan ceremonias y rogativas, y además, su construcción no ha sido consultada de forma previa, libre e informada como lo determina el Convenio 169 de la OIT” según un reporte del portal digital chileno eldesconcierto.cl.

En marzo de 2011, Calfunao encaró a la expresidenta Michelle Bachelet en el Parlamento Europeo en Bruselas por la aplicación de la Ley Antiterrorista.

Bachelet siempre guardó silencio como presidenta y lo sigue haciendo en su nueva función de proteger a los amigos de Estados Unidos desde la ONU, mientras utiliza su cargo para atacar a los que lo adversan, actuando de la manera servil y rastrera que la caracteriza.

Incluso, inmersa en una patología conocida como Síndrome de Estocolmo, se ha encargado de proteger a los militares incursos en la violación de derechos humano durante la dictadura no moviendo un dedo para que fueran eliminadas las cárceles cinco estrellas donde asesinos, violadores y torturadores pasan su maravillosa existencia en condiciones materiales óptimas. Es de suponer que esto también sea parte del acuerdo con el Pentágono, toda vez que hasta Sebastián Piñera, sin haber cambiado mucho, ha tomado medidas en este ámbito.

Así, en el desempeño de su más reciente responsabilidad, Bachelet guarda absoluto silencio frente a las brutales violaciones de derechos humanos de las monarquías árabes aliadas de Estados Unidos, no opina sobre los ataques de Israel al pueblo palestino, no se inmuta ante el desastre humanitario que Arabia Saudí está produciendo en su guerra contra Yemen, tampoco se ha enterado que en Colombia todos los días asesinan activistas sociales, de derechos humanos y desmovilizados de las FARC.

Ha asumido mudez absoluta ante los crímenes del Gobierno de Honduras, no se ha dado cuenta que todos los meses la policía de Estados Unidos asesina a ciudadanos negros solo por esa condición, ni ha hecho mención a la brutal represión y exterminio de migrantes en Estados Unidos y ha emitido una débil voz en la imprescindible condena a la ilegal detención de Lula.

Ella sabe que la sola evocación de cualquiera de esas flagrantes violaciones a los derechos humanos le haría perder su cargo, por eso prefirió asegurarlo al aceptar entregar el informe que Washington hizo sobre Venezuela.

Resulta curioso darse cuenta de que, a diferencia de los otros tres presidentes de su alianza política que le precedieron, los que entregaron el poder a otro miembro de esa coalición, Bachelet en dos ocasiones traspasó el bastón de mando al pinochetismo en nombre de Sebastián Piñera y que, en ambos casos, Estados Unidos le consiguió un puesto en un organismo internacional para asegurarle una huida económicamente provechosa. Uno inocentemente podría preguntarse: ¿para quién trabaja?

Ella ha cumplido su parte y con Venezuela lo ha hecho con creces, con el mismo ímpetu, dedicación y esfuerzo con los que participó en la fundación del Grupo de Lima, creando condiciones nuevamente para justificar una intervención militar en Venezuela. Debe saber que, si ello ocurriera, deberá ser acusada como una criminal de guerra, cómplice del genocidio que sobrevendrá.

Quiero repetirlo, no me interesa el informe que haya hecho Bachelet, no tiene ninguna validez, toda vez que fue elaborado antes de su visita al país, además según dicen los que lo leyeron, no incorporó ninguna de los datos que aportó el Estado venezolano, es decir fue un juicio sin derecho a defensa.

No se trata del informe, incluso si todo lo que ahí se dijera fuera verdad, el problema es si esa oficina posee real autonomía e imparcialidad para hacerlo y si la persona que lo conduce tiene la autoridad ética y moral para dirigirla. Evidentemente, no. En esa medida es que carece de valor el informe que ha hecho. La impronta de su vida política anula la validez del informe.

Ella actuó como lo que es, una persona sin opinión que funciona a favor de quien le paga, nunca ha tenido criterio propio para nada, alejada de cualquier ética o compromiso con la humanidad. Hasta cuando su hijo, funcionario en La Moneda bajo su mandato presidencial, realizó actividades fraudulentas que la justicia está investigando, dijo que no sabía nada. Nunca sabe nada, otros saben por ella, otros piensan por ella.

Estimados lectores y lectoras, cree usted que con semejantes antecedentes, una persona puede hacer un informe de manera imparcial y objetivo sobre algo, sobre cualquier cosa, no solo sobre derechos humanos. Imposible, la deleznable naturaleza de las acciones que ha realizado a lo largo de su vida política la retrata y la desnuda.

Recuerdo cuando en Viena en el año 2006, en el marco de la Cumbre Unión Europea-América Latina, el presidente Chávez se reunió con ella por primera vez, al preguntarle si tras la reunión emergía alguna instrucción para el Gobierno, el comandante solo dijo: “Ella es la hija de mi General Bachelet”. Solo eso es. No le da para nada más.

Sergio Rodríguez Gelfenstein

 Sergio Rodríguez Gelfenstein

FUENTE: https://t.co/lu2gdzJyw9

Muy buena lectura y descripción sobre la expresidenta de Chile Michel Bachelet.  Su trayectoria política no es casual, es así como Estados Unidos construye a sus presidentes lacayos.  Mucha experiencia y muchos presidentes títeres y dictadores así los tuvimos en Bolivia hasta la llegada de uno genuino como Evo Morales.

Y aunque Uds. no lo crean, a nivel local en nuestras ciudades grandes y pequeñas, también funciona así el ascenso al poder de cualquier ‘don nadie’, claro que con otras modificaciones y protagonistas.

Lo importante es conocer aquella información que se nos oculta premeditadamente, saber quienes son los enemigos y esbirros del imperio genocida.

Quizá ahora entiendan un poco que los problemas que tiene Venezuela comienza en el Pentágono, en EEUU. Y también los problemas que ha enfrentado la Bolivia Plurinacional.

Los $10 millones de dólares que se trajo el nuevo candidato títere de la Casa Blanca para las elecciones en Bolivia, no son grátis sin duda. Y C.Mesa ya adelantó que le abrirá las puertas al imperio genocida gringo, coincidencia?

Xel

Julio 7, año 83 DFC

 

 

Read the rest of this entry »

, , , , , , , ,

No Comments

Starbucks: Buen café con trabajo esclavo

Por: Graciela Vizcay Gomez

Una vez más, los inspectores de trabajo brasileños han encontrado trabajo esclavo  en las plantaciones donde Starbucks compra café. Y no solo las plantaciones, sino aquellas que han sido “certificadas” según los estándares CAFE Practices de Starbucks. Esto marca la segunda vez en nueve meses que esto sucede, lo que señala un enorme problema sistémico en la forma en que Starbucks cumple con su compromiso de “café ético al 99%”. Es hora de que eso cambie.

¿Cómo sabemos siquiera que esto está sucediendo? Así nos cuenta detalles Anna Canning, publicada en el blog Fair Word Project de Portland, Oregon, USA, en su idioma original.

El gobierno brasileño ha tomado medidas para abordar el trabajo forzoso en todos sus sectores agrícolas y manufactureros. Uno de esos pasos es publicar una “Lista sucia” anual de aquellos que se encuentran en violación de la ley brasileña y lo que han definido como esclavitud moderna: trabajo forzado, servidumbre por deudas, condiciones peligrosas y degradantes y días laborales debilitantes.

En el otoño de 2018, los inspectores de trabajo locales publicaron informes sobre la vinculación de Starbucks con una plantación donde los trabajadores se vieron obligados a trabajar en vivo y en condiciones de inmundicia. Los trabajadores reportaron murciélagos y ratones muertos en sus alimentos, no tenían sistemas de saneamiento y días de trabajo que se extendían desde las 6 de la mañana hasta las 11 de la noche. Los trabajadores informaron que el sistema de pago estaba amañado y que el café que recogían desaparecía antes de que pudiera contabilizarse. Las deducciones para cobrar sus cheques significaban que los trabajadores apenas tenían que pagar para llevar a casa. Si bien la plantación obtuvo la certificación CAFE Practices de Starbucks, Starbucks rechazó comprar en la granja en los últimos años (CAFE Practices permite que las inspecciones se realicen con una frecuencia tan baja como de 2 a 3 años, dependiendo de varios factores, incluidos los puntajes de inspección anteriores).

Read the rest of this entry »

, , , , , , ,

No Comments